Pormenores de una guerra contra los niños y las niñas - Razón Pública
Inicio TemasRecomendados Pormenores de una guerra contra los niños y las niñas

Pormenores de una guerra contra los niños y las niñas

Escrito por Angelica Zambrano
Natalia Springer RazonPublica

Natalia Springer RazonPublicaEl riesgo de los niños y las niñas a ser arrastrados en medio de la guerra es función de factores desencadenantes como las fallas en la desmovilización, el impacto directo del ‘fenómeno de La Niña’, la explotación informal de madera y la minería ilegal y el desplazamiento forzado.

Natalia Springer *

1. Entre las infinitas abominaciones de la guerra, probablemente las más infames son las que comprometen la integridad de los niños y de las niñas.

natalia Springer guerra infantes2. Tal y como lo denunciara Graça Machel en su informe especial en 1996, “millones de niños están atrapados en conflictos en los que no son meros espectadores, sino objetivos. Algunos caen víctimas de un ataque general contra la población civil, otros mueren como parte de un genocidio calculado. Otros niños y niñas sufren los efectos de la violencia sexual o las múltiples privaciones del conflicto armado que los exponen al hambre o a la enfermedad. Igualmente chocante es el hecho de que miles de jóvenes sean explotados cínicamente como combatientes”.

3. Hoy en Colombia, los niños, las niñas y los adolescentes son víctimas de los más graves crímenes en el marco del conflicto armado. Toda esa brutalidad extrema y deliberada contra los más indefensos no solo señala a los perpetradores sino que nos expone como sociedad. Expone nuestros silencios, nuestra negación, nuestra incapacidad para protegerlos.

4. Cada año, miles de familias lo abandonan todo para no verse obligadas a entregar a sus hijos. No siempre consiguen evitarlo. Son numerosos los casos en los que los niños y niñas son sustraídos de sus hogares y vinculados a grupos armados ilegales y bandas criminales como parte de un perverso “impuesto de guerra” que se impone en las comunidades a las que someten bajo la dictadura del miedo, con el fin de convertirlas en cómplices y obligarlas a guardar silencio.

5. Algunos niños nos relataron que fueron entregados por sus padres, porque en casa corrían el riesgo de morir de hambre o perecer en medio del fuego cruzado. En zonas específicas de algunas ciudades, las bandas criminales han trazado “fronteras invisibles” y declarado barrios y comunas como “zonas de guerra”. Cada niño debe cooperar con ellos para sobrevivir.

6. La mano de obra infantil y adolescente es fundamental en el cumplimiento de cada objetivo y de cada actividad estratégica de los grupos armados ilegales y las bandas criminales: los niños, las niñas y los adolescentes aparecen en la primera línea de combate y representan la base más amplia de la mano de obra en la economía ilegal.

7. Pero, sin duda alguna, los más graves crímenes se causan durante las primeras etapas de la vinculación. En el marco del entrenamiento, los niños y las niñas son sometidos a un complejo proceso de deshumanización en el que se les prepara para asesinar con indiferencia, violentar  sin límite y sin pudor. Los reclutan, los retienen y los obligan a convertirse en victimarios.

8. De manera contundente, en el presente informe se concluye que la autoría y plena responsabilidad de estas graves violaciones masivas y generalizadas a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario, recae, no sobre individuos, sino sobre grupos armados ilegales y organizaciones criminales identificadas y conocidas: las FARC, el ELN, las Bandas Criminales (BACRIM), y los grupos paramilitares, que han establecido la práctica del reclutamiento y uso de los niños y las niñas dentro de sus objetivos estratégicos como parte de una política metódica, sistemática, deliberada, dirigida contra una población en situación de extrema vulnerabilidad y que golpea, especialmente, a los grupos indígenas.

9. En ningún caso, en el reclutamiento media la voluntad de los niños y las niñas. El reclutamiento no puede calificarse como un acto voluntario. Aun en los casos en que se ve facilitado por la vulnerabilidad social y económica de los afectados, de ninguna manera tendría lugar sin la existencia de un conflicto armado, cuya violencia produce dinámicas que alienan todos los derechos y las libertades de las comunidades sometidas y arrastra consigo, especialmente, a los más vulnerables.

10. El establecimiento pleno de la autoría de estos hechos no exime de manera alguna al Estado, no mengua sus responsabilidades ni lo libera de sus obligaciones. Por el contrario, la vulnerabilidad generada por la ofensiva desigualdad que mantiene a una fracción de la población en los límites de la supervivencia y el hambre es el caldo de cultivo que facilita la comisión de estos graves crímenes.

11. Existe una política pública especializada en este tema, que alcanza su mejor expresión en la así denominada“Ley de Victimas”, en los programas de superación de la pobreza extrema, y sobre todo en la clara intención de avanzar de manera cierta en el desarrollo de las rutas de prevención y protección y, para tal propósito, se han impulsado una serie de iniciativas a gran escala. Sin embargo, los resultados son poco alentadores y algunas de las estrategias no han conseguido ponerse en marcha todavía. Es largo el camino pendiente. Urge revisar la estrategia general para asegurar su efectividad en la inminencia de cambios cualitativos importantes en las dinámicas de las violencias con el crecimiento exponencial de las bandas criminales.

12. A la luz de un eventual proceso de paz con las guerrillas, hay que asegurar que la práctica del reclutamiento de niños y niñas se proscriba, que todos los niños reclutados sean entregados a las autoridades y que, mientras el dialogo proceda sin un cese del fuego, se detengan todas las acciones que afectan a la sociedad civil, y en especial a los niños. Hay que evitar, a toda costa, que se repitan los errores que en el pasado impidieron la entrega masiva y prioritaria de todos los niños que combatían en las filas de las autodefensas.

13. La base metodológica de este estudio se estructuró sobre un modelo de análisis complejo de tipo cuantitativo: sistemas dinámicos, teoría de juegos, estadística y un modelo epidemiológico simple. Mediante el uso de algoritmos conseguimos aproximar la cantidad de niños en riesgo y vulnerables, en todo el país. Esas listas y las cifras fueron entregadas a las autoridades competentes y se publican aquí parcialmente.

14. Usamos un sistema de georreferenciación para expresar el comportamiento del daño sobre el territorio y la relación entre las inundaciones y el desplazamiento, generamos una herramienta simple para aproximar aspectos nutricionales, y utilizamos un software de análisis de testimonios para evaluar la consistencia de los relatos.

15. Este es el primer reporte de un extenso trabajo que se ha nutrido del apoyo incondicional y desinteresado de expertos, académicos, investigadores y asistentes de investigación por más de 4 años y que en esta entrega asume la tarea de exponer algunos de los hallazgos más importantes. 

16. Aquí se concluye, por ejemplo, que el peso específico que sobre las dinámicas del reclutamiento tienen factores coyunturales tales como:                                                          

a. Las fallas en el proceso masivo de Desmovilización, Desarme y Reinserción;

b. El impacto directo del ‘fenómeno de La Niña’ sobre cuatro millones de colombianos en situación de extrema vulnerabilidad;                                                                                

c. El boom de la explotación informal de madera y la minería ilegal,                                                                                                 

d. El desplazamiento forzado, en conjunto, elevan en progresión geométrica la exposición de los niños y las niñas al riesgo.

17. Entre las variables estructurales que configuran la vulnerabilidad, se encuentran: la deserción escolar y el analfabetismo, el embarazo adolescente, el hambre y las elevadas tasas de desnutrición, la ausencia de infraestructura hospitalaria especializada en niñez y adolescencia, la violencia intrafamiliar y el abuso sexual, el abandono de menores, la presencia de minas antipersona y de cultivos ilícitos.

18. Los recursos austeros y la urgencia de alertar sobre la gravedad de la emergencia, nos han llevado a discutir aquí tan solo dos de las variables de alto impacto en el reclutamiento de niños, a saber, el impacto del “fenómeno de la niña”y las fallas en el proceso de desarme, desmovilización y reintegración de las autodefensas. Esperamos poder producir una serie de reportes especializados sobre temas específicos en los próximos meses.

19. Este es un informe independiente, pero no neutral. Es un trabajo que toma partido en defensa de los niños y las niñas, que asume la obligación de no heredarles la guerra y de protegerlos de ella, que reafirma el compromiso de luchar por garantizarles el ejercicio pleno de su derecho constitucional a la paz y, mientras tanto, de proporcionarles una garantía aun más fundamental: la del derecho a vivir libres de miedo.

Tomado de:  Springer, Natalia . “Como corderos entre lobos. Del uso y reclutamiento de niñas, niños y adolescentes en el marco del conflicto armado y la criminalidad en Colombia”.  Introducción. 2012.

Ver documento completo.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies