Reforma de la salud: ganadores y perdedores | Razón Pública 2023
Inicio TemasPolítica y Gobierno Reforma de la salud: ganadores y perdedores

Reforma de la salud: ganadores y perdedores

Escrito por Iván Jaramillo
Reforma de la salud

Una victoria aplastante del gobierno en la Cámara de Representantes que deja claros ganadores, claros perdedores, silencios estratégicos, claridades necesarias y preguntas no resueltas.

Iván Jaramillo*

La decisión de la Cámara y sus críticos

Contra viento y marea el gobierno consiguió la aprobación de su proyecto de reforma de la salud por el 80% de los votos de la Cámara.

Aunque la aprobación en el Senado será más difícil porque las ‘fuerzas’ para el Pacto Histórico son menos favorables, el gobierno Petro tiene el efecto psicológico de la reciente y aplastante victoria. Además, el gobierno cuenta con la presidencia de la Comisión Séptima del Senado en cabeza de la indígena Martha Peralta Epieyú. Estos factores podrían mantener el éxito de la reforma.

Sin embargo, de lograr la aprobación en el Senado, quedaría pendiente la revisión de la Corte Constitucional, la carta que reservan César Gaviria y todos los opositores del proyecto. Pero debido a que la Cámara votó con mayoría absoluta algunos artículos, es poco probable que prospere una inconstitucionalidad general del proyecto.

Por fuera del Congreso la batalla se da entre los gremios de los trabajadores de la salud que apoyan la reforma como la Junta Médica Nacional y la Cumbre social y política liderados por Ana María Soleibe y Carolina Corcho, y del otro lado los gremios de las EPS que no la aprueban como la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (ACEMI) y Gestar Salud, liderados por Ana María Vesga y Carmen Eugenia Dávila. Otros gremios mientras tanto ganan en silencio y actúan como espectadores.

Entre los críticos del proyecto figura la exministra Cecilia López, quien con los exministros Ocampo y Alejandro Gaviria lideran el equipo de los disidentes. La exministra López describe así la situación: “Solamente hubo cuatro congresistas, entre ellas Katherine Miranda y Catherine Juvinao, que fueron muy conscientes de que la reforma a la salud se trata de la vida y la calidad de vida de más de 50 millones de colombianos. El resto la aprobó como se ha hecho históricamente: sin discusión y esperando alguna cosa del Gobierno”.

Las EPS dejarán de ser intermediarias financieras, pero conservarán la facultad de direccionar los servicios para los afiliados, recibir y ejercer la auditoria sobre las facturas.

La consideración de la exministra es demasiado simplista, porque eso significaría que el 80 % de los representantes son muy ignorantes o, peor aún, corruptos.  Estas son afirmaciones prepotentes de López quien, por cierto, cuando tuvo la dirección del Instituto Colombiano de Seguros Sociales (ICSS) se negó a establecer la cobertura familiar y a facilitar la entrada de los independientes, con lo cual habríamos conseguido coberturas del 40 % o más en seguridad social.

Es claro que en el avance de la reforma hay algo más que limitaciones mentales y económicas por parte de los congresistas.

Los ganadores

En primer lugar, gana el presidente Petro quien en forma tozuda se ha empecinado en sacar esta reforma pese a que va en contra del 80% de la población que según las encuestas aprueban el actual sistema. Pero el principal objetivo es otro: se trata quitarles a los particulares el manejo de los recursos públicos de la salud y utilizar los 84 billones de pesos que ejecuta el sector.

No sobra decir que para lograr este éxito el presidente debió ‘cambiar de opinión’ y mantener con vida a las EPS que se transformarán en Gestoras de Salud y Vida.

Al lado de Petro gana el ministro de Salud, Alfonso Jaramillo, en conjunto con los ponentes Alfredo Mondragón y Martha Alfonso, quienes han sido capaces de torear a los casi 182 representantes, neutralizando al 20 % y conquistando al 80 %. Un éxito que ha contado con las bravatas del ministro Jaramillo o con la brusquedad de Mondragón, y con la sabiduría y dulzura de la joven profesora Martha Alfonso. Junto a ellos también gana Carolina Corcho.

Por su parte gana la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES) y, por ende, su director Félix Martínez.  Esta entidad se consolida como el gran banco de la salud, como pagador único con capacidad de auditar directamente al SOAT y aleatoriamente toda la facturación de las EPS, como un aparato con aumento progresivo de sus capacidades.

Gana también el Superintendente Nacional de Salud, Ulahy Beltrán, quien se apropió de las denuncias del analista Vicente Calvo y demostró que las EPS no eran aseguradoras porque incumplían totalmente con las Reservas Técnicas y el Régimen de Inversión exigido por los acuerdos de Basilea para todas las aseguradoras. Las EPS deben 23 billones de pesos a las IPS y además tienen embolatados 12 billones de pesos de reservas técnicas que deberían tener invertidas en títulos valor. Esta denuncia dio el golpe de gracia al supuesto aseguramiento privado de las EPS.

Los más favorecidos con la reforma serán los prestadores de servicios de salud, los proveedores de medicamentos y, en general, las denominadas IPS. Las clínicas y hospitales recibirán en forma más oportuna los pagos, librándose de la intermediación de las EPS que resulta morosa y costosa.

En forma muy especial ganarán los trabajadores de la salud que entrarán en un proceso de formalización que les ha sido negado desde hace 30 años. Después de tantos impedimentos que favorecieron la precarización laboral del sector, ahora se quiere recomponer a través de un tipo de carrera para los funcionarios de salud.

También ganarán los salubristas defensores de la atención primaria y la estrategia de un sistema preventivo y predictivo con énfasis en promoción de la salud con equipos extramurales de profesionales itinerantes.

Finalmente ganan los afiliados porque se eliminan los trámites previos para el acceso a los servicios.

No obstante, por el momento no se registrarán mejoras inmediatas en el acceso, la calidad y la cobertura de los servicios, excepto quizás en los municipios apartados.

Los perdedores

En este proceso de reforma quienes pierden son ante todo las EPS, especialmente las del régimen contributivo encabezadas por la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (ACEMI). Las del régimen subsidiado no tanto, porque tienen un baipás financiero desde la ADRES.

No obstante, las EPS de ambos regímenes pierden el manejo autónomo de las redes de servicios. Ahora las secretarías de salud tendrían el control, el diseño y la gestión prioritaria.

Las nuevas Gestoras de Salud y Vida podrán usar las redes organizadas territorialmente, pero no determinarlas como si fueran de su propiedad.

Según el exministro Mauricio Santamaria, las EPS se hicieron para “manejar la plata”. Pero en la reforma desaparece el manejo directo de los recursos financieros, lo que les permitía hacer inversiones y lucrarse de los rendimientos. Ahora corresponderá a la ADRES manejar las reservas técnicas y el régimen de inversiones convirtiéndose en el asegurador social en sustitución de las EPS.

Las EPS dejarán de ser intermediarias financieras, pero conservarán la facultad de direccionar los servicios para los afiliados, recibir y ejercer la auditoria sobre las facturas. La auditoría podrá manejarse por el método in house con personal propio o subcontratar la auditoria con las 30 empresas especializadas que están debidamente registradas en las Cámaras del Comercio y que en los hechos cumplen con esta tarea bajo contrato de las propias EPS.

A su vez están perdiendo el Centro Democrático y Cambio radical. También pierden los jefes de los partidos, especialmente del partido Liberal, Conservador y de la U.

En general pierden los políticos que derivan sus gabelas y comisiones como intermediarios entre las EPS y las IPS para conseguir contratos privilegiados y agilizar el pago de sus facturas.

Foto: Ministerio de Salud - Los trabajadores de la salud serán grandes ganadores de la reforma, pues harían parte de un proceso de formalización que se les ha negado por 30 años.

Existe sí el peligro del desborde de los costos producto del giro directo, el fraude, la facturación sin control, la ausencia de controles previos y el debilitamiento de los concurrentes.

La ADRES manejará directamente el flujo de recursos. No obstante, el poder de las EPS para ordenar los servicios y hacer las auditorias les permitirá conservar en gran medida el manejo de las redes y el poder efectivo sobre el sistema.

Los silenciosos  

Veinte exministros y viceministros firmaron una carta alertando sobre los peligros de la reforma, pero ninguno le ha dado la cara a Carolina Corcho. Paradójicamente, entre los ministros está Beatriz Londoño, quien se inventó el baipás financiero y estableció y validó el giro directo a las IPS desde el año 2012. El mismo baipás que hoy se convierte en el instrumento principal que permitirá destruir el poder de las EPS.

Además, entre los no firmantes se encuentran grandes ausentes como el exministro Juan Pablo Uribe, líder de la Fundación Santafé, Olga Lucia Zuluaga, líder de ACCESI, y Juan Carlos Giraldo, jefe tradicional de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACCH). Contrariamente a la algarabía de ACEMI, este grupo que es dueño real de la infraestructura de salud del país, ha preferido mantener un perfil bajo y guardar silencio. Es claro que la reforma los favorece, pero por ahora no les conviene decirlo y entrar en conflicto con las EPS.

Llama también la atención el silencio de la EPS Salud Total, que es de las más grandes del país con 4,2 millones de afiliados y es propiedad de la familia Wilches. Además de no manifestarse contra la reforma, es la única EPS que no se queja por la insuficiencia de la UPC ya que en 15 años ha logrado acumular inversiones en títulos valor por 2,5 billones de pesos como consecuencia del buen manejo de los recursos que le gira el Estado del cual carece la gran mayoría de las 28 EPS con licencia.

¿Qué queda pendiente?

El problema de la reforma no es la plata porque esta se limita principalmente a redistribuir las mismas sumas que hoy se están invirtiendo. Pese a las lágrimas de ACEMI, con los 84 billones de hoy es más que suficiente.

Existe sí el peligro del desborde de los costos producto del giro directo, el fraude, la facturación sin control, la ausencia de controles previos y el debilitamiento de los concurrentes. En definitiva, a la reforma le falta un plan anticorrupción.

Para evitar estos peligros el Senado deberá redefinir todo el sistema de auditoría de cuentas, exigir la revisión obligatoria de todas las facturas y profesionalizar el ejercicio de los auditores y de las firmas auditoras, garantizando su independencia para poder conseguir, como dice Alejandro Gaviria, una “explosión controlada”.

Da la impresión que las EPS se han quedado sin argumentos y lo único que dicen es que la reforma no les gusta porque desarticula el sistema en múltiples actores, pero no se entiende entonces para qué quieren seguir existiendo como Gestoras de Salud y Vida si su función precisamente seria articular las partes del todo para poder conducir como lazarillos a los usuarios ciegos por un sistema que de por si es complicado. Precisamente para eso se les pagara el 8% de las recursos disponibles.

¿Por qué vivir ahogado en un mar de desinformación? Razón Pública te ofrece análisis rigurosos y sin restricción como este. Súmate a esta labor a través de una donación.

Artículos Relacionados

4 Comentarios

victor alvarez diciembre 11, 2023 - 5:07 am

De la lectura del artículo se percibe claramente que el que tiene limitaciones mentales es indudablemente el autor del escrito

Responder
victor alvarez diciembre 11, 2023 - 6:52 am

censuraron mi comentario, felicitaciones por lo democratico su blog

Responder
Nabi diciembre 11, 2023 - 1:17 pm

Que interesante en el articulo le pone una nueva funciona a ñas gestoras que no esta en la norma tramitada «Gestoras de Salud y Vida si su función precisamente seria articular las partes del todo para poder conducir como lazarillos a los usuarios ciegos por un sistema que de por si es complicado. Precisamente para eso se les pagara el 8% de las recursos disponibles.» sera importante hacer referencia a los artículos de la norma aprobada en cada una de sus afirmaciones, de lo contrario esta faltando a la verdad.. cosa que en Razón publica no debería permitirse.

Responder
ROBERTO DIAZ GONZALEZ diciembre 11, 2023 - 5:46 pm

hay otras voces como los gremios del sector agrupados en https://acuerdos fundamentales.com/comunicados y la academia agrupados en Alianza Académica Nacional, #dialogo nacional/presente y futuro de la alud publica. Les sugiero preguntar, gracias Roberto Diaz Gonzalez

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies