Acuerdos comerciales: ¿para dónde va Colombia? - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad Acuerdos comerciales: ¿para dónde va Colombia?

Acuerdos comerciales: ¿para dónde va Colombia?

Escrito por Jorge Ramírez
Jorge-Ramrez-Ocampo

Jorge Ramrez OcampoUna mirada de conjunto a la amplia red de negociaciones de tratados comerciales que está tejiendo Colombia, en medio de demoras y de logros indudables. Pero esta dispersión puede hacer perder el rumbo de la política comercial, que en todo caso debería concentrarse en los mercados asiáticos.

Jorge Ramírez Ocampo *

La prehistoria de los TLC

Este artículo presenta esquemáticamente los acuerdos y negociaciones en los que ha participado Colombia en los últimos años.

Conviene recordar primero algunas experiencias de participación en acuerdos relacionados con el comercio desde los años sesenta. En este contexto pueden mencionarse, entre otros, los siguientes:

  • La Asociación de Libre Comercio de América Latina y el Caribe (ALALC), que posteriormente se convirtió en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), con sede en Montevideo. La base principal de este Acuerdo es el reconocimiento de los diversos niveles de desarrollo de los países participantes. Esta clasificación sirve para establecer los porcentajes de desgravación que se conceden mutuamente sus miembros. Dentro de este instrumento se consagran varias formas para estrechar aún más las relaciones comerciales, como son los Acuerdos de Alcance Parcial y los de Complementación Económica, para citar solo dos modalidades.
  • El Pacto Andino donde han participado intermitentemente Chile, Perú y Venezuela, y del que han hecho parte desde el principio hasta ahora Bolivia, Colombia y Ecuador. Este acuerdo se negoció dentro del marco de la ALALC, pero es mucho más ambicioso, ya que incorporaba mecanismos de programación industrial, arancel externo común, reglamento de inversión extranjera y normas de tránsito de personas y mercancías. Además, dentro de este tratado se han creado otros mecanismos de integración, como son el Parlamento Andino, el Fondo de Reservas Andino y la Corporación Andina de Fomento (CAF).
  • La Organización Mundial de Comercio (OMC), que nació en la Conferencia de Bretton Woods después de la II Guerra Mundial y a la que adhirió Colombia en los años ochenta. Esta organización rige las relaciones comerciales a nivel global, pues en ella participan países desarrollados y en desarrollo. Su misión principal ha sido reducir los aranceles y promover la liberalización del comercio mundial. Su tarea la cumple con dos instrumentos principales: las Rondas de Negociación y sus Paneles de solución de diferencias comerciales.

TLC con Estados Unidos

La negociación del TLC con Estados Unidos se concluyó en febrero de 2006. Este acuerdo fue suscrito en noviembre del mismo año por plenipotenciarios de cada gobierno.

Del lado colombiano, el TLC con Estados Unidos ya surtió todos los trámites constitucionales y se puede proceder al canje de notas, una vez se complete el proceso en Estados Unidos.

Posteriormente, a mediados del 2008, el presidente Bush lo presentó para aprobación al Congreso, invocando el procedimiento de "Fast Track" que estaba vigente en ese momento y que obligaba a la Cámara de Representantes a tomar una decisión en un plazo de 90 días, para pasar después a consideración del Senado bajo el mismo procedimiento. Sin embargo, la entonces "Speaker of the House", Nancy Pelosi, presentó una enmienda que empantanó el acuerdo por término indefinido.

Con el cambio de composición del Congreso tras las elecciones de 2010, se logró una mayoría republicana en la Cámara y se deterioró la capacidad del presidente Obama para imponer su voluntad en el Congreso. Por ese motivo, cuando Obama pidió la aprobación del TLC con Corea, sin incluir a Panamá ni a Colombia, los representantes republicanos y algunos importantes demócratas, como el presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, senador Baucus, declararon que no votarían por Corea, mientras no se incluyera a Colombia en el paquete.

Este impasse se resolvió por fin con la visita del presidente Santos a Washington y la declaración conjunta de ambos mandatarios, en el sentido de que habían llegado a un acuerdo sobre las acciones concretas que debía realizar Colombia, como condición para presentar el TLC al Congreso de Estados Unidos.

Entre las condiciones acordadas están: el fortalecimiento de los derechos de los trabajadores, la mejora de la protección de los dirigentes sindicales y la aceleración de los trámites de judicialización de los asesinos de sindicalistas. Afortunadamente, gran parte de esas condiciones ya están cumplidas o están en proceso de rápido cumplimiento.

En estas condiciones, es probable que antes de finalizar 2011 se logre la ratificación del TLC por parte del Congreso estadounidense y se realice el respectivo canje de notas, para su entrada en vigencia.

TLC con Chile

Durante varios años, Colombia tuvo un acuerdo de Complementación Económica con Chile, en el marco de la ALADI. Luego, se negoció el TLC que ya está ratificado por las dos partes y está vigente. Este mecanismo presenta grandes ventajas para ambos países, ya que sus economías son complementarias. Por ese motivo, el tratado ha sido un factor de cooperación que ha estimulado tanto el comercio como la inversión.

TLC CAN-MERCOSUR

Puede decirse prácticamente lo mismo de este tratado que se negoció también en años recientes. Ya es muy notorio su efecto sobre la canasta de proveedores de Colombia, en particular de productos agrícolas.

Pero por otra parte, el efecto comercial no ha sido muy favorable para Colombia, ya que nuestra balanza comercial con Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay ha sido tremendamente desfavorable, especialmente con Brasil.

Debe tenerse en cuenta que los TLCs no se negocian solamente para exportar más, sino también para abrir la economía a la competencia internacional, lo cual trae un efecto altamente benéfico puesto que obliga a los productores a ser más competitivos y permite ofrecer a los consumidores bienes y servicios de mejor calidad y a precios más bajos.

TLC con el Triángulo Norte de Centro América

La situación de este tratado es similar a la de los anteriores. Ya está en vigencia con Guatemala, Honduras y El Salvador.

TLC con Canadá

El tratado ya ha sido ratificado y Colombia ya cumplió todos los trámites: fue declarado exequible por la Corte Constitucional y se publicó recientemente. Por tanto, sólo falta el canje de instrumentos de ratificación.

Este tratado tiene la virtud de ejercer una presión adicional sobre Estados Unidos para la ratificación del TLC, ya que les crea una aguda competencia en sectores de su interés, en particular en agricultura. Canadá es también una importante fuente de inversión y su presencia en Colombia ya es significativa.

TLC con EFTA

El tratado ya entró en vigencia con los cuatro miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés) – Suiza, Liechtenstein, Noruega e Islandia -.

Este acuerdo le permite a Colombia acceder a muy importantes fuentes de inversión y a productos de alta tecnología, en especial productos farmacéuticos, que también compiten con proveedores de primer nivel de otros países del primer mundo.

TLC con la Unión Europea (UE)

El año pasado se concluyó la negociación, a pesar de las protestas del gremio lechero. Ya ha sido firmado por plenipotenciarios de la UE y de Colombia y está en trámite de aprobación en el Congreso de Colombia. Una vez se concluya ese trámite, sólo faltaría la declaratoria de exequibilidad de nuestra Corte Constitucional.

El tratado todavía no ha sido sometido a consideración del Parlamento Europeo. Este trámite requiere como condición previa la traducción a todos los idiomas de los países miembros de la UE, proceso que aún requiere unos dos meses. El presidente Santos ha adelantado intensas gestiones para facilitar la aprobación por parte del Parlamento Europeo, tan pronto como se presente, pues se ha detectado cierta resistencia de algunos partidos de izquierda, que esgrimen argumentos parecidos a los que han frenado la aprobación en el Congreso de Estados Unidos.

También había sido objetado por motivos relacionados con las normas colombianas en materia automotriz, que exigen adaptar en el mediano plazo los motores de los automóviles al uso de combustible con 85 por ciento de etanol, obstáculo que aparentemente ya fue superado.

Revisión del TLC con México

Teniendo en cuenta las normas de origen y el tratamiento de exclusión de algunos productos de mucha importancia para Colombia en el antiguo Grupo de los 3 (G3), que incluía a Venezuela, y actualmente es G2 (México y Colombia), el gobierno colombiano procedió a gestionar la revisión del acuerdo. Aunque el resultado no es totalmente satisfactorio, sí mejora las oportunidades de penetrar el mercado mexicano para los exportadores colombianos. Esta revisión ya entró en vigencia.

En este caso, como en el de MERCOSUR, la balanza comercial de Colombia es muy desfavorable. Se espera que esta situación se neutralice parcialmente con la renegociación de las condiciones de origen.

TLC con Corea

La negociación con Corea comenzó a principios del año pasado y ha avanzado lentamente, debido sobre todo a las objeciones de los fabricantes nacionales de electrodomésticos y de autopartes, lo mismo que de las ensambladoras nacionales de automóviles, pues las propuestas de Corea son muy ambiciosas en materia de acceso al mercado colombiano de esos productos.

Por otra parte, las ofertas de apertura de Corea a Colombia para productos agrícolas son inferiores, por el momento, a las ya acordadas con la UE, Estados Unidos y Perú. Colombia por lo tanto debe negociar un tratamiento equitativo en esta materia, fundamental en el caso de Corea, mercado que presenta grandes oportunidades de expandir nuestras exportaciones. De otra parte, de aceptarse este tratamiento discriminatorio, se crearía un precedente muy peligroso en la negociación con otros países asiáticos, que son grandes importadores de productos agrícolas.

TLC con Panamá

La negociación de este tratado comenzó a finales de 2009, pero no ha avanzado debido a dos razones principales:

  • Panamá ha excluido de la lista de posibles desgravaciones muchos productos que ni produce ni puede producir en el futuro, por razón del tamaño de su economía. Ese tratamiento no es aceptable para Colombia.
  • Por otra parte Panamá no ha querido aceptar un acuerdo aduanero que permita neutralizar el contrabando que llega a Colombia vía la Zona Libre de Colón (ZLC).

En estas circunstancias, las negociaciones han estado estancadas durante varios meses y no parece fácil que se destraben, porque es muy grande el poder político de los gestores de la ZLC y de algunos productores domésticos panameños.

TLC con Turquía

A principios de este año, comenzó la negociación con este país, bajo la presión de la UE para que se llegara a un acuerdo, debido a la existencia de una zona aduanera común con Turquía.

Para sorpresa mía, la estructura arancelaria de ese país es sumamente anárquica y tiene aranceles que van desde cero hasta más de ciento por ciento. En este momento se están preparando las solicitudes de las partes, que deben ser enviadas a fines de este mes. Por su parte, Turquía ya envió unos textos, que vienen siendo estudiados por el gobierno colombiano con la colaboración del sector privado.

Acuerdo de Complementación Económica con Venezuela

Colombia había enviado una propuesta de TLC con Venezuela desde finales del año pasado. Sin embargo, Venezuela hace apenas pocos días envió su contrapropuesta. Este documento parece tomado del acuerdo que firmó Venezuela con Bolivia, ya que, en algún aparte se filtró el desliz de mencionar a ese país como contraparte. Además, el acuerdo propuesto tiene muchas objeciones que lo hacen incompatible con las normas de la OMC, que es ley de la República en Colombia.

Entre otras cosas, se propone un plazo de vigencia de sólo cinco años y reserva a las partes la facultad de modificar las listas de desgravación unilateralmente, durante la vigencia del acuerdo.

En esas circunstancias, durante la pasada cumbre Santos-Chávez se acordó mantener vigentes las concesiones arancelarias de la CAN, durante otros tres meses prorrogables.

Se acordó además que el acuerdo al que se llegue esté dentro del marco de ALADI, con lo cual se eliminarían los dispendiosos trámites de ratificación y revisión de la Corte Constitucional en Colombia.

Seguir negociando, pero en orden

Como puede observarse, el gobierno de Colombia ha ido adelantando negociaciones con una amplia gama de países. Ello ha conducido a una dispersión de esfuerzos y al abandono de los parámetros de política comercial que preveían la pronta iniciación de negociaciones con países asiáticos, que son hoy en día los mercados más dinámicos y promisorios del planeta. Esta dispersión lleva a una evaluación no muy favorable de la aplicación de esta política.

Sin embargo, es preciso reconocer que se está dando un buen comienzo en la apertura hacia esa región con el acuerdo reciente entre Chile, Colombia, México y Perú para crear una alianza orientada a la conquista de los mercados del Pacífico y para apoyar a Colombia en sus esfuerzos por ingresar al foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Por lo demás, la experiencia de los últimos años, tanto en América Latina como en otras regiones del mundo, ratifica la conveniencia de seguir fortaleciendo la apertura económica mediante procesos negociados con nuestros principales socios comerciales y con otros países, fortaleciendo cada vez más nuestra inserción en la economía mundial.

Los casos exitosos de Perú y Chile en América del Sur demuestran el impacto favorable que ha tenido esta política en el crecimiento de sus economías y en el bienestar de sus habitantes.

* Exministro de Desarrollo Económico, expresidente de ANALDEX, experto en negociaciones comerciales internacionales y finanzas. Socio de Araujo Ibarra Asociados S.A

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies