Trump a la cárcel | Fundación Razón Pública 2023
Foto: Twitter: Donald Trump

Trump a la cárcel

Compartir:

Aunque estas cosas pasan lejos de Colombia, hay dos lecciones grandes y oportunas para los colombianos.

Hernando Gómez Buendía*

Fue la persona más poderosa del mundo entre 2017 y 2021, y puede volver a serlo entre 2025 y 2029.

El expresidente Donald Trump fue obligado a presentase en la cárcel de Foulton (Georgia), donde quedó registrado como el preso PO1135809 de los Estados Unidos. Esta es la cuarta vez que le sucede en los últimos tres meses, por un total de 91 cargos criminales. Nada menos.

La principal diferencia entre éste y los tres casos anteriores consiste en que se trata de 19 cargos por violación de leyes de un estado, no de leyes federales o de alcance nacional. Aunque Trump fuera reelegido presidente, no podría indultarse a sí mismo, ni ordenarle al ministro de Justicia que deshaga el proceso, ni siquiera esperar que le perdone el gobernador de Georgia. Los procesos abiertos en Washington y en Miami son de alcance federal, y el gobernador de Nueva York no está facultado para conceder indultos. En resumen: si Trump es condenado, morirá en una cárcel.

La segunda diferencia es el tipo de delitos que se le imputan: Trump será procesado como cabecilla de un crimen organizado, o de una conspiración con otros 18 cómplices para robarse las elecciones en Georgia. Esto importa porque la ley de este Estado permite incluir actos que no son delitos, pero lo son si ayudan a consumar aquel propósito —lo cual hace más fácil condenar a los reos—. Pero del otro lado, el carácter colectivo del proceso complicará su trámite y podría prolongarlo hasta después de las elecciones.

En resumen: si Trump es condenado, morirá en una cárcel.

Una tercera diferencia con los casos federales consiste en que este juicio será transmitido en vivo y en directo, acentuando, si cabe, la espectacularidad y resonancias política del caso: en medio de una campaña donde Trump es el casi seguro candidato del partido republicano, los procesos penales contra él se han convertido en escenario sustituto y enfermizo del debate electoral en Estados Unidos.

¿Cuál es ese debate? Desde la noche de elecciones en 2020, Trump declaró que había habido fraude, pero perdió los 62 procesos judiciales donde intentó demostrarlo, la Corte Suprema (donde tiene mayoría de 6 contra 3) se rehusó a considerar sus dos demandas – y en la propia Georgia se dieron tres recuentos de los votos, bajo supervisión de autoridades de su partido—.

No importa. Trump y sus abogados insisten en que él “estaba convencido” de la existencia del fraude, en que la ley garantiza la libertad de expresión, en que se limitó a las diligencias para evitar el robo de las elecciones, en que “Biden” (es decir, su ministro de Justicia) esperó más de dos años para entablar las demandas, y en que esta serie de procesos contra él es el caso más grotesco de persecución política en los 247 años de vida republicana.

Le recomendamos: Elecciones en Estados Unidos: Biden, Trump y la justicia

A lo anterior se añaden otras dos circunstancias. Joe, el hijo del presidente Biden, había abusado sin duda de su influencia, ha sido largamente investigado (por un fiscal nombrado por Trump) y no ha sido condenado ni está preso (la Cámara de mayoría republicana insiste en denunciarlo junto con su padre —y aunque no haya encontrado evidencias creíbles contra el segundo—). Tal vez más corrosivo o intrigante, en algunos estados y a raíz de la pandemia fue necesario adaptar las leyes electorales; esto pasó también en estados con mayoría republicana, pero ¿cómo convencer a los seguidores de Trump de que no existió el fraude?

Trump puede ser elegido presidente estando preso, y sus posibilidades mejoran con cada nueva denuncia.

Por eso el 65% de los republicanos creen que sí hubo fraude, por eso Trump lleva más de 30 puntos de ventaja sobre el segundo en las primarias del partido, por eso todos sus rivales opcionados  lo defienden, prometen votar por él si gana las primarias o prometen indultarlo; por eso cada acusación enardece a sus partidarios, por eso aumentan las donaciones, por eso Trump exhibe con orgullo su foto como el preso PO113509 —aunque esta sea en realidad la peor humillación de un presidente en la historia de Estados Unidos—.

Trump puede ser elegido presidente estando preso, y sus posibilidades mejoran con cada nueva denuncia. Un expresidente, candidato y posible presidente en abierta rebeldía contra la administración de justicia, las elecciones que vienen tachadas de fraudulentas, un evidente riesgo de violencia. Los Estados Unidos en medio de una crisis de veras gigantesca.

¿Lecciones para Colombia? Dos que creo oportunas e importantes: una sobre el pasmoso poder de enceguecer que tienen las ideologías, y otra sobre la imposibilidad de una justicia imparcial para los presidentes.

Puede leer: El gigante maniatado

Acerca del autor

7 comentarios

Hernando Gómez Buendía

Escrito por:

Hernando Gómez Buendía

* Director y editor general de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí.

7 comentarios de “Trump a la cárcel

  1. Los factores reales de poder, tanto en EEUU, como en América latina, no podrán ocultar su verdadero rostro. El jaque en que fueron puestos, los últimos 5 años las grandes corporaciones financieras, las productoras de alimentos, transporte marítimo y aéreo, exploración y producción de hidrocarburos y carbón, entre otras dependientes de estas primeras, condujo a los gobiernos- fachadas de estos factores reales de poder- a sacar sus garras, sus verdaderas estrategias de reducción de libertades, especulación, inflación y recrudecimiento de violencias, para mantener su estatus quo. Se acabaron los partidos políticos, se acabaron las diferencias, inventadas para hacer creer a la población en la democracia. Se destapan los monstruos ocultos del neo fascismo y los neo conservadurismos.

  2. Es realmente increíble ver como un personaje público como este, el cual enfrenta tantos cargos y faltas al estado gubernamental tenga una acogida tan grande en el publico norteamericano, porque no es de esconder que una gran parte de este país se identifica con este expresidente, lo que nos deja pensando si en realidad es el mismo personaje o el publico quien lo sigue quien esta del todo mal. Sin embargo es incuestionable que tiene razones de peso para defender su país, al final es un simple mortal que ama y destruye su patria al mismo tiempo.

  3. Con cada denuncia Trump consigue publicitarse, por lo cual independientemente el motivo o las acusaciones en su contra que se hable de Trump hace que obtenga más visibilidad, por lo cual consigue que aumenten las posibilidades de ser reelecto.

  4. Desde el momento que los estadounidenses eligieron a Trump como su presidente en el 2017, después de la presidencia de Barack Obama demuestra el cambio de la sociedad, donde entre los dos partidos existentes en el país cambia drásticamente el pensamiento de un estado liberal a uno de extrema derecha. Ahora con Biden en la presidencia siendo del partido demócrata, aun se evidencia que el pueblo estadounidense a pesar de todos los errores que cometió Trump sigue con su ideología que a mi parecer es racista, clasista y retrogrado.

    Espero que en la siguiente campaña no sea visible la participación de Trump, ya que esto no solo afectaría a estados unidos, también a Latinoamérica por sus pensamientos radicales.

  5. Yo creo que Trump está intentado hacer sus últimos esfuerzos para poder liderar, y está tratando de usar a los republicanos para poder llegar a la presidencia de Estados Unidos sin importar si está preso, y yo pienso que manipula a los republicanos con el discurso que tiene y por ese motivo ellos creen en el ciegamente y piensan que ocurrió un fraude que hasta el momento no se ha demostrado.

  6. Creo yo que un expresidente como Trump enfrente acciones legales demuestra que nadie, por más grande que sea está por encima de la ley. Esto nos lleva a reflexionar sobre la necesidad de un poder judicial independiente en Colombia en la cual una relación entre política y justicia sea tomada con seriedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

el triunfo de Ivan Duque
Columna

El éxito de Duque

Columna

Quitándose la máscara

Columna

Las elecciones que vienen

Para donde va Colombia
Columna

¿Para dónde va Colombia?

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.