¿Se nos viene una segunda recesión? - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad ¿Se nos viene una segunda recesión?

¿Se nos viene una segunda recesión?

Escrito por Daniel Niño
Daniel Nio T

Daniel Nio TEl experto analista revela algunas claves para descifrar la compleja relación entre los mercados financieros y la economía mundial. Por ahora todo indica que sin una crisis financiera mayor no tiene por qué repetirse una recesión global. Los bancos están en condiciones mucho más sólidas que en 2008. Pero el factor humano sigue siendo impredecible. 

Daniel Ignacio Niño Tarazona*

Las bolsas no son la economía

0157En esta coyuntura, cuando los bruscos movimientos de las bolsas han recibido intenso cubrimiento por parte de los medios, muchos nos preguntamos si la economía mundial se dirige a un episodio similar a una nueva recesión, es decir, a una caída sostenida en la tasa de crecimiento del producto total.

Es pertinente recordar que los mercados financieros son mucho más grandes que la economía mundial: los cálculos varían, pero su valor estaría entre cuatro y seis veces el tamaño del producto mundial. Normalmente, los mercados financieros se desvalorizan en episodios de volatilidad, no importa si hablamos de los mercados de renta fija (bonos) o de renta variable (acciones) ni si hablamos de males de origen económico o político.

Hechos reales, motivos subjetivos

Habitualmente, los mercados financieros incorporan en sus precios las expectativas acerca del futuro, y por eso se dice que en su valor ya han digerido una amplia información, que han descontado el impacto de las noticias –lo cual es tanto como atribuirles una notable capacidad de predicción.

En realidad sin embargo, los mercados financieros distan de ser perfectos. Si bien es cierto que en la formación de sus precios confluyen muchos factores objetivos, también es indudable que detrás de la mayoría de decisiones hay un ser humano que se mueve con sus temores, su alegría, su pesimismo, su confianza o su optimismo.

Comprar o vender en estos mercados supone por lo tanto una capacidad especial, no solo para digerir información, sino también para comprender y manejar las motivaciones humanas. Hace unas décadas había quienes predecían que la economía sería la reina de las ciencias sociales. Hoy no cabe duda de que la economía y las finanzas hacen tantos esfuerzos para entender y saben tanto o tan poco como la psicología o la sociología sobre los hábitos y decisiones de mercadeo del ser humano. El homo œconomicus sobrevive apenas a los viejos textos clásicos.

Los ciclos económicos no están marcados solo por los auges y caídas objetivas; están influenciados por el exceso de confianza o el exceso de pesimismo. Por ejemplo es famosa la expresión de Alan Greenspan, entonces presidente de la Reserva Federal, cuando aludió a la “exuberancia irracional” para describir la burbuja de complacencia y el bajo riesgo incorporados en los precios de los activos financieros del momento.

Qué está pasando

La pregunta clave en la actualidad es: ¿Qué tan perfectos son los mercados financieros para predecir el futuro? De cómo se conteste esta pregunta depende nuestra capacidad para aprovechar la desvalorización de las bolsas, comprar activos a un mejor precio y aumentar la riqueza personal.

Los mercados financieros no siempre actúan en forma sincronizada es decir, como si fueran uno solo:

  • Sobre la base de la historia, se sabe por ejemplo que un mercado de renta variable que descuenta una recesión se desvaloriza cerca de un 30 por ciento desde su pico.
  • También es normal que, uno o dos años antes de una recesión, el mercado de renta fija adopte una tasa de interés a largo plazo inferior a la de corto o de mediano plazo.

Pero la coyuntura actual es especial, pues en muchos sentidos no tiene antecedentes y ello hace más incierto el mensaje de los mercados:

  • Por una parte las bolsas no han recuperado lo mucho que perdieron en la crisis de 2008.
  • Tampoco han llegado a un pico, aunque han bajado casi un 12 por ciento desde mayo, cuando empezó a anunciarse un segundo rescate para Grecia.
  • Con las tasas de interés de la Reserva Federal a un día casi en 0 por ciento, es imposible que las tasas de interés a 10 años o a 30 años sean inferiores a las tasas de interés a 2 años.

Lo anterior significa que las economías avanzadas no se han recuperado después de la gran recesión de 2008. La economía americana está muy por debajo de su trayectoria histórica y se apresta a confirmar que el escenario más probable es aquel donde no crecerá por encima del 2 por ciento en los próximos 2 ó 3 años.

Luego es factible que el reciente remesón en los mercados nos esté indicando -no tanto la probabilidad de una recesión- sino un ajuste o una incorporación tardía del estancamiento económico americano en los precios del mercado.

Sin crisis financiera no habrá otra gran recesión

La crisis económica del 2008, conocida como la Gran Recesión, tuvo una repercusión mundial porque surgió de una crisis financiera con vínculos globales. Así, 2009 fue el peor año económico desde la Segunda Guerra y la crisis financiera fue la más aguda desde los últimos 78 años.

La crisis comenzó en Estados Unidos. Si bien las hipotecas y los títulos llamados “derivados” se incorporaron a los balances de los bancos americanos, su iliquidez detonó más allá de las fronteras. El alto nivel de endeudamiento o “apalancamiento” de los bancos, la insuficiencia de su capital y sus enormes demandas de liquidez a otros bancos desembocaron, ante la falta de confianza, en una falla sistémica de los mercados monetarios y en la parálisis del crédito. Por tanto, dejó de ser una crisis hipotecaria local para pasar a ser una recesión económica global.

Hoy los bancos tienen apenas un 60 por ciento del nivel de apalancamiento y requieren la mitad de la liquidez que tenían en 2008. Una recesión puede ser moderada o severa. 

Para determinarlo se mide su duración, la amplitud de la misma y su costo económico. Sin una crisis financiera y sin que ella tenga dimensiones globales, es poco probable una segunda versión de la gran recesión.

Tres tipos de inversionistas

  • Al inversionista novato se le aconseja normalmente no subestimar su falta de experiencia, pues tiende a creer que sabe y que comprende mejor las oportunidades que le ofrece el mercado. Su poca disposición a analizar al adversario y su mucha autoconfianza pueden costarle muy caro.
  • Al inversionista con más trayectoria suele recomendársele que re-balancee sus riesgos y diversifique más su portafolio. Sobre la base de las correlaciones estadísticas, se le recomienda normalmente que busque preservar su riqueza sin contradecir al mercado.
  • Finalmente, el inversionista más experto tiende a resguardarse. Muchas veces empieza a vender al menor conato de riesgo, pero bajo una sólida evaluación de los factores fundamentales. Luego le apunta a buscar un nivel de valorización potencial ajustada por riesgo para volver a entrar al juego. Actúa sobre la base de que normalmente es estratégico estar entre los primeros en vender y los primeros en comprar. 

Tranquilos aunque inciertos

Las probabilidades de una recesión moderada están cerca del 40 por ciento, la probabilidad de una nueva gran recesión no pasa del 5 por ciento.

La angustia que reflejan los mercados financieros radica en que no tenemos referentes confiable del pasado que nos ayuden a predecir el futuro económico de Estados Unidos y de la mayoría de las economías avanzadas -y las consecuencias de ese futuro.

Y a quienes busquen respuestas contundentes, tendría que decirles que esas respuestas no existen en las ciencias sociales… y que si yo la supiera hace tiempo que estaría descansando.

* Director de Investigaciones Económicas y Estrategias del Grupo Bancolombia, egresado de Finanzas y Relaciones Internacionales del Externado de Colombia, MBA del Instituto de Empresa en Madrid, especialista en Finanzas Corporativas de la Universidad de California, y profesor universitario. 
 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies