El uso medicinal de la marihuana: ¿qué tan cerca estamos de Uruguay? - Razón Pública
Inicio TemasConflicto, Drogas y Paz El uso medicinal de la marihuana: ¿qué tan cerca estamos de Uruguay?

El uso medicinal de la marihuana: ¿qué tan cerca estamos de Uruguay?

Escrito por 1r1cx
En entrevista con la BBC el Presidente Santos manifestó su apoyo a la iniciativa de legalizar la marihuana con fines medicinales.

En entrevista con la BBC el Presidente Santos manifestó su apoyo a la iniciativa de legalizar la marihuana con fines medicinales.

Augusto  PérezEl gobierno ya tomó la decisión, pero es una decisión equivocada. Aunque ciertos derivados de la marihuana sin duda tienen usos medicinales, hay que evitar que a los menores de edad les sea más fácil “fumarse un porro”.   

Augusto  Pérez Gómez *

El acelerador  

Los ministerios de Salud, Justicia y Agricultura anuncian la expedición de un decreto para reglamentar por vía administrativa el cultivo, la producción, la comercialización y el uso de la marihuana con fines medicinales en Colombia. El presidente Santos informa a través de la cadena BBC Mundo que esta misma semana procederá a sancionar ese decreto.

Semejantes anuncios, como era de esperarse, han suscitado un debate sobre las implicaciones que tendría la legalización parcial de una sustancia hasta hora prohibida y sobre el acelerador que el gobierno nacional le está poniendo a este tema.

Y han surgido preguntas sobre el porqué de la aceleración, cuando el gobierno por regla general ha sido lento en  decidir sobre estos asuntos, tanto así que deja en el aire cuestiones que requerirían, esas sí, decisiones urgentes. La principal de estas cuestiones es la ley 30 de 1986, conocida como Estatuto de Estupefacientes, ley llena de ambigüedades e imprecisiones y, en múltiples sentidos, bastante obsoleta- que el gobierno mantiene abandonada en el cajón desde hace tiempo.  

El debate tiene varias aristas y puede examinarse desde diferentes perspectivas.

No es la vía

Última marcha contra la marihuana ilegal en el año 2013 en Montevideo, Uruguay.
Última marcha contra la marihuana ilegal en el año 2013 en Montevideo, Uruguay.
Foto: Gonzalo G. Useta

La primera de esas aristas es saber si un decreto es el instrumento adecuado para reglamentar estos asuntos.

La respuesta de los conocedores es que no: muchas de las decisiones que se proponen, aun cuando sean de carácter administrativo, necesitarían aprobación del Congreso porque van en contravía o porque no tienen en consideración lo que disponen las leyes ya existentes.

Pero es más grave aún la fragilidad de los decretos: dependen exclusivamente de la voluntad del presidente, y por lo tanto un nuevo mandatario puede borrar de un plumazo todo cuando dispuso su predecesor. Y si – como parece- se pretende  montar un gran andamiaje que puede incluir a empresas internacionales, el andamiaje puede irse al suelo el 8 de agosto de 2018.

Se pretende  montar un gran andamiaje que puede incluir a empresas internacionales

En este punto vale la pena ampliar la reflexión: una vez conocido el proyecto de decreto, varias compañías extranjeras, especialmente canadienses, expresaron gran interés por invertir en esta nueva industria. Y esto lleva a pensar que ocurriría lo que ha ocurrido tantas veces en el pasado: esas compañías, dotadas de un músculo financiero considerable, eliminarán rápidamente a los pequeños productores colombianos, se quedarían con el monopolio de la marihuana medicinal y nos obligarán a comprársela al precio que ellas impongan. Esto no parece constituir un aporte a nuestra propia economía.

Los usos medicinales

La segunda arista tiene que ver con la diferencia entre marihuana medicinal y marihuana recreativa.

En una entrevista reciente para el programa de Caracol Polos Opuestos, tuve ocasión de contrastar mis puntos de vista con los del senador Juan Manuel Galán autor, como se sabe, de un proyecto de ley sobre este mismo asunto.  El senador  planteó dos cosas de manera categórica:

Que no está interesado en absoluto en participar en el debate sobre la legalización de la marihuana para fines recreativos;

Que su propuesta se refería concretamente a la utilización de dos derivados de la marihuana, el THC y el Cannabidiol (este último modera los efectos psicoactivos del primero y puede tener, en algunos casos, incluso mayor poder terapéutico). Estos derivados se ingieren fundamentalmente en forma de cápsulas o de gotas sublinguales (Savitex): no se trata entonces de “porros”, cuyo humo es irritante para las vías respiratorias y que contiene hasta seis veces más alquitrán que el tabaco.

Debo decir que, expresado en esos términos, apoyo totalmente el proyecto del senador Galán: sería una enorme tontería negar los poderosos efectos medicinales de ciertos cannabinoides (productos presentes en la planta de marihuana y para los cuales existen receptores específicos en el cuerpo humano) en trastornos como la epilepsia infantil refractaria a cualquier otro tratamiento, los dolores asociados con la esclerosis múltiple, el glaucoma, el asma, los dolores premenstruales (los chinos la usaban para este propósito hace cerca de 5.000 años). E igualmente sería una tontería privar a miles de personas del acceso a un recurso paliativo supremamente útil y de bajo costo porque se ha demonizado el consumo de marihuana durante los últimos 70 años.

El peligro

Pero hay una tercera arista: están quienes creen que toda la argumentación a favor de  legalizar la marihuana para fines médicos es el preámbulo de su legalización para fines recreativos, y que de allí a la legalización de todas las sustancias ilegales no hay más que un paso. Tienen razón y están completamente equivocados.

Tienen razón en creer, sobre la base de observar lo que viene ocurriendo en Estados Unidos y en Uruguay, que una cosa es el preámbulo de la otra. Pero las dos situaciones no son comparables:

  • Estados Unidos ha venido soltando la cuerda de las restricciones de una manera controlada durante los últimos 12 años, y hay que decir que los resultados no son muy buenos: el número de solicitudes de tratamiento por consumo de marihuana ha aumentado de manera notable.
  • Uruguay, que a causa de su riqueza y de su composición étnica se considera una lejana colonia europea, hoy independiente, y no tanto parte de la emergente América Latina, ha actuado como un típico país latinoamericano: tomó la decisión bruscamente, sin mayores controles y sin tener ni idea de lo que podría pasar, y se irrita ante cualquier voz crítica en este campo, e incluso amenaza con retirarse de los convenios acordados dentro de Naciones Unidas. Personalmente creo que no les está yendo muy bien.

Pero de ahí a que Uruguay esté considerando legalizar la cocaína y la heroína hay un  paso muy grande. Y Estados Unidos, todavía menos. Es aquí donde están equivocados quienes creen que estamos ad portas de legalizar todas las sustancias psicoactivas.

El mundo sabe bien que las llamadas dogas ilegales son, en su gran mayoría, altamente perjudiciales para la salud, el bienestar general de los individuos, sus relaciones interpersonales, la economía y la salud familiares. Esto incluye el fumar marihuana cuando se es menor de edad. Por esto creo que:

  1. La mayoría de los países de América Latina despenalizará poco a poco el consumo de sustancias, es decir, no sancionarán con penas privativas de la libertad ( y en muchos casos no sancionarán de ninguna manera) a quienes las consuman;
  2. Todos seguirán sancionando la producción, distribución y venta de la mayor parte de esas sustancias; lo mismo harán la mayor parte de los países del mundo;
  3. Ningún país aceptará que sus menores de edad consuman drogas, de modo que  la promoción del “consumo moderado” y la “reducción de daño” serán consideradas estrictamente políticas para adultos.

No somos Uruguay 

El Senador por el Partido Liberal Juan Manuel Galán.
El Senador por el Partido Liberal Juan Manuel Galán.
Foto: Congreso de la República de Colombia

Sinceramente no creo yo que nos convenga seguir ya mismo el ejemplo de Uruguay.  En poco tiempo es probable que la decisión de ese país resulte haber sido un paso en falso, y lo mejor que podemos hacer es esperar a ver qué ocurre allí: si les va mal, la probabilidad de que nos vaya mal al imitarlos es diez veces mayor a causa de nuestro desorden, nuestras políticas pobremente diseñadas, la inexistencia de recursos asignados para prevención y tratamiento y, sobre todo, la falta de claridad sobre estos asuntos entre nuestros líderes políticos.

Sería una enorme tontería negar los poderosos efectos medicinales de ciertos cannabinoides

Si a Uruguay le va bien, nada garantiza que imitarlo se traduzca en resultados positivos para nosotros: somos demasiado diferentes desde todos los puntos de vista. No somos “europeos” ni nos sentimos tales, somos muchos, tenemos un país enorme y no somos ricos; nuestros valores se asocian más con frases como “El mundo es de los vivos” que con “Hagamos de este mundo un lugar amable para todos”.

Y, sobre todo, tenemos una fuerte polarización de opiniones sobre lo bueno y lo malo en el mundo de las drogas: mientras algunos piensan que no es tan grave,  que la guerra contra las drogas se perdió, que hay que buscar nuevos paradigmas, que hay que dejar que cada quien decida lo que quiera, otros piensan que quien consume drogas en un criminal, real o en potencia, que es un parásito de la sociedad y que debemos obligarlo a suspender su consumo.

En últimas, todo esto es palabrería y revela que se ha perdido el foco: si, tal como he afirmado en otros textos  sobre el tema, “cada quien hace de su capa un sayo”, ese “quien” de la frase siempre será un adulto. La situación con los menores de edad es radicalmente distinta; pero yo tengo la impresión de que dentro del gobierno colombiano se piensa muy poco en ellos.

Y en mi opinión son los niños y los adolescentes quienes merecen la atención prioritaria cuando se trata de regular el uso de sustancias psicoactivas.

 

* Ph.D., Corporación Nuevos Rumbos.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies