El panorama político de las próximas elecciones | Razón Pública 2023
Foto: Registraduría

El panorama político de las próximas elecciones

Compartir:

La proliferación de partidos y coaliciones hace difícil entender el escenario político. Pero hay patrones y hay señales elocuentes sobre lo que pasará en octubre y sobre lo que esto implica.

Yann Basset*

Dos miradas engañosas 

En un artículo reciente en Razón Publica advertí la dificultad para leer la política en un contexto de informalización acelerada de la oferta electoral debida a la proliferación de partidos y al desorden al hacer las coaliciones.

Esto hace que las miradas se dirijan apenas a las grandes ciudades, cuando no a Bogotá exclusivamente.

La otra solución fácil es leer las elecciones territoriales a partir de la política nacional, lo cual da una visión equivocada de lo que está en juego en los 1100 municipios y 32 departamentos. Aunque existe una influencia recíproca entre el ámbito territorial y el nacional, lo que está en juego no es lo mismo, y los actores tampoco son los mismos.

Le recomendamos: Las elecciones de 2023: no sabremos cómo les fue a los partidos

Para entender en medio del desorden

Para tener una imagen general de las fuerzas que se enfrentarán (o jugarán aliadas) en las selecciones del 29 de octubre, propongo este panorama que no hubiera podido   construir sin el trabajo colectivo de nuestros estudiantes y jóvenes investigadores del observatorio DEMOS.

Para esto, hemos contado las candidaturas inscritas para los ejecutivos territoriales (gobernadores y alcaldes) para todos los partidos, diferenciando las candidaturas únicas y las coaliciones.

A pesar de la multiplicación de las candidaturas en coalición, las partidarias puras siguen siendo la gran mayoría. Casi dos tercios de los candidatos a ocupar la cabeza de un gobierno municipal o departamental lo harán por un partido, y apenas 3% lo harán por un grupo significativo de ciudadanos (GSC), es decir, por firmas.

Así, si el terreno local es difícil para la izquierda, que parte de más lejos, no deja de tener las ambiciones de despegar a pesar de la popularidad menguante del presidente.

Esto es un primer resultado de la multiplicación de los partidos: hoy, ya no es necesario reunir firmas. Cualquiera puede encontrar fácilmente un partido que avale su candidatura, y el uso de los GSC se limita a candidaturas a la gobernación o a la alcaldía de grandes ciudades, donde es rentable iniciar la campaña antes del tiempo vía la recolección de firmas posando de “independiente” y disimulando los apoyos políticos.

¿Quién ganó en 2019?

Hace 4 años, los partidos tradicionales (Conservador y Liberal) y sus avatares (la U y Cambio Radical) dominaron claramente el panorama. Los cuatro tienen presencia en más de 300 ejecutivos territoriales cada uno.

Si Cambio Radical ocupa el primer puesto, es sobre todo porque hizo más coaliciones. El Partido Conservador ocupa el segundo puesto, pero el primero en cuanto a alcaldes propios, seguido muy de cerca por el Partido Liberal que tiene más gobernaciones propias.

Lista de siglas

ADA Alianza Democrática Amplia
AICO Autoridades Indígenas de Colombia
ASI Alianza Social Independiente
AV Alianza Verde
CD Centro Democrático
CH Colombia Humana
CJL Colombia Justa Libres
COMUNES Comunes
CR Cambio Radical
CRE Creemos
DyC Dignidad y Compromiso
EM En Marcha
FC Fuerza Ciudadana
GM Gente en movimiento
IND Independientes
LIGA Liga de gobernantes anticorrupción
MAIS Movimiento Alternativo Indígena y Social
MIRA MIRA
MSN Movimiento de Salvación Nacional
NFD Nueva Fuerza Demócrata
NL Nuevo Liberalismo
PC Partido conservador
PCC Partido Comunista
PCR Partido Colombia Renaciente
PDA Polo Democrático Alternativo
PDC Partido Demócrata Colombiano
PEC Partido Ecologista Colombiano
PED Esperanza Democrática
PFP Partido Fuerza de la paz
PL Partido Liberal
PTC Partido del trabajo de Colombia
PU Partido de la U
TSC Todos Somos Colombia
UP Unión Patriótica
VO Verde Oxígeno

Lejos detrás de los cuatro grandes encontramos al Centro Democrático, que aprovechaba su victoria en el ámbito nacional en 2018 para reforzar sus bases locales, pero quedaba lejos de los tradicionales, con una presencia en poco menos de 200 ejecutivos locales. La Alianza Verde y la Alianza Social Independiente completaban el panorama como jugadores intermedios, acercándose a una presencia en 150 ejecutivos locales.

La izquierda estaba más bien ausente del panorama, con un Polo Democrático presente en apenas 16 ejecutivos territoriales y la Colombia Humana en 9. Sin embargo, Bogotá es uno de los 16 del Polo ya que fue socio de la candidatura de Claudia López.

De los actuales socios del Pacto Histórico, el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS) es el único con algunos antecedentes importantes, pues tiene presencia en 81 ejecutivos territoriales, aunque al precio de muchas alianzas con partidos tradicionales.

Para completar el panorama, notemos que algunas de las principales ciudades, a diferencia del resto del territorio, suelen dar la espalada a los tradicionales y por eso eligieron figuras “alternativas” en Medellín, Cartagena y Bucaramanga, a través de grupos significativos de ciudadanos; en Cúcuta y Manizales, con la Alianza Verde; y en Bogotá y Cali con coaliciones alrededor de ese partido.

Esto es posiblemente el resultado más recordado, pero que no deja de ser la excepción que confirma la regla de la dominación de los tradicionales en lo local.

Las apuestas para 2023

Una vez descrito el escenario saliente, miremos las candidaturas inscritas para las elecciones del próximo 29 de octubre.

La primera observación es que, obviamente, el número de contendores explotó con el número de partidos.

La segunda es que los tradicionales siguen siendo los grandes apostadores. El Partido Liberal avala o co-avala más de 800 candidatos a alcalde y gobernador, seguido por la U y el Conservador con más de 700. Cambio Radical queda un poco relegado con poco más de 600, nuevamente con más propensión a hacer coaliciones que sus rivales tradicionales. Esto puede anunciar un retroceso análogo al que pudimos observar para este partido en las legislativas.

Hace 4 años, los partidos tradicionales (Conservador y Liberal) y sus avatares (la U y Cambio Radical) dominaron claramente el panorama.

Foto: Facebook: Carlos Fernando Galán - El Nuevo Liberalismo tiene la mayor apuesta entre los nuevos partidos, pues en Bogotá su candidatura es la favorita y tiene varios candidatos, la mayoría propios.
Detrás, encontramos de nuevo la Alianza Verde y Alianza Social Independiente que tienen entre 500 y 600 candidatos. Esto representa una distancia menor con respecto a los tradicionales que la que existe entre el número de electos que tienen actualmente. Así estas dos formaciones tratan de alcanzar el “club” de los jugadores grandes en estas elecciones.

Un poco más lejos, como jugadores intermediarios que avalan más de 300 candidatos, aparecen la Colombia Humana, Centro Democrático, y Nuevo Liberalismo, con trayectorias muy distintas.

Para la Colombia Humana, el partido fundado por Gustavo Petro que constituye el corazón de las coaliciones de denominación “Pacto Histórico”, se trata de transformar la victoria de la izquierda de 2022 en unas bases locales de las que carece.

Para cumplir su objetivo, este partido no duda en avalar también candidaturas propias que constituyen de hecho la mayoría de sus avales. Así, si el terreno local es difícil para la izquierda, que parte de más lejos, no deja de tener las ambiciones de despegar a pesar de la popularidad menguante del presidente.

Para el Centro Democrático, la trayectoria es inversa. Después de su derrota en la escena nacional, el partido del expresidente Uribe parece apostar a una estrategia defensiva, concentrándose en sus bastiones y aceptando coaliciones.

Finalmente, el Nuevo Liberalismo es la formación que apuesta más duro entre los nuevos entrantes, no sólo porque ha logrado posicionar una candidatura que aparece como la favorita en Bogotá, sino porque trata de posicionarse con muchos candidatos, la mayoría propios.

De hecho, si los nuevos partidos recién acreditados avalan menos candidaturas que los tradicionales, tienen tendencia a avalar más candidaturas propias que en coalición proporcionalmente, siguiendo el ejemplo del Nuevo Liberalismo.

Esto se puede explicar por su voluntad de posicionarse, o por la dificultad a encontrar socios de coaliciones como nuevos entrantes en el juego. Entre los que presentan pocas candidaturas, pero más de la mitad de ellas sin coalición, se pueden citar también los siguientes:

  • El Movimiento de Salvación Nacional;
  • Dignidad y Compromiso;
  • Independientes (el partido de Daniel Quintero);
  • el Partido Ecologista Colombiano, un partido de origen afrocolombiano que tiene la particularidad de avalar más candidaturas propias a gobernadores, incluso por encima de los tradicionales;
  • Nueva Fuerza Democrática (el partido de Andrés Pastrana);
  • Fuerza Ciudadana (el partido de Carlos Caicedo);
  • Verde Oxígeno (el partido de Ingrid Betancourt), y
  • la Liga de los Gobernantes Anticorrupción de Rodolfo Hernández.

Finalmente, más allá de la Colombia Humana, las candidaturas de la izquierda se traducen en una apuesta original de coalición recurrente a lo largo de todo el territorio bajo la denominación de “Pacto Histórico”.

Estas coaliciones agrupan algunos (pero casi nunca todos) los partidos Colombia Humana, MAIS, Polo Democrático Alternativo, Unión Patriótica, Todos Somos Colombia, Comunes, Partido Esperanza y Democracia, Partido Comunista Colombiano y Partido de los Trabajadores Colombiano. Menos frecuentemente, aparecen ahí Independientes, Fuerza Ciudadana, y Fuerza de la Paz (el partido de Roy Barreras).

La frecuencia de este tipo de coaliciones explica que estas nuevas formaciones, contrariamente a las otras, tengan mayor propensión a hacer coalición, pero casi siempre entre ellas.

El hecho de que la etiqueta “Pacto Histórico” sea en realidad coaliciones “a geometría variable” entre estos partidos, a veces con alguna candidatura avalada por uno de estos socios por fuera del “pacto” muestra la dificultad de mantener unida la izquierda a pesar de la presión que representa el hecho de ser por primera vez el oficialismo nacional.

Muestra también que la multiplicación de los partidos con personería y la informalidad, lejos de ser una ventaja para las fuerzas alternativas, complica notablemente sus posibilidades de presentar candidatos únicos con posibilidad de ganar.

Puede leer: ¿Qué pasó con las listas del Pacto Histórico?

Acerca del autor

Yann Basset

*Director del Grupo de Estudios de la Democracia (DEMOS UR) de la Facultad de Estudios Internacionales, Políticos y Urbanos de la Universidad del Rosario.

7 comentarios

Yann Basset

Escrito por:

Yann Basset

*Director del Grupo de Estudios de la Democracia (DEMOS UR) de la Facultad de Estudios Internacionales, Políticos y Urbanos de la Universidad del Rosario.

7 comentarios de “El panorama político de las próximas elecciones

  1. Este artículo resalta como aún el país se encuentra dividido y disperso entre los grandes partidos políticos nacionales, incluso siendo confuso y desgastante comprender para los ciudadanos colombianos el funcionamiento de la política Colombiana, en donde pueden encontrarse perdidos e influenciados por agentes externos a la hora de salir a las urnas…Si bien el país se encuentra dirigido por un partido de izquierda, es curioso destacar el hecho de que los candidatos a las alcaldías más sonados en su mayoría son de derecha, encontrando una gran dicotomía. Como último aporte, aún se observa la centralización del país, siendo en sitios alejados de la capital clara la evidencia de abandono.

  2. El artículo da una explicación completa y muy detallada acerca de las candidaturas de las próximas elecciones del 29 de octubre. Además, no solo expone el panorama para este año sino que incluye datos acerca de las candidaturas a Elecciones territoriales del 2019 y las compara con las actuales, permitiendo hacer observaciones a los diferentes partidos. Sin embargo, el incremento de candidaturas complejiza el escenario para los colombianos ya que resulta mas tedioso entender este escenario de la política y dificulta qué verdaderos líderes lleguen al poder.

  3. El panorama político en Colombia está marcado por la creciente fragmentación y complejidad electoral debido a la proliferación de partidos y coaliciones. La atención se ha centrado en las grandes ciudades, lo que puede sesgar la comprensión de la política nacional. Los partidos tradicionales siguen siendo importantes, pero hay una tendencia hacia candidaturas independientes y coaliciones. Los resultados pasados muestran el dominio de los partidos tradicionales, pero la situación está cambiando, con nuevos partidos adaptándose. Las fuerzas alternativas enfrentan desafíos para presentar candidatos competitivos y mantener coaliciones cohesionadas. En resumen, la política en Colombia refleja una diversificación de actores y un mayor poder local, requiriendo un análisis detallado de coaliciones y tendencias electorales. Mirar más allá de la política nacional es clave para comprender esta dinámica.

  4. Actualmente la proliferación de partidos políticos y la dinamia que se evidencia para la formación de coaliciones para las prontas elecciones anteponen un escenario de gran complejidad además de impredecible. De esta manera se analiza la fragmentación actual que se vive en el campo político pero además el auge de formación de nuevo partidos políticos lo cual no demuestra con claridad el paso a seguir o el modo de actuar; como históricamente se ha demostrado los partidos políticos tradicionales siguen encabezando coaliciones y candidatos propios, de modo que se busca el mayor numero en cifras, de modo que puedan poseer cierto control sobre los entes gubernamentales, por otro lado los partidos nuevos o más recientes, mediante estrategias como apoyar principalmente a candidatos propios en vez de coaliciones busca reforzar ideales propios de un partido buscando generar en la ciudadanía cierta transparencia al no tener ‘nexos’ públicos con partidos tradicionales por ejemplo. Así mismo, encontramos lo que históricamente se han denominado grupos políticos de izquierda los cuales a pesar de tener cierta afinidad ideológica no logra reunir del todo lo propuesto en función de formar una coalición sino que unos partidos se unen y otros no, generando una fragmentación de esta corriente ideológica. Para concluir, debido precisamente a la gran variedad de partidos políticos y a la cantidad de candidatos generalmente se puede tornar difícil elegir para la ciudadanía debido a que la información es abrumadora, no es precisa y puede ser un engaño, no representa ajustado a la realidad las necesidades que la ciudadanía, o simplemente será un engaño más para llegar al poder. Es por esto que previamente, se debe realizar un análisis consiente de las propuestas, de su historia política y de las coaliciones que se forman ya que esto será decisivo en la toma de decisiones informadas.

  5. El panorama politico de colombia esta al bardo, lo que se espera en el gobierno nacional es quedar con mayoria en los territorios para poder ejecutar su plan de gobierno adecuadamente y sin restricciones y por otro lado los partidos que son oposición del gobierno esperan tener la mayoria en los territorios para poder frustar los cambios que el gobierno en ejecución necesita, lo que lo pone en vilo. A pesar de que las elecciones son seguras y los niveles de corrucción electoral han bajado o de plano ya se sabe ocultar mejor, los partidos tradicionalistas como lo menciona el articulo, se les van a amañar para poder sacar jugadas sucias o incluso falacias que dejan muy mal parado al pacto historico que es el que por tener un gobierno a la cabeza le benefecia más a los territorios, ya que no va a ver trabas a la hora de solicitar presupuesto al gobierno

  6. El panorama político que hubo antes de las elecciones en Colombia fueron bastante interesante y lleno de incertidumbre. Por un lado, tenemos a los candidatos tradicionales y representantes de los partidos políticos tradicionales, como el Partido Liberal y el Partido Conservador, que han dominado la política colombiana durante décadas. Sin embargo, también hay una presencia importante de candidatos independientes y de nuevos movimientos políticos que han surgido en los últimos años. Estos candidatos buscan romper con el statu y representar a nuevas corrientes y demandas de la sociedad colombiana.

  7. El texto nos ofrece una visión detallada del actual panorama político en Colombia de cara a las próximas elecciones. Es esencial reconocer la complejidad de la política en nuestro país y la proliferación de partidos y coaliciones que la caracteriza. Esto plantea desafíos considerables para quienes están involucrados en la formulación de estrategias políticas y para quienes desean entender este escenario.

    Uno de los puntos clave es la diferencia entre las elecciones locales y nacionales, algo que no siempre tenemos en cuenta. Lo que está en juego y quiénes son los actores varían significativamente, y esta distinción es fundamental para una interpretación precisa de la política colombiana.

    Además, el hecho de que los partidos tradicionales sigan siendo predominantes, aunque algunos partidos emergentes empiezan a ganar terreno, plantea preguntas sobre el futuro de la política en Colombia. En particular, el análisis de las fuerzas políticas alternativas, como la izquierda, y su lucha por presentar candidatos únicos con posibilidades de ganar, destaca la complejidad de nuestro sistema político.

    Este texto nos invita a reflexionar sobre cómo entendemos y participamos en la política en nuestro país. En un sistema democrático en constante cambio, es fundamental considerar la organización política y la estrategia en un entorno político tan fragmentado.

    En mi opinión, esta lectura es una valiosa introducción para comprender mejor la política en Colombia y sus desafíos actuales. Nos anima a ser ciudadanos más informados y críticos, especialmente en un año electoral tan importante como este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Luis Perez economía mixta
Política y Gobierno

La “economía mixta”: lo último en contratación pública y corrupción

Santos con población vulnerable.
Política y Gobierno

Santos redujo la pobreza y la desigualdad

Política y Gobierno

¿Excarcelación masiva de delincuentes?

Absalón Machado
Política y Gobierno

La tierra, Santos II y el Plan de Desarrollo

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.