Trump vs. Estados Unidos: ¿de la inmunidad a la impunidad presidencial?
Foto: Facebook: Donald Trump

Trump vs. Estados Unidos: ¿de la inmunidad a la impunidad presidencial?

Compartir:

La Corte Suprema de EE.UU. sobre la balanza ¿impunidad o protección constitucional? Análisis del efecto en la democracia y elecciones, el caso Trump.

Marcela Anzola*

Inmunidad presidencial en EE. UU: balance entre poder y responsabilidad

El pasado 1 de julio la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos dictó una sentencia que se ha calificado de histórica por sus posibles consecuencias para la democracia americana.

El caso se originó en un juicio federal donde se está juzgando si Donald Trump, presidente en ese momento, incurrió en el delito de interferencia electoral en las elecciones del 2020, incluidos los eventos durante el ataque al Capitolio de EE. UU. del 6 de enero de 2021. 

La Corte Suprema, en un fallo redactado por su presidente, John Roberts, con seis votos a favor y tres en contra, determinó que los presidentes de los Estados Unidos tienen inmunidad absoluta por actos relacionados con los poderes otorgados por la Constitución, como son el mando de las fuerzas armadas, el otorgamiento de indultos, el poder de veto legislativo, la dirección de las relaciones exteriores, la gestión de la inmigración y el nombramiento de jueces. En estos casos, ni el Congreso ni los tribunales tendrían autoridad para limitar los poderes otorgados exclusivamente al presidente en virtud de la Constitución.

La Corte no acogió el argumento de Trump de que el juicio político y la destitución del cargo son un requisito previo necesario para acusar penalmente a un presidente.

Sin embargo, la inmunidad absoluta no se extendería a la conducta en áreas donde la autoridad del presidente se comparte con el Congreso. De otra parte, otros actos oficiales, descritos como conductas tomadas de acuerdo con la «autoridad constitucional y estatutaria» del presidente, recibirían inmunidad presunta, pero podrían ser procesados, siempre y cuando los fiscales demuestren que con esto no se amenace el poder y la función del poder ejecutivo. Finalmente, los actos no oficiales no gozarían de inmunidad frente a la persecución penal. 

La Corte no acogió el argumento de Trump de que el juicio político y la destitución del cargo son un requisito previo necesario para acusar penalmente a un presidente. 

Es interesante anotar que, en su análisis la Corte encontró que, si bien los redactores de la Constitución apoyaban una presidencia fuerte, solo había pruebas fragmentarias sobre la inmunidad presidencial en particular. Por lo tanto, el tribunal se basó en los principios de separación de poderes y en precedentes para tomar su decisión. Se apoyó especialmente en el caso Nixon v. Fitzgerald (1982), en el que la Corte Suprema sostuvo que el presidente es inmune a las demandas civiles por daños monetarios con respecto de actos oficiales; y en el caso Estados Unidos vs. Nixon (1974), que limitó el privilegio del presidente dentro del proceso judicial

La jueza Sonia Sotomayor se apartó de la decisión mayoritaria al considerar que el otorgamiento de la inmunidad de enjuiciamiento modificaba la institución de la Presidencia, con el riesgo de permitir conductas criminales por parte de los presidentes. 

Para Sotomayor el fallo de la Corte amplió el concepto de actos oficiales más allá de los deberes principales del presidente y privó a los fiscales de herramientas para elevar cargos. Además, expresó su preocupación sobre el fallo de la Corte a un presidente podría ser inmune al enjuiciamiento en una serie de situaciones hipotéticas, como, por ejemplo, si ordenaba el asesinato de rivales políticos o aceptaba sobornos a cambio de indultos. En su opinión, la sentencia va más allá de lo que los padres fundadores habrían reconocido.

El presidente de la Corte respondió a las críticas de la disidencia afirmando que la opinión de la mayoría era un fallo mucho más restringido de lo que Sotomayor había descrito y se refirió a sus escenarios hipotéticos como alarmismo. 

Foto: Supreme Court -A pesar de que los pronunciamientos de la Corte Suprema tienen la vocación de ser neutros frente a la política, este fallo tendrá ciertamente consecuencias en la contienda electoral.

Reacciones a la sentencia 

Después de que se conoció el fallo, las reacciones no se hicieron esperar.  En su red social Truth Social, Trump se refirió al fallo como “Gran victoria para nuestra Constitución y democracia ¡Orgulloso de ser estadounidense!». 

La misma noche del 1 de julio, el presidente Biden se pronunció al respecto en un mensaje a la nación en donde recordó que la nación fue fundada sobre “el principio de que no hay reyes en América”, de que todos somos iguales ante la ley y de que nadie está por encima de ella, incluido el Presidente de los Estados Unidos. Señaló que con la decisión de la Corte esto había cambiado, ya que a partir de esta no habría límites a lo que el presidente pueda hacer. De acuerdo con Biden, con este precedente, el poder del presidente ya no estaría limitado por la ley, ni por la Corte Suprema, sino por los límites que el presidente mismo quiera autoimponerse.

El fallo también generó reacciones opuestas entre los principales líderes políticos del país. La reacción de la prensa al fallo fue mayoritariamente negativa, con algunos medios calificando la decisión como un golpe a la democracia y un peligro para el Estado de derecho. 

Algunas editoriales compararon la situación con la de países autoritarios, donde el presidente goza de impunidad absoluta y no puede ser juzgado por ningún delito. Otros medios, más afines al exmandatario, defendieron la decisión como una forma de proteger al presidente de las persecuciones políticas y judiciales de sus opositores. También hubo voces que llamaron a la calma y a la prudencia, señalando que el fallo no significa que el presidente sea intocable, sino que aplica a las acciones que realizó en el ejercicio de su cargo, y que aún podría ser investigado por otros hechos que ocurrieron antes o después de su mandato.

Cualquiera que sea la posición, el fallo tendrá implicaciones no únicamente en los actuales procesos que enfrenta el expresidente, sino también en la actual contienda electoral.  

Trump y la inmunidad

Aunque Trump enfrenta actualmente varios casos que podrían verse afectados con la sentencia, no en todos tendrá el mismo efecto. 

En caso de que Trump gane las elecciones sin que se haya tomado una decisión, es posible que el Departamento de Justicia bloquee el enjuiciamiento del presidente después de la toma de posesión.

El caso que se verá más afectado es probablemente el de la interferencia electoral, ya que fue el que sirvió de base para la sentencia de la Corte. Este seguramente sufrirá un retraso debido a que el juez tendrá que entrar a determinar si las actuaciones de Trump caen dentro de los criterios de la inmunidad presidencial. En caso de que Trump gane las elecciones sin que se haya tomado una decisión, es posible que el Departamento de Justicia bloquee el enjuiciamiento del presidente después de la toma de posesión. 

El proceso por interferencia electoral en Georgia también sufrirá un retraso por las mismas razones que el anterior. Aunque este caso ya estaba retrasado debido a la recusación que había hecho la defensa de Trump en contra de la fiscal Fani Willis. Se espera que el juicio se reanude en el 2025. 

En el caso por la retención de documentos clasificados relacionados con el sector defensa, la sentencia puede tener un efecto menor debido a que las actuaciones de Trump se dieron después de su presidencia. Sin embargo, la defensa de Trump ha presentado alegatos argumentando la inmunidad presidencial. Hasta el momento la jueza que está a cargo no ha entrado a decidir sobre este punto, y seguramente deberá tener en cuenta los criterios de la sentencia. 

Quizás, el caso en que la sentencia tendrá menor efecto es el de la falsificación de los registros comerciales relacionados con el soborno a la actriz de contenido para adultos, Stormy Daniels, en el que fue declarado culpable por un juez del Tribunal del Estado de Nueva York. La fecha de la sentencia de Trump se pospuso hasta septiembre de 2024. El juez indicó que se pronunciaría sobre la aplicabilidad de la inmunidad presidencial respecto de las pruebas presentadas por la fiscalía y que poco después dictaría sentencia, si lo consideraba necesario. 

Consecuencias electorales 

Aunque los pronunciamientos de la Corte Suprema tienen la vocación de ser neutros frente a la política, este fallo tendrá ciertamente consecuencias en la contienda electoral. Es indudable que le facilitará a Trump su defensa y le dará un respiro para dedicarse a su campaña electoral.  

Adicionalmente, el fallo podría también tener importantes consecuencias electorales para los comicios de noviembre, donde se elegirán a los miembros del Congreso y a varios gobernadores y alcaldes. Según las encuestas, la opinión está dividida sobre el fallo, con una ligera mayoría expresando su rechazo y preocupación por el precedente que sienta. 

Esto podría beneficiar a los candidatos demócratas, que han prometido revertir el fallo mediante una reforma constitucional o una legislación que limite el alcance de la inmunidad presidencial. Por otro lado, los candidatos republicanos, que apoyan al exmandatario y su legado, podrían movilizar a su base electoral con el argumento de que el fallo es necesario para garantizar la independencia y la autoridad del presidente frente a los ataques de sus enemigos políticos y mediáticos. 

En conclusión, el fallo de la Corte Suprema sobre la inmunidad presidencial es un tema complicado y polémico, que tendrá repercusiones tanto jurídicas como políticas en Estados Unidos. 

El fallo busca equilibrar el derecho del presidente a ejercer su cargo sin interferencias indebidas, con el deber de acatar la ley y responder por sus actos. Sin embargo, este equilibrio no es fácil de lograr y dependerá en gran medida de la interpretación y la aplicación que hagan los distintos sujetos involucrados. Así, el fallo plantea un dilema entre la eficacia y la responsabilidad del poder presidencial, que tendrá que ser resuelto por la ciudadanía y las instituciones democráticas de Estados Unidos. Por esta razón, el debate seguirá siendo importante y vigente en el futuro cercano, especialmente en el contexto de la contienda electoral que definirá el destino del país. 

Acerca del autor

Marcela Anzola

* Abogada de la Universidad Externado de Colombia, LL. M. de la Universidad de Heidelberg y de la Universidad de Miami, Lic. OEC. INT. de la Universidad de Konstanz, Ph. D en Estudios Políticos de la Universidad Externado de Colombia, consultora independiente.

1 comentarios

Marcela Anzola

Escrito por:

Marcela Anzola

* Abogada de la Universidad Externado de Colombia, LL. M. de la Universidad de Heidelberg y de la Universidad de Miami, Lic. OEC. INT. de la Universidad de Konstanz, Ph. D en Estudios Políticos de la Universidad Externado de Colombia, consultora independiente.

Comentarios de “Trump vs. Estados Unidos: ¿de la inmunidad a la impunidad presidencial?

  1. No entiendo la justicia, de cómo un expresidente ya un criminal pueda ser presidente y jugar con la constitución y todo x que los jueces de cierta forma le están dando los caminos abiertos para que haya una completa monarquía , pero no se trate de un individuo ordinario x que ya lo están crusificando x un delito y a este hombre no lo pueden condenar y enviarlo a fas de la tierra donde nunca jamás se vuelva a recordar su nombre x Dios si este hombre gana este país jamás volverá a ser el mismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Sandra Borrero
Internacional

Latinoamérica: Mujeres de izquierda en el poder

Al parecer el Reino Unido buscaría una salida no-deal de la Unión Europea.
Internacional

¿Qué está pasando en el Reino Unido?

Janiel Melamed
Internacional

La creación del Estado palestino, tan cerca y tan lejos

Internacional

Atentado en Niza: ¿cómo parar el terrorismo?

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.