Conflicto entre Israel y Palestina: cohetes, diplomacia y miedo - Razón Pública
Inicio TemasInternacional Conflicto entre Israel y Palestina: cohetes, diplomacia y miedo

Conflicto entre Israel y Palestina: cohetes, diplomacia y miedo

Escrito por Janiel Melamed
Janiel Melamed

Janiel-Melamed Hugo_Guerrero_RazonPublicaBajo gran presión internacional, se logró un cese al fuego bilateral tras una espiral de violencia que llevó a prever una invasión terrestre de Gaza y a constatar que Hamas ya puede disparar cohetes sobre Tel Aviv.

Janiel Melamed* –  Hugo F. Guerrero*

En tablas y al borde del abismo

Una semana después de iniciadas las hostilidades entre Israel y Hamas, el mundo ha recibido con gran alivio el anuncio de un acuerdo de cese al fuego entre las partes beligerantes.

  Janiel_Melamed_conflicto_espiral

La espiral de violencia se ha desacelerado, cuando todas las condiciones permitían prever una operación militar israelí a gran escala sobre Gaza.
Foto: vtjp.org

 

La hipersensibilidad geoestratégica presente en cada nuevo episodio de enfrentamientos del eterno conflicto palestino–israelí hizo que se movilizara rápidamente un gran despliegue diplomático encabezado por Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos y por el presidente egipcio Mohammed Mursi con el fin de contener la situación y evitar la degradación natural de las hostilidades en un conflicto que tiende al escalamiento.

De momento los esfuerzos diplomáticos han dado frutos: la espiral de violencia se ha desacelerado, cuando todas las condiciones permitían prever una operación militar israelí a gran escala sobre Gaza, con todas las posibilidades operativas fáciles de imaginar.

La ejecución del líder militar de Hamas, Ahmed Jabir, por parte de las fuerzas de Defensa de Israel, mediante una operación de alta precisión, podría interpretarse como la respuesta del Estado hebreo a más de un centenar de cohetes lanzados contra territorio israelí durante las pasadas semanas.

Asimismo, la consecuente escalada violenta de Hamas obedecería a la necesidad de demostrar que mantienen la capacidad operativa para atacar a Israel y reafirmar la legitimidad ganada como actor armado de la lucha palestina.

Ante esta situación resulta oportuno resaltar que ambos bandos han conseguido retirarse momentáneamente de la contienda en tablas, pero con valiosas lecciones aprendidas que exhiben como trofeos victoriosos en este nuevo escenario de violencia.

Hamas: más activo que nunca

Conviene resaltar que Hamas no se retiró de las hostilidades en medio de una derrota militar: por el contrario, demostró haber adquirido o desarrollado algo que desde hace mucho tiempo se preveía llegar en los círculos de seguridad que siguen el conflicto palestino–israelí: el uso de cohetes con capacidad ya no solo de alcanzar territorio israelí, sino de impactar las ciudades más importantes y pobladas del Estado hebreo.

Por primera vez desde 1991, durante los recientes ataques de Hamas se activaron las sirenas de alarmas antiaéreas en Tel Aviv: una situación real de ataque, algo que no ocurría desde la segunda guerra del Golfo, cuando Saddam Hussein atacó al Estado de Israel.

Aun soportando el fragor de una operación militar por parte de la Fuerza Aérea de Israel, Hamas logró lanzar en el transcurso de la semana cerca de 1.500 cohetes desde la Franja de Gaza, logrando trayectorias de hasta 70 kilómetros.

También resulta relevante mencionar que Hamas ha demostrado que — a pesar del estricto control que ejerce Israel sobre Gaza por aire, mar y tierra — aun mantienen la cadena de suministros de armamento sofisticado, muy seguramente a través de la península del Sinaí y de áreas cercanas al punto fronterizo de Rafah, ubicado del lado egipcio de la franja de Gaza, es decir, fuera del control directo de Israel.

Este hecho sin duda representa un activo fijo de gran valor para Hamas, pues — como también quedó demostrado — el papel del gobierno egipcio resultó de gran importancia durante el último episodio, poniendo en evidencia ciertos niveles de afinidad, de entendimiento y de cercanía con Palestina, proveniente del movimiento de la Hermandad Musulmana, tradicionalmente ligada con Hamas.

Israel no es invulnerable

Durante los últimos acontecimientos, el Estado de Israel logró demostrar que el “Iron Dome” — su sistema de defensa contra cohetes lanzados desde Gaza — resultó bastante eficaz para proteger las áreas más sensibles del país.

  Janiel_Melamed_conflicto_lider

Ahmed Jabir, el líder militar de Hamas,
ejecutado por las fuerzas de Defensa de Israel.

Foto: warincontext.org

 

Según informaron las Fuerzas de Defensa de Israel, el sistema interceptó y derribó 421 cohetes disparados hacia las áreas más pobladas durante los ocho días de hostilidades, alcanzando una eficiencia de 84 por ciento, frente a un 7 por ciento de eficiencia en términos de impactos efectivos de cohetes de Hamas en áreas pobladas de Israel.

Gracias a este escudo defensivo, Israel ha logrado mantener un bajo número de bajas civiles en su territorio, lo que sin duda ha evitado de momento un despliegue militar terrestre a gran escala sobre Gaza, lo que habría significado muchas bajas de soldados israelíes, dadas las complejas circunstancias que supone una operación de combate urbano en un área tan densamente poblada como Gaza.

Durante la operación “Pilar de Defensa” fueron eliminados altos mandos del ala militar de Hamas y, en consecuencia, fueron destruidos componentes estratégicos que reducen su capacidad militar, de momento.

Israel ha tenido que reconocer que Hamas cruzó una línea roja que ningún líder político de ese país podrá ignorar de ahora en adelante: el centro vital del Estado hebreo está al alcance de los cohetes disparados desde la Franja de Gaza.

Igualmente, esta nueva situación no pasará desapercibida fácilmente en la población de Israel que, por cierto, se ha mostrado abiertamente en contra del acuerdo de cese al fuego, especialmente aquellos que viven en las ciudades más asediadas por la ofensiva del grupo radical islámico y esperaban una respuesta más contundente del Estado hebreo.

De momento hay calma. Sin embargo, si se llegar a reavivar la confrontación, el gobierno israelí deberá enfrentar una difícil decisión: en las próximas elecciones nacionales, el electorado podría pasar factura frente a una postura débil ante una amenaza inminente contra el corazón político y financiero de Israel.

* Abogado de la Universidad del Norte, M.A. en gobierno, seguridad nacional y contra-terrorismo de la Lauder School of Government, Diplomacy and Strategy (Israel), ha sido profesor de la Universidad del Norte y la Universidad Militar Nueva Granada, hoy es investigador de la Universidad de la Salle.

twitter1-1@janielmelamed 
 

** M.A. y Ph.D. en Relaciones Internacionales y Globalización, abogado de la Universidad Nacional de Colombia, ha sido investigador y docente en diferentes centros universitarios en España, Estados Unidos y Colombia, hoy es docente-investigador en la Universidad de La Salle.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies