¿Pueden las personas pudientes mantenerse a salvo de la crisis medioambiental?
Inicio COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA ¿Pueden las personas pudientes mantenerse a salvo de la crisis medioambiental?

¿Pueden las personas pudientes mantenerse a salvo de la crisis medioambiental?

Escrito por Juan Carlos Valencia

Los informes sobre el cambio climático y las noticias de desastres relacionados con él son muy preocupantes y parecen haberse multiplicado en los últimos meses. Las personas que disfrutan de altos ingresos y de niveles de bienestar muy por encima del promedio de la población mundial, seguramente han conocido algunos de estos informes y noticias. De hecho, algunas han empezado a patrocinar generosamente iniciativas de transición a otros sistemas de producción y consumo de base más ecológica[1]. Es el caso de Yvon Chouinard, fundador de Patagonia, una empresa de ropa con sede en California, que hoy en día es una compañía de 3.000 millones de dólares que opera en múltiples países. En 2022, Chouinard y su familia transfirieron toda su propiedad de Patagonia a un fideicomiso y a la organización sin ánimo de lucro The Holdfast Collective, cuya misión es luchar contra el cambio climático.

Otras personas de grandes recursos, siguiendo su olfato para los negocios, están realizando importantes inversiones en tecnologías verdes prometedoras y al hacerlo, además de obtener utilidades cada vez más significativas que incrementan sus fortunas, están contribuyendo a frenar algunos vectores del deterioro medioambiental[2]. Un buen ejemplo puede ser el de la diseñadora de moda Stella McCarthy, hija del gran músico Paul McCartney. Sus más recientes colecciones le han apostado a incrementar la proporción de materiales sostenibles: una del 2021 fue producida con un 80% de materiales ecológicos, desde el algodón orgánico en los pantalones hasta las suelas de madera de los zapatos[3].

Otras personas ricas, asesoradas por equipos de expertos, están migrando a lugares menos expuestos a las crisis ecológicas, relocalizando sus empresas, y utilizando su dinero para construir residencias y oficinas con tecnología de punta que les permita afrontar los eventos de la naturaleza. Creen que la riqueza que les permite vivir vidas de comodidad, bienestar y lujo, puede blindarlos contra los efectos más radicales del cambio climático. Consumen alimentos de excelente calidad, muchas veces orgánicos, producidos en cualquier lugar del mundo, disfrutan de sistemas de aire acondicionado de alta eficiencia, incluyendo las novedosas bombas de calor[4] o equipos de calefacción sofisticados. Visten ropa bellísima creada por diseñadores de vanguardia y que renuevan continuamente para siempre estar a la moda. Se transportan en aviones o helicópteros hacia sus lugares de trabajo o sus hogares, evitando las grandes congestiones de las urbes contemporáneas. Viven en zonas donde el aire está poco contaminado, hay niveles de ruido mínimos, existen agradables zonas verdes y sombra, hay seguridad privada y los servicios públicos funcionan con eficacia. Se desplazan fácilmente por el mundo, pueden complacer rápida y fácilmente sus antojos y deseos. Para ellos no existen realmente las fronteras nacionales ni las trabas para migrar. Un estudio de Oxfam del 2015[5] encontró que estas personas pudientes, el 10 % de los seres humanos, generan más del 50 % de las emisiones de carbono en el planeta. Pero para ellos, la crisis medioambiental y los desastres naturales constituyen un rumor lejano, un problema que afecta a los demás, algo de lo que siempre estarán protegidos por su riqueza. El activismo medioambiental, la protección del entorno, la denuncia de políticas públicas o corporativas que afectan a la naturaleza, les parecen radicalismos ilusos o románticos que entorpecen la operación normal de la vida moderna y el desenvolvimiento pleno de la economía. En el caso de muchas personas pudientes originarias del Sur Global, estas acciones les parecen fruto de la ignorancia, la falta de visión de negocios, la ceguera inducida por ideologías extremistas o por la falta de fe en las empresas y las políticas gubernamentales de desarrollo que prometen (desde hace décadas, infructuosamente) sacar a los países de la pobreza.  A lo sumo, estas personas pudientes contratan publicistas para maquillar sus empresas en lo que se conoce como “greenwashing”[6], campañas que camuflan la lógica de sus negocios de siempre.

Los extremos a los que puede llevar esta última postura se pueden ver reflejados en una película del 2013 titulada “Elysium”[7], dirigida por Neill Blomkamp y protagonizada por Matt Damon y Jodie Foster: la tierra es habitada por personas pobres que intentan sobrevivir a los desastres ecológicos y la crisis medioambiental, en condiciones desesperadas, mientras las elites del mundo habitan una estación espaciacl de lujo, vedada a los terrícolas, donde reciben todo lo necesario para vivir sus vidas de confort y lujo. Lo que sería una obra de ciencia ficción puede estar más cerca de la realidad de lo que imaginamos. El ensayista estadounidense Douglas Rushkoff, experto en temas de tecnología, fue invitado por un grupo secreto de multimillonarios a una reunión privada en un lugar de California en el 2017. No querían sus opiniones sobre tecnología, sino debatir cómo tendrían más probabilidades de sobrevivir a las crisis convergentes que veían acercarse: colapso medioambiental, agitación social, desastres nucleares, sabotajes informáticos. A raíz de ese encuentro, Rushkoff escribió un nuevo libro, “Survival of the Richest”[8], en el que cuenta detalles de la reunión y concluye que estas personas pudientes creen firmemente que pueden romper las leyes de la física, la economía y la ética, para sobrevivir a la crisis medioambiental, gracias a su riqueza y la tecnología.

Está por verse si estas personas pudientes lograrán construir un último reducto como la estación espacial de “Elysium” antes de que sus acciones lleven al planeta al colapso ecológico. Tal vez sería más útil emplear sus recursos en salvar lo que nos queda, lo que aún no han utilizado para satisfacer sus placeres sin límite y su derroche suicida.

[1] https://www.entrepreneur.com/green-entrepreneur/10-billionaires-stepping-up-to-fight-climate-change/446344

[2] https://www.bloomberg.com/features/2020-green-billionaires/#xj4y7vzkg

[3] https://www.vogue.com/article/stella-mccartney-fall-2021-collection-sustainability-interview

[4] https://www.nytimes.com/wirecutter/guides/heat-pump-buying-guide/

[5] https://www.weforum.org/agenda/2015/12/richest-10-percent-causing-climate-change/

[6] https://earth.org/what-is-greenwashing/

[7] https://www.youtube.com/watch?v=oIBtePb-dGY

[8] https://rushkoff.com/books/survival-of-the-richest-escape-fantasies-of-the-tech-billionaires/

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies