Música de San Andrés: talento joven, en creole y muy colombiano - Razón Pública
Inicio TemasArte y Cultura Música de San Andrés: talento joven, en creole y muy colombiano

Música de San Andrés: talento joven, en creole y muy colombiano

Escrito por Karin Livingston
Karin_Livingston_RazonPublica

Karin_Livingston_RazonPublicaMezcla de talento, tradición y fuerza creativa, los músicos, productores y Dj’s de la isla han recibido reconocimiento en el exterior, pero todavía no son profetas en Colombia.

Karin G. Livingston *

Talento en creole

Jacob Bush Murillo (más conocido como Buxxi) denominó a la generación de músicos isleños que crecían en el archipiélago como la San Andrés Invation. Sin que la gente se diera cuenta, la isla de San Andrés se ha ido convirtiendo — además de destino turístico — en una fábrica de productores y de artistas musicales de un talento inimaginado.

Se pueden mencionar algunos casos destacados:

  • En el ámbito de la producción musical, el mismo Buxxi junto a Dj Tra, dos grandes de los masters, quienes han tenido la oportunidad de producir tracks o pistas para cantantes de la talla de J Balvin y de los reggaetoneros puertorriqueños Jowel y Randy, reconocidos en todo el mundo.
  • En cuanto a cantantes la lista es mucho más amplia. Uno de los más reconocidos es Jiggy Drama, un isleño cuya onda nerd se ha ido apoderando de las radio estaciones a nivel nacional y parte de Centroamérica; Rayo y Toby son otros grandes que llevan muchos años trabajando y hasta ahora comienzan a “explotar” con su SexyTrip y quienes de la mano de Dj Largo — uno de los productores más jóvenes y talentosos de la isla y de Colombia — han inundado con letras y pistas no convencionales a los radioescuchas del país.

Pero quienes representan la cultura raizal en su máximo esplendor son Hety & Zambo. Este dúo se ha encargado de realzar la cultura nativa en cada una de sus canciones mediante el creole (lengua del archipiélago). Lamentablemente, los dj’s de la radio comercial prefieren transmitir canciones gringas, en lugar del producto musical propio. Así la lucha resulta un poco más difícil y aún más si eres afrodescendiente y raizal.

Chocquibtown: caso de estudio

Los integrantes de Chocquibtown, el nuevo orgullo nacional, pueden decir mucho al respecto: una agrupación que lleva más de doce años en la escena musical, pero que solo hasta hace unos tres años alcanzaron el éxito sobre el territorio nacional.

​Duele pensar que mientras los asistentes a los festivales musicales más importantes y célebres del mundo para estos géneros musicales — como el de Austin (Texas), París y Holanda — se deleitaban con el BomboSomos PacificoDe dónde vengo yo y Eso es lo que hay — algunos de los grandes éxitos de esta agrupación urbana alternativa tanto por sus ritmos únicos, como por el mensaje — los “melómanos” de medio pelo y radio– escuchas criollos solo mantenían en sus oídos el trabajo de puertorriqueños que querían perriar hasta el amanecer…

¿Y qué tuvo que pasar para que alcanzaran el éxito aquí en su propio país, convirtiéndose por fin en profetas en su propia tierra? Pues fueron nominados a los premios Grammy estadounidenses y tuvieron el grandísimo honor de actuar en la ceremonia de premiación.

Ahí sí los medios rebosantes de orgullo ajeno publicaban noticias sobre cómo unos colombianos con mucho flow estaban representando al país y recibían semejante reconocimiento.

Ya habían ganado premios Shock en ocho ocasiones y habían recibido reconocimientos en festivales nacionales como el Petronio Álvarez o a raíz de la celebración del día de la afrocolombianidad: pero no se les dedicó ni una nota de cinco segundos en las secciones de farándula de los noticieros de televisión.

Solo llenaron titulares de prensa y carátulas de revistas tras ser consagrados en el exterior y lograr el éxito fuera del país. ¿Para apreciar el talento criollo en Colombia, es preciso que lo aprueben primero los extranjeros?

Contra la cultura de la imitación

Quien no conoce la historia está condenado a repetirla. Puede estar sucediendo con los Kings of creole. Mucha gente a lo largo y ancho de nuestro territorio no conoce aún a Hety & Zambo. En las estaciones de radio todavía prefieren transmitir música de Lady Gaga y de Nicky Minaj.

Sin embargo, para deleite de todos y orgullo nuestro, Hety & Zambo ya han estado cantando en Honduras, Panamá y Dinamarca: son un éxito rotundo. Ya figuran en listas europeas con una de sus más recientes producciones Tek a Ride[1]En el plano nacional, están nominados en dos categorías de los Premios Shock a la música: mejor nuevo artista Pura Sabrosura y Boom del año.

¿Dónde está la falla? ¿En la falta de apoyo de las estaciones de radio? ¿O el problema radica en las disqueras independientes, frágiles financieramente, pero que creen en un talento auténtico que se expresa en mensajes y transmiten una tradición ancestral? Mi respuesta es: todas las anteriores.

Hay que abrir los ojos y mirar en el interior de nuestro campo musical. No permitamos que un pensamiento criollo–cosmopolita basado en apariencias y en que “si es de afuera es mejor” nos enceguezca ante diamantes pulidos que ya circulan por el ruedo musical del planeta.

Y no puedo dejar por fuera a otros representantes de la isla como Obie P, Shungu, Elking con su Groove 82, Waifa, Juanchito y demás… Se me escapan muchos, pero sé que pronto el San Andrés Invation “será total”, como dice Buxxi y repite Hety.

* Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Sergio Arboleda. Pertenezco a la orquesta de salsa Son del Árbol de la institución (timbalero) y soy cantante de música urbana alternativa. Bogotano con orígenes isleños (por parte de padre, oriundo de San Andrés Islas) y chocuanos (por parte de madre, oriunda de Quibdó-Chocó). Ex locutor de la emisora virtual Cool D Radio.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies