Venezuela en su hora 25 - Razón Pública
Inicio TemasInternacional Venezuela en su hora 25

Venezuela en su hora 25

Escrito por Hugo Ramírez

Hugo Eduardo Ramírez ArcosSi quiere sacar adelante su proyecto político, Chávez necesitaría haber consolidado hoy sus mayorías en la Asamblea Legislativa. Pero la oposición ya no es la misma que se abstuvo en 2005.

Hugo Eduardo Ramírez Arcos*

Hablar poco, hablar mucho

De las elecciones parlamentarias en Venezuela se ha hablado mucho, y se ha hablado poco.

Mucho, alrededor de las estratagemas de ambas partes para conquistar el electorado, o para desconocer los resultados del adversario. No deja de ser interesante la forma como  el llamado a un proceso electoral, práctica común en todo sistema democrático, ha llevado a que distintos sectores -afines u opositores al gobierno del presidente Chávez- saquen a la luz sus miedos, busquen reafirmar sus preconceptos y no pierdan la oportunidad de reafirmar los triunfos del sector al que apoyan, vaticinando la desaparición de su adversario.

Poco, de las reformas electorales desde una perspectiva técnica, de la composición de la Asamblea y del por qué de la ausencia de la oposición dentro de la misma. Se habla más de fraudes, estratagemas y confrontaciones, que de los significados que puede tener este proceso electoral.

Aunque fue escrito antes de conocer el desarrollo y los resultados de las votaciones, este artículo examina algunos de los aspectos principales del evento y de sus significados en el plano interno y externo.

El evento

Este domingo 26 de septiembre, doce mil centros de votación esperaron a los 17 millones de personas que pudieron participar en la elección de 165 diputados de la Asamblea Nacional y doce representantes al Parlamento Latinoamericano. Dada la importancia de los temas a decidir, y con el propósito de que nadie se quedara sin acudir a las urnas, el horario de las elecciones se extendió de 6 am a 6 pm. Doce horas, dos más que las 10 acostumbradas.

El gobierno puso en marcha el "Plan República", para darles seguridad a electores y candidatos, con la presencia del Ejército Nacional en cada uno de los puestos de votación. El Consejo Nacional Electoral, los representantes de las distintas organizaciones políticas, y veedores acreditados, organizaron un filtro de 16 auditorías, contando la del domingo, para darle al proceso electoral las garantías necesarias. Tanto el gobierno como la oposición invitaron a sus electores a concurrir a las urnas, asegurándoles que el voto sería secreto y seguro.

Bajo la lupa

Los comicios del 26 de septiembre fueron la décima quinta elección democrática en Venezuela desde 1999, cuando el presidente Chávez llegó al poder. Es necesario señalar  este hecho porque, aunque las elecciones democráticas en ese país datan de 1958, sólo con la llegada del presidente Chávez y de su proyecto político tales eventos empezaron a estar en la mira de sectores nacionales e internacionales. ¿Fueron los gobiernos de Jaime Lusinchi, Carlos Andrés Pérez, o Rafael Caldera objeto del mismo control? ¿Saben muchos colombianos quiénes fueron esos gobernantes?En Colombia tenemos hoy un renovado interés por los asuntos venezolanos. Si antes se ignoraba a nuestro principal vecino y socio comercial en la región, hoy está en constante observación.

Una Asamblea gobiernista

En el último período de la Asamblea (2005-2010) el presidente Chávez gobernó con una Asamblea "roja, rojita" que le permitió adelantar importantes reformas por vía legislativa y que no presentó una oposición significativa a sus proyectos. De los diputados, 139 pertenecían al "Partido Socialista Unido de Venezuela" (PSUV), seis a "Podemos", cinco a "Patria Para Todos", cinco al "Frente Humanista", tres al "Partido Comunista de Venezuela", dos al "Nuevo Camino Revolucionario" y siete provenían de otros movimientos políticos.

Esta cómoda situación para el gobierno no se debe interpretar como producto de alguna desviación del sistema político. Responde apenas a la fallida estrategia de la oposición venezolana de boicotear las elecciones del 2005, retirándose a último momento de la contienda, situación que terminó por dejar todas las curules en manos del oficialismo.

Desde el primer momento la oposición se dio cuenta de las consecuencias que tuvo su decisión, por lo cual para estas nuevas elecciones, según Humberto Castillo, rector suplente del Concejo Nacional Electoral (CNE), las proyecciones de participación rondaron alrededor del 70 por ciento.

Gobierno, oposición

Aunque con fluctuaciones, el apoyo electoral al gobierno ha sido una constante en los últimos doce años. Esta vez tuvo que enfrentar cuatro grandes retos:

  • Las denuncias desde Colombia que señalaban a Venezuela como "santuario de terroristas";
  • Los múltiples problemas de abastecimiento de agua y cortes de electricidad;
  • Las fluctuaciones en los precios del petróleo; y
  • La violencia que se tomó las calles de las ciudades más importantes del país.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) es el colectivo opositor que se presentó en estas elecciones contra el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), representante del oficialismo. No se debe interpretar como un cambio estructural un hecho lógico, como será que al presentar sus candidatos (a diferencia de las elecciones del 2005 cuando se retiró del debate), la oposición conseguirá curules en la Asamblea convirtiéndose en un contrapeso dentro del organismo. La oposición en la Asamblea saliente estaba integrada por antiguos aliados del chavismo, como Patria Para Todos.

El nuevo régimen electoral

En su artículo 186, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela contempla que la Asamblea Nacional, único órgano del poder legislativo "estará integrada por diputados y diputadas elegidos o elegidas en cada entidad federal por votación universal, directa, personalizada y secreta con representación proporcional, según una base poblacional del uno coma uno por ciento de la población total del país. Cada entidad federal elegirá, además, tres diputados o diputadas. Los pueblos indígenas de la República Bolivariana de Venezuela elegirán tres diputados o diputadas de acuerdo con lo establecido en la ley electoral, respetando sus tradiciones y costumbres".

La particularidad de los comicios residió en que, como explica Ignacio Ramonet…

"…El 60 por ciento de los escaños se reparten de modo nominal, y el 40 por ciento restante de modo proporcional. La lista que obtenga más del 50 por ciento de los votos recibirá el 75 por ciento de los escaños reservados al escrutinio proporcional. Esto último es importante pues la Constitución prevé que las leyes orgánicas deben ser votadas por los dos tercios de los diputados, y las leyes que habilitan al Presidente a legislar por decreto, por las tres quintas partes de los legisladores. En otras palabras: le bastaría a la oposición con obtener 56 escaños (sobre 165) para impedir la adopción de leyes orgánicas, y 67 escaños para imposibilitar la aprobación de leyes habilitantes, cuando, hasta ahora, las principales reformas han podido realizarse gracias precisamente a leyes habilitantes"[1].

En el actual panorama político venezolano estas reglas de juego tienen un trasfondo político significativo. Beatriz Franco Cuervo, profesora de la Universidad del Rosario y miembro fundador del Observatorio de Procesos Electorales (OPE), explica que la participación en Venezuela se da actualmente a través del principio mayoritario, el cual ha venido en aumento. Dicha condición se había mantenido hasta ahora como una constante, con una escala de 60-40 (de circunscripciones uninominales y plurinominales), instaurada en los años treinta e inspirada en el modelo alemán (de 50-50). En un país de reformas estructurales, esta condición era algo que hasta ahora se había mantenido como una constante.

La nueva reforma da pie a un sistema de mayorías que necesariamente limita el ejercicio democrático a la disputa entre dos partidos fuertes, y no da cabida a movimientos políticos emergentes. Sistemas similares operan en países como Estados Unidos e Inglaterra, donde el principio rector es el mayoritario.

¿La ley del embudo?

Algunos críticos de los cambios electorales que se introdujeron en estas elecciones, plantearon dos puntos para la discusión:

  • Uno, el hecho de que las circunscripciones electorales dividieron los espacios en los que la oposición contaba con un mayor capital político. Por ejemplo, según Luis Vicente León, de la firma encuestadora DATANÁLISIS, se necesitarán 20 mil votos para elegir a un diputado en el estado de Amazonas (donde el PSUV tradicionalmente ha salido ganador), y 400 mil para elegir a uno en el Zulia (tradicional bastión de la oposición).
  • Dos, el hecho de que el equilibrio de la Asamblea Nacional no dependerá de la votación total que consigan el gobierno o la oposición, sino de la ubicación geográfica y regional de esos votos.

La tensión pre-electoral

Como en anteriores procesos electorales, la figura del presidente Chávez fue la protagonista. En su lenguaje acostumbrado reiteró en múltiples ocasiones y escenarios que una victoria sería necesaria para continuar con su proyecto político. El Presidente acompañó de cerca a los candidatos, visitó las regiones y estuvo al frente de la compleja red de organizaciones populares conformadas por el PSUV para captar la mayor cantidad posible de votos.

La extrema polarización que se vivió en estas elecciones no es un fenómeno extraño a los procesos políticos venezolanos. En esta ocasión, Cilia Flores, dirigente del PSUV, denunció que "la oposición se está preparando para cantar fraude. Están preparando una agenda paralela para los observadores electorales internacionales, con entrevistas con presos políticos. Acompañamos en este sentido el llamado del CNE para que atiendan su función específica. No se pueden pasar de allí. Estaremos atentos a cualquier intento. No aceptaremos injerencia de parte de ellos. Estaremos pendientes de esta situación"[2].

La idea de que el proceso electoral fuera declarado ilegítimo preocupó a los sectores de la oposición. En medio de esta incertidumbre el presidente Chávez comentó: "Como jefe del Estado que soy, debo hacer un llamado a todas las fuerzas políticas, empezando por las mías, sobre las cuales no tengo ninguna duda, de que reconoceremos los resultados de las elecciones"[3].

¿Qué está en juego?

Ante la pregunta de por qué son tan importantes las elecciones en Venezuela, la opinión de James Petras refleja el sentimiento general de los seguidores del proyecto de Chávez: "Porque Venezuela es la base para todo el avance social e integracionista en América Latina. Si Venezuela sufre algún revés, eso va a afectar no solamente a Venezuela sino a todas las fuerzas sociales en América Latina, el Caribe y Centro América"[4].

Si se tienen en cuenta las elecciones presidenciales del 3 de octubre en Brasil, los comicios de Venezuela reflejan parte de la disputa ideológica que se adelanta en el continente. Los gobiernos están cambiando y con ellos la ideología que defendían. La derecha está presente en Chile, Colombia, Costa Rica, Honduras, México, Panamá y Perú. Cada contrapeso que se le haga será significativo con el transcurso de los días.

El diario Tal Cual, dirigido por Teodoro Petkoff, deja abierta la pregunta sobre los resultados de esta elección, que puede suponer o la "agravación de sus rasgos autoritarios y totalitarios, o [la] posibilidad de apertura democrática y pluralista"[5].

Sólo el rumbo que tomen los acontecimientos permitirá identificar por cuál de los dos caminos se inclinó la balanza de la democracia venezolana. No sobra anotar, sin embargo, que el actual desbalance del sistema fue más producto de una oposición que no logró consolidar un proyecto político lo suficientemente sólido para enfrentar al oficialismo. El gobierno buscará consolidar cambios estructurales en el país y no dejará de aprovechar todos los espacios que se le permitan.

* Politólogo, Joven Investigador del Observatorio de Venezuela, Centro de Estudios Políticos e Internacionales (CEPI) Universidad del Rosario. Profesor auxiliar en el curso de Política y Sociedad de la Facultad de Ciencia Política y Gobierno, y Profesor auxiliar en el curso de Perspectivas de Venezuela de la Facultad de Relaciones Internacionales de la misma Universidad. 

Notas de pie de página


[1] Ramonet, Ignacio (2010). "La batalla Venezuela". En: Le Monde Diplomatique – Edición Española. Septiembre 2010. Numero 179.

[2] Díaz, Sara Carolina (2010). "PSUV estará pendiente de actuación de observadores". En: Periódico El Universal.  Martes 21 de septiembre. En línea: http://www.eluniversal.com/2010/09/21/pol_art_psuv-estara-pendient_2045045.shtml

[3] AFP (2010). "Oposición venezolana llama a votar en legislativas del domingo". En: Periódico El nuevo día. Lunes 20 de septiembre. En línea:

http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/inicio/archivo/32893-oposicion-venezolana-llama-a-votar-en-legislativas-del-domingo.html

[4] Petras, James (2010) (Entrevista de Efraín Chury Iribarne). "Petras: Las elecciones en Venezuela tienen una importancia histórica para nuestro continente". En: Ultimas noticias. Lunes 16 de agosto. En línea

[5] Tal Cual (2010). "Correlación de fuerzas". En: Periódico Tal Cual. Lunes 20 de septiembre. En línea: 

http://www.talcualdigital.com/Avances/Viewer.aspx?id=40871&secid=44

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies