Viene la etapa más dura - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad Viene la etapa más dura

Viene la etapa más dura

Escrito por Hernando Gómez Buendía
Hernando Gomez Buendia

Estamos en manos de los ciudadanos… y de la divina providencia.

Hernando Gómez Buendía*

Esta pandemia es una guerra de la naturaleza contra la ciencia, el Estado y la conducta de los ciudadanos.

Y hoy en Colombia la única arma que nos queda es la conducta inteligente de cada ciudadano.

Veamos.

La naturaleza se vuelve cada vez más agresiva. Esto se debe a que la probabilidad de mutaciones nocivas es mayor a medida que aumentan los contagios; por eso desde septiembre se han venido prendiendo las alarmas ante las variedades sucesivamente detectadas en Dinamarca, Irlanda, Reino Unido, Sudáfrica y Brasil; estas últimas variantes son más contagiosas y algo más resistentes a las vacunas actuales (tanto así que la de Oxford-Astrazeneca resultó ineficaz en Sudáfrica y la vacunación fue suspendida).

Aunque las vacunas pueden ser rediseñadas con relativa rapidez, hay que entender que cada mutación equivale a otra pandemia. La variedad más exitosa se convierte en dominante, e incluso podría ser que las personas se contaminen por segunda vez: es lo que pasa con la gripa, que a fin de cuentas es producida por un virus similar al SARS-Cov-2 (este último escenario no está confirmado, pero cada vez hay más razones para no descartarlo).

Las nuevas variedades han vuelto a disparar las olas de contagios en Brasil, Sudáfrica, Reino Unido y países de la Unión Europea, donde por eso se ha tenido que volver a las formas más dañinas de confinamiento. Aunque en Colombia se han detectado pocos casos, es casi una certeza que esas mutaciones serán las dominantes en unas semanas.

Al lado y además de los mutantes, este sería el momento más peligroso porque estaríamos llegando a la fase donde es mayor el total de nuevos contagiados (esto sucede con cualquier epidemia, porque la curva tiene un techo cuando la contaminación es suficiente para empezar a inducir la “inmunidad de rebaño”).

Nadie conoce la situación de Colombia porque hay gran subregistro, pero los estudios de seroprevalencia sugieren que

  • En los casos extremos, ese tope se estaría superando; a finales del año pasado, Leticia o Montería ya tenían un 59% de contaminados y Barranquilla un 55%;
  • En el resto del país el tope se estaría acercando; hace dos meses Bogotá tenía 26%, Medellín 27%, Bucaramanga 28%, Cúcuta 30%, Villavicencio 35%….

Los anteriores son los hechos duros, los que resultan de la biología y de las matemáticas. En Colombia sentimos el alivio de que el impacto de las fiestas de fin de año esté pasando, pero no hay que engañarse: se vienen unos meses de altísimo peligro.

¿Cómo responderemos? Hasta ahora parece que lo hemos hecho mal: Colombia ha manejado la pandemia peor que 95 de los 98 países que compara el Instituto Lowi, y Bloomberg nos ubica en el lugar 51 entre 53. El presidente Duque insiste en lo contrario, de modo que a su tiempo tendremos que aclarar los hechos – y las responsabilidades-.

Pero por hoy hay decir que los otros tres actores nos están abandonando:

  • La ciencia -en este caso las vacunas-, demorará aun más de lo previsto: los países ricos las están acaparando.
  • El Estado colombiano -en este caso el ministerio de Hacienda y el Banco de la República- se ha declarado incapaz de proveer más alivios, y
  • La gente parece estar cansada, o descuidándose, o resignándose a que la naturaleza complete su tarea.

Por eso nuestra única esperanza es convencer a la gente de que hoy más que nunca tenemos que reducir el riesgo de contagios.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies