El sistema de salud del magisterio: una transición problemática
Foto: Gobernación de Antioquia

El sistema de salud del magisterio: una transición problemática

Compartir:

El gobierno está usando al magisterio como conejillo de indias para probar sus ideas de reforma de la salud. Estos son los cambios que empezaron a regir esta semana, y estos serían los alcances del apresurado experimento.

Mónica Uribe Gómez*

El plan B del gobierno  

Como es conocido, la reforma del sistema de salud es uno de los temas que ha generado más controversias y rupturas políticas desde que el presidente Petro llegó al poder en el 2022.  Después de casi año y medio de trámite legislativo, su proyecto de reforma fue archivado por la Comisión Séptima de la Cámara con nueve votos a favor y cinco votos en contra.  

Pero en respuesta a este fracaso, el gobierno se ha propuesto acelerar o dar comienzo a los cambios en otros escenarios, como el sistema de salud de los maestros, que servirá para aplicar un plan piloto de la reforma a la salud.

Le recomendamos: La docencia universitaria: confusión y desencanto

Régimen actual del magisterio

El sistema de salud del magisterio es uno de los regímenes especiales que se mantuvieron después de crearse el Sistema General de Seguridad Social en Salud en 1993, junto con los de las fuerzas militares, la policía nacional, Ecopetrol y las universidades públicas. Estos regímenes conservan particularidades en materia de de financiación y prestación de los servicios, y no operan bajo la modalidad de las   Entidades Promotoras de Salud (EPS). 

La excepción fue negociada con la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), que avaló un nuevo sistema de salud para los docentes. El régimen especial cubre más de 800 mil maestros y sus familiares. El sistema es financiado por el Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio (Fomag), mientras que la administración de los recursos y la contratación de los servicios está a cargo de la empresa Fiduprevisora S.A., en desarrollo de un contrato de fiducia mercantil con el gobierno nacional   

El anuncio y el revolcón  

El 29 de  marzo  y a través de su cuenta X , el presidente Petro anunció que  “Se acaba la corrupción en el Fondo de Prestación de Servicios Sociales del Magisterio (Fomag); pagando dos veces y media la capitación que hoy pagan las EPS el magisterio tiene una tasa de mortalidad infantil más alta que el promedio nacional”. El presidente venía haciendo estos anuncios sobre la red de corrupción en el Fomag desde octubre de 2023.

Ante el anuncio del presidente, la Fiduprevisora canceló la licitación para contratar los servicios de salud para los docentes durante los próximos cuatro años, una licitación que ascendía a cerca de 13, 2 billones de pesos. 

En vez de eso la entidad anunció la transición hacia el nuevo modelo para garantizar el acceso con calidad a los servicios sin intermediarios , que en efecto comenzó el 1 de mayo. Según la vicepresidenta del Fomag, el nuevo modelo  “garantiza el goce efectivo del derecho fundamental a la salud, incluyendo la seguridad y salud en el trabajo de forma integral y participativa para los docentes y sus familiares”.

El nuevo modelo tiene tres ejes principales: un prestador primario, un nodo regional de servicios, y centros nacionales de atención especializada. Además, tendrá un gestor farmacéutico común para los tres niveles y un sistema de transporte especializado. 

Por otra parte, la reforma divide al país en ocho regiones y en nodos regionales, de los que cuales pueden hacer parte uno o varios departamentos.

También se incluyen los Equipos de Cuidado Integral en Salud para el Magisterio, que tendrán un territorio asignado para intervenir de manera integral los entornos familiares y laborales.

Además, el sistema tendrá centros de referencia que organizarán las citas y procedimientos para pacientes con más alta complejidad, según libre elección del maestro o maestra y sus beneficiarios a IPS públicas y privadas configuradas como red en cada departamento.

De igual forma, el nuevo modelo contempla un Sistema Unificado de Información en Salud para el Magisterio, y un defensor del usuario nacional y regional. 

No menos, el sistema fortalece el componente de atención primaria y diferencial de género y adultos mayores

La tormenta 

Desde el momento de iniciar operaciones, no han parado las quejas de los pacientes afectados por semejantes decisiones.

Tampoco se han hecho esperar, por supuesto, los reproches de los opositores del gobierno y de muchos medios de comunicación que denuncian de manera   reiterada el caos que se viene presentando en la asignación de citas, la distribución de medicamentos y las autorizaciones para una cirugía o la atención de especialistas. 

Estos problemas, sin duda, deben tener pronta solución porque sí existe un sector donde la improvisación cuesta vidas: el de la salud. 

Había que reformarlo 

Pero la idea difundida por los medios, según la cual el sistema de salud de los maestros funcionaba muy bien, tampoco corresponde a la verdad. 

Foto: Ministerio de Educación - La transición hacia el nuevo modelo, que se propone garantizar el acceso con calidad a los servicios sin intermediarios, comenzó el 1 de mayo.

Este régimen especial de salud necesitaba cambios. Además de los escándalos de corrupción, no había logrado su objetivo de ofrecer una atención de calidad y un acceso equitativo a los servicios para los docentes de Colombia.

Aunque el costo del servicio per cápita en este régimen especial del magisterio es 1,64 veces mayor que el de un usuario de la Ley 100, esto no se reflejaba en la calidad de los servicios prestados: a finales de junio de 2023, “el Fomag enfrentaba 79,151 demandas activas con pretensiones económicas que ascendían a 5.8 billones de pesos, lo que lo posicionaba como la segunda entidad con más demandas en su contra.”

Los servicios de salud para los maestros han sido deficientes durante años, las quejas sobre su funcionamiento han sido reiterativas y las denuncias por corrupción en la contratación de los operadores tampoco son nuevas

Este régimen especial de salud necesitaba cambios. Además de los escándalos de corrupción, no había logrado su objetivo de ofrecer una atención de calidad y un acceso equitativo a los servicios para los docentes de Colombia. 

Una reforma improvisada 

Entonces ¿por qué han sido tan traumáticas los cambios?

Una primera respuesta es la premura y la aparente falta de planeación para adoptar el nuevo modelo de salud. 

En este proceso no se tuvo información clara: quienes requerían atención no sabían dónde acudir, ni qué cosas habían cambiado. Eso se suma a la confusión causada por la desinformación sobre los procesos para continuar tratamientos de enfermedades crónicas, órdenes de cirugías, tratamientos oncológicos, etcétera. 

La situación llevó a que maestros en distintas zonas del país se declararan en alerta roja.  Tanto así que Fecode convocó directivas de todos sus sindicatos para adoptar acciones urgentes y resolver las dificultades que se están presentando.

Una de las lecciones más importantes que va dejando esta reforma es la necesidad de tener un plan de transición claro con metas definidas en el corto, mediano y largo plazo para que los pacientes tengan el mínimo posible de traumatismos. 

En lo inmediato, este sistema no parece estar mejorando el acceso a los servicios; los problemas se han agravado y la desconfianza en la reforma que pretende el gobierno ha aumentado en muchos sectores de la ciudadanía. 

Las transiciones en las políticas sociales generalmente deben hacerse de manera progresiva para garantizar el acceso equitativo y de calidad a los servicios. Pero estos cambios exigen análisis prospectivos, estrategias que involucren a todos los interesados, es decir, a los prestadores de servicios, los usuarios, las familias y los tomadores de decisión. Además de tener etapas de transición entre lo que venía funcionando y lo que se empieza a implementar. 

Como con muchos otros temas relacionados con reformas sociales presentados por este gobierno, y que suelen despertar pasiones y polarizaciones, vale la pena hacer balances respaldados en datos que permitan contextualizar los problemas que tenía este sistema de salud desde hace varios años y los que está generando esta transición apresurada con el fin de encontrar salidas razonables.

Si la discusión se reduce otra vez a una pela entre quienes dicen que Petro quiere  “estatizar” la salud y desaparecer las EPS y quienes defienden la reforma a pesar de sus imperfecciones, volveremos al punto en el que no es posible avanzar y seguiremos dando vueltas sin salida, reflejándonos en la famosa frase de la novela El gatopardo de Lampedusa: “que todo cambie para que todo siga igual”.

Lea en Razón Pública: Nueva reforma de la salud: un escenario todavía más preocupante

0 comentarios

Mónica Uribe

Escrito por:

Mónica Uribe

*Profesora de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas, departamento de Ciencia Política, Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

0 comentarios de “El sistema de salud del magisterio: una transición problemática

  1. El caos en el servicio de salud del magisterio, es una muestra más de la irresponsabilidad de PETRO. Juega con la vida y la salud de los educadores. El modelo debe ser cambiado pero se requieren entre tres y seis meses para que la FIDUPREVISORA contrate las más de 8000 IPS para que presten el servicio. Es un adelanto de lo que será la reforma a la salud.

  2. Ahora les preocupa la salud de los profesores jajajaja ahora no son guerrilleros adoctrinadores jaajajaj oportunistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

La democracia en Colombia
Política y Gobierno

Petro y Hernández: los límites de la democracia

Política y Gobierno

¿Qué queda de la Constitución colombiana treinta años después de su promulgación?

LATAM y el covid19
Home, Política y Gobierno

La prueba de fuego para los gobiernos de América Latina

Iván Duque y Álvaro Uribe.
Política y Gobierno

Duque y Uribe: La pareja del año

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.