Turismo y diversificación económica en Colombia | Razón Pública 2024
Foto: Instituto Distrital de Turismo

Turismo y diversificación económica en Colombia

Compartir:

El turismo es clave en la diversificación económica y la transición energética en Colombia. Conozca su potencial en la reducción de las desigualdades regionales, entre otras problemáticas.

Fernando Guerra Rincón*

El turismo y la economía global

Viajar siempre ha estado ligado a la experiencia humana sobre la tierra. La curiosidad por conocer ha llevado al hombre a explorar desde lo más profundo de los mares hasta los puntos más recónditos del cosmos. Jamás dejaremos de viajar.

Aunque las máquinas, en apariencia, han configurado un mundo mucho más libre, el turismo ha sido crucial para satisfacer nuestra necesidad por conocer diversas culturas. En consecuencia, la actividad turística se convirtió en un instrumento de desarrollo económico y promoción social a nivel global. Un país como Colombia, a pesar de sus dificultades, tiene allí una gran oportunidad. 

De acuerdo con la Organización Mundial de Turismo (OMT), el turismo es “un fenómeno social, cultural y económico relacionado con el movimiento de las personas a lugares que se encuentran fuera de su lugar de residencia habitual por motivos personales o de negocios”. 

Además, es un indicador económico del nivel de vida de una sociedad, una importante fuente de ingresos para las economías, un motor del crecimiento regional y un instrumento fundamental para reducir las desigualdades entre el centro y la periferia.

En 2023, la actividad turística contribuyó con 9 billones de dólares a la economía mundial. Francia, el principal destino de turismo internacional, recibió 89 millones de visitantes. España atrajo a 84 millones y Estados Unidos a 79 millones, de los cuales 56 millones visitaron solo Nueva York. Por su parte, México recibió 49 millones de turistas.

En Colombia, el turismo ha cobrado importancia en la economía nacional y en diversas regiones con atractivos turísticos. Sin embargo, enfrenta desafíos como la percepción de inseguridad, la falta de infraestructura, vías terciarias deficientes y una baja competitividad.

Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en 2002, el número de turistas internacionales fue de 1,1 millones. En 2009 alcanzó los 2,5 millones, lo que representa un incremento del 127% en menos de una década. Durante el mismo período, la entrada de divisas aumentó de 1,2 a 2,6 mil millones de dólares.

También, la tasa de ocupación hotelera promedio y la oferta de cuartos han aumentado constantemente: 52,7% en 2010; 58,3% en 2011; 60,1% en 2012 (COTELCO, 2015). En los últimos ocho años, la llegada de turistas extranjeros al país creció en un 62%.

Según el Banco de la República, los ingresos de divisas al país por concepto de transporte aéreo fueron de 9.000 millones de dólares en 2023, lo que representa un incremento del 22,4% en comparación con 2022. En 2023, Colombia recibió 5.869.869 visitantes no residentes, una cifra que supera en un 173% la de 2021.

Para 2024, se espera la llegada de 6,02 millones de personas, un 4,3% más que el año anterior, lo que representaría ingresos por 19.200 millones de dólares, un aumento del 14,5% en comparación con los niveles de 2019. Para 2034, se proyectan ingresos de 26.000 millones de dólares, equivalentes al 5,3% del PIB nacional.

Interdependencias regionales

En 2023, 1,75 millones de colombianos optaron por explorar los encantos nacionales, generando un aumento del 25% en el turismo respecto al año anterior. Bogotá recibió 998,910 turistas extranjeros durante ese año, casi el doble de los visitantes que recibieron Antioquia (589,606) y Bolívar (565,357).

Según el Instituto Distrital de Turismo, la capital de Colombia atrajo a 12,347,876 visitantes en 2023, un incremento del 10% comparado con 2022. La ciudad cuenta con una amplia infraestructura que incluye más de 15,000 restaurantes, 10,000 bares y establecimientos nocturnos, y 700 hoteles. Estas cifras destacan la magnitud del sector y sus efectos multiplicadores.

Estas cifras señalan el gran potencial de crecimiento de la actividad turística, así como el papel crucial del sector en la diversificación de la economía y en la transición energética promovida por el gobierno. No debemos olvidar que, una vez que el turismo se establece en una región, se generan cambios en las actividades económicas, en la forma en que se gestionan los recursos naturales y en el modo en que percibimos otras expresiones culturales. 

Los viajes entre regiones han ganado mayor relevancia económica en los últimos años. El turismo nacional sigue un patrón centro-periferia, ya que buena parte de los viajeros urbanos provienen de la capital o de los departamentos que rodean las grandes urbes. A partir de esta relación, se espera un efecto eficiente de transferencias desde las áreas centrales hacia la periferia.

Foto: Alcaldía de Santa Marta - Los viajes entre regiones del país han ganado una mayor relevancia económica en los últimos años.

Las interdependencias regionales y sectoriales permiten que el consumo turístico de los hogares sea un canal eficiente para reducir las desigualdades en el país.

En el ámbito local, las actividades económicas alrededor del turismo dependen de la demanda externa, pues los visitantes foráneos invierten en paquetes turísticos. Para que estos beneficios se concreten, los gobiernos locales deberán apoyar el fortalecimiento del turismo y, por ende, el empleo y la entrada de nuevos ingresos.

Las interdependencias regionales y sectoriales permiten que el consumo turístico de los hogares sea un canal eficiente para reducir las desigualdades en el país. La distribución de estos ingresos depende de factores culturales, estructurales y de ubicación. Por este motivo, la magnitud de los multiplicadores es clave para el potencial de beneficios: las desigualdades regionales podrían reducirse si se fomenta el turismo como estrategia de desarrollo local.

La industria turística genera mucho trabajo, y, por esta razón, sus promotores deben propiciar su potencial para generar más ingresos locales. Al estar conectado con varias industrias como alojamiento, transporte, entretenimiento, agencias de viaje, administración, finanzas, salud y viajes interregionales e intrarregionales, el turismo puede impactar directa o indirectamente sobre la producción bruta, el valor agregado y el empleo.

Por otro lado, la actividad turística es vital para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Milenio a 2030, específicamente en áreas como pobreza, hambre cero, salud, bienestar, educación de calidad, igualdad de género, agua limpia, saneamiento, energía asequible y no contaminante, trabajo decente, crecimiento económico, innovación e infraestructura, reducción de la desigualdad, comunidades sostenibles, producción y consumo responsable, entre otras.

Gracias al carácter intersectorial del turismo, es posible reforzar las asociaciones público-privadas e involucrar a múltiples agentes (internacionales, nacionales, regionales y locales) para alcanzar los objetivos descritos con anterioridad.

Desafíos y Oportunidades

El desarrollo turístico es una prioridad para el gobierno tal y como está consignado en el Plan Nacional de Desarrollo: “Los territorios desarrollarán sus capacidades para el aprovechamiento sostenible de su riqueza natural y cultural, vinculándola efectivamente a la oferta turística de tal manera que se impulse la cadena de valor del sector”. 

El gobierno, con el apoyo de las entidades territoriales y los diferentes actores públicos, privados y comunitarios, deberá adelantar los proyectos estratégicos de turismo.  Igualmente, promover la creación de empresas turísticas, mediante el ajuste del pago de la tarifa de parafiscalidad durante los primeros años de funcionamiento de estas unidades productivas. 

Este tipo de actividades contribuirán a la paz y al posicionamiento de Colombia como un destino donde el turismo se hace en armonía con la vida, en línea con el Plan Sectorial de Turismo. 

Acerca del autor

Fernando Guerra

*Economista, magíster en Estudios Políticos y Económicos de la Universidad del Norte. Profesor universitario y autor de varios libros, entre ellos, La geopolítica del petróleo y el cambio climático (Universidad de Antioquia, 2010).

2 comentarios

Fernando Guerra

Escrito por:

Fernando Guerra

*Economista, magíster en Estudios Políticos y Económicos de la Universidad del Norte. Profesor universitario y autor de varios libros, entre ellos, La geopolítica del petróleo y el cambio climático (Universidad de Antioquia, 2010).

2 comentarios de “Turismo y diversificación económica en Colombia

  1. Mapa claro de la dinámica actual del turismo. Importante como movilizar el volumen incremental de turistas usando energías limpias en un país dependiente todavía de las fosiles.

  2. En mi opinión antes de adelantar proyectos estratégicos de turismo el gobierno debe pensar en dotar de servicios básicos a los territorios donde se pretende adelantar dichos proyectos, de lo contrario seguiremos mostrando destinos atractivos pero no sostenibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Economía y Sociedad

El galeón San José: ¿una oportunidad para la “etno-diplomacia”?

Economía y Sociedad

¿Qué pasó con el plan digital en Bogotá?

Economía y Sociedad

“Volvamos a mi Cali Bella”: no funciona la estrategia del alcalde para la COP16

Edna Bonilla
Economía y Sociedad

Las propuestas tributarias de la Comisión de Expertos

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.