Colombia y Venezuela: Entre encuentros y desencuentros - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Colombia y Venezuela: Entre encuentros y desencuentros

Colombia y Venezuela: Entre encuentros y desencuentros

Escrito por Hugo Ramírez
hugo ramirez

hugo ramirezLa expansión del conflicto colombiano y el choque de dos presidencialismos de ideologías opuestas son los factores que están detrás de la actual crisis. Un análisis sucinto y esclarecedor de por qué se ha llegado a donde estamos.

Hugo Ramírez*

En múltiples ocasiones y a lo largo de toda nuestra historia, los colombianos y los venezolanos hemos creído ser testigos de la "crisis definitiva" que desembocará en la ruptura real de las relaciones entre los dos países. Desde la delimitación fronteriza y los problemas de reconocimiento del Uti possidetis iure de 1830, pasando por el incidente de la Corbeta Caldas el 9 de agosto de 1987, la relación colombo-venezolana se ha construido en una serie de encuentros y desencuentros entre los dos países.

Sin embargo existen dos elementos nuevos que han agravado las crisis entre los gobiernos y que cada vez más dificultan la búsqueda de soluciones conjuntas para los problemas que afectan la estrecha relación que Venezuela y Colombia deben mantener por cuenta de los 2.219 km de frontera que comparten, de las poblaciones que allí habitan y de las interdependencias que las dos naciones han creado a lo largo de su historia.

La exportación del conflicto colombiano

El primer elemento tiene origen en Colombia y es lo que Daniel Pécaut denomina un conflicto cada vez más desterritorializado"[1]. Esta situación ha agravado los problemas con nuestros vecinos, en tanto que un conjunto bastante diverso de actores ilegales colombianos se ha aprovechado de las zonas de frontera para escudarse de la legalidad. Hechos como el de 1995, cuando se produjo un ataque del ELN en Cararabo (estado de Apure), en la frontera colombo-venezolana, u otros más recientes como el bombardeo al campamento de Raúl Reyes por parte del Ejército colombiano en territorio ecuatoriano, son argumentos válidos para los vecinos a la hora de mostrar su inconformidad con las dinámicas fronterizas. 

Paradójicamente, al estrechar los lazos con Estados Unidos bajo la figura de una alianza estratégica en la lucha contra el narcotráfico, desde Colombia se ha venido profundizando la desconfianza de los vecinos sobre las acciones provenientes de nuestro territorio. Los argumentos expresados en la reunión de los presidentes de UNASUR dan fe de esta situación.  

Dos presidencialismos y dos ideologías.

El segundo factor que ha llevado a agravar las crisis consiste en el marcado presidencialismo de las dos naciones y en las diferencias irreconciliables entre sus proyectos políticos.

Aunque en momentos de calma el presidencialismo y la discrecionalidad en el manejo de las relaciones exteriores permitieron que Chávez y Uribe suscribieran algunos acuerdos importantes, hoy es precisamente esta particularidad la que hace que las tensiones sean tan intensas y que hayamos llegado a la "congelación de relaciones".

En últimas, estamos ante la confrontación entre dos proyectos políticos claramente antagónicos y ante la falta de instituciones binacionales que sean independientes de los altibajos en la relación y que permitan mantener el diálogo sobre soluciones conjuntas a problemas conjuntos. En el caso de la frontera entre Colombia y Venezuela, las actuaciones unilaterales, en lugar de remediar los problemas, acabarán por profundizar los flujos ilegales en la región.

En este sentido, a la hora de buscarles salidas a los problemas que afectan a los dos países será preciso reconocer que la relación colombo-venezolana es una relación politizada y que hoy se está articulando en la dinámica de amigo-enemigo.

La frontera que comparten Colombia y Venezuela, y en particular los pasos fronterizos de Norte de Santander – Táchira y el de Paraguachón en la Guajira, se han convertido en nichos donde se expresan y donde más se padecen los efectos de la tensión política entre ambos gobiernos. Este estado de cosas es un reflejo fiel de la manera como los dos países perciben sus fronteras, pues como dice la profesora Socorro Ramírez:

Todavía predomina esa concepción decimonónica que sigue viendo la línea pero que no alcanza a ver las zonas fronterizas con las interacciones que generan las poblaciones, los ecosistemas, las cuales podrían generar un aprovechamiento mutuo de oportunidades. Todavía sigue primando, en la mente de varios de los sectores encargados del manejo de las relaciones colombo-venezolanas, la idea de un juego de suma cero, en donde cualquier relación binacional es vista como ganancia o pérdida absoluta de uno u otro lado"[2].

La manera como se están enfrentando los graves incidentes registrados en la frontera en realidad no permite atender al incidente ni resolver los problemas reales entre los dos países. Las restricciones al comercio y más aún los cierres de los pasos fronterizos se limitan a reafirmar los imaginarios infundados y corresponden a decisiones centrales que desconocen -consciente o inconscientemente- las proximidades entre las dos naciones.

Leer artículo La encrucijada colombo-venezolana

* Politólogo, Joven Investigador del Observatorio de Venezuela, Centro de Estudios Políticos e Internacionales (CEPI) Universidad del Rosario. Profesor auxiliar en el curso de Política y Sociedad de la Facultad de Ciencia Política y Gobierno, y Profesor auxiliar en el curso de Perspectivas de Venezuela de la Facultad de Relaciones Internacionales de la misma Universidad.

 

Notas de pie de página


[1] Pécaut, Daniel (2004). "Conflicto sin Frontera". En: Ahumada, Consuelo & Telma Angarita (2004). Conflicto y fronteras en la región andina. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.

[2] Ramírez, Socorro (2008). "De la línea limítrofe a la vecindad sin límites". En: Ramos, Francesca & Andrés Otálvaro (Ed. Académicos.) (2008). Vecindad sin Límites. Bogotá: Editorial Universidad del Rosario.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

CONOCE NUESTRO LIBRO

La guerra más larga del mundo y la historia no contada de un país en construcción