Vuelve la construcción: una oportunidad para crear valor compartido - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad Vuelve la construcción: una oportunidad para crear valor compartido

Vuelve la construcción: una oportunidad para crear valor compartido

Escrito por Jaime Andrés Correa-García
Sector de la construcción

En vez de llamar ‘héroes’ a las víctimas de la pandemia, la reapertura gradual de la economía es una oportunidad para fortalecer las cadenas de valor.

Jaime Andrés Correa-García*

Los héroes del momento

La crisis que atraviesan Colombia y el mundo ha sacado a la luz una serie de “héroes” que habían sido abandonados por las políticas económicas y sociales.

Me refiero a los profesionales de la salud, campesinos, policías, trabajadores de servicios generales, vigilantes, empleados de tiendas y supermercados, periodistas y transportadores: hablo de todos los que siguieron trabajando para garantizar lo que los demás necesitamos para sobrevivir —y muchos de los cuales habían sido despreciados por las élites y por los poderosos—.

Reactivar la construcción

El Decreto 593 del 2020 dispuso que los sectores de construcción y de manufactura pueden volver a trabajar el lunes 27 de abril.

El sector de la construcción es esencial para nuestra economía: da empleo a muchas personas y su cadena productiva irriga a otros sectores.

Según estimaciones de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), desde este próximo lunes podrían circular por Colombia cerca de 1,6 millones de trabajadores adicionales. Siguiendo protocolos de bioseguridad previamente acordados, van a aliviar las consecuencias de la cuarentena, especialmente para la población más pobre.

En Desempeño Financiero del Sector de la Construcción año 2018 la Superintendencia de Sociedades registró 628 empresas de construcción de obras de ingeniería civil, 224 en actividades especializadas para la construcción y 1.242 en construcción de edificios; en total, hay 2.094 compañías en este sector.

El sector de la construcción es esencial para nuestra economía

Adicionalmente, en el 2018, estas empresas tuvieron más de 43,5 billones de pesos en ingresos operacionales y 2,8 billones de utilidad. Estas cifras indican la importancia del sector para la economía nacional y de que pueda retornar paulatinamente a la normalidad —o a lo que ahora llamamos la nueva normalidad—.

Estamos conectados: creación de valor compartido

El regreso de la construcción tendrá progresivas repercusiones en toda su cadena de valor, que deberá reactivarse poco a poco para garantizar los insumos y evitar los ‘cuellos de botella’ operativos.

Esta es sin duda la ocasión para considerar el modelo de creación de valor compartido, donde las compañías más grandes apoyan a las pequeñas, aprovechando su experiencia y su mayor capacidad operativa.

Re activación del sector de la construcción

Foto: Alcaldía de Bucaramanga
El sector de la construcción volverá a operar desde el 27 de abril

El empresariado colombiano, comenzando por sus marcas más reconocidas, debería haber adoptado este modelo desde hace mucho tiempo, para que las cadenas productivas fueran más sólidas y enfrentaran los retos operativos, logísticos y financieros con una visión integral.

De esta manera se intercambiarían experiencias, se compartiría información para el manejo de la crisis y hasta disminuirían los costos que supone la reactivación empresarial.

La visión orientada a crear valor compartido —concretamente en el sector de la construcción—, enviaría el mensaje y daría el ejemplo a la sociedad de un hecho decisivo: la crisis del COVID-19 se soluciona mediante el esfuerzo colectivo y bien organizado.

Los llamados a soluciones colectivas han venido desde la OMS, la ONU y el papa Francisco, quien en su bendición urbi et orbi del Domingo de Resurrección instó a la Unión Europea y a los líderes del mundo a buscar soluciones globales innovadoras para evitar peores calamidades.

El programa Sostenibilidad y Valor Compartido, de la Cámara de Comercio de Bogotá, es un ejemplo de que en Colombia algo se ha avanzado en el tema; sin negarle los méritos, sus metas podrían ser más ambiciosas.

Es importante anotar que, normalmente, la creación de valor compartido no es un modelo de subvenciones ni una forma de asistencialismo. De hecho, el Manifiesto de Davos 2020, El propósito universal de las empresas en la Cuarta Revolución Industrial plantea que “una empresa es algo más que una unidad económica generadora de riqueza. Atiende a las aspiraciones humanas y sociales en el marco del sistema social en su conjunto”.

Puede leer: Medidas de política económica frente a la crisis

De héroes a ciudadanos

La situación actual nos exige actuar en consecuencia: con un sentido colectivo, articulador y sin egoísmos. En el sector de la construcción no podemos imitar a muchos países y bloques regionales que por falta de consenso fallaron al enfrentar la pandemia.

Debería haber adoptado este modelo desde hace mucho tiempo
Re activación economica

Foto: Alcaldía de Bucaramanga
Las empresas grandes deberán ayudar e impulsar a las pequeñas para lograr un valor compartido en cadena.

Las empresas de construcción necesitan distintas herramientas para volver al trabajo: medidores de temperatura, bitácoras para el control y seguimiento del bienestar de los empleados, transporte con flotas de servicio especial y, en general, la mejor dotación posible de elementos de bioseguridad.

Estas medidas tendrían un costo adicional para el sector. Dentro de un modelo de encadenamiento productivo, los empresarios podrían atenuar estas dificultades sin perjuicio de las condiciones sanitarias del país ni de la salud de los empleados, gracias a un trabajo conjunto que tenga en cuenta a todas las empresas.

Esta respuesta a la crisis puede evitarnos el eufemismo de llamar ‘héroes’ a las víctimas que dejó la pandemia en los sectores activos de la economía, como el de la salud. En muchas ocasiones, estos decesos son responsabilidad de un sistema que no provee financiación suficiente y que no protege a quienes se arriesgan por todos nosotros.

Le recomendamos: Las cuarentenas y las distintas actividades económicas

El sector de la construcción, en definitiva, está llamado a mostrar el camino a otros sectores; puede demostrar cómo se llega a la nueva normalidad reduciendo los temidos impactos económicos y sin poner en riesgo la integridad y la vida de sus colaboradores y familias.

Demos la bienvenida a este sector: a construir país y a abrir la senda de la creación de valor compartido sincera y efectiva en Colombia.

* Doctor en Contabilidad y Finanzas Corporativas, magíster en Ingeniería Administrativa, contador público, profesor del Departamento de Ciencias Contables de la Universidad de Antioquia y editor de la Revista Contaduría Universidad de Antioquia.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies