El voto colombiano en las elecciones de Estados Unidos - Razón Pública
Inicio TemasInternacional El voto colombiano en las elecciones de Estados Unidos

El voto colombiano en las elecciones de Estados Unidos

Escrito por Luis Javier Mejía
Luis Javier Mejía

La situación del expresidente Uribe, la desinformación y la intromisión de funcionarios colombianos en las elecciones explican por qué más colombianos apoyaron a Trump este año.

Luis Javier Mejía*

Más colombianos con Trump

El comportamiento electoral de los colombianos y en general de los latinos que viven en Estados Unidos cambió en las presidenciales de este 3 de noviembre.

Aunque los latinos no son mayoría en casi ningún distrito electoral, su voto puede ser decisivo en estados pendulares como Florida o Arizona. Una vez tengamos los resultados definitivos, sabremos qué tanta incidencia tuvieron en el resultado final.

De acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew, en 2017 había 1,2 millones de colombiamos en Estados Unidos y para ese entonces, representaban el 2% de la población latina. El 61% había nacido en Colombia, el 60% eran ciudadanos nacionalizados, y representaban alrededor de 430.000 votos potenciales concentrados en los estados de Florida, Nueva York y Nueva Jersey, donde reside el 57% de esta población.

El expresidente y académico costarricense Luis Guillermo Solis asegura que los colombianos no votan de manera uniforme porque, al igual que el resto de los latinos, son un grupo heterógeneo conformado por cerebros fugados, trabajadores calificados y no calificados, empresarios, rentistas, estudiantes, jubilados y refugiados políticos. Algunos participan en manifestaciones callejeras, muchos consumen propaganda y casi todos forman parte de grupos de latinos en redes sociales.

Sin embargo, es innegable que los latinos apoyan más a los demócratas que a los republicanos. Según las encuestas nacionales de CNN, en 2016 Hillary Clinton obtuvo el 66% del voto latino, y Donald Trump el 28%; este año Joe Biden obtuvo el 65% del voto latino y Trump el 32%.

Analistas como Eduardo Gamarra han interpretado que el aumento del 4% a favor de Trump no debe entenderse como una prueba de que los latinos están distanciándose de los demócratas y acercándose a la extrema derecha. En realidad, los dos candidatos obtuvieron más apoyo en términos absolutos y es posible que los votos adicionales de Trump sean producto de la disminución del abstencionismo y no de un cambio de partido entre los latinos que votan de forma recurrente.

Sin embargo, vale la pena estudiar las razones para el aumento del apoyo a Trump pese a su racismo y xenofobia, su oposición a la seguridad social de la cual depende el 10% de la población pobre de colombianos nacionalizados, y su proyecto de expulsar a quienes cometieron errores en sus solicitudes de residencia y ciudadanía.

La importancia de Uribe

Para empezar, es importante recordar que, por mucho tiempo, los políticos y las agencias de publicidad estadounidenses trataron a los latinos como un grupo homogéneo que podía ser conquistado con un único mensaje, pero en las dos campañas presidenciales de Barack Obama los demócratas decidieron cambiar las reglas del juego y crear mensajes diferentes para cada uno de los sectores que conforman esta población. Este año, los republicanos reprodujeron esa estrategia con relativo éxito y los colombianos fueron uno de los subgrupos protagónicos.

La campaña de Trump se concentró en conquistar el apoyo de los migrantes colombianos que aún respaldan al polémico expresidente Álvaro Uribe. El 14 de agosto, después de que Uribe fue condenado a arresto domiciliario por las acusaciones de fraude y manipulación de testigos, el vicepresidente Pence pidió su libertad y lo llamó “héroe”. Un par de meses después, cuando un juez le devolvió la libertad al expresidente, Trump le ratificó su apoyo al felicitarlo.

A mediados de agosto, Trump ordenó al Asesor de Seguridad Nacional Roberto O’ Briend que se reuniera con el presidente Iván Duque, le prometiera financiación para planes de desarrollo y ratificara que Colombia era uno de sus principales aliados en Latinoamérica. Como era de esperarse, esta visita fue publicitada por el partido republicano entre los colombianos que viven en la Florida.

Foto: Flickr Desde 2017 el presidente Trump empezó una tarea de acercamiento a los votantes hispanos.

Una campaña anticipada

Además de crear mensajes exclusivos para los diversos grupos que conforman la comunidad, el relativo éxito de los republicanos entre los latinos se explica porque varias figuras republicanas visitaron lugares donde los latinos tienen una gran importancia, su campaña por redes sociales dirigida a esta población fue más efectiva de lo esperado y algunos funcionarios colombianos apoyaron la reelección del presidente estadounidense.

Trump empezó a acercarse a los votantes latinos en 2017. Ese año visitó los barrios latinos más importantes de Miami, compartió con activistas colombianos de extrema derecha y recorrió las comunidades de Long Island azotadas por bandas criminales centroamericanas como MS-13 y Mara Salvatrucha.

Además, su partido puso en marcha un grupo de activistas encargados de difundir propaganda republicana y organizar eventos y manifestaciones para conquistar votantes y promover la presidencia de Trump. Los demócratas, en cambio, se demoraron más tiempo en buscar adeptos en la comunidad latina, y destinaron menos recursos para conseguirlo.

Información y acusaciones falsas

Por otro lado, los republicanos, sus simpatizantes y posiblemente algunos actores extranjeros han usado plataformas digitales como WhatsApp, Twitter, Facebook, YouTube e Instagram para difundir información verdadera y falsa que respalda la reelección de Trump.

Durante los últimos meses, la comunidad latina ha sido bombardeada por información, noticias falsas y teorías conspirativas. Muchos mensajes falsos grabados con acento colombiano han circulado a una velocidad asombrosa gracias a que son publicados simultáneamente por varias cuentas falsas o por bots y a que los filtros de estas plataformas funcionan mejor en inglés que en español.

Las noticias falsas también han sido difundidas por medios tradicionales como El Nuevo Herald y Radio Caracol, cuyos directivos tuvieron que excusarse por permitir el uso de espacios publicitarios para que racistas y antisemitas atacaran a Biden y al movimiento Black Lives Matter.

El discurso anticomunista fue el corazón de la campaña republicana dirigida a los latinos. Numerosos mensajes y fotos que aseguraban que Biden era “el vocero del castrochavismo” y los demócratas los defensores de la “venezolización de Estados Unidos” tuvieron éxito entre los cubanos, venezolanos y nicaraguenses que repudian el comunismo por la situación política de sus países, y entre los colombianos que culpan a las guerrillas socialistas por el desempleo, la inseguridad y la falta de oportunidades en Colombia.

Para Jairo Marín, como dice en el documental de Univisión que dirigió, la retórica está fuera de control. Otras noticias falsas afirmaban que Biden aprobaría el aborto en las últimas semanas de la gestación, y lo tildaban de pedófilo y satánico.

La ola de desinformación no se detuvo después de las elecciones. Desde el 3 de noviembre ha circulado un sinnúmero de mensajes que acusan a los demócratas de fraude electoral, siembran dudas sobre la legalidad de las papeletas de votación y aseguran que el gobierno federal ordenerá que la Guardia Nacional haga un recuento de los votos.

Javier Castaño, periodista de la plataforma Queens Latino, dice que entre los demócratas también ha circulado información confusa o falsa, pero no tanto como entre los republicanos. En este caso, no cabe dudas de que la derecha ha sido la principal fuente de desinformación.

Colombians for Trump

Finalmente, el apoyo sin precedentes de funcionarios del Estado colombiano a la campaña de reelección de Trump pudo haber motivado a algunos colombianos a votar por él.

La senadora María Fernanda Cabal publicó varios trinos y fotografías a favor de Trump, y el representante a la Cámara Juan David Vélez le hizo campaña abiertamente. En un trino, se atrevió a afirmar que Biden era un “títere del castrochavismo” y que traicionaría a Colombia. Posteriormente, justificó sus falacias afirmando que se trataba de una “opinión personal”.

Como si fuera poco, el periodista independiente Beto Coral denunció que el embajador de Colombia en Washington ofreció la ayuda de su gobierno a la campaña de Trump para lograr la reelección y que dos cónsules colombianos se reunieron con miembros del Partido Republicano con el mismo objetivo.

En un artículo publicado por CNN, dos congresistas estadounidenses afirmaron que la participación política del representante a la Cámara y la senadora colombianos era contraria a los intereses de Colombia e irrespetaba la democracia estadounidense. Finalmente, el 26 de octubre la embajada estadounidense en Bogotá ordenó a los políticos colombianos abstenerse de participar en la campaña presidencial de su país.

Es necesario determinar por qué tantos colombianos y latinos en general son tan vulnerables ante la desinformación. Así mismo, es importante promover herramientas gratuitas como la Red de Verificación de Datos y la Iniciativa de Periodismo Responsable que permiten verificar la información difundida a través de medios y redes sociales.

Artículos Relacionados

1 Comentario

Avatar
Olga L Gonzalez noviembre 16, 2020 - 6:44 pm

Buen articulo. Y si, lo mas importante es trabajar con la comunidad latina en educacion politica y de medios.

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies