El sistema de pensiones en Colombia | Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad El sistema de pensiones en Colombia

El sistema de pensiones en Colombia

Escrito por Jorge Ivan Gonzalez - Andres Avellaneda
Sistema de pensiones en colombia

Explicación actualizada y clara del problema pensional en Colombia, de los dos regímenes que tenemos, y de las propuestas de reforma que se han hecho o que han sido formuladas por los candidatos.

Jorge Iván González* y Andrés Avellaneda**

El rol de la estética y el arte en comunidades en transición política" - Facultad de Ciencias Sociales y Humanas

El sistema

La discusión sobre una reforma pensional vuelve a tomar fuerza en el contexto de los debates para las elecciones a la Presidencia.

Hay dos caminos para pensionarse en Colombia: (i) el Régimen de Prima Media (RPM), administrado por Colpensiones, y (ii) el Régimen de Ahorro individual con Solidaridad (RAIS), administrado por los fondos de pensiones (AFP) como Porvenir, Colfondos, Protección y Skandia. Estos dos modelos se excluyen mutuamente.

Existen además otras modalidades “especiales”: el Fondo Nacional de Prestaciones (Fomag), la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares (Cremil) o la Caja de sueldos de Retiros de la Policía Nacional (Casur).

El régimen de Colpensiones

Los aportes realizados por las empresas y los trabajadores en este régimen van a un fondo público que pretende garantizar la pensión de quienes cumplan las condiciones de edad y de semanas mínimas de cotización. La idea es sencilla: los jóvenes de hoy contribuyen a garantizar la pensión de los viejos de hoy.

El sistema es exitoso si se cumplen dos condiciones: una relativa estabilidad demográfica, e impedir el aumento de la pensión en el último momento de la vida laboral del individuo para evitar abusos.

Si el trabajador elige este régimen y cumple sus requisitos, el monto de la pensión oscila entre el 55 % y el 65 % del ingreso base de liquidación (IBL). El IBL se calcula como el promedio del salario, sin efectos inflacionarios, de los últimos diez años. Además, por cada 50 semanas adicionales cotizadas, el porcentaje aumenta progresivamente hasta llegar al 80 % del IBL.

Si el trabajador fallece antes de cumplir los requisitos para pensionarse y tenía a su cargo a otras personas (madre, padre, hermano, conyugue, hijos), ellas podrán reclamar el 100 % de la pensión, siempre y cuando demuestren que dependían del trabajador.

Si el trabajador cumple la edad de pensionarse, pero no tenía las semanas cotizadas, y demuestra la imposibilidad de trabajar, tendrá derecho a recibir el dinero que cotizó al sistema ajustado por inflación.

El régimen de los fondos

Los trabajadores que hacen parte de este régimen pueden pensionarse a la edad que quieran, siempre y cuando los aportes hechos a su cuenta individual les permitan obtener una pensión mensual superior al 110 % del salario mínimo.

El monto de la pensión depende del valor de los aportes hechos, incluidos los rendimientos (positivos o negativos), y del cálculo actuarial sobre la duración probable de la pensión. Dicho cálculo depende de la edad del pensionado, de su cónyuge y de los hijos que puedan tener derecho a la pensión.

Los sistemas pensionales son deficitarios por naturaleza. La falta de autosostenibilidad será más evidente a medida que el número de pensionados aumente.

El cotizante debe someterse a los vaivenes del mercado financiero, porque la tasa de rendimiento es incierta. El principio fundante del régimen es: el joven de hoy invierte sus recursos en el sistema financiero para obtener una pensión que depende de las rentabilidades del mercado de capitales.

Aquí se pierde el apoyo intergeneracional del régimen de prima media. Además, el trabajador debe enfrentarse a los movimientos erráticos de los mercados financieros y bursátiles, y el monto de su pensión será función del albur del ciclo de las bolsas.

El Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad tiene cuatro modalidades de pensión:

  • Renta Vitalicia Inmediata. El afiliado contrata con una aseguradora una renta mensual hasta su fallecimiento y el pago a sus beneficiarios hasta que éstos tengan derecho.
  • Retiro Programado. El afiliado obtiene su pensión con cargo a su cuenta individual. Cada año se calcula una cuota anual que depende del dinero en la cuenta de ahorro individual y del cálculo actuarial. Los riesgos de vivir más y los menores rendimientos son asumidos por el pensionado, ya que el valor de las mesadas puede disminuir con el tiempo.
  • Garantía de pensión mínima. Los afiliados que cotizaron como mínimo 1.150 semanas durante su vida laboral y que no alcanzaron el monto necesario para una pensión de un salario mínimo en el momento de su jubilación (62 años hombres y 57 años mujeres), tendrán derecho a que el gobierno les complete la parte que hace falta para obtener su pensión.
  • Devolución de saldos. A las personas que no cumplan el número de semanas necesarias para financiar una pensión se les devolverán los aportes realizados, ajustados por inflación, más los rendimientos financieros.

Problemas del sistema de pensiones

Ninguno de estos modelos cumple el propósito del sistema pensional: “garantizar a la población el amparo contra las contingencias de la vejez, invalidez o muerte”.

Por eso se necesitan cambios radicales. Algunos de los problemas del sistema pensional son:

  1. Ambos sistemas son subsidiados por el Estado. El RAIS no se autofinancia, porque la garantía de pensión mínima puede cumplirse únicamente con los recursos públicos. Además los regímenes fallan en cobertura, sostenibilidad y equidad. Si desea avanzarse hacia la universalización de las pensiones, deberá mejorarse el recaudo de impuestos generales: no basta con ampliar la cobertura del RAIS.
  2. Altas comisiones. Tienen que revisarse las comisiones de administración y seguros que cobran los fondos de pensiones (3% de los aportes). Las comisiones de administración podrían disminuir; los recursos que manejan los fondos privados son enormes: 358 billones de pesos.
  3. Monopolio económico. El monopolio de Porvenir y Protección debería acabarse. Porvenir pertenece al Grupo Aval y Protección al Grupo Empresarial Antioqueño (GEA). Estas entidades concentran el 85 % del ahorro pensional y así obstaculizan la competencia.
  4. Inversiones privadas. El destino de la inversión de los fondos de pensiones debe discutirse públicamente. El ahorro financiero de la sociedad debería apalancar inversiones productivas con efectos multiplicadores. Los recursos deben estimular la economía limpia, algo que aún no sucede.

Intereses privados. Los fondos privados no deberían invertir en empresas del respectivo grupo económico, algo que se aprobó con el Decreto 1486 de 2018, firmado un día antes de que acabara la presidencia de Santos. Protección puede adquirir acciones de las empresas del GEA y Porvenir de las del Grupo Aval, pero estas operaciones dan prioridad a los intereses del grupo sobre los de los ahorradores.

Sistema de pensiones en colombia

Propuestas de solución

Hay numerosas propuestas para modificar el sistema pensional.

  1. Asofondos propone marchitar el RPM, pero allí no radica el problema pensional.
  2. Los sistemas pensionales son deficitarios por naturaleza. Debe esperarse que lo mismo suceda con el RAIS. La falta de autosostenibilidad será más evidente a medida que el número de pensionados aumente. Por ahora, los fondos privados son muy jóvenes y los pensionados son relativamente pocos.
  3. Según la Comisión de Gasto, podrían trabajarse con un sistema de “pilares”. El primero tendría como base el sistema de prima media, se aportarían hasta “X” número de salarios mínimos y después de ese punto se pasaría al segundo pilar, el de ahorro individual. Ambos pilares pueden ser administrados por entidades públicas o privadas. El debate esta en cuál es el punto para pasar del primer pilar al segundo. Fedesarrollo propuso que fuera de un salario mínimo, Alejandro Gaviria, de 1,5 salarios mínimos, y Gustavo Petro propuso que fuera de 4.
  4. También deben hacerse cambios “paramétricos” como aumentar la edad para tener derecho a la pensión.
  5. Por último, es necesario acabar con los sistemas “especiales”.

*Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones expresadas son responsabilidad de los autores.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies