Movimientos evangélicos en primera vuelta: ¿quién se quedó con el botín? - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Movimientos evangélicos en primera vuelta: ¿quién se quedó con el botín?

Movimientos evangélicos en primera vuelta: ¿quién se quedó con el botín?

Escrito por Fabián Acuña y Sergio Durán
Adhesión de Viviane Morales a la campaña presidencial de Iván Duque y Marta Lucía Ramírez.

Fabian_AcunaSergio DuranLas iglesias cristianas subestiman a sus feligreses-electores pero son aliados firmes de   los partidos de derecha. ¿Cuál es el panorama para estas elecciones?

Fabián Alejandro Acuña* – Sergio Durán**

Una oportunidad de análisis

La noticia de la adhesión de Viviane Morales –exfiscal, exsenadora y líder cristiana– a la campaña de Iván Duque ha provocado reacciones distintas entre los partidos que avalan a estos dos candidatos.

Esta situación ofrece la oportunidad de reflexionar sobre varios temas:

  • La influencia cada vez mayor de los políticos representantes de grupos evangélicos, cuyo apoyo se están disputando varios candidatos a la Presidencia
  • La adhesión de Morales al proyecto uribista, y
  • Las decisiones que llevan a algunos grupos a fracturar a sus organizaciones por un cálculo electoral, coyuntural.

La fuerza del movimiento evangélico

Movimientos cristianos.
Movimientos cristianos.
Foto: Alcaldía Mayor de Bogotá

Aunque tradicionalmente los partidos latinoamericanos  de derecha han tendido vínculos más estrechos con la Iglesia católica, su foco ahora está en desarrollar lazos con los movimientos evangélicos, que han llegado a jugar un papel importante en elecciones de diversos países.

Una de las razones principales es el hecho de que “los grupos evangélicos están resolviendo la desventaja política más importante que los partidos de derecha tienen en América Latina: su falta de arrastre entre los votantes que no pertenecen a las élites”.

Las recientes elecciones presidenciales en Costa Rica, donde la primera vuelta la ganó Fabricio Alvarado –diputado y pastor evangélico– con el 61 por ciento de los votos, muestran la fuerza política que tienen estas opciones. Otros casos, como el de Jimmy Morales, presidente evangélico elegido en Guatemala en 2015, y el de Marcelo Crivella, pastor de la Iglesia Universal de Brasil, elegido como alcalde de la ciudad de Río de Janeiro, son ejemplo del protagonismo de los grupos cristianos en la política.

El apoyo evangélico para primera vuelta se repartió entre las candidaturas de Iván Duque,  y Germán Vargas Lleras.

Igualmente, las marchas en México, Perú, y Chile en contra del aborto y del matrimonio homosexual, así como las manifestaciones en Colombia en contra de las cartillas del Ministerio de Educación y del enfoque de género del Acuerdo de paz, han demostrado que los grupos evangélicos logran una amplia movilización social. De hecho, buena parte del voto por el No en el plebiscito de 2016 se debe a esta movilización.

En Colombia hay tres partidos que representan este movimiento:

  • El partido cristiano Colombia Justa Libres, que en las elecciones legislativas obtuvo 431.506 votos que le permitieron ganar un escaño en el Senado.
  • El grupo político de los esposos César Castellanos y Claudia Rodríguez, que después de acompañar decididamente al proyecto uribista, para las últimas elecciones decidió apoyar al candidato Germán Vargas y estuvo representado en las listas de Cambio Radical.
  • El Partido MIRA, que en las elecciones de 2018 logró mantener tres curules con un total de 501.489 votos.

Lea en Razón Pública: Las iglesias cristianas y la política en Colombia.

¿Quién se quedó con el apoyo evangélico?

El apoyo evangélico para primera vuelta se repartió entre las candidaturas de Iván Duque, del Centro Democrático, y Germán Vargas Lleras.

Viviane Morales hizo público su apoyo a la campaña de Duque, y con ella buena parte de las cúpulas del partido Colombia Justa Libres y del partido MIRA comunicaron  recientemente su decisión de acompañar al uribismo. Por otro lado, parte del partido Somos decidió acompañar a Vargas Lleras, como lo hicieron antes el grupo político de los esposos Castellanos y la Misión Carismática.

La decisión de Colombia Justa Libres y el MIRA no estuvo exenta de críticas y descontentos. Algunos miembros de Libres afirmaron que para apoyar la candidatura de Viviane Morales se reunieron en una gran asamblea en Bogotá donde participaron representantes de diferentes regiones que llegaron a consensos programáticos; una vez Morales decidió retirar su postulación dejaron de realizarse las reuniones, de modo que las decisiones fueron repentinas e inconsultas, basadas en acuerdos burocráticos, no en programas.

Morales retiró su candidatura y sin consultar a quienes la apoyaban decidió adherir a la aspiración de Iván Duque.

Por otra parte, cuando el movimiento MIRA adhirió a la campaña de Duque afirmó que había consultado a sus bases y que llegaron a un acuerdo programático con el uribismo basado en la libertad religiosa, el empleo y el emprendimiento, la reforma electoral, la profesionalización del servicio diplomático, el cuidado de los niños, la mujer y la familia y la seguridad social para los campesinos.

Con todo y eso Alexandra Moreno Piraquive, miembro fundador de esta organización que ha venido apoyando a Vargas Lleras, manifestó su inconformidad en Twitter: “Respetaré si la decisión de @MovimientoMIRA es apoyar al joven @IvanDuque, pero apelaremos a la objeción de conciencia, quienes no queremos reelegir el odio, la guerra, las venganzas y la polarización y como si fuera poco un gobierno en cuerpo ajeno. Firmes @German_Vargas”.

Adicionalmente afirmó, refiriéndose a la decisión de su antigua organización, que “los que se unen cinco minutos antes a una campaña se están acomodando”.

El caso Morales

Elecciones presidenciales.
Elecciones presidenciales.
Foto: Embajada de Colombia en Nicaragua

A lo largo de su carrera Viviane Morales ha adquirido amplia experiencia y renombre, pero –como varios políticos en Colombia– ha pasado por diferentes organizaciones políticas. Morales fue:

  • Representante a la Cámara del Movimiento Unión Cristiana (1991-1994);
  • Representante del Partido Liberal (1994-1998);
  • Senadora del Movimiento Independiente Frente de Esperanza (1998-2000);
  • En 2011 fue la primera mujer en ocupar el cargo de fiscal general y tomó importantes decisiones contra la corrupción;
  • En el último período legislativo (2014-2018) retornó al liberalismo como senadora, impulsó un referendo antiliberal en contra de la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo y luego compitió sin éxito por la candidatura presidencial de ese partido, por lo cual se retiró.

Persistiendo en su aspiración, Morales buscó firmas para presentar su candidatura a la Presidencia en 2018, pero finalmente logró el aval del partido Somos, antiguo ALAS, que había perdido su personería jurídica cuando varios de sus líderes fueron procesados por parapolítica y no sobrepasaron el umbral. Sus listas al Congreso tuvieron cerca de 235.000 votos; Morales también tuvo el apoyo del partido Colombia Justa Libres, que congrega diferentes iglesias cristianas y obtuvo cerca de 500.000 votos en las legislativas de marzo.

En las últimas semanas, después de impresas las tarjetas electorales, Morales retiró su candidatura y sin consultar a quienes la apoyaban decidió adherir a la aspiración de Iván Duque. Los grupos que la acompañaban quedaron sin candidato, y las campañas de Duque y Vargas buscaron su respaldo.

Las reacciones no se han hecho esperar.

  • Por un lado, miembros y dirigentes de los dos partidos –Somos y Libres– están divididos y no ha sido unánime la decisión de acompañar a uno u otro candidato.
  • Por otro lado, en el Centro Democrático, algunos han manifestado su inconformidad con la llegada de Morales. Uno de ellos fue el exiliado Andrés Felipe Arias, quien dijo que como fiscal Morales fue perseguidora de la cúpula uribista: “No se ruborizó prevaricando y abriendo procesos espurios en contra de Sabas, Bernardo, Diego, Alberto V., María del P, Luis Carlos Retrepo y yo, solo para mencionar los funcionarios de nivel ministerial. El circo que monto para mi imputación y el peligro en que puso a mi familia no tiene nombre”.

En Razón Pública encuentre ¿Se debe excluir la religión de la vida política?

De políticos, cristianos y electores

En época de campaña para la primera vuelta los líderes políticos –sin distingo de ideología, tradicionales o alternativos, elegidos y no elegidos– llegan a las campañas de candidatos presidenciales con la cifra de su votación como botín para negociar acuerdos programáticos, políticos o burocráticos.

Los líderes políticos creen tener la capacidad de endosar todos y cada uno de los votos que los eligieron.

Los líderes políticos creen tener la capacidad de endosar todos y cada uno de los votos que los eligieron, como si sus electores no tuvieran criterio propio y por eso ellos tuvieran que tomar la decisión de a quién apoyar y, una vez tomada la decisión, los electores simplemente obedecieran. Esta creencia parece ser compartida por los líderes o pastores cristianos, convencidos de que sus fieles votarán por el candidato que ellos escojan.

Esta misma idea parece reforzar la antigua práctica de no consultar a las bases políticas para tomar una decisión. A propósito de esta costumbre el sociólogo y politólogo Robert Michels se preguntaba por qué las decisiones internas de los partidos no se toman de manera democrática.

En relación con esto cabe preguntarse también si una adhesión coyuntural y momentánea es tan importante como para romper partidos y causar divisiones dentro de las organizaciones a pesar de que después de la elección todo puede reconfigurarse porque la política siempre es cambiante.

*Docente-investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, Pontificia Universidad Javeriana. @acuna_fabian

** Estudiante de Ciencias Políticas, Pontificia Universidad Javeriana.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies