¿Cuál es el pueblo pobre del presidente Petro? | Razón Pública
Inicio TemasPolítica y Gobierno ¿Cuál es el pueblo pobre del presidente Petro?

¿Cuál es el pueblo pobre del presidente Petro?

Escrito por Adrian Restrepo

El presidente pretende que lo apoye el pueblo pobre. ¿Pero quién es el pueblo y qué tan factible es agrupar a todos los pobres de Colombia en una única esquina de la política?

Adrián Restrepo*

El pueblo y el antipueblo

El presidente Petro insiste en que su estrategia de gobernabilidad incluye la organización y movilización del pueblo para que defienda las reformas presentadas por su gobierno ante el Congreso y para evitar su derrocamiento (“golpe blando”)  a manos de la oligarquía o el establecimiento. Las movilizaciones, según el presidente, deben “interpelar” esos poderes de facto, que serían ilegítimos porque no fueron elegidos por el pueblo.

El pueblo invocado constantemente por el presidente son los pobres, los excluidos “el que nunca ha tenido ni poder ni riqueza y ha sido excluido o excluida en la sociedad colombiana”.

En el caso de Colombia, si seguimos datos del DANE, esos pobres podrían ser aproximadamente el 40% de la población, la mayoría de ellos ubicados en zona rural. En la zona urbana, la mayoría de pobres está en las grandes ciudades. Posiblemente, esos pobres sean más si el análisis es en términos del “que nunca ha tenido poder”, pero no hay datos disponibles al respecto.

Para Petro el sujeto pueblo tiene un doble papel: es la víctima de la injusticia social y también el protagonista de la vida política, el actor del cambio.

Como el pueblo no logra auto organizarse, el líder —el presidente— tiene que cumplir una tarea: estimular la construcción de la identidad del pueblo, para lo cual recoge las distintas demandas sociales, económicas y políticas de los pobres. Para el caso, las reformas de salud, pensiones, laboral, agraria y educativa condensarían tales exigencias.

Petro podrá amar a los pobres, pero existen los pobres antipetristas, los mismos que eligieron sus representantes al Congreso y que se oponen o tienen reparos a las reformas presentadas por el presidente.

Igualmente, el líder, el presidente, tiene que definir el adversario, o incluso el enemigo, del pueblo: el antipueblo. Para esto utiliza denominaciones amplias, como la oligarquía, los grupos dominantes, el establecimiento y otras que permitan al líder cobijar con ellas a quienes él considere opositores.

La injusticia social es el resultado de la acción del antipueblo, es decir de la oligarquía o el establecimiento. Para librarse del opresor, el presidente considera que el pueblo víctima debe organizarse, movilizarse y confrontar al antipueblo. El pueblo debe convertirse en un actor político protagónico de las transformaciones.

De esta manera, el presidente, que hace un llamado a un acuerdo nacional, al diálogo, a la reconciliación y al amor, crea en la práctica una línea divisoria entre dos bandos antagónicos: el pueblo, que él representa; y el antipueblo, los que se oponen a sus reformas.

En esas circunstancias, las movilizaciones para “interpelar” a la oligarquía o el establecimiento se mueven en una delgada línea entre presión y amenaza subrepticia para que en efecto las reformas a favor del pueblo pobre sean aprobadas por el Congreso. Miedo para el antipueblo y amor para el pueblo.

Esa delgada línea puede traspasarse fácilmente según el discurso que utilice el presidente. Si el antipueblo está instalado en el Congreso, como sugiere el presidente, quizás el pueblo petrista decida que deben tomarse el capitolio.

En esa perspectiva, conviene tener presente la toma de la sede de la revista Semana por parte de algunos indígenas que participaron en la movilización convocada por el presidente en la capital de la república. El presidente no dio la orden de tomarse esa sede, pero algunos de sus seguidores consideraron que allí está parte del antipueblo.

Foto: Facebook: Gustavo Petro - Para el presidente, el pueblo es la víctima de la injusticia social y protagonista de la vida política, que tiene un adversario como “la oligarquía”, “los grupos dominantes”. De esta manera, crea una línea divisoria entre dos bandos.

El pueblo y la Constitución

Estimular la organización, la movilización y la participación de actores populares en la vida política del país contribuye a fortalecer la democracia. De hecho, visto así, es aportar al desarrollo de la Constitución en lo tocante a democracia participativa.

Pero reducir el pueblo a los pobres tiene inconvenientes para quien funge como presidente de todos los colombianos. El pueblo del presidente Petro es un pueblo distinto del que aparece en la Constitución que él juró acatar.

Según el artículo 3 de esta Constitución, “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece”. El pueblo de la Constitución es el conjunto de la población y está integrado por todos los ciudadanos que habitan el territorio nacional y con los cuales el Estado y el gobierno colombiano tienen obligaciones. El pueblo de la Constitución no se reduce al pueblo pobre.

Además, el pueblo de la Constitución y el pueblo pobre de Petro no son un grupo compacto ni homogéneo. Ambos pueblos son heterogéneos. El pueblo de la Constitución (todos los ciudadanos) es uno plural y diverso, de hecho, ese es un rasgo destacado de la carta política de 1991. El pueblo invocado por Petro (los pobres) también es plural y diverso.

El gobierno no aglutina el 40% de los pobres de Colombia ni los representa a todos. Los pobres no obran como un actor colectivo único o inscrito a un solo partido. El Pacto Histórico, la vertiente partidista del presidente, no recoge ni representa a todos los pobres del país.

Lo plural y lo diverso

Los pobres que participan en política tienen distintas orientaciones, como bien puede apreciarse en las bases sociales de distintos partidos políticos en el territorio nacional. Petro podrá amar a los pobres, pero existen los pobres antipetristas, los mismos que eligieron sus representantes al Congreso y que se oponen o tienen reparos a las reformas presentadas por el presidente.

Para entender y respetar esa pluralidad y diversidad es menester tomar distancia de la teoría de la alienación según la cual, dentro del modelo capitalista, las personas pierden invariablemente la capacidad de determinar su vida porque han sido privadas del derecho a pensar y decidir sus propias acciones.

reducir el pueblo a los pobres tiene inconvenientes para quien funge como presidente de todos los colombianos. El pueblo del presidente Petro es un pueblo distinto del que aparece en la Constitución que él juró acatar.

Los pobres que están con el presidente serían entonces los pobres “verdaderos”, los que piensan por sí mismos, porque tienen conciencia de clase, mientras que los otros serían los alienados porque están con el opositor, que los manipula y oprime.

Bajo el marco de la democracia

Mejorar la calidad de vida de los pobres es un propósito que buena parte de la población colombiana puede suscribir, pero intentar hacerlo por encima de los mecanismos e instituciones democráticas como el Congreso implicaría un choque de tal magnitud que el problema que se quería resolver, la pobreza, pase a segundo plano.

La revolución por medio de reformas, para beneficiar al pueblo pobre del presidente, es posible siempre y cuando el gobierno, respetando el Estado democrático de derecho, logre conseguir mayorías en instancias como el Congreso.

Hacerlo en el marco de la democracia y las instituciones que el presidente representa, y debería respetar, exige capacidad negociadora del equipo de gobierno para lograr acuerdos que rara vez en la contienda democrática se logran si están inspirados por intereses maximalistas (todo o nada).

Los grandes cambios suelen empezar con pequeños logros, y quizás esos pequeños logros sean las bases de la transformación que el presidente aspira para el país.

Artículos Relacionados

13 Comentarios

Alexander Peña octubre 12, 2023 - 3:07 pm

Es difícil o imposible acaparar el 100 % de los pobres de Colombia, y aun mas difícil lograr que todos ellos estén a favor de las reformas, ya que cada persona sea pobre o rica tiene el derecho de libre albedrio para apoyar o no estas. Sin embargo, hoy en día son muchas las personas, movimientos y organizaciones que confían en el actual gobierno, lo cual considero es un factor que se había perdido en la política colombiana. Es allí donde se ve el cambio, cambio que puede lograr cosas mucho mas grandes en pro del pais.

Responder
David Sanchez octubre 14, 2023 - 3:53 pm

Cualquier líder o representante de un grupo demográfico va a intentar apelar primero a sus contribuyentes que a sus opositores, considero que eso es algo obvio, y la conducta del presidente no me resulta ilógica en este caso. Sin embargo, es cierto que la distinción del pueblo y el «antipueblo» se compone como una idea divisoria de la definición de «pueblo» establecida por la constitución. Que un líder tan emblemático como un presidente establezca que solo existe la población a favor y la población en contra, basándose en su estado económico, puede ser algo peligroso, como se ha demostrado con los ejemplos expuestos en este caso. Considero complicado generar un efecto transformador si solo se toma en cuenta al grupo selecto «totalitario» que sería el pueblo como es definido por el presidente Petro. El cambio en el país, aunque difícil, puede venir del pueblo, ya sea que estén a favor o en contra.

Responder
Marju Diaz Palacio octubre 14, 2023 - 8:19 pm

El gobierno de Gustavo Petro tiene la oportunidad de construir un concepto de pueblo que sea incluyente y que promueva el diálogo y la reconciliación. Para ello, es necesario superar las simplificaciones y generalizaciones, y tener en cuenta la diversidad del pueblo colombiano.
En el caso de Colombia, el concepto de pueblo ha sido utilizado históricamente para movilizar a las clases populares en contra de los grupos dominantes. Sin embargo, está estrategia también ha sido utilizada para justificar la violencia y la exclusión.
Es importante tener en cuenta que el concepto de «pueblo» es complejo y puede ser interpretado de diferentes maneras. No existe una definición única de lo que es el pueblo, y cada persona puede tener su propia concepción de este concepto, al igual que es necesario evitar caer en simplificaciones y generalizaciones al hablar del pueblo. El pueblo es un grupo heterogéneo, compuesto por personas de diferentes clases sociales, etnias, regiones y creencias.

Responder
Karla Garzon octubre 15, 2023 - 11:38 am

En mi opinión, Restrepo presenta una crítica interesante sobre la estrategia de gobernabilidad del presidente Petro. El autor cuestiona si es posible agrupar a todos los pobres de Colombia en una única esquina política y si realmente existe un consenso entre ellos sobre las reformas presentadas por el gobierno. Además, Restrepo sugiere que Petro debería centrarse en estimular la autoorganización del pueblo en lugar de intentar construir su identidad. Aunque estoy de acuerdo con algunos puntos presentados por Restrepo, creo que Petro tiene razón al enfocarse en los pobres y excluidos como su base política. La mayoría de los pobres en Colombia están ubicados en zonas rurales y tienen poco acceso a recursos básicos como atención médica y educación.

Responder
Félix Antonio Blandón Soler octubre 15, 2023 - 2:38 pm

En verdad considero y las estadisticas lo confirman que el porcentaje de pobres en Colombia es mucho mayor y puede alcanzar un 60% de la población, pero, pasa que para nosotros la pobreza es una enfermedad que afecta sobre todo nuestro ego y siendo de condición humilde nos creemos de estrato 5 o 6. Lo anterior conlleva a que personas de estratos bajos, o sin recursos, y además sin educación se tilden de uribistas y vayan en contra de lo que huele a bienestar para el pueblo.

Responder
Santiago Fernández Páez octubre 15, 2023 - 2:45 pm

No se puede tener contento al 100% de los «pobres» pues, como bien dice el texto, hay pobres antipetrsitas y no quiere decir que por el hecho de ser pobres todos deberían tener la misma ideología, aunque si es cierto que esta población nunca ha adquirido poder y necesitan un lider que vele por los derechos de sí mismos, siempre habrá uno que otro que no esté de acuerdo con su ideología, tal vez muchas personas ya le perdieron la fe a los que gobiernan, pues nadie podría sacarnos de la pobreza más que nosotros mismos y creer en un estado para que nos de la mano a salir de ahí tiende a ser un poco idealista

Responder
Karla Palacios Pineda octubre 15, 2023 - 4:57 pm

Considero que las palabras del presidente se están viendo tergiversadas no solo por el pueblo que lo sigue, sino también, por el que no lo hace; responsabilizar a Petro por acciones y decisiones de algunos grupos de personas como la toma del edificio de revista Semana es inapropiado. Sin embargo, el acto de querer gobernar para un pequeño grupo en específico causa exclusión y aumenta la desfavorabilidad del presidente en estos grupos que no se sientan identificados, lo cual contribuye a sesgar opiniones y no permitir al «antipueblo» ver los avances y puntos positivos del nuevo gobierno; así mismo no permite al pueblo que apoya al presidente ver con claridad y juzgar sus acciones erróneas.

Responder
Karla Palacios Pineda octubre 15, 2023 - 4:57 pm

Considero que las palabras del presidente se están viendo tergiversadas no solo por el pueblo que lo sigue, sino también, por el que no lo hace; responsabilizar a Petro por acciones y decisiones de algunos grupos de personas como la toma del edificio de revista Semana es inapropiado. Sin embargo, el acto de querer gobernar para un pequeño grupo en específico causa exclusión y aumenta la desfavorabilidad del presidente en estos grupos que no se sientan identificados, lo cual contribuye a sesgar opiniones y no permitir al «antipueblo» ver los avances y puntos positivos del nuevo gobierno; así mismo no permite al pueblo que apoya al presidente ver con claridad y juzgar sus acciones erróneas.

Responder
Luisa Neiva octubre 15, 2023 - 5:19 pm

La anterior noticia nos muestra otro panorama frente a la actual presidencia y sobre las personas a las que representa. Como el presidente los denomina «los pobres», es a quienes él representa, una parte de los colombianos, que comparten las mismas caracteristicas “el que nunca ha tenido ni poder ni riqueza y ha sido excluido o excluida en la sociedad colombiana”, el problema con tal afirmación, es que se ve una clara preferencia por parte del actual presidente hacia ciertas personas, generando inconformidades en el resto de la población que no se ven favorecidos por los planteamientos y políticas del presidente. Este es un tema complejo a tratar porque la problemática lleva un trasfondo más complejo del pertenecer o no al anterior grupo. Entre los colombianos hay más que divisiones económicas, tambiénlas hay de pensamiento, existen muchos «pobres» que no se sienten identificados con el mandato, ni pensamiento del presidente y hay «antipueblo» que si se identifica y apoyan tales propuestas. La idea de postular un presidente que pueda llegar a representar a toda la población, es una idea que en mi opinión sera difícil o imposible, porque la población se encuentra marcada por experiencias que no todos viven y de allí surge la diferencia de pensamientos.

Responder
Karen Alejandra Nocobe Salgado octubre 15, 2023 - 7:39 pm

Considero que es natural que los líderes tengan un interés evidente por sus partidarios; sin embargo, tener un enfoque excluyente crea divisiones y dificulta la evaluación objetiva de la dirección política.
Para lograr un cambio transformador en el país, es necesario considerar a todo el pueblo, ya sea que estén a favor o en contra del presidente. El gobierno de Gustavo Petro puede crear un concepto de «pueblo» que fomente la inclusión y facilite el diálogo y la reconciliación en Colombia. Esto implica evitar simplificaciones y generalizaciones, reconociendo la diversidad del pueblo colombiano.

Responder
Brenda Pedraza octubre 15, 2023 - 10:18 pm

La idea del presidente Petro de querer apoyar al «pueblo pobre» tiene un enfoque real y de gran importancia ya que dicho pueblo ha sido olvidado durante años por la mayoria de gobiernos, pero debe tener en cuenta que en su papel como lider de la nacion, en sus proyectos debe contemplar a todos los ciudadanos y no solo al «pueblo pobre». Se podria decir que al brindar más apoyo al pueblo pobre busca encontrar seguidores fieles que apoyen los proyectos y reformas que han sido contrversiales a nivel nacional, entonces estaria centrando sus esfuerzos en algo que le generaria beneficios a él mismo y no en buscar los beneficios para el pueblo en general; el presidente deberia buscar la manera de que sus ideales y esfuerzos se centren en todos los cuidadanos y no solo en el «pueblo pobre».

Responder
DANNA VALERIA BELTRAN MUÑOZ octubre 15, 2023 - 11:10 pm

Considero que desde una perspectiva crítica y objetiva, está noticia busca cuestionar las estrategias que Petro emplea en si gobierno frente a los colombianos, teniendo como pregunta principal si es posible agrupar a todos los «pobres» del país, lo cual opino que nunca será posible en cualquier circulo social, pues siempre hay diferentes ideologías y posturas. Aún así, el hecho de que Petro se centre más en el sector «pobre» es importante puesto que en la gran mayoría de los Gobiernos pasados no se le da gran relevancia y hay muchas problemáticas, pero enfocarse en este sector no significa dejar los demás de un lado, solamente considero que debe buscarse un equilibrio.

Responder
Laura Barbosa octubre 19, 2023 - 7:19 pm

En mi opinión el profesor Adrián Restrepo construye una critica neutra sobre lo que pasa con el gobierno de Gustavo Petro, lo cual nos da la posibilidad de generar en nosotros los Colombianos una autocritica y ver hacia que lado de la balanza se dirige el gobierno, en lo que si estoy completamente de acuerdo, es en que no se puede reducir 100% la pobreza del país, sería una falsa ilusión para todos, pero pensar en la idea de hacerlo ya es pensar en grande, el presidente Petro ha sido muy criticado por todos por la manera en la que esta llevando a cabo su mandato, pero debemos entender que no es para nada fácil hacer esto, liderar a un país que vive con la idea capitalista de «El que gana mas merece mas, y el pobre que no tenga oportunidad» es bastante complicado. Para ayudar a que sus propuestas se puedan hacer efectivas de manera adecuada debemos también ser sinceros con el gobierno, y no por querer beneficios nos hagamos pasar como personas que necesitan recursos «urgentes» del gobierno. Debemos también empezar por ser empáticos y pensar en el otro. Agradezco por la noticia, deja mucho que pensar.

Responder

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies