Reseña: Hacia la reconstrucción del país: desarrollo, política y territorio en regiones afectadas por el conflicto armado - Razón Pública
Inicio TemasArte y Cultura Reseña: Hacia la reconstrucción del país: desarrollo, política y territorio en regiones afectadas por el conflicto armado

Reseña: Hacia la reconstrucción del país: desarrollo, política y territorio en regiones afectadas por el conflicto armado

Escrito por Álvaro Guzmán

Álvaro GuzmánLibro: Hacia la reconstrucción del país: desarrollo, política y territorio en regiones afectadas por el conflicto armado*.

Álvaro Guzmán Barney**

 

El método: la discusión empírica y la conceptualización teórica

Ésta es la primera publicación del Observatorio Colombiano para el Desarrollo Integral, la Convivencia Ciudadana y el Fortalecimiento Institucional- ODECOFI- en regiones fuertemente afectadas por el conflicto armado. ODECOFI es un centro de investigación de excelencia de Colciencias, cuyos miembros participan con algunas de las ponencias centrales, o bien comentan las de académicos invitados, nacionales o extranjeros.

Lo primero que quisiera destacar es el método que refleja el libro para y avanzar en el sendero del fortalecimiento de las ciencias sociales y humanas en Colombia. En las "Reflexiones Introductorias", que son una detallada y pertinente síntesis del libro, el editor nos indica que se trata de promover una reflexión académica entre los sectores interesados en la solución del conflicto colombiano. Así es, pero Fernán González no hace sino continuar, con mejores recursos y apoyos, un estilo de discusión académica promovida de mucho tiempo atrás por el CINEP -Centro de Educación, Investigación y Educación Popular- contribuyendo de esta manera, más que ninguna otra institución de investigación, al panorama relativamente fortalecido que hoy encontramos en las ciencias sociales y humanas en Colombia. El método al que me refiero pone en discusión los planteamientos de investigación más acabados, mira los avances en otros contextos nacionales o internacionales, promueve la discusión empírica y la conceptualización teórica y se plantea claramente el tema de las implicaciones del conocimiento en la búsqueda de una sociedad mejor.

I. Abordaje del conflicto armado en Colombia: entre la perspectiva estratégico-militar y el grado de estructuración comunitaria 

La primera parte del libro se dedica al "Conflicto y el Territorio". Pone en discusión dos ponencias centrales, una sobre las "Dimensiones territoriales del conflicto armado y la violencia en Colombia", de Camilo Echandía Castilla; y otra sobre "Grupos armados, comunidades y órdenes locales: interacciones complejas", de Ana María Arjona. Por razones que tienen que ver con las características del prólogo de Fernán González, no me  detengo en los contenidos y notables aportes de ambas ponencias. Se hace evidente la manera distinta de abordar el tema del conflicto armado y el territorio. Las interpretaciones son casi opuestas, aunque estimo que la validez de una no implica la negación de la otra:

  • Camilo Echandía esboza una concepción del territorio como recurso estratégico-militar en la confrontación de diversos grupos armados. Es particularmente interesante su idea de lógicas encontradas alrededor del territorio, en el enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas estatales y las FARC, reconociendo el avance de las primeras que buscan "copar" el espacio y el repliegue de las últimas que buscan "golpear y correr" para sobrevivir. También su visión diferenciada y no lineal que lo lleva a describir situaciones distintas y, contra la idea del avance general de las fuerzas estatales, la constatación de regiones y departamentos, como el Cauca, donde se ha agudizado el conflicto por el territorio. Incluso, Echandía plantea que, hipotéticamente, la violencia y el conflicto armado podrían recrudecerse en el futuro, como ahora sucede en algunas regiones del país. Vale la pena anotar que las reflexiones de Echandía están acompañadas de soportes empíricos, gráficas y mapas muy bien trabajados.
  • La ponencia de Ana María Arjona, por su parte, mira sobre todo a la población, su grado de estructuración comunitaria y el orden social resultante de la relación que los grupos armados establecen con ella. En el caso de Arjona, como en el de Echandía, la idea de diferenciación es determinante para entender la construcción del orden social, allí donde hay conflicto armado. En efecto, se plantean formas de relación distintas, según el grado de cohesión y autoridad previas de la comunidad, la competencia de distintos grupos armados por el territorio, el papel más o menos estratégico que juega el territorio para los grupos armados y, por lo tanto los "distintos niveles de cooperación". Como resultado, pueden darse desde formas de cooperación no forzadas y de coerción reguladas, hasta formas que recurren al terror y a una cooperación obligada y altamente coactiva.

Los planteamientos de Arjona usan como referencia clara el marco analítico de los trabajos de Stathis Kalyvas. Tienen la enorme virtud de proponer y argumentar una manera particular de ver el conflicto armado en Colombia, subrayando el orden social resultante en el territorio y poniendo en lugar privilegiado el tema de la población como "agente". El valor del texto está en abrir las posibilidades de los análisis que hasta ahora se han hecho. Tal vez el comentario crítico que se le pueda hacer a la ponencia es que hace una atractiva propuesta conceptual que ilustra con uno que otro caso ad-hoc a lo largo de la geografía nacional. Ana María Arjona nos queda debiendo (aclaro que no era el propósito de su ponencia) unos análisis sistemáticos, estudios de caso, alrededor de su planteamiento conceptual.

Comentarios: considerar la dimensión histórica y regional del conflicto

Los comentarios a las ponencias centrales de la primera parte están a cargo de miembros de ODECOFI, con la excepción inicial del texto de Ana Clara Torres Ribeiro. Su comentario, lo que es explicable por el marco conceptual que maneja, no tiene en consideración el peso que el conflicto armado ha tenido para los colombianos, a través de toda su geografía. Su llamado a tener en cuenta una "crisis societaria" más general, con diversas expresiones en América Latina, se debe tener en cuenta, lo mismo que la necesidad de "reinventar el Estado". Su llamado por un lenguaje "inter-relacional", por el "reconocimiento del otro", por tener en cuenta un "hacer hegemónico" que incluye las luchas territoriales es pertinente, pero queda la impresión en el lector de que su trayectoria académica la lleva necesariamente por fuera del traumático análisis y de los énfasis conceptuales de quienes hemos vivido en medio del conflicto armado.

Los comentaristas de ODECOFI utilizan su propio trabajo para introducir puntos de reflexión. Clara Inés García se mueve, de alguna manera, entre Echandía y Arjona, al introducir la idea de "resistencia" de poblaciones más o menos arraigadas al territorio.  Su trabajo la lleva a distinguir "dos orientes" y a mostrar una notable diferencia en la producción de "sentido de lugar", es decir la elaboración de discursos contrapuestos de región, que tienen que ver a su vez con el arraigo diferenciado de los grupos armados en la sociedad regional. Teófilo Vásquez llama la atención (similar a mi observación crítica) sobre la necesidad de introducir la dimensión histórica y regional de las tipologías de Arjona. Jorge Restrepo, por su parte, considera que se debe reflexionar sobre las "causas de la violencia" y, a este respecto, subrayar las "fallas institucionales". Omar Gutiérrez reitera la opinión de Vásquez, pero hace un punto muy importante al hacer un llamado a la pertinencia de la diferenciación rural/urbana en el territorio.

II.  Economía y Conflicto

Eta segunda parte del libro: contiene dos ponencias centrales. La primera, "Desarrollo y Conflicto" de Arturo García Durán, y la segunda, "El circuito de Lonergan, la función distributiva y los programas de Desarrollo y Paz", de Jorge Iván González, miembro de ODECOFI, con tres comentarios a cargo de Adolfo Meisel, Gabriel Misas y Francisco De Roux.

Las dos ponencias centrales parecen sacadas de una "clase" universitaria y pueden entenderse más como marcos de referencia, económicamente fundados y orientados a la "intervención" en Programas de Desarrollo y Paz (PDP). Las ponencias no sustentan tesis provenientes de investigaciones académicas de corte empírico.

En su ponencia Arturo García discute de manera general los efectos de la economía en el conflicto, e inversamente. Debe observarse que en varias oportunidades habla de la paz como el reverso del conflicto, asunto que es problemático, ante todo por una falta de definición de este último que se puede entender como el conflicto armado. La discusión de García es un tanto formal, puesto que sus énfasis sobre la pobreza, la inequidad y la organización de la producción, analizados por el autor como "efectos" de la economía en el conflicto, pueden también conceptualizarse como "causas". Más aún, es muy probable que haya muchos efectos negativos del conflicto sobre la economía, como lo afirma el ponente, pero la historia económica y social también indica que la guerra puede ser un motor de desarrollo del Estado y del capital, es decir con efectos positivos de mediano plazo para la sociedad. Las mismas relaciones, de doble sentido, pueden darse entre la economía, el conflicto y los desarrollos institucionales, aspectos de interés del autor. Considero que la direccionalidad de los planteamientos puede tener un fundamento teórico, pero para avanzar en investigación se requiere fundamentar la investigación sobre casos históricos concretos. Más allá de los problemas formales, lo que parece interesarle a Arturo García es el "aporte" de los (PDP), en distintas regiones, algunas con muy difíciles circunstancias. Sobre este tema, García deja a un lado la economía formal y, en una visión humanista más integral y desiderativa, propone una serie de "principios" que deberían orientar las experiencias prácticas de los PDP y tener en cuenta la "capacidad de aprendizaje" de las poblaciones. Temas muy interesantes y problemáticos que exceden la economía.  

Por su parte, el planteamiento de Jorge Iván González es aún más académico y circunscrito a explicar, de manera muy clara, con ayuda de formalización matemática y de contrastación con otros autores, los conceptos básicos del circuito económico de Lonergan, lo que él llama el "diamante lonerganiano". También en este caso, su preocupación es la de conocer las posibles implicaciones de la teoría para los PDP. Así, muestra la importancia de que las ganancias aumenten, al mismo tiempo que aumentan los salarios y los niveles de vida de las comunidades y regiones de productores.  Muestra también las limitaciones de las fuerzas del mercado para cumplir con este propósito y, por lo tanto, la necesidad de una función redistributiva, una política fiscal y un Estado que, además, tenga en cuenta las limitaciones estructurales para los productores y comunidades como pueden ser la tierra, el crédito y las vías de comunicación. En otras palabras, se pone atención al tema del crecimiento sostenido y la reinversión en las regiones, con atención en la calidad de vida de los agentes productores.

Ambas ponencias entonces, la de García y la de González, se hacen desde la economía, pero planteándose el tema, ya no sólo del desarrollo, sino de la contribución más especifica que pueden tener los PDP a un mayor bienestar y convivencia. Esta segunda parte, teniendo en cuenta las ponencias centrales, está más pensada como una "Economía para la Paz". Se pone de presente el reto del tema de la "intervención" para ODECOFI.

Dos de los comentarios (Meisel y Misas) se pueden entender como propiamente académicos. El tercero es muy significativo en el contexto del libro, viene también de un economista (De Roux), pero su argumentación se funda en su inserción y experiencia  en un PDP en el que, en medio de otras ideas, la teoría económica de Lonergan juega un papel notable.

Adolfo Meisel subraya la importancia de pensar la Nación desde las regiones. Indica que las trayectorias regionales se han "nivelado por lo bajo" y que el conjunto del país no está convergiendo, en atención a lo que está sucediendo con Bogotá. Hay desarrollos regionales desiguales y una periferia con Departamentos de bajo ingreso per cápita. En su opinión, "la estructura centro-periferia" tiene que ver con el conflicto armado. Considera que la geografía debe ser involucrada en los análisis sobre desigualdad y conflicto y que deben manejarse con cautela las propuestas que descansan sobre la intervención estatal, cuando el Estado tiene la naturaleza clientelista que se conoce. Considera que una ley de ordenamiento territorial que salga del Congreso puede ser "sosa" en sus efectos.

Gabriel Misas, por su parte, plantea la pregunta del desarrollo en su propósito de cambiar las formas de vida de la población. Argumenta sobre el "modelo de acumulación excluyente", tanto en su fase de protección (1940-1990), como en su fase de apertura (1990-2005). Considera que el excedente no se ha utilizado para fomentar el desarrollo interno en estas dos fases y de manera más precisa en la segunda, cuando se trata de crecer disminuyendo los salarios y su calidad.

Francisco De Roux observa que en los PDP se plantean el tema del desarrollo en medio del conflicto armado, aunque la paz posible "depende del desarrollo que hagamos". En su opinión, es importante diagnosticar dónde hay conflictos (no sólo armados, se infiere), pera crear mesas de discusión y acuerdos básicos que hagan posibles proyectos de intervención. Se pregunta por qué una región tan rica y apasionada por la vida produce tanta violencia. Sugiere que principios básicos, como el derecho a la vida y la dignidad, pueden ser vectores para discutir con los actores del conflicto. Hay temas culturales y políticos, pero también de condiciones (económicas) para que un pueblo pueda vivir su dignidad y hacer que su necesidad sentida se transforme de demanda efectiva. Hay que meter a la gente en la producción. Es muy preocupante la destrucción del ecosistema del Magdalena Medio, reflejado en una baja vertical en la pesca. Este problema no es sólo de las comunidades. Implica la presencia de actores con mucho poder que operan en la región como "enclaves". Se requiere también hacer mesas de concertación con Ecopetrol, la "Oxy" e Isagen en las que el criterio de diálogo sea la población del Magdalena Medio.

III. Contexto social y político del conflicto. El Estado, la sociedad y los actores armados

La tercera parte del libro, "Política y Conflicto",  también tiene dos ponencias centrales y seis comentarios, dos de ellos de miembros de ODECOFI.

La primera ponencia, de Fernando Escalante Gonzalbo "Menos Hobbes y más Maquiavelo: notas para discutir la debilidad del Estado", plantea la necesidad de reconceptualizar una vez más el Estado que "empieza a resultar algo bastante extraño". De nuevo, se trata en este caso de una reflexión teórica, propia de un académico, pero claramente dirigida a dar luces sobre problemas que se plantea ODECOFI, en la relación que se puede dar entre los cambios regionales y la construcción de un Estado, de ciudadanía y de un determinado bienestar. La segunda sobre "Ciudadanía e Instituciones en Situaciones de Conflicto", es presentada por Daniel Pécaut.

Para Escalante, en el "Espíritu del Tiempo" está una reconceptualización del Estado que exige menos de Hobbes y más de Maquiavelo. Se pregunta en qué queda la "cultura cívica", allí donde se presenta un gran desencanto democrático por factores como la corrupción, el clientelismo y los manejos particularistas. Argumenta, con una idea crucial y sencilla, que, en el fondo, no hay virtudes cívicas porque no hay Estado. Se obedece a quien puede ofrecer seguridad… en "Estados fracasados", sin recursos ni dominio territorial, y donde florecen "nichos de terrorismo". Escalante vuelve a poner sobre el tapete el tema del Estado que efectivamente se construye. Para ello, discute el concepto de "Estado débil", argumentando que es un concepto siempre relativo que depende de la definición y de las comparaciones. Lo relaciona con un conjunto de indicadores que no se pueden concebir como "causas": los frecuentes golpes de Estado, la persistencia de guerras civiles, la debilidad fiscal, financiera, administrativa y jurisdiccional. Son Estados débiles, pero pueden contar con recursos para la gobernabilidad. Por otro lado, tenemos el Estado como un modelo, como una elaboración abstracta que tiene por referencia teórica a los clásicos de la ciencia política y por referencia empírica a los desenvolvimientos de los Estados en Europa.

Escalante afirma que el Estado son dos cosas. Una idea y unas prácticas, una lógica abstracta, ajena a la voluntad de los individuos, que produce por otro lado un "efecto Estado" (Mitchell) en prácticas concretas. Entre el Estado y la sociedad está la política. Hay un Estado "fuerte" cuando la lógica desplegada por las instituciones logra imponerse con relativa facilidad. Para Escalante es por lo tanto llamativo el concepto de "Estado Diferenciado" que manejan Fernán González y otros, un Estado que se produce concretamente y en tensión con los tipos ideales examinados. Por otro lado, para Escalante es discutible la correlación que se quiere establecer entre Estados fuertes y desarrollo,  y señala con ejemplos cómo los Estados débiles pueden constituirse en "oportunidades" para la inversión. En la práctica, se dibujan situaciones intermedias en las que se presentan tanto ciudadanos como clientelas, extensas franjas fronterizas, liminales, de encuentro entre instituciones estatales y poderes fácticos. La debilidad del Estado puede dar lugar a procesos de acumulación de poder, a partir de redes informales, clientelas y caciques. La prosperidad y la democracia pueden surgir del crimen. Para Escalante, las estrategias particulares de los distintos actores van a determinar las formas concretas de la evolución estatal. Por lo tanto, se puede esperar más de Maquiavelo que de Hobbes. También se pueden esperar Estados más modernos y al mismo tiempo más rígidos y frágiles, como puede ser el caso mexicano. Escalante traza un puente con la conceptualización del "Estado diferenciado". Reivindica la conceptualización, incluso en una versión de "tipos ideales", para orientar la investigación histórica concreta. Vuelve sobre el problema de la formación/evolución del Estado, los cambios en las modalidades más contemporáneas y la necesidad de introducir análisis más instrumentales del poder que aquellos que apuntan a la dominación y el sometimiento.

La ponencia presentada por Daniel Pécaut comienza por poner de presente la paradoja existente entre la noción de ciudadanía y la existencia de un conflicto interno, más aún, de una guerra interna. En el caso colombiano, la violencia ha afectado notablemente las instituciones. Ciertamente hay similitudes entre el caso colombiano y la conformación del Estado moderno y de la ciudadanía, teniendo en cuenta las trayectorias europeas.

Pero el caso colombiano tiene sus particularidades: se da en un contexto global de debilitamiento de los puntos de referencia nacionales e incluso de los estatistas. A pesar de ello, Colombia muestra cierta estabilidad en sus instituciones a lo largo del siglo XX. La estabilidad política tiene raíces en  varios factores: la hegemonía de las élites políticas sobre las militares, la multiplicidad de las élites políticas y económicas del país, ligada a las diferencias regionales y de intereses. Esto facilitó cierta competencia y el desarrollo de un modelo liberal (rechazo a una excesiva concentración del Estado). Finalmente, la subordinación de las clases populares por los partidos políticos. Pero, en Colombia, la ciudadanía ha sido limitada. En algunas regiones prevalecen las clientelas, es difícil hablar de ciudadanía fundada en derechos. Tampoco se puede hablar de una ciudadanía social significativa. Hay una fuerte participación, pero no necesariamente vinculada con una ciudadanía democrática moderna.

La violencia de los años 50 tuvo, por lo menos, tres efectos: en primer lugar, mantener por más tiempo un sistema político basado en la dupla: estabilidad institucional/ciudadanía precaria. En segundo lugar, convertirse en un imaginario colectivo que habría dominado desde siempre las relaciones sociales. El empleo de la fuerza sería el motor y el fondo de las relaciones sociales y políticas. En tercer lugar, propiciar una cultura del resentimiento entre amplios sectores de las clases populares. La humillación puede llegar a tener una expresión armada. De manera más general, crítica y desconfianza hacia las instituciones.

En cuanto al conflicto reciente es necesario tener en cuenta las estrategias de los actores armados. Éstas no se deducen necesariamente de lo que los actores dicen, que es bastante poco. En realidad, en el caso de las FARC, no desarrollan visiones del mundo y no convencen por sus discursos. También es necesario indagar por las relaciones entre la población civil y los actores armados. La guerrilla combina formas de protección y de intimidación. Las interacciones son una síntesis de transacciones entre, por un lado, la cooperación y, por otro, la guerra a muerte. El tráfico de drogas lleva a las más diversas alianzas y antagonismos. Los actores armados propenden por controlar territorios estratégicos y sus poblaciones. La incidencia sobre la población depende cada vez menos de adhesiones y más del uso de la intimidación y el terror. Hay una multiplicidad de atrocidades y actos de crueldad. No se puede menospreciar el manejo de recursos dependientes del tráfico de droga. ¿Qué pasa con la población en medio del conflicto?

Para Pécaut, toda Colombia está relacionada de alguna manera con los actores armados. Puede haber simpatías, pero también intimidación y coerción. Se podría trabajar sobre dos tipos polares: a) situación predominante de "monopolio" en el control del territorio y de la población, y b) situación de competencia que refleja poder e implantación diferenciados de las organizaciones. Las situaciones locales nunca son totalmente  autónomas las unas de las otras. Incluso, tiene sentido buscar arreglos con altas esferas en el nivel nacional con efectos en el nivel local. Pero, la economía de la droga ha trastocado todo: clases emergentes inmersas en una desigualdad social muy pronunciada. Paradójicamente no hay una política pública clara que contrarreste la situación y tampoco formas de acción colectiva de los excluidos. Los desplazados muestran formas de "civilidad" que son un componente de la ciudadanía. No necesariamente hay adhesión a las instituciones y hay problemas "horizontales" de solidaridad. En el futuro, la evolución de las instituciones en un sentido democrático será esencial. La formación de la sensibilidad democrática requiere de la aceptación de la multiplicidad de los puntos de vista.

Comentarios. La participación de la sociedad civil, la justicia, la democracia, la relación Estado-sociedad y el funcionamiento del Estado

El primer comentario es de Jenny Pearce quien sugiere ponerle "optimismo" al pesimismo usual del "intelecto". En su opinión, hay que mantener el concepto de sociedad civil y tener en cuenta cómo la vida colectiva construye alternativas para garantizar derechos individuales. No sólo hay resistencia, hay también formas de desafío a los órdenes impuestos por los actores armados. Los actores locales están creando las bases de una forma de proto-ciudadanía en torno a la búsqueda de la paz. La violencia contiene una paradoja: impide y fomenta la participación. Los actores reclaman derechos y mueren en la lucha por dichos derechos. La importancia del trabajo de ODECOFI radica en la investigación de factores locales y regionales que hacen posibles ejercicios distintos de ciudadanía. Jenny Pearce hace agudas observaciones a partir de sus "visitas de campo" en las que, por ejemplo, observa cómo la participación en medio de la violencia deslegitima algunas formas de violencia (como la sexual). La participación permite convertir una violencia privada en una cuestión pública.

El segundo comentario de Mauricio Villegas no se refiere a las ponencias centrales, sino a su propia investigación sobre los jueces en zonas de conflicto. Construye una tipología considerando tres manifestaciones del Estado (moderno/situación intermedia/no existente) y tres de la sociedad civil (muy cercana al Estado/intermedia/huérfana). Al relacionar las categorías se pueden identificar situaciones distintas (típicas) del país. Villegas destaca la precariedad de la investigación sobre justicia y su importancia en contextos de conflicto y violencia. Paradójicamente su investigación muestra que en zonas de conflicto, los casos no llegan a los despachos judiciales. Clasifica los municipios según presencia de grupos armados y encuentra que los hurtos son mayores en municipios sin presencia armada, lo mismo que el número de sentencias. Se pregunta por la "litigiosidad" del conflicto (cuántos llegan a la justicia, a partir del conflicto real). Concluye que la presencia de grupos armados se relaciona con una alta conflictividad en homicidios, pero una baja justicia, o bien que el cúmulo de justicia y la criminalidad real es más importante en los municipios pacíficos.

El tercer comentario, de Gloria Isabel Ocampo, reivindica el punto de vista local, que no aislado, del análisis. Se pregunta qué puede entender la gente, de manera concreta, por Estado e indica que puede ser la comprensión de un Otro que garantiza la realización de los ideales locales. Castaño, a su manera de ver, pudo encarnar ese "otro". Considera que se debe ir más allá de la visión dicotómica, según la cual la sociedad es aliada o enemiga de un grupo armado. Se trata de una relación compleja donde deben apreciarse diferentes situaciones que dan lugar a negociaciones. Las comunidades transitan entre sistemas normativos disímiles e interpretan a su favor reglas distintas a las oficiales. El poder para-estatal no sólo se explica por la violencia, de hecho hay un paralelismo entre Estado y para-Estado. Este último se hace funcional al conjunto de la sociedad y para ello es fundamental el clientelismo. No se puede menospreciar, según Ocampo, la relación con el Estado central, particularmente con su estrategia de subsidios y el desarrollo de una forma de populismo. Muchos excombatientes se están reintegrando, pero según lo dicho en el Seminario ¿no implica esto también la reinserción del Estado a la sociedad?

El cuarto comentario, de Ingrid Bolívar, busca avivar la discusión sobre algunos temas. Así, considera que se debe recuperar la idea de Pécaut de competencia entre élites políticas, en los niveles locales, regionales y nacionales. Observa que es indispensable conectar lo que sucede entre localidades, regiones y nación, evitando el localismo como explicación. Se pregunta por lo que se llama política y sugiere que su definición es un objeto de lucha en nuestros días. El reto, opina, es discernir las formas y los contenidos que asume la política. Considera que ODECOFI debe revisar sus formas de conocimiento y producir formas de pensar distintas sobre nuestras sociedades. Sobre la ponencia de Escalante considera, como él, que se debe leer el Príncipe y el Principito, con referencia a la formación política. También está de acuerdo con la idea de que los procesos de formación de Estado y los de concentración de la autoridad política no son lineales. Pero, en su opinión, nuestras categorías de pensamiento hacen que incluyamos siempre al Estado, cuando hablamos de política. También se pone de acuerdo con Escalante sobre el respeto a la legalidad, incluyendo a los agentes del Estado, pero, se cuestiona nuestro conocimiento de los funcionarios del Estado. Se pone de acuerdo con respecto a semejanzas en los procesos de formación de Estados europeos, pero subraya la incomparabilidad de los casos en situaciones históricas tan distintas. Insiste, de nuevo, en el tipo de conocimiento que queremos construir sobre nuestras sociedades. A partir de la observación del sabio Caldas, ella también considera que: "…nada de lo que encuentro está en los libros".

El quinto comentario es de Gustavo Duncan, quien sostiene que hay un consenso en cuanto a que el Estado moderno liberal es hoy la única opción viable como un proyecto articulado para la modernidad. Es cierto que existen otras formas alternas de Estado y orden social, pero no tienen expresión en un discurso, en una construcción académica e intelectual. En su opinión, se deben analizar "zonas grises" en las que no están definidas formas tradicionales de funcionamiento del Estado, pero se ha llegado a un estadio de modernidad apreciable. Subraya el papel de las relaciones clientelistas que configuran el orden social con formas alternas de ciudadanía. El rasgo colombiano es el de una "transición" particularmente violenta. Por otro lado, se ha olvidado el apoyo de la población para el poder de los caciques. ¿Hasta dónde llega este apoyo y cómo se lleva  a cabo? El apoyo no es sólo con votos. Es también un apoyo militar. En las élites colombianas regionales se ha operado una "revolución" al combinar guerreros con empresarios del narcotráfico. Estos no provienen sólo de las clases "altas", y en ciertas regiones se convierten en un "Estado de hecho"". Es importante captar cómo los empresarios del narcotráfico pueden cobrar impuestos a través de para-militares. La capacidad empresarial adicionada con la organización militar permite negociar en condiciones de poder, distintas a las del centro político. También solucionan problemas de vivienda y de nutrición en las grandes ciudades. Se trata entonces de formas de orden significativas que funcionan sin un gran discurso. Las guerrillas, por su parte, se imponen también sin un discurso elaborado, como los paras. Finalmente, observa que debe de haber un impacto en la población de los centros urbanos y las capitales alrededor de los centros de consumo y de los sanandresitos.

El último comentario es de Mauricio Romero, quien piensa como una "posibilidad lapidaria" para Colombia, la alternativa sugerida por Escalante en cuanto a que la democracia y la prosperidad puedan surgir del crimen. Por otro lado, considera que  deben tenerse en cuenta las distintas facciones políticas y el hecho de que los gobiernos conservadores hayan propuesto negociaciones con las FARC, mientras que recientemente Álvaro Uribe se haya propuesto negociar con las AUC. Se negocian focos de ciudadanía, en medio del poder de los para-militares desmovilizados.

IV. Conclusiones: el método de ODECOFI y los retos para las ciencias sociales.

A cargo de las conclusiones del Seminario estuvo Mauricio García Durán, Director del CINEP. Considera valioso el esfuerzo de ODECOFI por comprender el conflicto colombiano y por buscar caminos de respuesta y estrategias de transformación, en favor de una sociedad en convivencia, justa y sostenible. En este marco, plantea seis retos para las ciencias sociales:

1) Producir un conocimiento más comprensivo e integral del conflicto y de sus alternativas de solución.

2) Dar cuenta de las distintas temporalidades del conflicto y la paz, estableciendo conexiones entre ellas.

3) Dar cuenta crítica de los principios y fundamentos normativos que subyacen a las categorías y conceptos que utilizamos en las investigaciones.

4) Traducir el conocimiento en políticas públicas que sean alternativas para la construcción de una sociedad más justa.

5) Considerar que el conocimiento es una herramienta de formación socio-política para el empoderamiento de los actores sociales y de la sociedad civil.

6) Ampliar el énfasis comparativo del caso colombiano.

El libro de ODECOFI muestra, en conjunto, la riqueza, pertinencia académica e impacto  de sus trabajos y propuestas. Es claro que sólo una parte de los textos provienen de sus investigadores, pero se refleja entonces la búsqueda intencional de los aportes y críticas de otros investigadores y el hecho de que ODECOFI como tal apenas está emprendiendo su tarea. Seguramente propondrá en el futuro discusiones más desarrolladas y propositivas, desde su perspectiva.

Subrayo, de nuevo, la importancia del método de discusión que se pone en juego a lo largo del libro, que continúa una tradición del CINEP y del que debemos aprender tanto en este período altamente burocratizado de la investigación y de los investigadores. En un largo recorrido, en foros y seminarios, con publicaciones, con la participación de personas especializadas, nacionales y extranjeras, también con un público de interesados y de activistas, se fue consolidando en el CINEP una comunidad de investigadores-académicos que entendían de manera sencilla aquello que la política estatal para las ciencias se proponía con la retórica y la ineficiencia propia de la burocracia estatal, a un costo bastante elevado.

Mauricio García Duran recoge bien en las conclusiones los énfasis que se pueden hacer hacia adelante. Sólo hago puntos marginales: se requiere producir teoría sobre las sociedades regionales y la formación estatal. De acuerdo, esto supone comparar, apropiarse de teorías más generales que pueden ayudar a la comprensión específica, pero en ningún momento deberíamos abandonar y profundizar la investigación empírica. Entiendo de esta manera el valor de un concepto como el de Estado diferenciado.  Hay que establecer una vigilancia crítica sobre la discusión abstracta, per se, de modelos y relaciones conceptuales que no pasan por un ejercicio de contrastación factual. También hay que insistir en el valor instrumental de las tipificaciones, cuando se trata de lograr conocimientos sustantivos de realidades históricamente determinadas. En este sentido, está bien hacer un llamado a cierta vigilancia epistemológica práctica sobre los conceptos que usamos, lo métodos y los hallazgos.  

El presente libro de ODECOFI plantea un problema de la mayor importancia para las ciencias sociales, al que le da una salida, precisamente porque el CINEP juega un papel central en ODECOFI. Pero es un problema complicado en el que finalmente hay que hablar de opciones y de consecuencias sociales distintas de las opciones que se toman. Me refiero al problema clásico, según el cual el conocimiento puede llevarse al campo de la intervención social. En el texto salen a relucir las iniciativas con los Programas de Desarrollo y Paz y, de manera notable, entra en consideración una experiencia que ya tiene mucho recorrido como es el Programa de Paz del Magdalena Medio. Bienvenida esta relación, su justificación y valoración de los logros. Pero es indudable que se pueden establecer conexiones con otras formas de intervención con justificaciones y logros distintos. Me pregunto si estamos en un momento en el que las ciencias sociales colombianas pueden establecer unos parámetros mínimos de intervención, cualquiera que sea su campo y forma de conocimiento, que están asociados con valores fundamentales de la modernidad que tienen que ver con la vida, el bienestar, la civilidad y la democracia.

* González G. Fernán E. (Editor). 2008. "Hacia la reconstrucción del país: desarrollo, política y territorio en regiones afectadas por el conflicto armado". ed: ODECOFI, COLCIENCIAS, CINEP. ISBN: 644-121-6. Bogotá.

** Profesor del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad del Valle. Coordinador del Grupo de Investigación sobre Acción Colectiva y Cambio Social. Agradece a los colegas Jorge Hernández, Mario Luna, Luis Carlos Castillo y Fernando Urrea, con quienes discutió una buena parte del  libro de ODECOFI.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Conoce la galería de obra gráfica de Razón Pública

Podrás adquirir obra gráfica de reconocidos artistas latinoamericanos a un excelente precio y ayudarnos a financiar este maravilloso proyecto periodístico