¿Cómo va el proceso de paz de Buenaventura? | Razón Pública 2024
Inicio TemasConflicto, Drogas y Paz ¿Cómo va el proceso de paz de Buenaventura?

¿Cómo va el proceso de paz de Buenaventura?

Escrito por Ghina Castrillon Torres

Con el levantamiento de la mesa de diálogo de Los Spartanos, la incertidumbre se apodera de Buenaventura. Esto poco después de avances significativos en la reducción de los homicidios.

Ghina Castrillón Torres*

El levantamiento 

El levantamiento de la mesa de diálogo socio-jurídico por parte de Los Spartanos en Buenaventura ha desatado una serie de interrogantes sobre el futuro del proceso de paz en la región, que se adelanta desde septiembre del 2022. 

Para mejor entender las razones detrás de este acontecimiento y evaluar las perspectivas de continuidad del proceso, necesitamos analizar el contexto y los factores relacionados con esta situación.

Intercambio de comunicados  

El 6 de marzo se conoció un comunicado donde Los Spartanos manifiestan su decisión de abandonar la mesa de diálogo socio-jurídico en Buenaventura. El comunicado expresa su frustración por las demoras del gobierno en estos diálogos, considerando que se ha perdido un tiempo valioso dado que aún no se logra el marco jurídico en el Congreso, lo cual los tiene sin garantías. 

La disminución significativa en el número de homicidios y enfrentamientos desde el inicio de la tregua entre los grupos armados es un logro destacado que demuestra que la paz es posible en la región.

Además, denuncian el aparente incumplimiento de los acuerdos por parte de Los Shottas. Los acusan de colaborar con la guerrilla del ELN y el grupo de alias “Mono” u “Orejitas”, mientras que ellos afirman haber cumplido todos los acuerdos. Y finalmente, la acusación más grave que hacen es que el grupo Los Shottas tiene ventajas por sus alianzas con la Fiscalía y Policía.

Posteriormente, se conoció el comunicado por parte de los Shottas, en donde responden a las acusaciones que hacen Los Spartanos señalándolas de falsas, y resaltan que no tienen alianzas con otros grupos criminales ni con la Fiscalía o la Policía. Además, manifiestan continuar dentro de la mesa socio-jurídica y respetar el cese al fuego, haciendo la salvedad de que si los atacan, se defenderán. 

El 8 de marzo, dos días después de su comunicado inicial, Los Spartanos vuelven y se pronuncian, esta vez diciendo que desde su comunicado inicial se ha desinformado, y aclaran que si bien se levantan temporalmente de la mesa de diálogo socio-jurídico, su compromiso con la tregua se mantiene, e insisten en la falta de garantías jurídicas. 

Dicha tregua está acordada hasta el 5 de mayo 2024, tal como se anunció en la rueda de prensa realizada el pasado 5 de febrero, la cual estuvo a cargo del congresista Alejandro Ocampo, quien lidera el espacio socio-jurídico como delegado del gobierno. 

Este último comunicado tiene un elemento nuevo, en donde consideran que la alcaldía distrital, en representación de la Oficina Gestora de Paz, debería hacer parte de las mesas de negociaciones, sumándose al ejercicio que hacen otras organizaciones como garantes y veedores. 

Este levantamiento de la mesa de diálogo socio-jurídico por parte de Los Spartanos, representa una crisis para el avance del proceso y se da casi un año después de la crisis anterior, desatada entre abril y julio de 2023, que la atravesó dos situaciones principales: la desaparición y presunta tortura y asesinato de alias “Súper”, vocero de Los Shottas, en el mes de abril, lo cual generó enfrentamientos en las comunas 7, 8 y 10, y un aumento significativo en los homicidios, cifra que en los meses anteriores se había reducido considerablemente; y la segunda situación fue el atentado a “Gordo Lindo”, vocero de Los Spartanos en el mes de junio. 

Foto: Alcaldía de Buenaventura - Pese al levantamiento de Los Spartanos de la mesa de diálogo, existen esperanzas de que la paz en Buenaventura continúe. De ser así, uno de sus desafíos será la seguridad de la población y la protección de los derechos humanos.

Avances de la mesa de diálogo socio-jurídico

A pesar de los desafíos, el proceso de paz urbana en Buenaventura ha logrado importantes avances que no deben ser subestimados. La disminución significativa en el número de homicidios y enfrentamientos desde el inicio de la tregua entre los grupos armados es un logro destacado que demuestra que la paz es posible en la región.

Esta disminución de homicidios llevó a la salida de Buenaventura de la lista de las 50 ciudades más violentas del mundo en 2023 que es otro indicador del progreso alcanzado en el proceso de paz urbana. Este logro refleja el impacto positivo de las medidas implementadas para promover la seguridad en la ciudad.

Asimismo, la mesa de diálogo socio-jurídico logró entrar a una nueva etapa con tres acuerdos centrales, como lo resaltó el congresista Alejandro Ocampo en el comunicado leído en febrero, cuando se anunció la ampliación de la tregua. 

Es crucial implementar medidas de investigación eficaces para combatir la corrupción y evitar cualquier vínculo potencial entre las entidades públicas y los grupos ilegales.

Dichos acuerdos se centran en lo siguiente: protocolos para la inclusión de la comunidad y articulación institucional; acuerdos en ejes temáticos centrales que son protección de la vida y condiciones para el tránsito de los miembros de los grupos hacia el Estado Social de Derecho; y tercero, la superación de las causas de la violencia y garantías de no repetición.  

En entrevista para Pares – Oficina Pacífico, el pasado 6 de febrero el congresista Ocampo resaltó que el estado actual del espacio socio-jurídico incluía toda una agenda social “que corresponda a eliminar o a combatir las causas del conflicto, es decir, educación, generación de ingresos, oportunidades de recreación, de deporte, cultura que le permita a la gente otras herramientas para tener sueños en la vida, para entender que muchos chicos van a entender que no necesariamente el crimen tiene que ser su mayor vinculación”. 

No obstante, la reciente crisis del proceso deja muchas incertidumbres, especialmente en la comunidad que ha estado en medio de los enfrentamientos de estos grupos en los últimos años. La falta de un acuerdo contundente para poner fin a la guerra urbana aumenta las tensiones sobre el futuro de la ciudad y el bienestar de la comunidad, que ahora enfrenta un panorama incierto.

Desafíos y Esperanzas en la mesa de diálogo socio-jurídico

A pesar del levantamiento de Los Spartanos de la mesa de diálogo, aún existen esperanzas de que el proceso de paz urbana en Buenaventura pueda continuar. El compromiso de las autoridades nacionales, así como de la comunidad internacional, en la búsqueda de una solución negociada, es fundamental. Además, que los grupos en disputa hayan ratificado continuar con la tregua, es una noticia positiva.

Cabe resaltar que la crisis surge en un momento de gran visibilidad internacional para Buenaventura, ya que recientemente una misión de la Unión Europea visitó la ciudad para respaldar el proceso de diálogo. 

Esto demuestra el respaldo continuo de la comunidad internacional, el cual podría ser fundamental para mantener la atención y el apoyo a los esfuerzos de construcción de paz en Buenaventura.

Sin embargo, a pesar de los avances, el proceso de paz urbana en Buenaventura enfrenta varios desafíos que deben ser abordados para garantizar su éxito a largo plazo. Entre los cuales se destacan:

  • Es fundamental garantizar la transparencia en las negociaciones y abrir espacios de participación ciudadana para que la población de Buenaventura pueda contribuir activamente al proceso de paz y hacer seguimiento a su implementación.
  • La seguridad de la población y la protección de los derechos humanos son aspectos fundamentales, y es necesario fortalecer las medidas para la protección de todas las personas, especialmente de aquellas que habitan las comunas que han presentado mayores enfrentamientos en los últimos años.
  • Es crucial implementar medidas de investigación eficaces para combatir la corrupción y evitar cualquier vínculo potencial entre las entidades públicas y los grupos ilegales. Además, es fundamental trabajar en la reconstrucción de los lazos de confianza entre la comunidad y las autoridades para fortalecer la transparencia y la legitimidad de las instituciones.
  • El Congreso debe aprobar un marco jurídico específico para este proceso. Esta legislación proporcionaría las garantías necesarias para asegurar que exista un marco legal claro para la implementación de los acuerdos alcanzados en la mesa de diálogo. 

Finalmente, un desafío importante, radica en avanzar en los otros procesos de paz en Colombia y la región, dado que en Buenaventura convergen varios grupos armados en las zonas rurales. Es esencial extender los esfuerzos de diálogo y negociación a estas áreas para abordar de manera integral la complejidad del conflicto. 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies