Seguridad privada y seguridad ciudadana | Razón Pública 2024
Foto: Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia

Seguridad privada y seguridad ciudadana

Compartir:

La seguridad privada en Colombia es un motor económico y social de tecnología avanzada que, en colaboración con el Estado, protegería mejor a los ciudadanos.

Hugo Acero Velásquez*

Seguridad privada: potencial transformador

En Colombia, el sector de vigilancia y seguridad privada representa el 1,6% del PIB, genera cerca de 10,5 billones de pesos anuales y cuenta con cerca de 400000 trabajadores directos —casi tres veces el personal de la Policía Nacional—. En solo Bogotá laboran 120 mil vigilantes privados, 40 mil por turno, mientras la Policía por en vigilancia no salen mas de cuatro mil por turno, es decir, hay 10 veces más vigilantes privados que policías prestando seguridad a los ciudadanos

Estas empresas han tenido importantes procesos de profesionalización, vigilantes capacitados como técnicos en seguridad integral y destacados desarrollos tecnológicos:

  • cámaras de reconocimiento facial,
  • sistemas inteligentes de detección de intrusos,
  • botones de pánico,
  • patrullas móviles,
  • GPS para rastrear vehículos y pertenencias,
  • drones,
  • plataformas tecnológicas,
  • videovigilancia,
  • circuitos inteligentes,
  • recursos de ciberseguridad,
  • smart cities.

Desde el punto de vista solidario, es un sector con inclusión social: el 32 % de su personal son mujeres, adultos mayores y personas en condición de discapacidad.

Le recomendamos: Migrantes irregulares en el mundo: una matanza subdimensionada

Seguridad complementaria a la estatal

La vigilancia y seguridad privadas pueden ampliar las capacidades del Estado. Las ciudades tienen grandes dificultades para garantizar la seguridad de los ciudadanos y sus bienes, por la falta de recursos humanos, económicos y técnicos.

Las empresas de seguridad privada asociadas en la Confederación de Empresas de Seguridad Privada de Colombia (CONFEVIP) le han planteado al Distrito Capital seis estrategias de integración público-privada para fortalecer la seguridad de la ciudad y su entorno.

La ley habilita a las empresas privadas para tareas de seguridad complementarias: disuasión; protección de personas; resguardo de bienes; espectáculos masivos, y vigilancia de áreas públicas, semipúblicas y privadas.

Las empresas de seguridad privada asociadas en la Confederación de Empresas de Seguridad Privada de Colombia (CONFEVIG) le han planteado al Distrito Capital seis estrategias de integración público-privada para fortalecer la seguridad de la ciudad y su entorno. Así, alivianan la carga sobre la policía y otros servidores públicos de seguridad y justicia, que podrían concentrarse en el control, persecución, detención y judicialización de miembros de distintos grupos de delincuentes que operan en la ciudad.

Estas son las estrategias: 

  • Centros de detención en alianzas público-privadas

Medellín, desde 2018, avanzó en esta línea y hoy se apresta a construir una nueva cárcel con esta modalidad. Las empresas de vigilancia y seguridad privada están en capacidad de aportar recursos y experiencia para que Bogotá, en Alianza Público-Privada -APP-, pueda establecer una nueva cárcel basándose en la Cárcel Distrital —considerada la mejor del país—. 

  • Seguridad humana y tecnológica para ciudadanos

Los avances profesionales y tecnológicos se ponen a disposición de la administración distrital, en especial del Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C4), a través de enlaces de centrales de monitoreo, cámaras de reconocimiento facial, sistemas inteligentes de detección de intrusos, botones de pánico, patrullas móviles, GPS para rastrear vehículos y pertenencias, drones, plataformas tecnológicas, videovigilancia, circuitos inteligentes, recursos de ciberseguridad y smart cities.

Este trabajo en equipo capacita a las autoridades para mejorar la seguridad de los ciudadanos, con la presencia y trabajo de enlace de las empresas de vigilancia y seguridad privada en el C4.

  • Seguridad de instalaciones estratégicas

Bogotá necesita instalaciones estratégicas: Transmilenio; centrales eléctricas; infraestructura de suministro de agua, gas y combustibles; instalaciones de comunicaciones repetidoras de televisión; ayudas para la navegación aérea; aeropuerto; centrales de abastos, y vías para el flujo de personas, alimentos, el libre comercio y el desenvolvimiento normal de las actividades agropecuarias.

En algunos casos las vigila la Policía; pero podría hacerlo personal privado, presencial y remotamente, a través de drones y centrales de monitorio con variados desarrollos tecnológicos. 

  • Seguridad de eventos y escenarios públicos

Es una tendencia internacional que la seguridad pública deje responsabilidades que deberían asumir particulares. Las empresas de vigilancia y seguridad pueden ofrecer estos servicios en coordinación y con el apoyo de las instituciones de seguridad. 

Por ejemplo, algunos espectáculos públicos, pero de interés económico particular —partidos, conciertos, festivales, ferias, etc.— requieren cientos de policías, que tienen que abandonar sus labores de vigilancia para atender estos eventos particulares. Quienes los organizan deberían contratar y financiar la logística y seguridad. Junto con la Superintendencia de Empresas de Vigilancia y Seguridad Privada y la Administración Distrital, se podrían definir espacios de coordinación y apoyo logístico de seguridad de distintos eventos.

  • Lo último en seguridad remota: drones

Una estación da energía a un cable sujeto a un estabilizador y tensor. Con esto, un dron puede elevarse hasta 120 metros sobre el terreno y permanecer allí durante horas e incluso días. Al agregar la estación con su módulo de carga y conexión permanente, el dron puede proveer cobertura por un período de tiempo prolongado a un grupo de trabajo en tierra o tomar información de manera recurrente para estudios especializados —tráfico, monitoreo de obras, conciertos, partidos de futbol, etc.—. 

Una inteligencia artificial manejaría el dron. Puede cubrir varias funciones de seguridad, planear vuelos y controlar múltiples bases y varias aeronaves desde un punto central. Así se optimiza la intervención de los operadores y el intercambio de datos con otras aplicaciones.

  • Zonas más seguras

Se necesita una intervención especial en zonas que, por su actividad económica, por los ejes viales que las atraviesan, por la cantidad de población flotante que las visitan y por su anonimato social, son atractivas para la actividad delincuencial. De lo contrario, serían zonas con altos índices de violencia, delincuencia y deterioro urbano y social.

Las zonas comerciales, de rumba y universitarias se pueden convertir en zonas más seguras con la participación de los comerciantes, las empresas de vigilancia y seguridad, los habitantes de las zonas seleccionadas, los frentes locales de seguridad, las alcaldías locales, la policía y los inspectores de policía.

Objetivos de la seguridad complementaria

Esta propuesta, con la participación de todas las empresas de vigilancia y seguridad presentes en las zonas seleccionadas, busca rescatar:

  • La experiencia de la Policía Comunitaria en Bogotá, cercana y próxima a los ciudadanos.
  • El programa de Frentes de Seguridad Local aprovechaba la solidaridad entre vecinos y la colaboración con la Policía. Es relevante como solución a la inseguridad, y, además, por otros aspectos que afectan la calidad de vida de los ciudadanos: alumbrado público, basuras, obstáculos en las vías, etc.
  • La información que los vigilantes pueden darle a la Policía y demás autoridades para detectar y controlar las diversas modalidades delictivas y los hechos que perjudican la convivencia.
  • El principio solidario y colaborativo de los vigilantes y demás personal de las empresas de seguridad y vigilancia privada, que apoyan a las autoridades de seguridad y justicia.

Existen en la ciudad 120 mil vigilantes privados que, de manera organizada y coordinada con la Administración Distrital y la Policía, pueden contribuir a mejorar la seguridad de los ciudadanos, Un apoyo importante que la Administración y el Concejo no pueden desconocer ahora que se discute el Plan de Desarrollo y en especial el tema de la seguridad de los ciudadanos para los próximos cuatro años.  

Lea en Razón Pública:  Inseguridad en Ecuador y en América Latina: ¿La era de la pacificación coercitiva?

0 comentarios

Hugo Acero

Escrito por:

Hugo Acero

*Sociólogo de la Universidad Nacional, asesor presidencial de las Consejerías de Paz y de Seguridad Nacional 1993-1995, Exsubsecretario de seguridad de Bogotá 1995, 2003 y Secretario de Seguridad de Bogotá 2021-2022, experto en temas de seguridad, justicia y manejo de crisis.

0 comentarios de “Seguridad privada y seguridad ciudadana

  1. Aterrador.

    Por supuesto que se reconoce la labor del sector privado en la seguridad, el cual ha salido beneficiado y se ha visto fortalecido por la triste y difícil situación del país. Nos acostumbramos a aceptar que la seguridad privada puede ser mejor que la pública; pero considero que se deben sumar esfuerzos para seguir fortaleciendo la institucionalidad del Estado y principalmente su Fuerza Pública; ir desmontando con diálogo y justicia ideales del sector privado. Pero principalmente con lealtad por todos nuestros compañeros activos, quienes aún sacrifican y se esfuerzan por aportar al mejoramiento de la seguridad y la convivencia. Y finalmente si tanta voluntad hay de ayudar a la seguridad, porqué no donan tecnología y hacen transferencia de conocimiento para fortalecer la Policía. Y parafraseando lo escrito: «Así, alivianan la carga sobre los guardas, que podrían concentrarse en otras actividades». La cooperación es fundamental pero sin cartas bajo la mesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Economía y Sociedad

Plebiscito e impuestos: una combinación complicada

Economía y Sociedad

Medio ambiente: deudas y dudas que siguen en el 2015

Economía y Sociedad

La economía colombiana en 2015 y la construcción de la paz

Alvaro-Pardo
Economía y Sociedad

Cesar: la minería tiene un gran costo social y ambiental (Segunda parte)

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.