Tatiana Gelvez - Natalia Fiallo, autor en Razón Pública
Foto: X: Harvard University

Compartir:

La ganadora del Nobel, Claudia Goldin, abrió la discusión sobre los hogares como raíz de las desigualdades de género. ¿Qué han descubierto sus estudios y qué nos dicen ellos acerca de Colombia?

Tatiana Gélvez Rubio* y Natalia Fiallo Rojas**

Un Nobel para los estudios de género

La noticia de que la profesora Claudia Goldin, de la Universidad de Harvard, se convirtió en la ganadora del premio Nobel de Economía de 2023 por sus contribuciones al estudio de la brecha de género de las mujeres en el mercado laboral, es el máximo reconocimiento en su carrera y además marca un antes y un después en la lucha por el reconocimiento del estudio de las desigualdades de género en el mundo.

Una de las grandes contribuciones de Goldin es su aproximación crítica a la discusión de la desigualdad de género que se distancia del análisis de los factores de exclusión y discriminación laboral. En cambio, profundiza en la desigualdad de condiciones que enfrentan hombres y mujeres dentro de las parejas como factor determinante: la brecha de género se origina en hogares que forjan condiciones económicas desiguales.

Los estudios de Goldin indican que parte de la desigualdad se debe al acceso a métodos anticonceptivos como la píldora. Este acceso permite que las mujeres posterguen la decisión del matrimonio y obtengan un nivel más alto de educación

Algunos de los aspectos abordados por su investigación son:

  • La maternidad que impone un desequilibrio económico hacia las mujeres. Desequilibrio que en los países desarrollados representa una caída del 60 % de los ingresos de las madres en comparación con los padres en los 10 años siguientes al nacimiento del primer hijo, según PWC (2023).
  • Las mujeres dedican más horas al día a trabajos de cuidado no remunerados. Por ejemplo, según la ENUT (2021), en Colombia las mujeres dedican a actividades de cuidado un promedio de 4 horas y 38 minutos más que los hombres. Es decir, los hombres tienen más tiempo para el trabajo fuera del hogar, el cual si es valorado en la economía de mercado.
  • La posibilidad de usar la píldora anticonceptiva tiene una relación causal positiva con la edad del matrimonio y facilita el acceso a la educación superior de las mujeres. Pese a los avances en el acceso a anticonceptivos, 160 millones de mujeres no tenía acceso a métodos de planificación familiar en 2019, según la revista The Lancet.

Pareja y desigualdad de género en Colombia

Según el informe del DANE y ONU Mujeres 2020, en Colombia la brecha de género se refleja en la tasa global de participación de acuerdo con la situación conyugal.

Por ejemplo, las mujeres casadas tenían en promedio una brecha de participación de 27 puntos porcentuales (p.p.) frente a sus esposos, mientras que en las categorías divorciado(a) o soltero(a) aunque exista una menor participación de la mujer la brecha es menor. Estas cifras corroboran la menor participación de las mujeres casadas en el empleo con respecto a los hombres casados.

En concordancia con los hallazgos de Goldin, en Colombia la tasa global de participación disminuye a medida que aumenta el número de hijos, por la obvia razón de que esto implica más tiempo invertido de cuidado no remunerado en la crianza de niños y niñas.

Goldin indica que las desigualdades de pareja aumentan por razones legales, como las licencias de maternidad y paternidad, debido a que las diferencias que implica en el tiempo que hombres y mujeres pueden dedicar al cuidado de sus hijos e hijas en la primera etapa de la vida.

En Colombia, la Ley 2114 de 2021 estableció hasta dos semanas de licencia para los padres, mientras que el Artículo 236 del Código Sustantivo del Trabajo establece 18 semanas para las mujeres. Las condiciones del cuidado de los hijos e hijas son desiguales desde su nacimiento.

Le recomendamos: Reforma pensional: ¿qué pasará con las mujeres?

Acceso a los anticonceptivos

Los estudios de Goldin indican que parte de la desigualdad se debe al acceso a métodos anticonceptivos como la píldora. Este acceso permite que las mujeres posterguen la decisión del matrimonio y obtengan un nivel más alto de educación,  que a su vez que equilibra el poder económico de las mujeres dentro del hogar.

Pero la pandemia de 2020 ocasionó la escasez de materias primas, cambios en las cadenas logísticas y un desabastecimiento de productos de planificación familiar que no han sido completamente superados en la actualidad.

Según la encuesta de salud sexual y reproductiva de Profamilia (2021), el 14 % de las encuestadas dijeron haber tenido barreras para acceder a métodos anticonceptivos como resultado de las medidas preventivas del COVID-19. Para corregir estas condiciones es urgente encontrar alternativas, especialmente para las mujeres con bajos ingresos y que residen en zonas rurales del país.

Un asunto de creciente interés

El trabajo de cuidado no remunerado ha empezado a estar en el centro de las discusiones globales.

En la Sesión 54 de la Asamblea General de Naciones Unidas del pasado 10 de octubre se resaltó la importancia de los cuidados y el apoyo desde la perspectiva de los derechos humanos. Entre otras cosas, la resolución expresa que:

  • Expresa la preocupación por la dificultad e intensidad del trabajo de cuidado no remunerado y su distribución entre hombres y mujeres, pues crea desigualdades en el disfrute de los derechos humanos y contribuye a perpetuar la feminización de la pobreza.
  • Insta a los Estados a que adopten las medidas necesarias para reconocer los trabajos de cuidado y distribuirlo entre las personas, entre las familias y las comunidades, entre el sector privado y los Estados.
  • Alienta la inversión en infraestructura de cuidados y apoyo para garantizar el acceso universal a servicios de calidad para todas las personas.

En Colombia, las condiciones de confinamiento y crisis económica tuvieron un efecto desproporcionado sobre las mujeres. Por ejemplo, según Gaitán y Gélvez, la pobreza en los hogares con jefatura femenina aumentó en un 8,5 %.

Sobre los otros dos puntos mencionados por la resolución de Naciones Unidas, iniciativas como el Sistema Distrital del Cuidado de Bogotá introdujeron políticas que mejoraron las condiciones de accesibilidad y disponibilidad de infraestructura pública para el cuidado. Se espera que este modelo se amplíe con la creación de un Sistema Nacional de Cuidado y las líneas de acción del Ministerio de la Igualdad.

Foto: Facebook: ICBF - En Colombia la licencia para los padres es menor que para las madres; es decir que las condiciones de cuidado de los hijos son desiguales desde su nacimiento.

en Colombia las mujeres dedican a actividades de cuidado un promedio de 4 horas y 38 minutos más que los hombres. Es decir, los hombres tienen más tiempo para el trabajo fuera del hogar

Un reto para Colombia

En suma, la profesora Goldin ha identificado elementos claves para corregir las brechas de género y aun nos falta mucho por hacer en materia de estrategias para aumentar la participación de las mujeres en el mercado laboral y el compromiso del sector privado de aumentar los espacios de cuidado. También faltan incentivos para ampliar la oferta de cuidado remunerado hasta consolidarlo como un sector de actividad fundamental para la economía nacional.

En el caso colombiano hay grandes retos en la situación interna de los hogares:  las mujeres casadas participan menos del mercado laboral y la tenencia de hijos disminuye aún más su participación.

Aunque Colombia muestra estar atenta a los retos, lo que se evidencia en las recientes iniciativas sobre el trabajo de cuidado no remunerado —como el Sistema Nacional del Cuidado y el nuevo Ministerio de la Igualdad— estas habrían de tener la envergadura y los recursos necesarios para disminuir de verdad esas desigualdades. Y el sector privado tiene un papel fundamental al respecto.

Lea en Razón Pública: Menstruación digna para todas las colombianas

*Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones expresadas son responsabilidad de los autores.

26 comentarios

Tatiana Gelvez - Natalia Fiallo

Escrito por:

Tatiana Gelvez - Natalia Fiallo

*Docente e investigadora de la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia, Ph.D. en Gobierno de la Universidad de Essex. E-mail: tatiana.gelvez@uexternado.edu.co. **Magister en planificación territorial y gestión ambiental de la Universidad de Barcelona y especialista en planeación, gestión y control del desarrollo social de la Universidad de la Salle. E-mail: nataliafiallo311@gmail.com

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.