El peso de las palabras en la campaña por Bogotá - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno El peso de las palabras en la campaña por Bogotá

El peso de las palabras en la campaña por Bogotá

Escrito por María Fernanda González
El Alcalde electo de Bogotá, Enrique Peñalosa.

El Alcalde electo de Bogotá, Enrique Peñalosa.

María Fernanda González ¿Cómo logró Enrique Peñalosa ganar el voto de los bogotanos? ¿De qué hablaron, de qué les preguntaron, qué ofrecieron, en qué se distinguieron y qué dijeron los distintos candidatos?    

María Fernanda González*

Programas y discursos

El regreso de Enrique Peñalosa al Palacio Liévano en Bogotá podría leerse como una victoria de la responsabilidad, de la experiencia, de la confianza y de la legitimidad.

Las duras peleas que casó su antecesor Gustavo Petro, la excesiva ideologización del Distrito y los serios problemas de Bogotá en materias de seguridad y movilidad, parecerían haber movido la balanza hacia un candidato caracterizado por su desdibujado  perfil ideológico, pero visto por muchos como idóneo para “salvar” a la ciudad.

¿Cómo sedujo Peñalosa a los bogotanos? ¿Influyeron su programa y sus palabras durante la campaña?

En el discurso de Santos primó el registro del miedo

Un análisis de los programas de gobierno y de las intervenciones de los candidatos en las elecciones del pasado 23 de octubre muestra que la prepuesta de gobierno de cada uno no necesariamente se plasmó en sus respectivos discursos o “narrativas” de campaña.

Un conteo riguroso

El ejercicio estadístico que desemboca en el gráfico siguiente nos permite medir las lejanías y cercanías del vocabulario que emplearon los candidatos. El material  analizado incluyó los programas de campaña y un conjunto de entrevistas de televisión, radio, prensa y comunicados de sus páginas web.

En este gráfico encontramos dos tipos de vocabulario: por una parte, el de los programas (lado derecho) y, por la otra, el de las intervenciones durante la campaña (lado izquierdo). En el lado derecho se sitúan los cuatro programas (que en el grafico se llaman Santospro, Peñalosapro, Pardopro y Lopezpro).

El grafico nos indica que los programas de López y Pardo fueron los más cercanos entre sí, y los programas más opuestos fueron los de López y Santos. Por otra parte se ve que las intervenciones siguen la misma lógica de los programas: el vocabulario menos coincidente se da entre los polos opuestos ideológicos- la derecha de Santos y la izquierda de López-.  Así mismo podemos observar que Peñalosa, tanto en el programa como en las intervenciones, se sitúa en medio de los polos opuestos (Santos y López).

El gráfico también permite inferir que quien tuvo mayor sintonía entre programa y discurso –entre la plataforma que inscribió y sus palabras para el público- fue Rafael Pardo.

¿Qué dijeron los candidatos durante la campaña? ¿Por qué decimos que Santos y López son opuestos? ¿Qué palabras caracterizan las intervenciones de Peñalosa?

Santos por la seguridad

El programa de Francisco Santos fue el más documentado. Este texto  contiene  cifras detalladas sobre los principales problemas de la ciudad: el rezago en kilómetros  de las troncales construidas de Transmilenio, la débil coordinación entre el Distrito y la Policía, la escasez de policías, la falta de información estadística sobre criminalidad y un precario sistema judicial, fueron algunos de sus argumentos principales.  

El programa de Santos resaltó el mal rumbo de la ciudad bajo las últimas administraciones y anunció como metas principales la lucha contra la corrupción y el regreso de la inversión extranjera.

¿Por qué no convenció a los bogotanos? Su adaptación “local” de la seguridad democrática y la utilización exclusiva de Uribe como bandera no resultaron muy creíbles para la masa votante. Pero además las palabras de “Pacho alcalde” expresaron un registro más cercano al ámbito nacional que a lo puramente local, lo cual sigue el camino de su jefe ideológico.

En el discurso de Santos primó el registro del miedo: corrupción, narcotráfico,  terrorismo fueron palabras que este candidato magnificó en sus intervenciones:

La paz de Clara

Clara López durante su campaña a la alcaldía.
Clara López durante su campaña a la alcaldía.
Foto: Prensa Clara López

El programa de Clara López se concentró en la paz, el posconflicto y el desarrollo de los acuerdos de La Habana. Conceptos como el “espacio público”, la “construcción social del territorio”, la “construcción de paz y reconciliación” fueron centrales en su propuesta de gobierno.  

López le apostó a consolidar una cultura de paz, al respeto de los derechos humanos y a consolidar el proceso  de inclusión social. En sus propuestas rechazó “las pretensiones privatistas” y abanderó el ascenso de los más desfavorecidos hacia la clase media.

El estudio estadístico de sus intervenciones muestra que las preguntas de los entrevistadores se concentraron sobre los cargos de corrupción bajo Samuel Moreno, las dificultades de la alcaldía saliente, el carácter de Gustavo Petro y la relación del Polo Democrático con el carrusel de la contratación. López dejó de lado sus propuestas programáticas y se refirió sobre todo a estos asuntos. Es importante notar  que ningún otro partido fue mencionado en las otras entrevistas, y que este tipo de preguntas se  dirigieron de manera exclusiva al Polo Democrático.

El gráfico muestra que las palabras corrupción y Petro fueron mencionadas de manera preponderante por López y Santos. La primera para defenderse y el segundo para atacar.

López tuvo que defenderse de las acusaciones de corrupción, de Samuel Moreno, del carrusel de la contratación y de su cercanía con un alcalde poco conciliador, en detrimento de sus propuestas de campaña.

Un político gerencial

El candidato por el partido liberal, Rafael Pardo.
El candidato por el partido liberal, Rafael Pardo.
Foto: Prensa Rafael Pardo

Como ya dije el programa de Pardo y sus intervenciones fueron los más cercanos al discurso de López. Por eso la reiteración en su campaña de los temas sociales, como el acceso a servicios básicos (salud, educación), la erradicación de la miseria y mayores oportunidades para el empleo.

A diferencia de los otros candidatos, el programa de Pardo planteó varios proyectos cercanos a los del gobierno nacional. Insistió en adoptar nuevas estrategias, como el impulso al teletrabajo (trabajo en el hogar), a las tecnologías de la información y la comunicación o la enseñanza del bilingüismo.

Pardo aseguró que no aumentaría los impuestos para financiar el metro ni cambiaría “las prioridades” del gasto público y trabajaría por una sociedad más organizada. Reiteró la necesidad de establecer reglas claras para que la ciudad pueda seguir adelante.

Pese a su cercanía programática de López, Pardo criticó duramente a la Bogotá Humana. Repitió muchas veces que “Bogotá fue una de las tres ciudades del país donde aumentó la pobreza extrema” y que los jóvenes han sido los más afectados.

A diferencia de los otros candidatos, el programa de Pardo planteó varios proyectos cercanos a los del gobierno nacional.

El discurso de Pardo subrayó el no aumento de impuestos, la construcción del metro, una distribución más igualitaria de las oportunidades y la lucha contra la miseria. Su apuesta por no polarizar el debate entre derecha e izquierda y su cercanía al eje social de la  administración Petro habrían pesado negativamente en la votación, más allá del acento gerencial que caracterizó su campaña.

El discurso menos político

De todos los candidatos, Enrique Peñalosa fue quien menos asistió a los debates y a las entrevistas de los medios.

Su programa se concentró en lo local y en la calidad de vida de los bogotanos. El análisis cuantitativo así lo muestra. Las palabras más frecuentes en su campaña fueron: ciudadanos, peatones, ciclistas, jóvenes, adultos y niños.

Si para Santos la principal consigna fue criticar a la izquierda, para Peñalosa fue la recuperación de Bogotá.

Su programa proyecta una ciudad con buen vivir: grandes parques, actividades deportivas, mejorías en la infraestructura peatonal, ampliación de las ciclorutas, recuperación del río Bogotá y creación de caminos ecológicos para que todos disfrutemos la ciudad, entre otros.

Peñalosa, como Santos y Pardo, le da una importancia capital a la participación del sector privado. En educación le apuesta a convertir a Bogotá en una ciudadela universitaria y a ampliar los cupos de la educación superior. También propone, como López y Pardo, trabajar la inseguridad mediante la prevención y la coordinación con la justicia.

En materia de movilidad Peñalosa planteó un transporte “más seguro, más rápido y más cómodo”. En sus intervenciones mostró muchas inquietudes acerca de la financiación del metro pero dejó consignado en su programa que la primera línea sería construida durante su mandato.

El grafico siguiente me permite afirmar que, aunque Peñalosa intervino poco en entrevistas y debates, a diferencia de sus contrincantes pudo responder cuando le preguntaron sobre múltiples temas: urbanismo, movilidad, inseguridad,  Metro, ciclorutas y transmilenio. 

Su imagen de urbanista internacional pesó más que los discursos de igualdad de López y Pardo o el registro del miedo de Santos. Sin duda, el gran desafío de Peñalosa será enriquecer el programa “Recuperemos Bogotá” con las banderas de la seguridad, el posconflicto y la buena gerencia, principales elementos de sus adversarios.

Bogotá recibe hoy a un nuevo alcalde más cercano a la tecnocracia que a la política y que llega precedido por el mito del “gran salvador”. Veremos si discurso y acciones se unen al final de su mandato.

 

* Profesora invitada Universidad Nacional. Institut des Amériques. Recopilación y sistematización: Maicol Andrés Quiroga, Camilo Bobadilla, Sergio Chica, Juan Guillermo Silva, Sergio Alonso Castaño, Erika Ortiz, Jhon Jairo Montoya, Julieth Lorena Vallejo, Daniela Melo, Stefany López, Paula Andrea Carreño, Jairo Esguerra, Mauricio Ríos y Elizabeth Valoyes.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies