Quindío: Mujeres que navegarán en un mar de problemas - Razón Pública
Inicio TemasRegiones Quindío: Mujeres que navegarán en un mar de problemas

Quindío: Mujeres que navegarán en un mar de problemas

Escrito por Javier Duque
Javier-Duque-Daza

Javier Duque DazaDos mujeres curtidas en el ejercicio de la política y bien preparadas gobernarán a Armenia y al Quindío. Deberán afrontar múltiples retos a causa del deterioro de las condiciones socio-económicas y del profundo cuestionamiento de la dirigencia política local. En medio de expectativas e incertidumbres, se inicia un cuatrienio lleno de dificultades y de retos.

Javier Duque Daza *

Un mar de problemas

La tradicional imagen de “buen vividero”, de tierra de paz, progreso, prosperidad y tranquilidad es cosa del pasado. El Quindío y especialmente Armenia, su capital, están sumergidos en un mar de problemas.

En medio de hoteles de ecoturismo, un hermoso paisaje natural, suntuosas viviendas y fincas cafeteras con tierras altamente valorizadas, los problemas sociales abundan. Aunque no hay presencia guerrillera continuada (con excepción de apariciones esporádicas en un sector de alta montaña en Pijao, Salento y Génova) y las bandas criminales paramilitares hacen una presencia difusa, pero hay problemas serios de seguridad y convivencia:  

  • el departamento se ubica en los primeros lugares en homicidios (tiene una tasa de 52,2 por cada 100 mil habitantes para el 2010 y entre 2003-2010 un promedio de 52,5, frente a una tasa promedio nacional de 42.2);
  • uno de los departamentos que presentan mayores tasas de hurto personal (93,9 por cada cien mil habitantes, dentro de los diez de mayores tasas) y
  • hurtos a comercios (42,8 por ciento).
  • El departamento, y Armenia en particular, se ha convertido en receptores de población desplazada (entre 2002 y mediados de 2011 se calcula en 11.567 el número de personas desplazadas hacia Armenia y 24.182 en el departamento).
  • En desempleo y subempleo Armenia ha estado en los primeros lugares del país (en el trimestre mayo-julio tuvo una tasa de desempleo del 16,6, en el quinto lugar y en la medición de agosto ocupó el primer lugar con el 18,4 por ciento, con una leve diferencia del primer lugar, Popayán [1]).
  • El 47 por ciento de su población pertenece a los estratos uno y dos.
  • Hay un proceso creciente de empobrecimiento, con aumento sensible de la violencia procedente especialmente de ajustes de cuentas, del denominado microtráfico, cada vez más evidente, y de violencia doméstica.

Por otra parte, importantes dirigentes políticos se han visto involucrados en diversos problemas legales:

  • una ex gobernadora y senadora destituida (Amparo Arbeláez Escalante),
  • el actual gobernador está siendo investigado (Julio César López),
  • un ex senador y ex alcalde condenado (David Barros Vélez)
  • la alcaldesa actual destituida (Ana María Arango) y
  • un ex representante a la Cámara que en el pasado fue acusado de homicidio (Óscar Gómez Agudelo).

Graves problemas sociales y dirigentes políticos cuestionados. Armenia y el Quindío se encuentran en una encrucijada, ante la cual la intervención desde la gestión pública juega un papel central ¿Qué proponían en sus campañas quienes fueron elegidas?  

Cartas de navegación

La alcaldesa electa de Armenia Luz Piedad Valencia, del Partido Liberal, adoptó como eslogan de campaña “Armenia necesita un tiempo nuevo: trabajando por Armenia con propuestas realizables”.

Su programa de gobierno, extenso y detallado, tenía algunos rasgos relevantes:

  • Por una parte, iniciaba con un diagnóstico socio-económico e indicaba los sectores con mayores problemas en la ciudad.
  • Asimismo, retoma los lineamientos nacionales del Partido Liberal (aunque fue una candidata que agregó a muchos partidos y sectores políticos), especialmente la idea de los contratos sociales, impulsada por la Dirección Nacional Liberal.
  • En tercer lugar, lo contextualiza con el Plan Nacional de Desarrollo, lo cual le da una proyección a los problemas locales.

Plantea tres ejes temáticos que articularán su gestión:

  • Armenia competitiva (con énfasis en los incentivos para atraer la inversión, el impulso al turismo y el mejoramiento de infraestructura),
  • Armenia Social (el acento está puesto en el trabajo y la educación)
  • Armenia incluyente y participativa [2].

A diferencia de otras propuestas escuetas y simplificadas, este programa de gobierno en la letra es coherente, elaborado y detallado. Durante la campaña se distribuyó una cartilla con la síntesis del programa, el cual reiteraba también la importancia de una buena gestión. 

Por su parte, la gobernadora Sandra Paola Hurtado es contadora, con maestría en Gobierno. Presentó su candidatura mediante la recolección de firmas y con el apoyo de los partidos Cambio Radical, Polo Democrático Alternativo y un sector del Partido Conservador.

Propuso un programa de gobierno estructurado, pero muy genérico, con un amplio abanico de principios (catorce), que también reconoce el mar de problemas en que vive el departamento. Su eslogan así lo plantea: “Firmes para recobrar el tiempo perdido”.

No obstante la amplitud de la propuesta, hay un acento especial en la educación como eje del desarrollo; el discurso del capital humano, con planteamientos orientados a hacer de la salud un derecho efectivo; el énfasis en la necesidad de insertar al Quindío desde una perspectiva de competitividad.

Durante la campaña también se subrayó el discurso de la participación, y en la propuesta se incluyen varias iniciativas como “comuneros en acción” y otras orientadas a darle contenido a la participación ciudadana y comunitaria [3].

En ambos casos, se trata de programas bien elaborados, con propósitos claros y una visión de ciudad y del departamento en el contexto de nuevos problemas. Ambos también subrayaron la necesidad de la transparencia en la gestión pública, más pertinente si se tienen en cuenta los antecedentes recientes de la dirigencia política del departamento. En el papel, todo muy bien. 

Cómo fueron elegidas

La nueva alcaldesa de Armenia, Luz Piedad Valencia, obtuvo una apretada victoria (con apenas el 1,3 por ciento de los votos de diferencia). Aunque aglutinó a los partidos más fuertes de la ciudad y del departamento, estuvo a punto de perder las elecciones, como le había sucedido en el 2007.

Una vez más queda claro que los electores siguen pautas de comportamiento diferentes para las distintas elecciones. Cabía esperar una abrumadora victoria, pero no fue así. Por primera vez en la ciudad un candidato que prescindió de los partidos y optó por la vía de las firmas estuvo cerca de la victoria, lo cual puede ser indicativo de malestar social con la representación política.

Resalta la relativa alta votación del MIRA (Movimiento Independiente de Renovación absoluta), un movimiento que se ha ido expandiendo en el departamento.

Cuadro 1
Elecciones para la alcaldía de Armenia

01-imagen-duque-03 

Cuadro 2
Elecciones para la Gobernación del Quindío

 01-imagen-duque-04

Por haber recibido el apoyo de los partidos con mayor representación del departamento, la favorita era Belén Sánchez Cáceres, quien siempre apareció de primera en las encuestas. No funcionó la llave que hizo esta candidata con el Partido Liberal para alcaldía y gobernación.

Sandra Paola Hurtado logró su triunfo sin recurrir a las etiquetas partidistas, habiéndose retirado del liberalismo por el cual había sido diputada y contra el cual compitió. De igual forma que para la alcaldía de Armenia, el MIRA sorprendió por su alta votación, lo cual indica también el avance que la comunidad cristiana ha logrado en el departamento.

Con la nueva gobernadora se abre un espacio para un nuevo liderazgo político, sin mucha tradición dentro del bipartidismo y que ha despertado grandes expectativas.

Expectativas e incertidumbres

En su propuesta de gobierno, Luz Piedad Valencia ofrecía varias respuestas a la pregunta ¿por qué quiero ser alcaldesa? La última de estas las sintetiza a todas: “Porque Armenia necesita que pensemos en su gente, el desarrollo humano será nuestra política de gobierno”. “Pensar en la gente”.

Por las condiciones socio-económicas actuales de Armenia, lo que se ha hecho desde la administración pública es todo lo contrario. La gestión pública ha estado condicionada por la lógica del reparto, lo que de forma eufemística llaman “gobernabilidad”, entendida como la distribución de cuotas, la asignación de “participación” a los sectores, grupos, personalidades y dirigentes que han hecho parte de la campaña.

¿Son compatibles el ineludible compromiso con quienes la apoyaron y un gobierno que piense en la gente? Los nombramientos, la contratación, la inversión sectorial y territorial (por comunas), los programas sociales, las obras de equipamiento urbano, ¿se ejecutarán pensando en la gente o cumpliendo compromisos adquiridos para recibir los diferentes apoyos políticos? ¿Se concretará la promesa de buena gestión? 

Las mismas preguntas se aplican a la gobernadora, la cual contó con el apoyo de tres sectores políticos que, siguiendo las tradiciones, ya reclamaran su “representación”.

Caben otros interrogantes en el caso de la gobernadora: ¿cómo afectará la gestión del departamento el triunfo en la alcaldía de Armenia de una fórmula opuesta, conformada por partidos contendientes? ¿Cuál es el contenido y el sentido de su paso del Partido Liberal a una candidatura mediante firmas, que compitió con una candidata apoyada por su anterior partido? ¿Se trató sólo de una estrategia de agregación de votos y de competencia interna, u obedeció a razones sustantivas y de principios?

Ambos campañas subrayaron la necesidad de transparencia en el manejo de los recursos públicos. Lo que será realmente fundamental, no sólo para romper con la serie de sucesos que han involucrado en graves problemas legales a políticos del departamento, sino a la hora de manejar nuevos recursos, especialmente para el departamento, con cerca de 200 mil millones de pesos al año de ingresos adicionales bajo el nuevo esquema de distribución de regalías.

Sus trayectorias políticas — aunque sin antecedentes tortuosos, ni problemas legales — no disipan del todo las dudas sobre su gestión. Ambas llevan más de quince años haciendo política en el departamento y han logrado sobrevivir en un medio donde imperan las prácticas políticas caracterizadas por el clientelismo, las negociaciones, los acuerdos privados y la distribución de cuotas de poder, a las que no han sido ajenos ni sus partidos ni su propio ejercicio político.

* Politólogo. PhD. Profesor Universidad del Valle.

Para ver las notas de pie de página, pose el mouse sobre el número.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies