Recicladores y residuos: ese obscuro objeto del deseo - Razón Pública
2013-19-9-1 petro recicladores

Recicladores y residuos: ese obscuro objeto del deseo

Compartir:

Balance macondiano del reciclaje en Colombia: han ganado los hijos de un presidente, alcaldes populistas, multinacionales oportunistas, bodegueros, industriales y burócratas. Los recicladores lo han perdido todo: ni formalización ni autonomía.

 

 

 
2013-19-9-1 petro recicladoresFoto- vía flickr por gustavopetrourrego

Embolatar en vez de empoderar

Recicladores que se usan para llenar plazas públicas con discursos politiqueros1; darse un halo de sensibilidad social en foros y congresos2; velar de filantropía carruseles de contratación; cubrir con populismo toda improvisación, y revestir de Responsabilidad Social Empresarial la mera búsqueda de lucro3 es lo que hay.

Pero recicladores abordados desde su derecho a tener derechos, respetados como ciudadanos en pobreza, adultos y capaces; empoderados en su nuevo derecho a emprender autónoma y solidariamente en la operación del servicio público del reciclaje en Colombia como lo previó la Corte Constitucional mediante una acción afirmativa de sus derechos, de esos no hay. La razón: no resulta rentable para unos, deja sin discurso a otros y amenaza a la nueva “industria del desarrollo” para muchos otros.

Se ha querido hacer creer que, aun mediando oportunidades ciertas de negocio y desarrollo como las que otorgó la acción afirmativa, carecer de recursos es carecer de capacidad para salir de la pobreza. Con ello queda justificado que los poderosos de siempre se deban hacer cargo de “los pobres” y encima cobren por ello, electoral o económicamente.

Embolatar a los recicladores en vez de empoderarlos en sus nuevos derechos es fácil: su aspiración de justicia es tal y su vulnerabilidad económica tanta, que basta con ensillarse en sus ilusiones desde la izquierda o desde la derecha para desviarlos de su norte.

 

 
2013-19-9-2Foto- Adriana Ruíz-Restrepo

Construcción y deconstrucción del derecho

Hace cuatro años se viene desmontando el nuevo derecho de los recicladores, construido durante siete años a punta de liderazgo social, litigio de interés público y decisiones de la Corte Constitucional:

La lucha comenzó en 2002 como respuesta al decreto 1713 que ordenó la modernización del aseo en Colombia para incorporar un servicio público de reciclaje4: separación, redes formales de colecta pública de residuos inorgánicos y plantas públicas de aprovechamiento formal de residuos.

Con ello se anunciaba el fin de un mercado salvaje lleno de recicladores informales — incluso de niñitos y de viejitas que trabajaban en condiciones infrahumanas — pero gracias al cual en todo caso, sobrevivían o mejor, malvivían. Llegaba a su fin esta ocupación de rebuscar en canecas y rellenos residuos inorgánicos o reciclables y transportarlos para abastecer de materias primas a la gran industria intermediada por bodegueros.

El recurso ante los jueces no era fácil, pero la pretensión era simple: que el progreso fuera para todos, que los recicladores no perdieran el acceso a los residuos del que dependía su mínimo vital y que sus organizaciones solidarias pudieran competir por contratos de operación formal. Y en efecto, las sentencias T-724/03 y C-741/03 autorizaron competir en licitaciones y aceptaron una acción afirmativa para incluir a recicladores organizados en toda contratación pública de aseo.

Pero el decreto 1713 nunca se cumplió; esto no hubiera afectado a los recicladores en pobreza e informales, si por entonces no hubiesen surgido, en tal vacío, los bodegueros de gran escala, que entraron a competirles por las basuras5. Entre estos “mega–bodegueros” informales se destacaron los Uribe Moreno con su empresa Residuos Ecoeficiencia S.A, quienes se posicionaron convenientemente justo cuando su padre, el Presidente de la Republica, era encargado de ejecutar y supervisar, o no, las normas de residuos en el país6.

Para 2009 se debió entonces buscar la profundización de la Acción Afirmativa: al no existir sistema público de reciclaje — sino el mercado libre y desregulado de siempre — no había ya dónde incluir a los recicladores. La Sentencia T-291/09 reconoció a los recicladores de oficio y en condición de pobreza como operadores preferentes del servicio público de reciclaje y empresarios de economía solidaria en modo “autónomo”.

El último de los Autos de Seguimiento a la jurisprudencia antedicha — el Auto 275 de 2011 — exigió al Distrito empezar desde cero y en coordinación con la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA)7. Pero nuevamente no pasó nada.

2013-19-9-3 affirmative actionFoto- "Adaptación de Civisol"

Ganadores

  • Gustavo Petro y Jorge Iván Ospina

Ganan el alcalde de Bogotá y el exalcalde de Cali, porque lograron hacer creer que la inclusión de los recicladores era iniciativa suya, cuando en realidad estaban obligados a ejecutar órdenes judiciales.

Y todo para impulsar una supuesta lucha ideológica por “la soberanía del servicio público”, como si el Estado no fuere siempre el regulador y el supervisor del aseo. Buscaban posar de redentores de “pobres” en una anacrónica lucha de clases azuzada por ellos mismos.

Pretendieron reencauchar empresas públicas ya liquidadas, haciendo creer a los recicladores que surgiría un gran empleador público, tejiendo un vínculo emocional y electoral. Todo lo contrario del concepto de “emprendedores en modo autónomo y solidario”8 que dispuso la Corte. Y por la vía de los recicladores lograron insertarse también en el mercado desregulado de abastecimiento de materia prima secundaria.

  • Industriales y bodegueros

Ganan porque siguen usufructuando de la transacción desregulada, privada y atomizada de residuos inorgánicos -sin logística pública de red o ruta para eliminación formal en planta publica prevista por el 1713- ni se afectan sus utilidades, por la formalización de recicladores como operadores preferentes o exclusivos y según orden de la Corte Constitucional.

Ganan porque a mayor informalidad, mayor pobreza, y de paso menor costo del material reciclado. Aumentan los dividendos para los accionistas de empresas surafricanas, suizas, estadounidenses, canadienses, suecas y colombianas que reciben los millones de latas de cerveza, tapas y botellas de agua y gaseosa, empaques de cartón de pizza, envases de champú y kilos de papel periódico y servilletas… como una salvaje minería urbana.

Ganan porque recientemente se urdió un Pacto Gremial que persuadió a desventajados recicladores a unirse con los más aventajados— bodegueros e industriales — por la defensa de la cadena de reciclaje, y ya no del reciclador. Este Gremio fue impulsado por ONGs de mega–bodegueros, de industriales y por la ONG de multinacionales Cempre9 gestada al origen por la ex-Gerente de Residuos Ecoeficiencia S.A y cuenta incluso con apoyo de la banca multilateral. Asi, colgándose de recicladores en pobreza y la acción afirmativa de su derecho a la formalización -para garantía de su mínimo vital y reducción de pobreza en el país- se lograron colar para “regularizarse” todos y hasta incrementar negocio y utilidad.

Y para evitar resistencia y contradicción, hábilmente se opaca a abogados defensores de derechos humanos y se destaca a algunos amables economistas y empresarios que han ido reemplazando la narrativa de defensa de recicladores y de la dignidad humana por la de defensa del reciclaje y del value and supply chain que justo empieza desde las bodegas multinivel en que descansa la industria. A su vez queda saneado en bloque un sistema medieval de explotación que presenta como innecesario dar derechos ciertos y exigibles, trabajo decente, a los recicladores en pobreza y que tanto incrementa los costos de producción industrial.

Solo en Bogotá hay 1500 bodegas privadas, en Cali 400 y nadie sabe -además de la famosa planta privada en zona franca de impuestos de Mosquera– cuántas plantas privadas de aprovechamiento hay. Solo consta la preocupación de que Colombia está exportando poco reciclaje apenas 20 millones de dólares. En Francia hay apenas 270 centros formales de acopio y eliminación de reciclables10 y solamente uno dentro de Paris. Para Sao Paulo se prevén cuatro y en Argentina, hasta los recicladores informales se ocupan de sacar los residuos fuera de la comunidad. Ni Nueva York — símbolo del neoliberalismo — deja sus residuos residenciales reciclables a merced de las fuerzas del mercado privado por una obvia razón de salud pública y ambiente sano.

  • Y ganan con moñona, porque logrando que la mediocridad se disfrace de innovación, las 1.500 bodegas en Bogotá fueron ya “formalizadas” como si fueran infraestructura y ruta de higiene pública11, en detrimento de la ley vigente, gracias a la decisión del Alcalde Petro12 y solicitud de algunos líderes de recicladores13, el Pacto Gremial y aliados internacionales14.

  • Los alcaldes locales de Bogotá

 

 
2013-19-9-4 RecicladoresFoto- Adriana Ruíz-Restrepo

Ganan porque ahora son quienes avalan la explotación económica formalizada en Bogotá: controlan a bodegueros, disponen de básculas y autorizan o no a los recicladores a subsistir mediante la infame figura de la Organización de Recicladores Autorizada (ORA)15.

Fruto de este nuevo Estado capataz, el alcalde Petro entrega a solo 700 de los 15.000 recicladores censados un pago individualizado, dizque a título de remuneración por tarifa de aseo que desembolsa por medio de pin de celular o de tarjeta débito.

Y todo, como si la tarifa de aseo no fuera competencia de rango constitucional y del nivel nacional — de la CRA- y como si en Colombia el servicio público de aseo no se cobrara mediante factura y se retribuyera vía cuenta fiduciaria a los operadores del servicio público de saneamiento básico.

  • Las ONG grandes y pequeñas

Ganan, porque el Estado decidió contratar todo con ONGs, personas jurídicas con ánimo de alteridad16 mal llamadas sin ánimo de lucro que no se sujetan a la ley 80 ni pagan los mismos impuestos que el resto de la gente. Y cuya efectividad y necesidad para casos como este es altamente cuestionable. De la marketización de los fallos y autos de la Corte, solo para el caso de Cali, se han contratado más de 14.000 millones de pesos del erario público con el propósito de apoyar la inclusión de los recicladores.

Alcaldes locales, la Superintendencia de Servicios Públicos o las Corporaciones Autónomas Regionales contratan a ONGs industriales o de vecinos de barrio por cientos o aun miles de millones de pesos, sea para organizar a recicladores o certificarlos como tales, darles cursos inocuos o fomentar su empleabilidad — en un sentido abiertamente contrario al empresarial de los fallos — y de paso encadenarlos a nuevas y flamantes bodegas, que cuentan con el gentil apoyo de Residuos Ecoeficiencia y obviamente de Cempre.

 

 
2013-19-9-5 RecicladoresFoto- Adriana Ruíz-Restrepo

  • El Ministerio de Vivienda y la CRA

Ganan porque, siendo los responsables de la política y regulación del servicio público de aseo, no han reorganizado el sistema ni definido la retribución tarifaria que por colecta y clasificación para eliminación de residuos reciclables debería corresponder a la ruta operable por los ya constitucionalmente formalizados recicladores de oficio y en pobreza. Pero nadie nota semejante negligencia ni la reforma al Decreto 1713, pues la atención se ha concentrado en las faltas del alcalde Petro.

  • Los grandes operadores del aseo

Ganan, porque habiendo perdido la posibilidad de extender su negocio hasta la nueva ruta selectiva de reciclables — que quedó, como dije, como un derecho preferente para la operación empresarial solidaria de recicladores en pobreza — pueden ahora tratar de recuperarla de manera informal o hasta formal, aprovechando el caos que deja el vacío de implementación.

Perdedores

  • Los usuarios de aseo

Pierden, porque ahora solo tienen derecho a gozar de la colecta pública de la mitad orgánica de sus residuos residenciales.

  • Los grupos de ciudadanos en pobreza

Pierden, porque no cuentan con la acción afirmativa como mecanismo efectivo para corregir la pobreza ni la inequidad.

  • El medio ambiente

Pierde, porque queda sin una red pública organizada de colecta de residuos reciclables y porque los residuos inorgánicos que no tengan una salida de mercado terminarán en humedales y obstruyendo caños.

  • Los ciudadanos

Pierden, porque el dinero de sus impuestos desaparece en la feria de contratación de ONGs que en vez de crear equidad la reducen, y por los caprichos ideológicos de algunos alcaldes con el aseo: Girasol en Cali quebró en menos de un año y está en curso de liquidación. Igual suerte se ventiló ya para Aguas de Bogotá.

  • Máximos perdedores: los recicladores de verdad

Es decir los recicladores tradicionales, informales, de oficio y en pobreza que siguen trabajando en las calles, porque al ganar en teoría, lo perdieron todo en la práctica.

Siguen sin formalización sustantiva de su oficio y empresas autónomas y solidarias; tiene más competencia que nunca y menos material que antes, viven entre foros y cursos que apenas si les dejan tiempo para reciclar, inmersos entre nuevos trámites estatales pero sin derechos económicos formales. Como antes, trabajan sin contratos pero son subordinados ahora de industriales, bodegueros y alcaldes en una formalizada, y macondiana, tercerización público–privada.

 

Notas

 1 http://bit.ly/QI7yoy ; http://bit.ly/VTAwik

3 http://bit.ly/ZIgRs4; http://bit.ly/W5CHiNEl pasado 23 de febrero se realizó la segunda jornada de sensibilización que promueve la fundación CEMPRE Colombia, varias empresas del sector privado como BAVARIA, GRUPO FAMILIA, NATURA, O-I PELDAR, TETRA PAK Y UNILEVER, en alianza con la Alcaldía Local de Puente Aranda, la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) y la organización de Recicladores ECOALIANZA.Este evento se convirtió en la plataforma para que las personas aprendan a reciclar, conozcan al reciclador de la zona y disfruten de los grupos culturales de la localidad. Intenta generar experiencias positivas que refuercen los hábitos de separación de residuos reciclables en la comunidad, una oportunidad para contribuir al cuidado del medio ambiente y apoyar a las organizaciones de recicladores y sus familias. Los resultados generales de la Reciclatón Puente Aranda, realizada el sábado 23 de febrero:·Kilogramos recolectados : 2415 (…)” http://bit.ly/10ABO3N

4 Decreto 1713 de 2002, Articulo 1, Definiciones: “Aprovechamiento en el marco del servicio público domiciliario de aseo. Es el conjunto de actividades dirigidas a efectuar la recolección, transporte y separación, cuando a ello haya lugar, de residuos sólidos que serán sometidos a procesos de reutilización, reciclaje o incineración con fines de generación de energía, compostaje, lombricultura o cualquier otra modalidad que conlleve beneficios sanitarios, ambientales, sociales y/o económicos en el marco de la Gestión Integral de los Residuos Sólidos.”

5 http://bit.ly/11KQcsG ; http://bit.ly/18GljZ3 (video competencia con foto si tomas y con extractos video video competo everlo en )

6 Constitución Política de Colombia:

Artículo 370. Corresponde al Presidente de la República señalar, con sujeción a la ley, las políticas generales de administración y control de eficiencia de los servicios públicos domiciliarios (…)

Artículo 370. [Corresponde al Presidente de la República] (…)ejercer por medio de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, el control, la inspección y vigilancia de las entidades que los presten.

Artículo 189. Corresponde al Presidente de la República como Jefe de Estado, Jefe del Gobierno y Suprema Autoridad Administrativa: (…) 22. Ejercer la inspección y vigilancia de la prestación de los servicios públicos.

8 Extractos de Sentencia T-291-09 : Las convocatorias futuras que se realicen para la recolección de basuras y el aprovechamiento de residuos sólidos en la ciudad de Cali deberán privilegiar y tratar de preservar la calidad de empresarios autónomos de los recicladores.

También debe adoptarse como criterio de puntuación de la licitación para la recolección de basuras y el aprovechamiento de residuos sólidos en la ciudad de Cali, la inclusión de recicladores puedan presentar los diferentes licitantes no sólo como empleados temporales o permanentes, sino especialmente cuando favorezcan formas asociativas que aseguren la continuidad de la calidad de empresarios de la basura que tienen los recicladores informales de botadero y de calle de la ciudad de Cali.

En cualquier proceso de licitación de recolección, aprovechamiento y comercialización de residuos que se realice en el futuro se deben tener en cuenta los estándares fijados en esta providencia y en la regulación”.

9 CEMPRE significa Compromiso para el Reciclaje. “(…) una asociación civil sin ánimo de lucro que “[Facilita] el diálogo y la cooperación entre los actores involucrados en la cadena de valor del reciclaje, para promover la formulación de proyectos”; “[promueve] la Educación Ambiental y la Concientización de la Socieda(…). CEMPRE contribuirá al incremento de los índices de reciclaje (…)

10 Estos generan 7600 empleos de tiempo completo. http://bit.ly/15itjTu

13 “(…) Mientras que la Uaesp propuso –con aprobación de la Corte Constitucional– desmontar las  bodegas actuales que operan en la informalidad  y que no cumplen con la normativa vigente, y entregarle 60 centros de acopio nuevos a los recicladores, para que ellos los operen y se repartan las utilidades por igual, Padilla defiende a los bodegueros actuales y no cree que la solución sea desmontarlos. “De ellos comen miles de familias”, asegura.Pero tanto altos funcionarios como exfuncionarios del Distrito, directamente involucrados en este tema y consultados por este diario, consideran que los bodegueros se resisten a la nueva propuesta porque ésta cortaría a un intermediario en la cadena y se acabaría la desigual diferencia de ganancias que existe entre ellos y los recicladores de a pie. Padilla rechaza esta visión: “Esto no se soluciona eliminando a nadie, se soluciona reconociendo a las organizaciones e  incluyendo en la tarifa que pagan los bogotanos lo que se merece el reciclador”, asegura. Así se lo hizo saber en la reunión de la semana pasada al alcalde, sentada  en diagonal a él (…)” http://bit.ly/13fmpKM

14 http://bit.ly/ZyXm1T(…) Existen razones justificadas para el atraso en la ejecución de los recursos destinados al en el caso del Componente 3, donde han surgido nuevos requerimientos para la instalación y funcionamiento de las bodegas en Bogotá que han modificado las hipótesis de partida y requieren de nuevos análisis. Adicionalmente, por motivos fundamentados, se ha optado por comprar y adecuar y no por construir. La incorporación y el análisis de esta alternativa ha consumido tiempo, pero -una vez resuelta la compra- su ejecución será más rápida que el proceso de construcción previsto inicialmente (…)” Sensibilización e incidencia en políticas públicas vinculadas al reciclaje y al servicio de aseo

16 Artículo 49 de la Ley 1607 de 2012

 

* Abogada y politóloga, consultora en Política Pública e Innovación Jurídica para el Desarrollo, fundadora y directora de CIVISOL: Fundación para el Cambio Sistémico.

 

Adriana Ruiz Razonpublica

Adriana Ruiz-Restrepo *

 

Embolatar a los recicladores en vez de empoderarlos en sus nuevos derechos es fácil: su aspiración de justicia es tal y su vulnerabilidad económica tanta, que basta con ensillarse en sus ilusiones desde la izquierda o desde la derecha para desviarlos de su norte.

 

 Entre estos “mega–bodegueros” informales se destacaron los Uribe Moreno con su empresa Residuos Ecoeficiencia S.Ai, quienes se posicionaron convenientemente justo cuando su padre, el Presidente de la Republica, era encargado de ejecutar y supervisar, o no, las normas de residuos en el país

 

 Ganan el alcalde de Bogotá y el exalcalde de Cali, porque lograron hacer creer que la inclusión de los recicladores era iniciativa suya, cuando en realidad estaban obligados a ejecutar órdenes judiciales.  

 

Acerca del autor

Adriana Ruiz

* Abogada y politóloga, consultora en Política Pública e Innovación Jurídica para el Desarrollo, fundadora y directora de CIVISOL: Fundación para el Cambio Sistémico.

0 comentarios

Adriana Ruiz

Escrito por:

Adriana Ruiz

* Abogada y politóloga, consultora en Política Pública e Innovación Jurídica para el Desarrollo, fundadora y directora de CIVISOL: Fundación para el Cambio Sistémico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

El desempleo en el último año
Economía y Sociedad

El desempleo alto y ahora la inflación también

Economía y Sociedad

¿Cómo debe ser la reforma tributaria de 2021?

Economía y Sociedad

Renombrar el mundo para cambiarlo

Economía y Sociedad

Una censura disfrazada de defensa de la infancia

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.