Desentrañando la maraña de violencia en el Chocó
Foto: Registraduría Nacional

Más allá del secuestro del registrador: desentrañando la maraña de violencia en el Chocó

Compartir:

El secuestro de Jefferson Murillo comprueba la grave situación del Chocó. Estas son las causas de la violencia arraigada y ésta la importancia de un enfoque integral para abordar el problema.

Freddy Abadía*

Secuestro del registrador

La ola de violencia en el departamento del Chocó ha atraído la atención nacional, especialmente después del secuestro de Jefferson Murillo, delegado del Registrador Nacional, y Blyderson Arboleda Montañez. Este incidente demuestra los desafíos en términos de seguridad y pone en evidencia una crisis humanitaria que sigue intensificándose.

La situación del Chocó ha alcanzado niveles críticos. La violencia y la crisis humanitaria se ha extendido a otras comunidades vulnerables como Juradó, Bahía Solano, Nuquí, Nóvita, Sipí, Medio San Juan, Alto Baudó y Medio Baudó.

Por esta razón, la Defensoría del Pueblo ha levantado la voz. La institución resaltó los alarmantes casos de confinamiento forzado en varias comunidades y exigió medidas inmediatas por parte de las autoridades nacionales, departamentales y locales.

Un panorama crítico

Según las cifras más recientes de la Defensoría del Pueblo, en 2023, el Chocó fue el departamento con mayor número de confinamientos forzados. La región aportó casi el 79% de las víctimas en el territorio nacional. Esta alarmante cifra llevó a que el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, emitiera un llamado urgente para proteger los derechos fundamentales de la población afectada.

La violencia y la paralización de servicios esenciales, además de representar una amenaza directa para la seguridad de los chocoanos, explican la desesperación que paulatinamente se arraiga en la comunidad.

En diciembre los habitantes de Nuquí, Juradó y Bahía Solano fueron víctimas de una ola de violencia nunca vista. El 12 de diciembre en Bahía Solano, un grupo armado abandonó un cuerpo en el centro de la ciudad. Al día siguiente, las autoridades hallaron otro cadáver en Nuquí, específicamente, en la zona costera que conduce al corregimiento de Tribugá. Poco después, hombres encapuchados secuestraron a un lanchero en la ruta de Juradó a Bahía Solano. Por desgracia, días después, las autoridades confirmaron su asesinato.

De acuerdo con la Policía Nacional, en el 2023, hubo 143 homicidios en el Chocó. La violencia y la paralización de servicios esenciales, además de representar una amenaza directa para la seguridad de los chocoanos, explican la desesperación que paulatinamente se arraiga en la comunidad.

Foto: Defensoría - En 2023 el Chocó fue la región con mayor incidencia de confinamientos y representó aproximadamente el 79 % del total del país.

Puede Leer: La situación en Chocó: un conflicto sin fin

La punta del iceberg  

La incapacidad de los lancheros para garantizar la seguridad de sus operaciones pone en evidencia la magnitud del caos reinante y la ausencia de condiciones básicas para las comunidades más violentadas por los grupos armados. Lamentablemente esta es la vida cotidiana de muchas familias en el departamento del Chocó.

Históricamente, el Chocó ha luchado contra la pobreza y la escasez de oportunidades laborales y educativas. Por este motivo, muchos jóvenes se han sentido atraídos por las organizaciones criminales. La violencia, el sicariato y el tráfico de drogas, poco a poco, se han convertido en alternativas llamativas en un entorno tan desafiante.

El secuestro del registrador es el ejemplo perfecto. Aunque la hipótesis principal sugiere que el crimen fue perpetuado por un grupo delincuencial, responsables de extorsiones, quema de vehículos y homicidios selectivos, lo que verdaderamente deseaban era entregar al funcionario a otro grupo armado local.

La situación se vuelve más compleja cuando sale a la luz la conexión entre diferentes grupos armados. De esta manera, la respuesta del Estado se vuelve difusa y aparecen desafíos adicionales para abordar la complejidad del conflicto que azota al departamento. En pocas palabras, es posible afirmar que la colaboración entre grupos armados con agendas diversas va más allá de las afiliaciones ideológicas.

la paz no solo es la ausencia de conflicto, sino la presencia de la justicia, derechos fundamentales y oportunidades laborales. El bienestar de la comunidad depende de acciones concretas que promuevan el desarrollo social, económico y político.

Por otro lado, las autoridades ofrecieron una recompensa de hasta 30 millones de pesos por información sobre los responsables. Tras realizar un consejo de seguridad, la gobernadora informó sobre las operaciones en marcha y destacó la dificultad de obtener resultados concretos.

Un llamado a la paz

El secuestro del registrador no puede considerarse un hecho aislado.

Según la Policía Nacional, en el 2023 se presentaron cinco casos similares. Este problema es el reflejo de una crisis que involucra factores sociales, económicos y políticos. Por eso se necesita una respuesta coordinada que aborde las raíces de la violencia, brinde oportunidades a la juventud y desmantele las redes criminales que dominan la región.

En medio de tantos desafíos, hay que recordar que la paz no solo es la ausencia de conflicto, sino la presencia de la justicia, derechos fundamentales y oportunidades laborales. El bienestar de la comunidad depende de acciones concretas que promuevan el desarrollo social, económico y político. A través de la paz, podremos aspirar a un futuro donde el Chocó pueda vivir sin miedo gracias a la reconciliación.

La situación del Chocó nos invita a reflexionar sobre la necesidad de políticas públicas que aborden la violencia y la inseguridad desde un enfoque holístico. Superar esta crisis requerirá un compromiso sostenido con el desarrollo social, económico y político, así como medidas efectivas para restaurar la confianza en las instituciones gubernamentales.

La resiliencia y el bienestar de la población local dependen de acciones rápidas y decididas para superar los desafíos multifacéticos que enfrentan actualmente.

Lea en Razón Pública: Chocó en paro: una región atrapada en el conflicto

Acerca del autor

Freddy Abadia

*Abogado, Personero Municipal, magíster en Gerencia y Prácticas del Desarrollo.

0 comentarios

Freddy Abadia

Escrito por:

Freddy Abadia

*Abogado, Personero Municipal, magíster en Gerencia y Prácticas del Desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Conflicto, Drogas y Paz

Petro y su optimismo: ¿en qué está fallando la Paz Total?

carlo nasi electoral paz humberto dela calle
Conflicto, Drogas y Paz

¿Crisis en las negociaciones de paz?

Conflicto, Drogas y Paz

La paz con el Clan del Golfo: ¿para dónde va el proceso?

Sicoactivas
Conflicto, Drogas y Paz

El lenguaje sobre la coca y las sustancias psicoactivas

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.