La guerra perpetua - Razón Pública
Inicio TemasInternacional La guerra perpetua

La guerra perpetua

Escrito por Juan Tokatlian
juan tokatlian

juan tokatlianEl ejército de Estados Unidos acaba de presentar el “2008 Army Modernization Strategy”. Este documento, que necesita un análisis detallado, fue dado a conocer en la misma semana en que estalló la peor crisis financiera de los Estados Unidos, crisis cuyo alcance global tiene consecuencias imprevistas para el ya desordenado sistema mundial.

Juan Tokatlian

La columna vertebral del texto descansa en una definición categórica e inquietante de la seguridad en el entorno internacional. Esto es: que estamos bajo una situación de guerra perpetua. Afirman los responsables del texto que en este tiempo, y en las décadas que vienen, prevalecerán la ambigüedad, la impredecibilidad y la pugnacidad. En ese contexto, estiman que Estados Unidos debe prepararse para dominar todo el espectro de conflictos posibles; desde las grandes guerras, hasta operaciones no estrictamente militares. Las fuerzas armadas deben dotarse con la tecnología apropiada y el respaldo político suficientes para confrontaciones prolongadas. A las potenciales contiendas con poderes que intentan tener la misma talla de Washington-es decir, China y Rusia-y a la ubicua y persistente "guerra contra el terrorismo", se suman el despliegue de la fuerza en los estados fallidos y la competencia armada por recursos críticos (agua, alimentos y energía).

Más allá de expresar la búsqueda de control territorial, marítimo y espacial para hacerse inexpugnable, este informe manifiesta que Estados Unidos se preparará cada vez más para guerras irregulares, tareas de contrainsurgencia y luchas dilatadas en área periféricas; periferia donde predominan los estados desfallecientes y hay recursos vitales.

Este documento del ejército se inscribe a su vez en el marco de dos textos medulares (el Quadrennial Defense Review de enero de 2006 y el National Defense Strategy de junio de 2008) y dos manuales claves (el FM 3-24 sobre Contrainsurgencia, de diciembre de 2006, y el FM 3-0 sobre Operaciones, de febrero de 2008).

En suma, todo apunta a una creciente especialización funcional de las fuerzas armadas estadounidenses para conflictos asimétricos permanentes de cubrimiento global y futuro incierto. Se trata de tener contingentes expedicionarios dotados y prestos a desplegarse en cualquier escenario. De allí el renovado interés en releer y revaluar las experiencias coloniales de Europa.

En ese contexto más amplio se inserta la creación, en octubre de 2007, del US Africa Command y el restablecimiento, en julio de 2008, de la IV Flota para navegar en torno a Latinoamérica y el Caribe.

A pesar de que la fenomenal crisis financiera que hoy vive la economía política internacional parece agrietar la ilusión neoconservadora de un profundo reordenamiento mundial bajo el dictado de Estados Unidos, la tentación imperial sigue presente entre los militares. Cada vez más autónomos y poderosos, será indudablemente uno de los mayores escollos que enfrente Barack Obama, si llega a la presidencia, y pretende reorientar la política exterior y de defensa de Estados Unidos.      

* Profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Andrés (Argentina) y Razón Pública (Colombia).

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies