Teoría de Juegos | Columna especial del día | Jorge Mantilla
Inicio COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA Teoría de Juegos

Teoría de Juegos

Escrito por Jorge Mantilla

Todos somos inteligentes el día después. El dicho es cierto y aplica perfectamente para el drama de lo sucedido esta semana con la elección del rector de la Universidad Nacional. Décadas de lucha del movimiento estudiantil para construir y hacer respetar la democracia universitaria se fueron por la borda en una historia de no creer. Utilizando un esquema básico de teoría de juegos, el establecimiento le ganó una partida al gobierno y al movimiento estudiantil,  dejándolos en ridículo.

La historia sería de risa si no fuera por lo que representa. Los muchos años que el profesor Múnera ha dedicado a la defensa de la educación pública, los sacrificios que el movimiento estudiantil ha hecho. No valieron. Y lo obvio ¿si no era en este gobierno, cuándo? No se entiende, al menos para quienes estamos lejos del poder, que quienes hoy gobiernan, no hayan usado ese poder para hacer respetar la voluntad de todos los estamentos de la Universidad. Profesores, trabajadores y egresados quedaron viendo un  chispero.

No hay que ir muy lejos. Fue el gobierno, con su idealismo y su arrogancia característica quien le dio la espalda a la Universidad Nacional. Claro, el problema es estructural y sin una reforma a la ley 30 de 1992 pocas cosas cambiarán en el largo plazo. Pero eso no es excusa. En esta ocasión se trataba no de resolver lo estructural sino de asegurar lo mínimo. El rector de la universidad más importante del país. Más que los votos y las declaraciones públicas, se trataba de  preparar la sesión del Consejo Superior Universitario, de conocer los mecanismos de funcionamiento de la instancia, de anticipar los escenarios posibles.

Lo anterior no excusa la manera cuestionable en la que Ignacio Mantilla y otros miembros del CSU se habrían puesto de acuerdo para amañar la elección si es cierto que se reunieron días previos a la votación como lo afirman algunas versiones. Un comportamiento éticamente cuestionable pero efectivo para obstruir la voluntad del gobierno y de la comunidad universitaria.

Lastimosamente, como en muchos otros temas,  una mezcla de idealismo e incompetencia se ha convertido en el mayor obstáculo del proyecto de cambio del presidente Petro. En este caso la lección es lapidaria pues apunta, a un altísimo precio, a la discusión abierta por el propio presidente entre técnicos y activistas. No bastan la lealtad, la convicción, y la disciplina de partido para hacer materializar los cambios de su programa de gobierno.  Mientras sus funcionarios y delegados juegan con teorías, sus opositores les aplican la teoría de juegos. Los confunden, los enredan, los sacan del camino.

Así quedó demostrado con quienes tenían la responsabilidad de defender y hacer respetar la voluntad de la comunidad universitaria. El camino al infierno está lleno de buenas intenciones, dicen, y es justamente eso lo que le está pasando a este gobierno. Sus anuncios y sus grandilocuencias no pasan de eso y salvo sectores como ambiente o tierras,  los discursos pocas veces se convierten en realidad.

La Universidad Nacional está herida y ojalá sea el profesor Múnera quien con su acostumbrada claridad pueda inspirar un movilización amplia y pacífica. Desde antes de posesionarse, Peña- el rector elegido la semana pasada por el Consejo Superior Universitario- carece y carecerá de legitimidad.

Por su parte, sería bueno que el gobierno y la propia ministra de educación tengan un poco de autocrítica con lo sucedido. Asumir la responsabilidad evitaría, en buena medida, el matoneo y la persecución que se ha desatado contra la representación estudiantil o contra sus propias delegadas. Por dolorosa que sea, esta lección deberá ser tenida en cuenta hacia futuro en otros escenarios en donde el gobierno ha optado por nombramientos y delegaciones cuya lealtad y disciplina garantiza poco en ámbitos y decisiones donde el detalle y lo técnico, como optar por un mecanismo de votación u otro, terminan siendo definitivos.

Artículos Relacionados

1 Comentario

Javier Francisco Franco Mongua marzo 25, 2024 - 2:30 pm

Jajaja jajaja jajaja La teoría de juegos vuelve, como en la Guerra Fría a derrotar a los rojos…y es hora de desprivatizar de las manos marxistas a la Universidad Nacional, que la tomaron desde hace 65 años …bien por que, una vez más la Universidad no cayó en manos de Leopoldo y su pandilla

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies