El fútbol colombiano en su laberinto - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad El fútbol colombiano en su laberinto

El fútbol colombiano en su laberinto

Escrito por Rodrigo Hurtado
Rodrigo Hurtado

Rodrigo HurtadoHinchas apasionados, violencia en los estadios, clubes quebrados, infiltración de la mafia y decepciones deportivas son facetas del deporte más popular del país. 2011 puede marcar un punto de quiebre con la celebración del Mundial Sub 20.

Rodrigo Hurtado *

2011, año clave para el fútbol colombiano

En la esquina inferior de la pantalla, el helicóptero Super Cougar de la Fuerza Aérea de Brasil que traía a la libertad al concejal Marcos Baquero y los instantes del reencuentro con sus seres queridos.

En el resto de la pantalla, la espléndida cancha del estadio Santiago Bernabeu, en Chamartín, al norte de Madrid, donde Colombia disfrutaba de su pedacito atrasado de Mundial, enfrentando al mejor equipo del mundo, la Roja de España, de sus majestades Andrés Iniesta, Xavi Hernández y el marqués Vicente del Bosque.

El resultado, predecible: Colombia jugó como nunca y perdió como siempre, tal como reza el adagio popular. Pero detrás de la anécdota de la transmisión en simultánea, una revelación: al menos en la agenda mediática nacional, el fútbol merece más atención que las liberaciones a cuentagotas de las FARC.

Y en esa agenda, este año, el fútbol tendrá un lugar de privilegio: pese a las violaciones flagrantes de la ley laboral, los clubes ya están disputando el rentado nacional; la selección juvenil -que fue humillada en el Suramericano de Perú y cuyo técnico, Eduardo Lara, fue ratificado esta semana- será la anfitriona de un Mundial al que de otra forma no hubiera clasificado; y en noviembre, la selección encarará la Copa América en Argentina.

Y si fuera poco, el Senado está discutiendo la Ley del Fútbol, la herramienta con la cual la administración Santos prometió salvar de la quiebra al deporte más popular del país. ¿Será entonces 2011 el hito del renacimiento del fútbol colombiano, tras una década de fracasos? O ¿Estamos ad portas de otra generación de futbolistas que habrá de conformarse con el recuerdo de un partido amistoso ante la imposibilidad de clasificar al Mundial?

La cueva de Alí Babá

Según informó El Espectador, unos 300 colombianos juegan en las ligas del exterior. Están Mario Alberto Yepes en el Milán de Italia, Falcao García en el FC Porto y Hugo Rodallega en el Wigan de la Premier League inglesa. Pero hay centenares de colombianos que emigraron a jugar -o calentar banca- en ligas tan exóticas como las de Qatar, Corea del Sur, Panamá, Chipre o Rusia.

Muchos se fueron no tanto convencidos de que vayan a alcanzar la gloria en esas zonas periféricas del mundo futbolístico, sino para escapar de la cueva de Alí Babá en que se ha convertido el fútbol colombiano. Un proceso inexorable que comenzó en los ochenta con la incursión de los carteles de Medellín y Cali en los principales clubes del país.

Aceptémoslo: el fútbol tiene zonas grises de negocio sucio, como las drogas, las armas, los medicamentos, el petróleo, los diamantes o el oro. En Colombia, además, impera un vergonzoso régimen semiesclavista, que cuenta con la anuencia y complicidad del Estado, los hinchas, los patrocinadores y la mayoría de los cronistas deportivos.

Al comenzar cada temporada, como en un ritual, los hinchas renuevan sus votos de fe y desfilan por los estadios ante las cámaras de la televisión convencidos de que "este año, sí". Hay casos patéticos como los de Millonarios, Medellín, Santa Fe y América, probablemente la mitad de la afición colombiana, botones de muestra de la captura ilegal de la que ha sido el mejor espectáculo del mundo.

Los casos de América[1] y Millonarios[2] son kafkianos. Como todo el mundo sabe, en los años ochenta los Rodríguez Orejuela en Cali y Rodríguez Gacha en Bogotá se apoderaron de estos clubes y durante sus años de apogeo mafioso los pusieron a competir con los mejores del continente. Hoy de ambos equipos sólo queda un cascarón.

Millonarios no ha podido adelantar su proceso de democratización, que lidera el empresario José Roberto Arango, por la oposición del ‘Chiqui' García, accionista mayoritario del club. El Estado, a través de la oscura Dirección Nacional de Estupefacientes, es dueño del 35 por ciento del club.

La Corporación América de Cali, implicada en operaciones con dineros ilícitos y reportada en la lista Clinton, debe unos 15 mil millones de pesos. Pese a los amagues de Coldeportes para hacerle cumplir la ley e impedirle jugar hasta que se pusiera al día con sus aportes laborales, es posible que los escarlatas salten este fin de semana a la cancha sin ningún reparo. Ni siquiera ha funcionado el intento de refundar el club -en el que están comprometidos por lo menos 2.000 millones de pesos del municipio de Cali.

Los directivos del fútbol colombiano encontraron un nuevo rey de burlas en el director de Coldeportes, Jairo Clopatofsky: un funcionario sin conocimiento, capacidad, ni voluntad ni habilidad política para poner en cintura a estos violadores consuetudinarios de los derechos de los trabajadores del fútbol.

Sobre muchos futbolistas colombianos pende el temor de terminar como Diego Cortés[3]. Este marcador de punta del Pasto sufrió un accidente que lo dejó inválido de por vida y sin la posibilidad de una pensión para sobrevivir, porque su equipo nunca consignó las prestaciones de ley.

Medellín y Santa Fe, en cambio, son un par de lavanderías. En los años recientes estos dos equipos han servido para ocultar capitales mafiosos del clan de Julio Alberto Lozano Pirateque (Santa Fe) y del heredero de Pablo Escobar, Rodrigo Tamayo Gallego (DIM)[4].

Otros capos celebres han sido vinculados por informes de la revista Semana a equipos de fútbol: Jorge 40 mandaba en el Real Cartagena y en el Valledupar; Don Berna en el Envigado F.C.; 'Diego Vecino', Vicente Castaño y ‘Macaco' en el Deportivo Pereira y William Pérez en los Pumas de Casanare.

Barras bravas o terroristas

El aplomado ‘mejor policía del mundo', el general Óscar Naranjo, denunció al día siguiente de los violentos disturbios con los que comenzó el campeonato rentado nacional hasta dónde ha llegado el otro cáncer que carcome al fútbol colombiano desde hace años: "Lo del Campin no es vandalismo, sino terrorismo"[5] dijo sobre los enfrentamientos entre miembros de la barra Comandos Azules que sacudieron ese domingo al barrio Galerías de Bogotá.

En la capital ya fue proscrita la barra Los Del Sur (de Atlético Nacional), por la Secretaría de Gobierno, pues la última vez que su equipo vino a Bogotá casi acaban con el portal de la 80; y en Cúcuta el fin de semana pasado, las autoridades declararon visitantes no gratos a los fanáticos de Millonarios.

¿Son los miembros de las barras delincuentes o terroristas con camisetas? No se puede generalizar. A los sicarios y a los ladrones también les gusta el fútbol, pero incluso en las barras más belicosas hay pelaos que solo van por la necesidad de pertenecer a un grupo y desatar un poco de adrenalina los fines de semana.

La violencia ha alejado al grueso de los aficionados del fútbol. Es un problema serio del que resultan muertos, heridos, destrozos y pérdidas económicas. Aunque equiparar la situación con terrorismo puede parecer exagerado, evidentemente el fútbol es un asunto de seguridad ciudadana. Nadie que viva cerca de un estadio puede sentirse a salvo cuando hay partido.

Crudos para el Mundial Sub 20

Ahora, que en ese contexto la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) haya escogido a Colombia como sede de la Copa Mundo Sub 20 habla con elocuencia de cómo se mueven los intereses de la organización dirigida por Joseph S. Blatter.

Nadie se lo ha tomado muy en serio, pero el Mundial Juvenil es una franquicia costosa. Al erario le demanda una inversión de 100 mil millones de pesos en adecuación de estadios, mejoras en infraestructura y en exenciones de impuestos.

Pese a la importancia de la cita, Colombia ha asumido el compromiso a la colombiana: estadios como el Pascual Guerrero de Cali y el Jorge Morón de Cartagena presentan retrasos preocupantes y no estarán listos para la fecha de entrega prometida.

Según reveló la revista Dinero[6], los estimativos del gobierno de Uribe sobre el impacto en el aumento de turistas durante la cita mundialista están sobrestimados en varios cientos de miles (se esperan 350.000 pero a lo sumo llegarán 20.000 turistas).

Y si algún fino observador pudo notarlo, durante las transmisiones del reciente Suramericano había una valla anunciando en letra quizá demasiado pequeña que seremos los anfitriones de un mundial este año. Según Cotelco, el esfuerzo de promoción del país ha sido nulo.

En lo puramente futbolístico también estamos crudos. Esta semana el comité ejecutivo de la Federación confirmó en el cargo al director técnico, Eduardo Lara, quien se especializado en cosechar fracasos internacionales. Hace un par de años los juveniles clasificados de últimos en el reciente hexagonal de Perú, habían sido semifinalistas del Mundial Sub-17. ¿Se les olvido jugar? ¿Dejaron de creerle los pupilos al técnico Lara? ¿Los asustó un titular de El Tiempo que consideraba fracaso no haber logrado entre diez equipos uno de los dos cupos a los Olímpicos de Londres 2012?

Mucho más importante

Este equipo juvenil era hasta hace unos meses la esperanza de los aficionados para volver a ver a Colombia en una Copa del Mundo de la FIFA. Brasil 2014 podría ser para muchos colombianos de ingresos medios la única opción de presenciar la competencia deportiva más importante del mundo en vivo.

Así que esta vez la expectativa es grande. Como hace 20 años, están al mando del proceso los inefables Francisco Maturana y Hernán Darío Gómez. Pero su credibilidad está a la baja. Con planteamientos añejos y la reiteración de una táctica que se sabe todo el mundo. Pese a ser los colombianos que más mundiales han disputado, la fe y la falta de plata es lo único que los sostiene.

"Algunos creen que el fútbol es una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho, mucho más importante que eso" dijo alguna vez el entrenador Bill Shankly. En Colombia, muchos aficionados dicen estar dispuestos a dar la vida por sus equipos, pero la apatía hacia el proceso de definición de las reglas fundamentales que regirán el deporte en los próximos años es penosa.

La ley que promete democratizar el fútbol solo les concede beneficios, como exenciones tributarias del 40 por ciento sobre las ganancias, a los equipos que peor se han portado y que se acojan a la figura de la sociedad anónima.

Y es que salvo los dirigentes de siempre, nadie está haciendo "un lobby profundo, fuerte" como para determinar el rumbo de estas definiciones. Ni un foro, ni un encuentro, ni un debate serio en el Congreso. Como en tantas otras materias, estamos ante la paradoja de un asunto público en manos de negociantes privados, que como lo han demostrado ya, carecen de escrúpulos y de visión de futuro.

¿Están interesados los hinchas en impedir que el negocio del fútbol siga en manos de los Bedoya, los Char, los Jeserum, los González Alzate y demás hierbas del pantano futbolístico? o ¿Están resignados a otra década perdida para el balompié colombiano? En el impredecible mundo del fútbol, las apuestas están abiertas.

*Periodista y profesor universitario.
twitter1-1 @rodrihurt

Notas de pie de página


[1] América sigue en el infierno. 9 Febrero 2011. Nuevo Estadio. http://www.nuevoestadio.com/2011/02/09/america-sigue-en-el-infierno/

[2] ’39’ Chiqui' García pide a Coldeportes declarar ineficaz negocio de Millos. 25 de Enero del 2011. El Tiempo. http://www.eltiempo.com/deportes/futbol-colombiano/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-8799794.html

[3] Acolfutpro denuncia negligencia de Coldeportes. El País. 25 de enero de 2011. http://www.elpais.com.co/elpais/deportes/noticias/acolfutpro-denuncia-negligencia-coldeportes

[4] El 'dossier' del fútbol. Semana. 27 Noviembre 2010. http://www.semana.com/noticias-nacion/dossier-del-futbol/148015.aspx

[5] 07 de febrero de 2011. http://www.colmundoradio.com.co/index.php?view=article&id=4449:policia-califica-de-terrorismo-actos-vandalicos-en-la-capital-de-la-republica&option=com_content&Itemid=64

[6] Cuentas chimbas. Dinero. http://www.google.es/search?hl=es&rlz=1I7ADFA_es&q=cuentas+chimbas+dinero+mundial&aq=f&aqi=&aql=&oq=

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies