La población afro en Cartagena, el turismo y la pandemia - Razón Pública
Inicio TemasArte y Cultura La población afro en Cartagena, el turismo y la pandemia

La población afro en Cartagena, el turismo y la pandemia

Escrito por Luis Cassiani
luis-cassiani

Los aislamientos y las cuarentenas han afectado de forma diferenciada a las comunidades afro del Caribe que viven del turismo. Estas son unas posibles soluciones a la crisis que sufren estas comunidades.

Luis Cassiani*

Cartagena y la pandemia

Cartagena, por ser una ciudad turística, se vio particularmente afectada por las cuarentenas. Según la Cámara de Comercio de la ciudad, muchos establecimientos se fueron a la quiebra. Con ellos se perdieron 9 597 empleos formales durante 2020 apenas en alojamiento y servicios de comida.

Esta situación empeora para quienes vivimos del rebusque, en su mayoría población afrodescendiente y palenquera que reside en la periferia de la ciudad en condiciones de extrema pobreza.

Estas comunidades se han dedicado a la venta de dulces y frutas, o a ser carperos, músicos, serenateros, raperos, breakdancers, masajistas, cevicheros y playeros. En definitiva, trabajos que dependen del turismo.

Entre las comunidades que se vieron más afectadas por los cierres estrictos resaltan La Boquilla, Manzanillo y zonas insulares como Tierra Bomba y Bocachica que son destinos turísticos por el pescao’ frito con patacón y por su paisaje.

El turismo y el aislamiento

La población afro está pasando hambre desde que fueron impuestas las medidas de aislamiento. La ayuda humanitaria que ha distribuido la administración distrital no ha sido suficiente, pues se les olvida que nuestras viviendas son multifamiliares.

En especial han sufrido quienes se alimentan del turismo y las actividades culturales.

A esta situación precaria, se suma que el gobierno nos exige seguir los protocolos de bioseguridad sin tener en cuenta lo que eso implica para estas comunidades. El constante lavado de manos, por ejemplo, no es una posibilidad pues no podemos darnos el lujo de encarecer el recibo del agua. Otras comunidades ni siquiera tienen acceso a agua potable.

La población afro está pasando hambre desde que fueron impuestas las medidas de aislamiento

Así que, ¿cómo esperaba el gobierno que sobreviviéramos esta pandemia sin ahorros y quedándonos sentados en casa?

Muchos de los que vivían del día a día del turismo se vieron forzados a salir de casa. Muchos son personas mayores con comorbilidades y la mayoría son mujeres que, por llevar siempre una ponchera o porcelana en la cabeza tienen problemas en la columna y en la rodilla. A pesar de las restricciones, estas mujeres salieron a vender yuca, plátano, enseres, dulces y casi siempre, regresaron con muchos productos sin vender.

La ausencia del gobierno

En esos momentos yo me preguntaba ¿dónde están la superestructura turística y los entes de control?; ¿quién protege a los trabajadores informales que viven del turismo y la cultura?; ¿quién vela por su bienestar en medio de tantos abusos disfrazados de “situación actual”?

Mientras muchos podían teletrabajar, miles de colombianas y colombianos tuvieron que salir de sus casas, aunque corrieran el riesgo de contagiarse y contagiar a los suyos sin tener garantías.

Yo me sentía desesperanzado, pues además de ser un joven palenquero que vive en la periferia, cuando empezó la pandemia me acababa de graduar de administración turística. Empecé a dar clases privadas y personalizadas de inglés y francés, también hice algunas traducciones no oficiales, portafolios de servicios y abstracts de investigación.

El constante lavado de manos, por ejemplo, no es una posibilidad pues no podemos darnos el lujo de encarecer el recibo del agua

Sin embargo, el sector turístico y cultural empezó a virtualizarse.

Algunas guías de turismo crearon rutas y recorridos turísticos virtuales, los vendedores de artesanías comenzaron a abrir tiendas virtuales y el gremio de la restauración comenzó a ofrecer domicilios.

Esta no fue la misma historia para todas las personas, pues algunas vendedoras de frutas, cevicheros y masajistas volvieron a las playas de Cartagena. Otras se quedaron vendiendo hortalizas, verduras y frutas en las calles del sur de la ciudad.

Posibles medidas

Nos encontramos con una situación crítica cuyos retos exigían soluciones visibles como:

  1. Dar prioridad a la vacunación de prestadores de servicios turísticos formales e informales de la ciudad y la zona insular, que incluye a masajistas, carperos, cevicheros y vendedoras de dulces y frutas.
  2. Certificar a nuestros prestadores de servicios turísticos informales e incluirlos en la academia con el propósito de que conozcan el sistema, y así formalizar sus negocios.
  3. Llevar a cabo charlas, foros y conferencias en los colegios sobre el turismo para que las comunidades periféricas e insulares vean en el turismo una oportunidad. Es fundamental que se les proporcionen herramientas para que Cartagena sea un destino turístico con una agenda sostenible. Además, es importante que las comunidades étnicas y periféricas puedan disfrutar del turismo y que tengan oportunidad de conocer su historia y su propia ciudad con descuentos y difusión de la información.
  4. Crear espacios que permitan nuevos servicios turísticos y culturales, y así aumentar la oferta turística y cultural.
  5. Mejorar el acompañamiento gubernamental a los prestadores de servicios turísticos formales e informales.
  6. Estimular los emprendimientos de jóvenes en el sector turístico y cultural de la ciudad. Las y los jóvenes tenemos mucho por mostrar y aportar a esta industria.
  7. Incluir a los jóvenes y a comunidades étnicas con sus ideas y opiniones a la hora de tomar decisiones.
  8. Fomentar más y de forma constante la inclusión y la equidad étnico-racial, social y de género en el sector turístico y cultural de la ciudad.

Estas son algunas de las posibles soluciones que se podrían llevar a cabo para hacerle frente a los nuevos retos que enfrentamos actualmente. La sostenibilidad económica, cultural y ecológica es crucial para el nuevo turismo, cuyos pilares principales deben ser la inclusión y la equidad social, étnico-racial y de género.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Conoce la galería de obra gráfica de Razón Pública

Podrás adquirir obra gráfica de reconocidos artistas latinoamericanos a un excelente precio y ayudarnos a financiar este maravilloso proyecto periodístico