Una Receta de Roubini - Razón Pública
Inicio TemasInternacional Una Receta de Roubini

Una Receta de Roubini

Escrito por César González

César gonzalez

Fortalecer el mercado interno ante la crisis económica es una receta obvia, pero ignorada en América Latina.

César González Muñoz *

Vino a Bogotá recientemente el economista Nouriel Roubini, promovido como el experto que predijo la crisis mundial.  A juzgar por las crónicas, en su conferencia no parece que hubiera dicho algo especialmente original o inspirador. Pero, claro, de eso no se trataba. Dijo, por ejemplo, que América Latina estuvo de buenas durante el quinquenio anterior al estallido de la crisis mundial, porque la gran expansión de la demanda global elevó los precios de las materias primas; que fue un golpe de suerte, más que un resultado previsto y planeado. Cierto.

El comentario de Roubini apunta  a que América Latina debe tener un colchón de seguridad mediante el fortalecimiento de los mercados nacionales e intra regionales de bienes y servicios; que allí hay una fuente potencial muy importante de prosperidad y crecimiento, quizás menos azarosa que las de los mercados de los países ricos.  Roubini tiene toda la razón. Esa es, precisamente, la opinión que muchos hemos venido expresando desde cuando el Área de Libre Comercio de América, ALCA y después el TLC con Estados Unidos fueron vistos como la condición sine qua non del desarrollo colombiano.

A comienzos de la primera administración Uribe, el gobierno no tenía problema alguno en afirmar  que el mercado interno colombiano no podía ser el motor del desarrollo, y que (muerto el ALCA) el TLC es "el verdadero plan de desarrollo que necesita Colombia". Más tarde el gobierno habló de la necesidad de un nuevo "modelo de desarrollo", pero éste quedó en el trípode Seguridad Democrática – Confianza Inversionista – Cohesión Social. Algo va de allí a un modelo de desarrollo.

Hay, en verdad, una ancha grieta entre el manual oficial colombiano y las propuestas alternativas, que vienen de posiciones intelectuales diferentes. Tales visiones no son boberías de gente ignorante (¡además, lo dijo Roubini!).  La literatura académica al respecto es muy abundante.  Diversos organismos multilaterales lo reiteran. Sería bueno desenterrar, por ejemplo, las ponencias de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo en 2004. La conclusión allí es contundente: Para mover en serio los ejes de la pobreza y la miseria, es indispensable fortalecer los mercados internos de los países pobres. Naciones Unidas decía entonces que esa es la interpretación correcta de las buenas experiencias asiáticas.

En el este asiático la apertura internacional sólo arrancó después de un intenso y prolongado proceso de desarrollo de la manufactura, con altas tasas de crecimiento, el empleo a tope y una fuerte acumulación de capital controlado nacionalmente y con alta participación estatal. El mercado interno era la clave. 

El desdén por el mercado interno, junto con la obsesión con el paradigma ideológico de la apertura comercial y financiera, les niegan a las naciones pobres la posibilidad de salir adelante recurriendo a sus propios medios.

Es evidente la importancia estratégica de los mercados regionales. Debemos reiterarlo: El 51% de las exportaciones norteamericanas va a Norteamérica. El 75% de las europeas va a Europa. El 50% de las asiáticas va a Asia. Para Suramérica y América Central  ese porcentaje está por debajo del 25%. Sólo hay, en el pasado reciente, dos casos por fuera de la tendencia regional: El del comercio bilateral Brasil – Argentina  y el de las exportaciones colombianas a Venezuela y Ecuador.

Así pues, es apropiada la receta de Roubini, que pertenece a una vieja doctrina económica y política en América Latina. Los amigos del comercio debieran poner tanto interés en la integración regional como en los dudosos dispositivos de los TLC. Y reconocer que el fortalecimiento de los mercados internos es una condición necesaria del éxito exportador.

 

 *Miembro fundador de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí. 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies