Uribe y Prada: la palabra es de los jueces - Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno Uribe y Prada: la palabra es de los jueces

Uribe y Prada: la palabra es de los jueces

Escrito por José Gregorio Hernández
uribe-prada-jose-hernandez.jpg - 36.37 kB

Jose GregorioAl comenzar un proceso que podría tener muy grandes repercusiones, es importante entender bien  las normas constitucionales y legales que regulan el proceso.

José Gregorio Hernández Galindo*

El “terremoto político”

El pasado 24 de julio, la Corte Suprema de Justicia llamó a indagatoria al ex presidente y actual senador Álvaro Uribe y al representante a la Cámara del Centro Democrático Álvaro Hernán Prada, por los posibles delitos de soborno, manipulación de testigos y fraude procesal.

De inmediato el senador anunció en Twitter que renunciaría a su curul y sus copartidarios trataron de convencerlo de que no lo hiciera. El presidente del senado, Ernesto Macías, ya recibió la carta de renuncia. Para que sea oficial, el Senado debe debatir y decidir si la acepta.

Según el comunicado de la Corte, su determinación se produjo en desarrollo de una rigurosa indagación previa adelantada durante varios meses por la Sala de Instrucción 2 de su Sala de Casación Penal.

La Corte también afirmó que Uribe y Prada tendrán todas las garantías procesales: oportunidad de conocer las pruebas que los comprometen, tiempo suficiente para preparar su defensa y vigilancia y acompañamiento de la Procuraduría General de la Nación.

Puede leer: La indagatoria a Uribe: sabemos poco…y mucho

¿Cómo comenzó todo?

En septiembre de 2014, el senador del Polo Democrático Iván Cepeda hizo un debate de control político al también senador Álvaro Uribe por nexos con paramilitares. Durante el debate, Uribe fue a la Fiscalía y entregó pruebas sobre la aparente presión de Cepeda para que algunos testigos declararan en su contra.

Uribe y Prada tendrán todas las garantías procesales.

El 16 de febrero de 2018, la Sala de Casación Penal archivó el proceso contra Cepeda  y compulsó copias contra Uribe. En su reciente comunicado, el alto tribunal afirmó que “Como reacción a esa providencia judicial y al parecer con su consentimiento, personas allegadas al expresidente Uribe habrían emprendido nuevos actos de manipulación de testigos. En la indagación preliminar, ordenada el 22 de febrero para corroborar estos últimos hechos, la Corte halló elementos de juicio para iniciar este proceso en el que los congresistas Uribe y Prada deberán responder por los mencionados delitos”.

La palabra es de los jueces

Corte Suprema de Justicia.
Corte Suprema de Justicia.
Foto:  Corte Suprema de Justicia

La decisión de la Corte Suprema no tiene antecedentes en la historia de las investigaciones a ex presidentes de la República. Por eso, el llamado a indagatoria ha desatado toda clase de reacciones en la academia, entre los líderes de opinión y en los medios de comunicación.

Tanto así que algunos medios parecen jueces y se han dedicado a examinar, controvertir o confirmar las pruebas sobre las cuales solo la Corte Suprema de Justicia tiene la palabra. Sin negar la libertad de información (garantizada en el artículo 20 de la Constitución), ese comportamiento tiene un efecto negativo tanto entre los simpatizantes como entre los contradictores del ex presidente.

Tanto Uribe como Prada tienen derecho a que se presuma su inocencia, como lo mandan el artículo 29 de la Constitución y los tratados internacionales de derechos humanos. Y, en caso de ser condenados, también tendrán derecho a la segunda instancia prevista en el Acto Legislativo 01 de 2018. Toda la sociedad debe mirar con respeto la actividad procesal y las decisiones que tome la Corte Suprema de Justicia.

¿Hay garantías de justicia?

El llamado a indagatoria no implica una condena y, por lo tanto, Uribe y Prada se presumen inocentes hasta que una sentencia en firme demuestre lo contrario.

En el caso del senador Uribe, como se lo llama a indagatoria por hechos punibles que ocurrieron después de su retiro como Presidente de la República, no lo protege el fuero previsto en la Constitución para quienes desempeñaron ese cargo. Sin embargo, Uribe sí goza del fuero previsto para los congresistas, es decir que solo la Corte Suprema de Justicia puede examinar su proceso y ordenar su detención.

En caso de que el Senado acepte la renuncia de Uribe, no es verdad que eso implique condiciones más favorables para evadir la justicia. Debemos confiar en que todos los involucrados en el proceso (jueces, fiscales y tribunales) actuarán con igual imparcialidad y rigor. En todo caso, como ya lo dije, el Acto Legislativo 01 de 2018 prevé una segunda instancia para los congresistas, lo que añade una garantía más.

Por otra parte, como lo ha sostenido la Corte Constitucional, el fuero de los congresistas ante la Corte Suprema “no implica el sometimiento a jueces y tribunales especiales, esto es, distintos de los ordinarios (…) sino el cumplimiento de un trámite procesal especial”. Si bien nadie puede estar por encima de la ley, según la Corte Constitucional el fuero “garantiza también de forma paralela la integridad y salvaguarda de sus instituciones y la seguridad de las personas que las representan”.

El alto tribunal añade que “la razón de ser del fuero especial es la de servir de garantía de la independencia, autonomía y funcionamiento ordenado de los órganos del Estado (…) Ante todo, se busca evitar que mediante el abuso del derecho de acceso a la justicia se pretenda paralizar ilegítimamente el discurrir normal de las funciones estatales”.

¿Qué pasa si renuncia Uribe?

Congresista del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez.
Congresista del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez.
Foto:  Senado República de Colombia

Han sido muchas las dudas sobre lo que pasaría si el Senado acepta su renuncia: ¿perdería el fuero?, ¿pasaría a ser investigado por la Fiscalía?

En 2007, la Corte Suprema modificó su jurisprudencia y, a propósito de la llamada parapolítica, sostuvo que no perdía competencia por el solo hecho de la renuncia. Sin embargo, hay que considerar en qué medida los delitos imputados se vinculan con las funciones propias del cargo de congresista.

Toda la sociedad debe mirar con respeto la actividad procesal y las decisiones que tome la Corte.

La Corte Suprema de Justicia es el juez natural de los miembros del Congreso, pero solo respecto de delitos que hayan tenido lugar durante el ejercicio del cargo. Cuando un congresista renuncia a su cargo, el fuero se conserva solamente si se trata de delitos relacionados con el cargo, es decir, si tienen algún vínculo con las funciones que corresponden a los congresistas.

Eso explica lo dispuesto en el artículo 186 de la Constitución, cuyo texto actual es el siguiente, después de las modificaciones del Acto Legislativo 01 de 2018:

“De los delitos que cometan los Congresistas, conocerá en forma privativa la Corte Suprema de Justicia, única autoridad que podrá ordenar su detención. En caso de flagrante delito deberán ser aprehendidos y puestos inmediatamente a disposición de la misma corporación.

Corresponderá a la Sala Especial de Instrucción de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia investigar y acusar ante la Sala Especial de Primera Instancia de la misma Sala Penal a los miembros del Congreso por los delitos cometidos.

Contra las sentencias que profiera la Sala Especial de Primera Instancia de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia procederá el recurso de apelación. Su conocimiento corresponderá a la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia.

La primera condena podrá ser impugnada».

Por su parte, el artículo 235 dice, en lo pertinente:

“Son atribuciones de la Corte Suprema de Justicia:

(…)

4. Investigar y juzgar a los miembros del Congreso.

(…)

Parágrafo. Cuando los funcionarios antes enunciados hubieren cesado en el ejercicio de su cargo, el fuero sólo se mantendrá para las conductas punibles que tengan relación con las funciones desempeñadas».

Sea cual sea la decisión que tome el Senado y la Corte Suprema de Justicia, debemos mirar el proceso con respeto por las instituciones y con apego al derecho, donde no cabe el calor de las emociones políticas.

* Expresidente de la Corte Constitucional. Cofundador de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic en este enlace.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies