Salud: rajados en prevención | Razón Pública 2023
Inicio TemasEconomía y Sociedad Salud: rajados en prevención

Salud: rajados en prevención

Escrito por Óscar A. Alfonso R

Las muertes precoces y las enfermedades prevenibles entre los adultos siguen siendo comunes en Colombia. ¿Qué hacer en vísperas de una reforma a la salud?

Óscar Alfonso Roa*

Cambios recientes en la morbilidad

El aumento de los factores de riesgo a los que estamos expuestos los seres humanos implican tasas mayores de morbilidad y de mortalidad. Estos factores afectan de modo diferencial a las personas en distintos grupos de edad y como parte de un proceso conocido como la “transición demográfica”.

La transición implica que los cambios demográficos de la sociedad en su conjunto o de algunos grupos específicos se perciben apenas a través de comparaciones inter temporales. Pero antes, la transición demográfica era un fenómeno de largo plazo, mientras que ahora los cambios pueden captarse en periodos cortos debido al aumento de los factores de riesgo.

En países en etapas avanzadas de la transición epidemiológica, los tumores malignos, los cánceres eran las causas más comunes de la mortalidad y, por supuesto, prevalecían en la vejez. Pero los estudios muestran que esto ha cambiado. Por ejemplo, un artículo reciente de BMJ Oncology afirma que en las últimas tres décadas el cáncer ha incidido en mayor medida entre adultos jóvenes de todo el mundo: aumentó un 79,1%, con un alza del 27,7% en los decesos por aparición temprana del cáncer.

¿Quién está mejor dotado para prevenir la mortalidad precoz? La respuesta a esta cuestión no se encuentra en la esfera de la medicina. Se encuentra, más bien, en una serie de factores políticos y sociales

La contaminación del aire en ciudades con un alto consumo de hidrocarburos para la motorización, la ingesta de alimentos ultraprocesados y pseudo alimentos carentes de nutrientes, el sedentarismo asociado con el avance de las tecnologías de información y comunicación y el hiperconsumo de antibióticos exacerbado durante la pandemia, cobran mayor relevancia que el tabaquismo, la alcoholemia o la exposición a la radiación solar entre las razones de la aparición de las neoplasias.

Ahora vivimos más años

La otra cara de la moneda es la de la longevidad. Los estadísticos actuariales al servicio de los sistemas pensionales de los países centrales son los que más advierten

sobre este fenómeno, y sugieren índices para ajustar las mesadas a fin de preservar la equidad.

Pero quienes investigan las razones de la prolongación inusual de la vida en condiciones saludables entre ciertos grupos a los que denominan superancianos, encuentran que además de la alimentación saludable y el ejercicio físico cotidiano, hay dos factores adicionales que contribuyen a la longevidad: tener un propósito en la vida y ejercitar la mente.

A diferencia de los análisis de la estadística actuarial, los estudios de la transición epidemiológica buscan identificar si existen cambios relevantes en los patrones de las causas de la mortalidad y, de esa manera, aportar a la orientación de los recursos escasos para la salud.

Riesgo de morir y expectativa de vida

El riesgo de morir en Colombia es de 6 por cada 1.000 habitantes, pero es mayor entre los hombres que entre las mujeres en cualquier estado del ciclo vital de las personas. Además, salvo en el tránsito de la infancia a la adolescencia, el riesgo de morir aumenta con el paso del tiempo (cuadro 1).

Cuadro 1. Riesgo de morir (tasa por 1.000 habitantes), Colombia 2019-2021

Ciclo vital / edad Masculino Femenino Total
Infancia (0 – 11) 1,3 1,0 1,1
Adolescencia (12 a 18) 0,8 0,3 0,6
Juventud (19 a 26) 2,3 0,6 1,5
Adultez (27 a 59) 4,2 2,3 3,2
Adulto Mayor (60 a 79) 25,0 15,1 19,6
Vejez (80 o más) 110,5 93,4 100,7
Total 6,9 5,1 6,0

Fuente: elaborado sobre la base de Estadísticas vitales/registro de defunciones no fetales y proyecciones poblacionales del DANE

Por su parte, la expectativa de vida al nacer se calcula bajo el supuesto de que se mantengan las tasas de mortalidad para las distintas generaciones o cohortes. En el estudio que cito a continuación no se usaron las cohortes sino las fases del ciclo vital (primera infancia, infancia…) y se comparó la edad a la que ocurrieron los decesos con la expectativa de vida de la cohorte a la que pertenecían.

El resultado es una medida que se conoce como los años de vida potencial perdidos o mortalidad precoz cuando las personas no alcanzan a vivir los años previstos por la expectativa de vida, lo que ocurrió en el 25% de los 908.054 decesos considerados. Solamente en el 4% de los casos la edad del deceso coincidió con la expectativa de vida y, por tanto, el 71% restante superó la expectativa, es decir, alcanzó la longevidad.

Los infantes que murieron entre el 2019 y el 2021 perdieron 73 años de vida potencial, los adolescentes 55, los jóvenes 43 y los adultos 18 –ver gráfica 1–. Los decesos en estos cuatro estadios del ciclo vital conforman la mortalidad precoz. Por su parte, la longevidad es propia de los adultos mayores que ganaron 20 años de vida potencial y de los viejos que superaron en 47 años la expectativa de vida.

El efecto neto durante este período es que las personas superaron en 16 años la expectativa de vida, cifra relativamente baja que debería ser muy superior si se moderara mediante la prevención la mortalidad precoz.

Mortalidad precoz

Desde el 2019 el DANE adoptó una nueva metodología de clasificación de las causas de las defunciones, consistente en 2.049 grupos los que a su vez se desagregan en 12.283 causas.

La asfixia de nacimiento que se debe principalmente a la insuficiencia placentaria es la principal causa de los decesos en la infancia —ver Cuadro 2—, y su determinante debe buscarse en la malnutrición de las madres gestantes. La leucemia linfoide afecta en especial a los adolescentes que previamente han sido sometidos a radiología y quimioterapia.

El suicidio mediante el ahorcamiento es el principal determinante entre los jóvenes que deciden quitarse la vida para dejar de sufrir, mientras que la violencia homicida asedia especialmente a los adultos porque las penas no persuaden a los victimarios y el Estado es incapaz de garantizar el derecho fundamental a la vida.

Cuadro 2. La principal causa de la mortalidad precoz

Ciclo vital / edad Causa Años de Vida Potencial Perdidos
Infancia (0 – 11) Asfixia del nacimiento -73,9
Adolescencia (12 a 18) Leucemia linfoide -57,4
Juventud (19 a 26) Lesión autoinflingida por ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación -42,9
Adultez (27 a 59) Agresión con disparo de armas de fuego -23,6

Fuente: elaborada sobre la base de Estadísticas vitales/registro de defunciones no fetales y proyecciones poblacionales del DANE

Otras causas han sido jerarquizadas para cada estadio del ciclo vital, tales como las neoplasias entre los adultos—pero especialmente entre las mujeres—, los accidentes de los motociclistas adolescentes y jóvenes o la sepsis bacteriana entre los infantes.

Lo que vale la pena resaltar es que estas defunciones no fetales se hubiesen podido evitar, pero la prevención no es precisamente una fortaleza del sistema de salud colombiano.

Longevidad

A pesar de que el Covid-19 se ensañó con los adultos mayores y los viejos, otras causas relegaron a la pandemia a lugares secundarios de la jerarquía de causas que coartaron la posibilidad de alcanzar más años sobre el potencial previsto por la expectativa de vida al nacer.

Entre los adultos mayores que vivieron, el tabaquismo y la exposición a la polución ambiental causaron enfermedades pulmonares crónicas (EPOC) que coartaron la posibilidad de hacerlo aún más —ver Cuadro 3—, y entre las personas que alcanzaron la vejez fue la enfermedad de Alzheimer, estrechamente asociada con una delgada corteza cerebral de los difuntos.

Hay causas que son comunes a ambos estadios, tales como la neumonía, la hipertensión o el infarto agudo al miocardio, causadas por la senescencia y la inevitable perdida de las facultades físicas de las especies pluricelulares.

Cuadro 3. EPOC y Alzheimer, las causas de la vejez insalubre

Ciclo vital / edad Causa Años de Vida Potencial Ganados
Adulto Mayor (60 a 79) Enfermedades pulmonares obstructivas crónicas – EPOC 23,0
Vejez (80 o más) Enfermedad de Alzheimer 49,0

Fuente: elaborada sobre la base de Estadísticas vitales/registro de defunciones no fetales y proyecciones poblacionales del DANE

Dos de cada cien decesos en la vejez corresponden a personas que vivieron 100 años o más y, además, por cada hombre que alcanzó esta edad lo hicieron dos mujeres.

Foto: Alcaldía de Bogotá - Las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas son una de las principales causas para que los adulos mayores no vivan más años de su potencial previsto de expectativa de vida al nacer.

El suicidio mediante el ahorcamiento es el principal determinante entre los jóvenes que deciden quitarse la vida para dejar de sufrir, mientras que la violencia homicida asedia especialmente a los adultos porque las penas no persuaden a los victimarios y el Estado es incapaz de garantizar el derecho fundamental a la vida.

La prevención como pilar de la reforma a la salud

¿Quién está mejor dotado para prevenir la mortalidad precoz? La respuesta a esta cuestión no se encuentra en la esfera de la medicina. Se encuentra, más bien, en una serie de factores políticos y sociales, como los siguientes:

-La política alimentaria que ha de enfocarse en la garantía del Estado a la buena nutrición de las madres gestantes;

-El cuidado de los adolescentes que sobrevivieron a los tratamientos de las neoplasias;

-La atención oportuna de profesionales que identifiquen el dolor que agobia a los jóvenes que optan por el suicidio;

-La garantía estatal del derecho a la vida en vista de que la violencia homicida se ensaña con los jóvenes y con los adultos.

Por su parte, la vejez saludable se quedó en letra muerta en varios decretos, pues la calidad de vida de los adultos mayores es prácticamente inexistente en vista de los efectos duraderos de la enfermedad de Alzheimer, de las EPOC y de la diabetes mellitus, principalmente.

Entender los cambios que experimentan los distintos ciclos vitales y promover la prevención se hace cada vez más importante. Las propuestas detrás de la reforma a la salud, que parece cercana a aprobarse, no pueden quedarse atrás en pensar cómo abordar el reto que representa la transición epidemiológica para la salud de los colombianos hoy.

*Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones son responsabilidad de los autores.

Artículos Relacionados

12 Comentarios

Adriana Catalina Mora octubre 13, 2023 - 9:12 pm

Considero que es esencial que cualquier reforma de salud en Colombia se base en una evaluación exhaustiva de las necesidades de la población y en la participación activa de la sociedad para lograr mejoras significativas en la salud pública, pues si bien las propuestas de prevención suenan muy interesantes, es necesario realizar un análisis detallado ante un tema tan delicado como el de la salud.

Responder
Adriana Catalina Mora octubre 13, 2023 - 9:13 pm

Considero que es esencial que cualquier reforma de salud en Colombia se base en una evaluación exhaustiva de las necesidades de la población y en la participación activa de la sociedad para lograr mejoras significativas en la salud pública, pues si bien las propuestas de prevención suenan muy interesantes, es necesario realizar un análisis detallado ante un tema tan delicado como el de la salud, ya sea para personas mayores o con enfermedades crónicas.

Responder
Joan Sebastian Gutiérrez Sánchez octubre 15, 2023 - 10:22 pm

Aunque las políticas de prevención expresadas por el autor pueden solventar en cierta manera la problemática, parece imposible que una iniciativa local del estado colombiano sea capaz de prevenir por ejemplo el desarrollo de enfermedades crónicas, de las cuales muchas están relacionados con factores de riegos que están estrechamente ligados a los modos de producción, consumo y organización de las sociedades contemporáneas. Es de esta manera que aunque se aumente la longevidad de los adultos mayores gracias a la medicina moderna, esta etapa de vida se ve oscurecida por el desarrollo de patologías como la diabetes, el cáncer, los problemas respiratorios crónicos, etc. Por otra parte, es inaudito que aún sigan sucediendo en Colombia defunciones infantiles completamente prevenibles (infecciones gastrointestinales, mal nutrición, etc), esto es solo un reflejo de una sociedad fallida al borde del colapso.

Responder
Ximena González octubre 16, 2023 - 8:13 pm

El que ahora enfermedades que antes solo afectaban en gran medida la población de la tercera edad, estén ahora presentes en jóvenes y adultos, nos indica que es un buen momento de hacer un ajuste a la salud, el cual permita afrontar y prevenir los cambios que se están dando respecto a la salud de los jóvenes y adultos y así poder seguir alcanzando la expectativa de vida y la longevidad que se ha mencionado en el artículo, la cual a pesar de ser del 75% es retóricamente baja.
Por lo cual estoy de acuerdo en que como se menciona la salud debería ser de la importancia tanto del lado político como social, para así poder generar estrategias que permitan afrontar la mortalidad precoz y así mejorar la calidad de vida.

Responder
Alejandra Mora Melo - 20222108033 octubre 24, 2023 - 9:25 pm

Con la reforma a la salud debería estar incluida la prevención en referencia a las enfermedades prevenibles y esto se hace con capacitación sobre los factores de riesgo a los que la población (unos más que otros) estamos expuestos. Así disminuirían las tasas de mortalidad y se enseñarían cuidados sencillos.
La buena y adecuada alimentación y sedentarismo es clave para la prevención de enfermedades.

Responder
Jojan Eduardo Noguera Garzón octubre 29, 2023 - 8:46 pm

Aunque el autor plantea que estadísticamente la edad de longevidad de los adultos mayores a aumentado debido a los avances médicos y tecnológicos. Más este aumento no refiere que aquellos que la alcancen posean una vejez plena. Muchas de estas personas se ven afectadas por enfermedades crónicas que poco o nada se solventan con las propuestas planteadas por el autor. Es necesario un cambio de dirección a nivel de consumo y de sociedad en general ya que el consumo desmesurado y daño al medio ambiente a permitido el aumento y aparición de enfermedades. Así mismo las nuevas tendencias en redes como los proclamados «antivacunas» a generado la reaparición de enfermedades que creíamos una sombra del pasado.

Responder
Juan Sanclemente octubre 29, 2023 - 9:38 pm

Una reforma de salud en Colombia debe ser respaldada por una evaluación exhaustiva de las necesidades de la población y la participación activa de la sociedad. Además, es crucial reconocer que las políticas de prevención, aunque importantes, no pueden abordar por completo las enfermedades crónicas que están relacionadas con factores más amplios en la sociedad. Es fundamental que se aborden cuestiones de producción, consumo y organización social para lograr una mejora significativa en la salud pública. La presencia de enfermedades antes asociadas a la tercera edad en jóvenes y adultos es una señal de que se necesita un ajuste en el sistema de salud para enfrentar estos desafíos. La salud debe ser una prioridad tanto política como social para combatir la mortalidad temprana y mejorar la calidad de vida de la población.

Responder
Nicolle Ardila octubre 29, 2023 - 9:51 pm

Nuestros cuerpos no están diseñados para la cantidad de basura que pasa por ellos, cosméticos, gases en el ambiente, comida procesada, transgénicos, químicos, metales pesados, etc. Los seres humanos por hacernos más prácticos muchas veces no medimos los peligros para nosotros y para otros, la solución más económica y más fácil es la que lidera. El dinero va por encima de la salud y somos cada vez más frágiles, más propensos a enfermedades, más prematuros a la muerte, pero como eso no pesa en el bolsillo que más da unas cuantas vidas por unos cuantos billetes.

Responder
Karen Alejandra Nocobe Salgado octubre 29, 2023 - 10:18 pm

Cualquier reforma de salud en Colombia debe comenzar con una visión de las necesidades de la población, abordando así las complejidades de la salud pública con un enfoque integral y real de lo que está pasando en nuestro país. Las propuestas de prevención son prometedoras, pero hay que reconocer que algunas enfermedades crónicas están vinculadas a factores sistémicos más allá del control local del estado colombiano, pues están más relacionadas con el ritmo de vida que los sistemas de producción nos han llevado ha tener.
Es lamentable que sigan ocurriendo defunciones infantiles prevenibles en Colombia, esto refleja problemas más profundos en la sociedad, y en la forma en la que se controla la salud pública en el pais, se requiere una atención urgente.

Responder
Paula octubre 29, 2023 - 10:37 pm

En mi opinión, esta noticia nos alerta sobre la importancia de cuidar y gestionar los factores de riesgo para promover una sociedad más saludable y resiliente. Y resalta la necesidad de adoptar un enfoque continuo de monitoreo y prevención de enfermedades para asegurar una mejor calidad de vida.

Responder
Valentina Torres Peña octubre 29, 2023 - 11:17 pm

El sistema de salud en Colombia es fundamental y con esto se espera que la reforma que se quiere implementar en colombia analice de forma detallada población, cada estadística obtenida, cada enfermedad que se pueda presentar, en qué rango de edad y las prevenciones sugeridas.
Pero aún así, no siempre la estadísticas y las prevenciones van a ser suficientes para mejorar el sistema de salud del país, es posible que se presente un margen de error donde lo estipulado y planeado en vez de mejorar el sistema de salud, lo agrave más y se sigan presentando los problemas que se tienen hoy en día.

Responder
Valentina Torres Peña octubre 29, 2023 - 11:19 pm

El sistema de salud en Colombia es fundamental y con esto se espera que la reforma que se quiere implementar en colombia analice de forma detallada población, cada estadística obtenida, cada enfermedad que se pueda presentar, en qué rango de edad y las prevenciones sugeridas.
Pero aún así, no siempre la estadísticas y las prevenciones van a ser suficientes para mejorar el sistema de salud del país, es posible que se presente un margen de error donde lo estipulado y planeado en vez de mejorar el sistema de salud, lo agrave más y se sigan presentando los problemas que se tienen hoy en día.

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies