Productividad cognitiva | Fundación Razón Pública 2024
Foto: Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte

Productividad cognitiva

Compartir:

Hay que tomar en serio la idea de que la educación sirve para desarrollar las capacidades del ser humano. Y esta sencilla idea implicaría cambios concretos y profundos dentro y fuera de las aulas escolares.

Enrique Ferrer Corredor*

“Un hecho (real por definición) presupone que una o varias posibilidades se han realizado. Esto a su vez no es concebible a menos que nos sea posible aprehender estas potencialidades independientemente de su realización. En otras palabras, no podemos afirmar un hecho cualquiera salvo si tenemos acceso a una reserva de posibilidades que aprehendemos mentalmente”.

  1. Wittgenstein

Para qué la educación

El problema de la educación colombiana pasa por la carencia de recursos financieros, por las fallas en la preparación profesional de los docentes y, muy especialmente, por la falta de rigor en debate acerca de cómo funcionan el aula y de los procesos educativos de los estudiantes. 

Para empezar, la productividad cognitiva consiste en optimizar insumos y cualificar resultados en el proceso de desarrollar competencias y habilidades de los seres humanos.

La teoría económica de hoy, concentrada en flujos de precios, ha abandonado temas de teoría de valor cuando enfrenta el problema educativo, para concentrar sus esfuerzos en el diseño de presupuestos financieros o de manera traslapada en el reparto del poder. Esto hace que descuidemos lo que debería ser la base de la educación: el desarrollo de capacidades, sujeto a criterios universales de formación humana.

En la esfera económica esas capacidades deben dialogar de modo riguroso con las posibilidades reales de construcción de capital humano, y de sus reales posibilidades de incursionar en cada uno de los sistemas de la sociedad, como el económico. 

Este artículo quiere mostrar una mirada sobre cómo el debate sobre la educación en Colombia ha descuidado el tema cognitivo sujeto al presupuesto. También quiere mostrar que el problema pasa por la necesidad de actualizar las prácticas didácticas,  aplicables a la luz de la neurociencia. 

Debemos revisar si los docentes tienen consciencia del modo como construyen las competencias cognitivas, para poder desarrollar escenarios de aprendizaje acordes con los ambientes y las necesidades de hoy.

Responsabilidad del docente

Esta perspectiva implica optimizar los mecanismos de construcción cognitiva, tanto en cuanto a los insumos como en la vida emocional de quien aprende. Lo cual a su vez implica que el docente asuma la responsabilidad por los resultados del proceso.   

Debemos revisar si los docentes tienen consciencia del modo como construyen las competencias cognitivas,  para poder desarrollar escenarios de aprendizaje acordes con los ambientes y las necesidades de hoy. 

El docente debe enfocarse en el desarrollo de las habilidades cognitivas básicas, desde percibir, abstraer y hallar diferencias, hasta la construcción de memoria y la elaboración de actividades. De este modo fomentará la consciencia necesaria por parte de los estudiantes frente al desarrollo y uso del lenguaje.

Este enfoque educativo, sin embargo, está atravesado por la tecnología, en la medida en la que el uso tecnológico ha ocupado un lugar crucial en el mundo, especialmente frente a la memoria y los sentidos. 

Las debilidades del sistema en torno a la productividad cognitiva implican que no se valoren. Pero este problema puede acotarse a través de evaluaciones que reflejen el nivel de formación de los estudiantes, mediante pruebas nacionales e internacionales.

Por supuesto, en el análisis de los resultados no debe primar el estudio de los aciertos en las respuestas dadas sino que se deben estudiar la instancia previa, es decir, las circunstancias que afectan la formación educativa. 

Entender el entorno e indagar sobre los saberes prácticos y mentales y analizar el modo en el que el estudiante es capaz de establecer, incluso sin ser muy consciente de ello, estrategias metacognitivas —saberes dentro de los saberes. 

Entonces, el sistema educativo debe establecer los momentos en que cada instancia del proceso educativo entra en crisis, debe sopesar responsabilidades y posibilidades de reconstrucción sujetas a los entornos y limitaciones, y saber implementar políticas que sean capaces de hacer diagnósticos de las dificultades de los entornos socioeconómicos y de las limitaciones de las estrategias teóricas.

Reevaluar métodos pedagógicos

Siguiendo esta línea de pensamiento, la carencia de despliegues didácticos empeora a nivel universitario porque prima más la información que la formación, con pocos debates sobre los procesos pedagógicos. 

Foto: Ministerio de educación - La lectoescritura se enseña sin fundamentación científica de sus componentes sintácticos, con un marcado énfasis en elementos semántico-comunicativos.

El modo como se imparte la formación de los estudiantes y la responsabilidad pedagógica de los docentes deberían ocupar un lugar central en el diseño de programas de asignaturas y, por ende, en la evaluación y calificación de estudiantes y docentes.

Se asume que por la adultez el estudiante resuelve por sí mismo la apuesta pedagógica y los requerimientos didácticos. Esta situación frente a métodos didácticos útiles empeora en la medida que se escalan más grados de formación como el posgrado. 

El modo como se imparte la formación de los estudiantes y la responsabilidad pedagógica de los docentes deberían ocupar un lugar central en el diseño de programas de asignaturas y, por ende, en la evaluación y calificación de estudiantes y docentes. 

El docente debe saber construir insumos didáctico-disciplinares orientadores en aras de la construcción de habilidades. El acompañamiento docente juega un papel vital que va más allá de la mera evaluación y mucho menos que solo una calificación. 

De hecho, se debería establecer un correlato entre la capacidad didáctica expuesta y el acompañamiento del proceso de aprendizaje en relación con los resultados de las evaluaciones de los estudiantes. En últimas, reevaluar la calidad y los métodos de los docentes. 

La evaluación de los estudiantes también evalúa al docente, en primera instancia, y posteriormente al colegio o a la universidad en cuestión. Al final estos resultados serán los que se tendrán en cuenta para analizar el sistema educativo en general. 

Esta mediación y este acompañamiento se deben concentrar en la reconstrucción conceptual y sus implicaciones comunicativas para poder entender hechos concretos, inteligibles y razonables, y dar cuenta técnica de discursos que indaguen problemas del mundo.

Cabe resaltar que una buena mediación presupone el dominio disciplinar del docente. No obstante, el dominio disciplinar no presupone la implementación de una buena mediación. 

Apropiación docente

Desde ese horizonte se puede apreciar que el mayor problema de la educación es la falta de atención al modo como concebimos y diseñamos la actividad en el aula en sus procedimientos de construcción cognitiva.

Primero, no se parte de un conocimiento básico sobre el aprendizaje humano. Se observan programas y currículos pero se descuidan las didácticas aplicadas y los medios entorno a la comprensión de conceptos. Tercero, los mecanismos de evaluación tanto de estudiantes como de docentes deben ser reevaluados, especialmente en relación con toda la información que pueden llegar a proporcionar. 

También, el espectáculo de los escalafones debería ofrecer estadísticas en torno al aporte, tanto de estudiantes como de docentes, en cada institución. Por último, el salario de los profesores debe revisarse. Su inestabilidad laboral no siempre es la más deseable y, en muchos casos, el salario es precario. 

Pero no puede ser aliciente para no poder pensar, incluso desde esos recursos, en que se pueden hacer mejor las cosas con los recursos que se tengan en cada caso.

El estudio y análisis de los resultados, esa información detallada por niveles, por aula, por institución y distritos educativos es una necesidad apremiante para un mejor diseño de políticas en la educación. 

Si se analizan los resultados históricos de las pruebas Saber 11 y Saber PRO en Colombia, se encuentra que no siempre los municipios más ricos, ni siquiera con mayor aglomeración económica y poblacional, necesariamente obtienen las mejores calificaciones. 

Un profesor apropiado de un concepto, si realmente se lo ha apropiado, si realmente asume su papel de docente como mediador de construcción de conocimiento, encontrará los instrumentos materiales y mentales apropiados, con secuencias argumentativas encadenadas, para poder enseñar de maneras más óptimas a los estudiantes.  

Un ejemplo: al enseñar la ecuación de la línea recta no puede reducir la exposición a compartir la fórmula y pasar inmediatamente a la aplicación de ejercicios, en un acto mecánico de réplica de símbolos.

Se trata de reconstruir la naturaleza del problema, de su génesis para llegar a ser ecuación, tanto desde la pregunta sobre necesidad de tener una ecuación de la línea recta, como desde la génesis matemática de la ecuación.

Este recorrido presupone no solo una buena formación académica conceptual del profesor, sino también fundamentos filosóficos, éticos y didácticos, y así poder enseñárselos a los estudiantes. 

Finalmente, los desarrollos de la neurociencia hoy, en particular, la neurolingüística, arrojan nuevas luces desde el funcionamiento del cerebro y de la reevaluación del discurso pedagógico y didáctico. 

Aprendemos mediante relaciones complejas de redes que realizan recorridos preferentes, pero también estas rutas pueden ser incentivadas desde insumos, en particular, emocionales. 

Es urgente la construcción de un Observatorio Nacional de Lectoescritura, con liderazgo desde el Ministerio de Educación y el ICFES, pero con una alta cooperación con las instituciones educativas públicas y privadas. 

**Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones son responsabilidad de los autores.

5 comentarios

Enrique Ferrer Corredor

Escrito por:

Enrique Ferrer Corredor

*Profesor de la Universidad Externado de Colombia.

5 comentarios de “Productividad cognitiva

  1. Maestro Enrique,
    Excelente artículo, claves los puntos que retoma:
    Aprendizajes,estrategias,
    pedagogía, evaluación docente.
    Resultados,tipos de pruebas,los usos de la tecnología.
    Pero sobre todo ,la necesidad de replantearnos como docentes las formas de transmitir los conocimientos y aprendizajes, según los nuevos contextos y necesidades de nuestros estudiantes.

  2. De acuerdo con el profesor Ferrer, el docente debe enfocarse en el desarrollo de la habilidades básicas, aterrizado al entorno próximo de los estudiantes, en un ejercicio de mediación y hetero evaluación docente-estudiante.

  3. Profesor Ferrer me encantó su artículo, evidencia las verdades no contadas dentro del aula.
    Las políticas de educación están siendo creadas desde las partidas presupuestales, sin tener en cuenta las necesidades dentro del aula y el contexto educativo real, que debería verse beneficiado por la ejecución de estás, pero en la práctica no se evidencia.

  4. Los cambios concretos y profundos a los que se refiere el maestro Enrique Ferrer en su texto «Productividad Cognitiva» y su cuestionamiento específico»Para qué la educación», han de ser aquellos frutos del proceso de educación, al que tiene derecho (Derecho a la Educación) toda persona en una sociedad, concebida como racionalista, humanista (muy necesaria en el siglo XXI) y democrática; frutos que deben ser evidenciados en las acciones diarias (pragmáticas) de mejora de la calidad de vida de cada ciudadano, para que, consecuentemente, repercutan en la calidad de vida de la sociedad en su conjunto.

    El maestro Ferrer hace un llamado a la reflexión no solo al nivel docente sino a las instancias administrativas e incluso a quienes lideran las decisiones de las políticas públicas en Educación. Desde la revisión, reevaluación e innovación de estrategias pedagógicas y didácticas, y de teorías neurolingüísticas y científicas, hasta la ponderación de la aplicación de las teorías económicas para hacerlas ‘pan nuestro de cada día’, para que todas ellas logren trascender el aula, ya de la educación pública, ya de la educación privada (que a todas luces presentan brechas, hasta ahora, bien distantes entre sí) con un único fin: el estar bien como seres individuales y el bien estar como sociedad. Entonces, «¿Para qué la educación?»… Para «…El desarrollo de capacidades, sujeto a Criterios Universales»… y así, para ser felices en este corto viaje terrenal.

  5. Siempre el debate está en el contenido que se le dicta a los estudiantes. Dependiendo como se mueva la demanda laboral a nivel mundial, se quieren modificar los programas, por ejemplo, dependiendo el gobierno se agregan nuevas materias, como: programación, Excel, mecatronica, etc. Esto resulta siendo lo más conveniente para los discursos politicos; prometer nuevos cursos, para dar esa ideas que van a preparar a los jovenes para un futuro. El deate no se centra en, lo que también es muy importante, el cómo se dicta este contenido, cómo se desarrollan capacidades cognitivas, donde el maestro tiene un papel protagonico y no están teniendo la preparación suficiente para desarrollar estas habilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Arte y Cultura

Paciente: un documental para asumir nuestra humanidad

Arte y Cultura

Cuando la discriminación se disfraza de argumento

Cartel de la película Los increíbles 2
Arte y Cultura

“Los increíbles 2” y la tentación de un feminismo light

Arte y Cultura

El libro sigue vivo

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.