La brecha de género en Ciencia, Tecnología e Innovación
Inicio TemasEconomía y Sociedad Sin mujeres no hay futuro: la brecha de género en Ciencia, Tecnología e Innovación

Sin mujeres no hay futuro: la brecha de género en Ciencia, Tecnología e Innovación

Escrito por Tatiana Gelvez - Cindy Rozo

Foto: Minciencias

Además de celebrar los aportes de las mujeres, el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia debe servir para adoptar medidas que aumenten su participación y sus oportunidades en estas áreas.

Tatiana Gélvez Rubio* y Cindy Rozo Romero**

Un día para celebrar y reflexionar

El aumento de la participación de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad ha sido decisivo para el avance social. Su participación en el área de la ciencia y la tecnología, específicamente en las disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), ha sido clave para ampliar la frontera científica y redefinir paradigmas para el avance mundial.

Cada 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Además de exponer los logros alcanzados por las mujeres, se reflexiona sobre los retos para su acceso y participación en ciencia, pues siguen existiendo brechas en cuanto a recursos, campos laborales y oportunidades de liderazgo.

Pese a los grandes avances, a nivel global el número de investigadoras científicas es bajo. Según cifras de la UNESCO, en julio de 2019 la tasa mundial promedio de mujeres investigadoras era de 29,3 %.

El panorama en Latinoamérica no es distinto (ver gráfica 1): según ONU Mujeres el progreso hacia la igualdad de género en el campo científico presenta contrastes significativos. Países como Argentina, Cuba, Guatemala, Panamá, Paraguay, Trinidad y Tobago, y Uruguay han alcanzado la paridad. Incluso, Venezuela ha superado este umbral con un 60 % de mujeres investigadoras. Pero otros países están todavía en camino.

En países como Colombia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, El Salvador y Bolivia, los avances son insuficientes; los porcentajes oscilan entre el 37,3% y el 42,8%. Cifras que representan un trabajo encaminado a cerrar esta brecha de género, pero que todavía están lejos de un escenario deseable.

A nivel laboral, las mujeres logran un trabajo STEM por cada veinte trabajos perdidos, mientras que los hombres logran un puesto de trabajo STEM por cada cuatro perdidos.

La realidad es más retadora en Chile, México y Perú donde las mujeres científicas todavía son una minoría con cifras que no alcanzan el 34%.  Disparidad que además de mostrar la persistencia de obstáculos estructurales, expone la urgencia de políticas y acciones que impulsen la participación equitativa de las mujeres en la ciencia y la investigación.

Gráfica 1. Participación de las mujeres dentro del total de investigadores en carreras STEM en países de América Latina en 2020
Gráfica 1. Participación de las mujeres dentro del total de investigadores en carreras STEM en países de América Latina en 2020

Las mujeres STEM en el mundo

De acuerdo con Naciones Unidas y ONU Mujeres, el panorama global de la participación femenina en campos científicos y tecnológicos expone desafíos y desequilibrios preocupantes:

  • 33,3% es el porcentaje medio mundial de mujeres investigadoras y sólo el 35% de estudiantes de carreras relacionadas con las STEM son mujeres.
  • El acceso a recursos y espacios de legitimación para la carrera científica son desiguales. En promedio las mujeres reciben becas de investigación más modestas que los hombres. Y aunque representan el 33,3% de todos los investigadores, sólo el 12% de los miembros de las academias científicas nacionales son mujeres.
  • En campos de vanguardia como la inteligencia artificial (IA), la presencia de las mujeres es limitada con solo el 22%.
  • Aunque en algunos países áreas como las ciencias de la vida han progresado, este no ha sido el mismo para todas las áreas: la participación de las mujeres en ingeniería es solo del 28% y 40% en informática y computación.
  • A nivel laboral, las mujeres logran un trabajo STEM por cada veinte trabajos perdidos, mientras que los hombres logran un puesto de trabajo STEM por cada cuatro perdidos.

Los esfuerzos en Colombia

En la formación de educación superior el porcentaje de mujeres es mayor, pero la brecha es amplia y persistente para posgrados. Según Mineducación y el SNIES, en 2022, las mujeres representaban el 54,5% de estudiantes en formación universitaria mientras que las mujeres en maestría solo el 4,6% y 0,2% en doctorado.

En materia de investigación, el porcentaje de mujeres que trabajan en ingeniería y tecnología sigue siendo bajo: según la última convocatoria de Minciencias en 2021, el 37% de las personas reconocidas como investigadores eran mujeres.

Los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado han desarrollado iniciativas para cerrar estas brechas. Se busca que las mujeres participen más en la investigación y el desarrollo a través de sus perspectivas, prioridades y enfoques específicos, buscando la igualdad de género en STEM y fomentando la mejora de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Foto: Mintic En Colombia se han llevado a cabo varios programas con el objetivo de formar e impulsar la participación de mujeres en ciencia y tecnología, por ejemplo “Hacker Girls”. Sin embargo, estos esfuerzos siguen siendo aislados y desarticulados con políticas de largo plazo.

Este avance solo puede lograrse cuando las mujeres y las niñas asumen un rol activo como creadoras, propietarias y líderes en los campos de la ciencia, la tecnología y la innovación.

En 2021 Minciencias y la OEI implementó el programa “+ Mujer + Ciencia + Equidad” que tenía como objetivo que las jóvenes colombianas desarrollaran su potencial en Ciencia, Tecnología e Innovación. Además, tenía un respaldo financiero para llevar a cabo estrategias de participación en el ámbito científico y tecnológico. El programa en 2022 graduó 1.122 mujeres quienes también hicieron pasantías en el área.

Del mismo modo, la iniciativa de MinTIC “Hacker girls” surgió como el primer programa internacional de entrenamiento para mujeres entre 18 y 68 años. Un espacio de formación y oportunidad laboral que a la fecha ha beneficiado 1.650 mujeres que han desarrollado capacidades en ciberseguridad

Además, plataformas como “Mujeres Ciencia” impulsan a las mujeres colombianas a contar sus historias, desafíos y logros para empoderar al público y estimularlo a replicar estos testimonios, con el objetivo de aumentar el porcentaje de mujeres y niñas en el campo de la ciencia en Colombia.

Otra iniciativa que viene trabajando desde 2016 es el programa “Pioneras Developers”. Esta es una comunidad autogestionada que busca empoderar a mujeres entre los 14 y los 28 años sin acceso a la educación para el aprendizaje y actualización en tecnologías para la programación de computadoras y la programación web.

Por otra parte, el programa “Nariño Innova por la igualdad”, impulsado por ONU Mujeres, es una propuesta de laboratorio de innovación que apoya técnica y metodológicamente a la innovación. Ha logrado consolidar tres prototipos basados en servicios tecnológicos para mujeres y niñas.

Todos estos programas ponen de manifiesto que aunque son diversas las estrategias a nivel global, regional y nacional orientadas a disminuir la brecha de género en STEM, estos esfuerzos siguen siendo específicos, aislados y poco articulados con políticas de largo plazo. Este avance solo puede lograrse cuando las mujeres y las niñas asumen un rol activo como creadoras, propietarias y líderes en los campos de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Potencial desperdiciado

Estos datos no son simples números, sino una realidad de una brecha de oportunidades que conlleva a que el potencial que existe en la región se esté desperdiciando. Es urgente que se tomen medidas concretas para garantizar que todas las mentes talentosas, independientemente de su género, tengan igualdad de acceso y apoyo en el ámbito científico y que en consecuencia se impulse el progreso y la innovación para el bien común.

Un bien común que necesariamente implica el aumento de la participación de las mujeres en estos campos. En la investigación la diversidad aumenta el grupo de investigadores talentosos, aportando nuevas perspectivas, talento y creatividad. Este día sirve como recordatorio de la importancia del papel de las mujeres y las niñas en las comunidades científicas y tecnológicas, y destaca la necesidad de aumentar su participación.

En suma, empoderar a mujeres y niñas contribuye a promover el crecimiento económico y el desarrollo a nivel global.

*Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Universidad Externado. Las opiniones son responsabilidad de los autores.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies