Fuerza, territorio y extremismo: la geopolítica en 2015 - Razón Pública
Inicio TemasInternacional Fuerza, territorio y extremismo: la geopolítica en 2015

Fuerza, territorio y extremismo: la geopolítica en 2015

Escrito por Walter Arévalo

Obama y Putin

Walter ArévaloEl año que empieza con ataques terroristas y actos de barbarie en diferentes lugares del mundo amenaza convertirse en uno de los más turbulentos de las últimas décadas. ¿Cuáles serán los escenarios y las tensiones más importantes de 2015?

Walter Arévalo R.*

Del optimismo al terrorismo

"La percepción del deber ser de los valores y fines que deben guiar la política exterior de los países y las intenciones que deben inspirarla, quedó irremediablemente impregnada de un optimismo institucionalizado, de una curiosa inocencia, de un legalismo altruista, de cierta “carga de moralidad” y “felicidad por la multilateralidad” tras la caída de la Unión Soviética y el fin de la guerra fría a inicios de los noventa.

Aquel tenso sistema bipolar que aunque vivía del secretismo, nos decretaba de forma altisonante e innegable a todos los habitantes del planeta (para ya entonces cada vez más conectado e informado), quienes eran los verdaderos poderes, las grandes fuerzas, las potencias innegables se vio reemplazado: en el nuevo mundo, las formas de la democracia ya no solo eran una conquista dentro de las repúblicas, sino un protocolo imperante en las relaciones entre ellas."

Ese ritual de múltiples soberanías que reemplazó a aquel sistema bipolar, ese mundo de “igualdad formal” y globalización optimista, ha prosperado en todos los rincones donde se instalaron las instituciones del Estado-nación y las prácticas de la cooperación internacional. El espejismo sin embargo fue interrumpido súbitamente por los sucesos del 11 de septiembre de 2001 y el advenimiento de la guerra global contra el terrorismo.

Un fenómeno de desencanto semejante parece prometernos el año 2015, que es a la vez heredero y terreno fértil para que se perpetúen ciertos hechos preocupantes del 2014, cuya   importancia histórica no hemos siquiera acabado de apreciar.

Plaza de la República en París durante las demostraciones de rechazo al asesinato de los caricaturistas del semanario Charlie Hebdo.
Plaza de la República en París durante las demostraciones de rechazo al asesinato
de los caricaturistas del semanario Charlie Hebdo.
Foto: :Wikimedia Commons

Un año de furia

2015 será un año que nos hará recordar que la geopolítica del poder, de la fuerza y del auto-interés siempre ha estado vigente – aunque a menudo los grandes poderes internacionales no sean los más evidentes o los tradicionales-

Esto podría apreciarse desde Siria hasta la crisis de Ucrania, con la “anexión” de Crimea y el papel que en ella cumple la Rusia de Putin, en el escalamiento del conflicto en Gaza, el ciber-terrorismo de Corea del Norte, la guerra civil en Sudán del Sur, las acciones de Turquía en contra de los opositores, o en el crecimiento local, auge militar y expansión territorial del “Estado Islámico”.

El paradójicamente llamado “Estado Islámico” es realmente un califato con pretensiones globales y más que un Estado es un depredador de estos.

Lo anterior no necesariamente conduce al pesimismo o al radicalismo militarista en política exterior. Debe llevarnos a una relectura de las dependencias entre los actores y de las formas y métodos con que los grandes poderes entienden y aprovechan nociones tan clásicas como “territorio”, “poder y presión bélica”, “recursos naturales” e “interés nacional”.

En este contexto, el sensacionalismo bélico es un gran enemigo de la geopolítica acertada y de las buenas cancillerías. El artículo más leído esta semana en la revista Foreign Policy se titula “las 10 guerras que no puede perderse en 2015”, y a pesar de su talante pesimista, destaca lo positivo del proceso de paz en Colombia, el final de la guerra en Afganistán y el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Escenarios y tensiones

Los escenarios de la geopolítica en 2015 serán variados y asimétricos, poco tradicionales y de rápido cambio. Las angustias de otros años, como el cambio climático, la estabilidad económica, la integración regional o la conservación del medio ambiente se verán desplazadas ante preocupaciones más urgentes como la seguridad y la paz hemisférica, el ascenso de nuevos poderes poco democráticos, el recambio de potencias, el extremismo y las luchas sin reglas por la expansión territorial. Aquí está un panorama de los temas de los que se hablará este año en el mundo. 

1. La maldita primavera. De la Primavera Árabe y sus metas queda muy poco: Egipto, Libia, Yemen, Sudán, Túnez y los países colindantes del África Mediterránea se debaten entre el retorno al autoritarismo y la guerra civil, y su debilidad estatal los hace presa fácil del avance del llamado Estado Islámico, que se acerca a Europa tras la captura territorial de las playas de Darna y su expansión por Libia.

2. Estados en decadencia y decadencia del Estado. Jordania, Iraq, Irán, Siria y Turquía han cedido territorio al Estado Islámico, cuya existencia no es solo producto de un nuevo modelo de terrorismo islámico, sino de las falencias de los Estados que han caído en su poder. El paradójicamente llamado “Estado Islámico” es realmente un califato con pretensiones globales y más que un Estado es un depredador de estos.

El avance de ISIS, como pasa con otras amenazas asimétricas, mutables y poco tradicionales, pone de presente las debilidades del Estado-nación para enfrentarse a enemigos que no siguen las reglas que el sistema internacional ha promovido desde la diplomacia, el multilateralismo y la democracia para zanjar las disputas territoriales, nacionales e incluso culturales.

Plaza Tahrir en El Cairo, durante la primavera árabe egipcia.
Plaza Tahrir en El Cairo, durante la primavera árabe egipcia.
Foto: Wikimedia Commons

Por eso, Europa y Estados Unidos deben definir de una buena vez su estrategia conjunta para enfrentar este extremismo, que es muy distinto del de 2001 y que de células pequeñas de terroristas y ataques extraterritoriales, quirúrgicos pero limitados, ha pasado a la construcción de verdaderos ejércitos, la conquista y el control territorial y el desarrollo de una guerra sostenida y expansionista. La expansión de ISIS hacia Jordania, conseguida en los últimos meses, y su enrutamiento hacia Israel pueden ser el detonante de un conflicto mundial a gran escala.

3. De Rusia con amor. La Rusia de Putin es más zarista, estado-céntrica, poderosa, y de mayores pretensiones globales que la que dejó Mijaíl Gorbachov. Su papel en Ucrania es una muestra más de la relación conflictiva entre la gran Rusia y el mundo europeo, que en su momento fue el proyecto imperial de Pedro el Grande. Cuando Rusia no busca parecerse a Europa, busca controlarla.

Pero el sistema internacional no debe permitir el advenimiento de una nueva Guerra Fría y  tanto Europa como América deben reacomodarse para lograr un balance de poderes con Moscú (y con China) que permita conservar la seguridad internacional, sin torpedear la vocación de potencia que Putin busca para Rusia.

4. Cuba. La apertura de Estados Unidos hacia Cuba aún no es total, pero la nueva postura representa uno de los virajes más transcendentales de los últimos cuarenta años en materia de política internacional. Con esta decisión, la política exterior norteamericana pondrá a prueba su capacidad de cambio y su resistencia a los embates de sus líderes más sectarios. Los Castro también estarán a prueba: pueden capitalizar este cambio a favor de la isla o pueden dejar ir esta oportunidad histórica y perpetuar, sin modificación alguna, un modelo resistente pero estancado.

Cuando Rusia no busca parecerse a Europa, busca controlarla.

5. Todos somos Charlie. El ataque de esta semana al hebdomadario  francés Charlie Hebdo por parte de extremistas islámicos abre el año reinstaurando los miedos ante la amenaza del terrorismo internacional.

Sin embargo, el mayor reto no será contener los ataques terroristas en territorio europeo, asunto que es tarea de todos los días para las fuerzas del orden y que han realizado de forma exitosa durante la última década (la mayoría de ataques terroristas en el mundo son sistemáticamente desmantelados o prevenidos).  El reto será evitar que los extremistas islámicos en suelo extranjero desaten movimientos políticos racistas, xenófobos y falsamente patrióticos en Europa, que envenenen la opinión pública contra los musulmanes u otros grupos culturales y promuevan decisiones políticas basadas en el miedo o el odio.

Ejemplos de estos brotes ya se ven en el norte de Francia y el centro de Alemania, con organizaciones como PEGIDA (Patriotische Europäer gegen die Islamisierung des Abendlandes – Europeos patriotas en contra de la islamización de Occidente-), que van tomando forma de partido político (o fortalecen sus nexos con estos) y empiezan a mover masas.

6. Límites ante la Corte y los límites de las Cortes. 2015 será un año decisivo para la justicia internacional. Tanto la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como la Corte Penal Internacional (CPI) deben luchar contra el paulatino abandono de su uso por parte de las “potencias”, contra las tendencias de desacato de sus decisiones y contra las barreras que los Estados ponen a su jurisdicción.

Los temas centrales del derecho internacional se siguen debatiendo en la y algunos procesos clave pueden tener avances importantes o decisiones finales durante este año, como en el caso de las delimitaciones fronterizas entre Bolivia y Chile, o Costa Rica y Nicaragua.

También se puede definir el conflicto entre esta última y Colombia por la plataforma continental extendida, la delimitación en el océano Índico entre Somalia y Kenia, la demanda de Islas Marshall que pide el cese de pruebas nucleares y la demanda por la aplicación de la Convención contra el Genocidio en el caso de Croacia contra Serbia.

 

* Abogado, politólogo, especialista en Derecho Constitucional, LLM (Master of Laws) in international law (Summa Cum Laude) y Research Assistant en Stetson College of Law, profesor-investigador de la Universidad del Rosario, profesor de la Universidad El Bosque y de la  Universidad Javeriana.

twitter1-1@walterarevalo

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies