Política internacional de drogas: marzo de 2013, un mes agitado - Razón Pública
Inicio TemasConflicto, Drogas y Paz Política internacional de drogas: marzo de 2013, un mes agitado

Política internacional de drogas: marzo de 2013, un mes agitado

Escrito por Nadege Porta
Nadege Porta RazonPublica

Nadege Porta RazonPublica

Análisis detallado de los informes publicados recientemente y de la 56ª reunión de la Comisión de Narcóticos en Viena.  No hay que hacerse muchas ilusiones, pero lentamente la ortodoxia va perdiendo terreno.

Nadège Porta*

¿Estará pasando algo?

Dos reportes de importancia fueron publicados durante la semana pasada: el Informe para 2012 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) y el “International Narcotics Control Strategy Report”  de 2013 del Departamento del Estado de Estados Unidos. También empezó la 56ª sesión de la Comisión de Narcóticos en Viena, el lunes 11 de marzo.

 

Nadege Porta politica drogas legalizacion
Foto: 
noticias.starmedia.com

Parece necesario y oportuno realizar un análisis conjunto de estos materiales, por tratarse de eventos cruciales para la evolución de la política internacional de drogas y porque Naciones Unidas y el Departamento de Estado dictan la línea que suele ser seguida por el resto de la comunidad internacional.

56ª sesión de la Comisión de Narcóticos

La Comisión de Narcóticos se reunió en Viena entre el 11 y el 15 de marzo. Se trata del cuerpo responsable de desarrollar las políticas sobre drogas ilícitas. En 2009, la Comisión lanzó una Declaración Política acompañada de un Plan de Acción, donde se describe la actual situación mundial y se proponen estrategias y medidas para luchar contra las drogas, incluyendo el reducir su demanda, auspiciar iniciativas de desarrollo alternativo y reducir la oferta.

 

Nadege Porta politica drogas marihuana
Foto: 
www.salud180.com

Cada año, la Comisión organiza dos sesiones (en marzo y en diciembre) y cada Estado miembro tiene la oportunidad de presentar sus reportes, informes, notas y otras recomendaciones sobre el tema,  incluyendo su lote de mesas redondas y un espacio para los “side events”.

Este evento suele ser muy mesurado, pues deja poco margen a los Estados para presentar estrategias alternativas en relación con el problema de la droga. Pero afortunadamente, la Comisión toma en cuenta las opiniones de las ONG especializadas en este asunto, quienes están en libertad de alejarse del paradigma ortodoxo de la prohibición, pudiendo por ejemplo subrayar la importancia de la proporcionalidad y del respeto de los derechos humanos.

Así  se pudo constatar este año durante el debate con el presidente de la JIFE. Y sin embargo algunos Estados han intentado eliminar la intervención de las ONG, en un intento más por limitar la transparencia sobre la política mundial contra la droga.

La agenda oficial de la sesión no suelen incluir asuntos controversiales, porque sus  directrices ya fueron definidas en el documento de 2009: la sesión oficial solo se ocupa de detallar y señalar algunos procedimientos adicionales.

La sesión incluye temas tales como mejorar la cooperación internacional para  identificar  nuevas substancias. Resulta muy difícil alejarse de la visión prohibicionista adoptada  hace más de 40 años, así que la mayoría de los Estados se muestran más preocupados por resaltar las herramientas de desarrollo alternativo y por cómo destruir los cultivos a menos de diez por ciento de la meta.

Sin embargo, algunos países se arriesgan progresivamente por el sendero de las innovaciones:

– El delegado de Guatemala llamó la atención sobre la necesidad de hablar de prevención, tanto para la demanda como para el tráfico y afirmó que su gobierno “pide un enfoque equilibrado, y muestra la necesidad de reforzar la salud pública. Se dice que en Guatemala el uso es infelizmente criminalizado, y es así que jóvenes usuarios acaban en la cárcel por esta razón, lo que origina un círculo vicioso. Pero si se mira atentamente a las convenciones, podemos darnos cuenta que ellas no piden una guerra contra las drogas, aunque es lo que sucede”.

-Otros países reconocen la necesidad de reenfocar el paradigma sobre el ser humano, tal como Uruguay: “necesitamos políticas públicas que respeten los Derechos Humanos y protejan la calidad de las vidas humanas”.

-La visión progresista se reflejó también en el discurso de algunos expertos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Deliro (UNODC), tales como Gilberto Gerra, quien subrayó que la Comisión no señala en ningún lugar que el consumo personal debería ser criminalizado.

-Otro momento notable fue la participación de la misión boliviana — con ocasión de un “side event” — para recordar a la comunidad internacional que ese país no busca suprimir el control de la producción de coca, sino pedir respeto por su uso tradicional medicinal.

Informe de la JIFE

Esta Junta fue creada por la Comisión sobre Estupefacientes de 1961 y tiene el rol cuasi–judicial de hacer cumplir las convenciones del control de las drogas en el sistema de Naciones Unidas.

 

Nadege Porta politica drogas medicadas
Foto: 
www.unodc.org

Sus tareas son asegurar que ninguna droga que provenga de un canal lícito sea usada para fines ilegales, y sobre todo, controlar el trabajo de los gobiernos y analizar las fallas dentro de los sistemas nacionales de control.  También tiene el mandato de evaluar el peligro de las distintas sustancias y decidir si deberían estar controladas por la comunidad internacional.

El reporte publicado por la Junta resulta siempre muy polémico, pues esta entidad tiene una visión aún más represiva que las demás entidades o instancias de la ONU. La visión de la Junta pone en serio peligro el equilibrio y el respeto de los derechos humanos.

Con ocasión del diálogo entre su presidente, Raymond Yans y las ONG, se pudo percibir algo cercano a la mala fe por parte de la Junta. Aunque ella pertenece al sistema de la ONU y está obligada a respetar los derechos humanos, no parece que esta regla se la aplique a sí misma: mostró poco respeto frente a propuestas como el uso médico de la marihuana y desestimó criticar severamente a Estados que castigan de manera abusiva a los delincuentes relacionados con la droga — Arabia Saudí, pena capital; Tailandia, flagelación —, mientras otros cuerpos del Sistema de Derechos Humanos critican vivamente esas violaciones, como el Comité de Derechos Humanos o el Comité contra la Tortura.

Un tema aún más inquietante: la Junta dio un gran paso atrás al condenar el uso de la metadona y de la buprenorphina, considerado por el Comité contra la Tortura como inhumano y degradante. Ambas sustancias son utilizadas para paliar los problemas de la abstinencia de heroína y de otros opiáceos.

En lo que concierne a América del Sur, se ataca la decisión de Bolivia de retirarse en enero de 2012, para luego readherir consignando una reserva sobre el uso tradicional de la hoja de coca. De nuevo, la Junta comparte la visión más prohibicionista y demuestra poca apertura, aunque la decisión de aceptar la readhesión de Bolivia fue aprobada por 169 de los 183 Estados.

La Junta se dice decepcionada por la reserva y recuerda que la coca sigue siendo un estupefaciente. Dice que la reserva es contraria al objeto y al espíritu fundamental de la Comisión (y así mismo al espíritu de la democracia), porque pone en peligro el régimen de fiscalización internacional de drogas.

Teme que si la comunidad internacional aceptara que los Estados–parte utilizaran el mecanismo de denuncia y nueva adhesión con reservas para superar problemas en la aplicación de determinas disposiciones de los tratados, quedaría desvirtuada la integridad del sistema de fiscalización internacional de drogas. Además, pide que Bolivia examine las consecuencias de sus actos.

Pero parece importante subrayar que el proceso seguido por Bolivia para denunciar la Comisión se encuentra perfectamente conforme al artículo 46 de la Comisión contra los Estupefacientes de 1961, convención que también define el rol de la JIFE en su artículo 8, y en el artículo 21 del protocolo de modificación de la Comisión. 

International Narcotics Control Strategy Report

Este reporte anual, proviene del Departamento de Estado norteamericano, está vinculado al “Foreign Assistance Act” y describe los esfuerzos de los países claves para atacar el comercio internacional de drogas. Sistemáticamente refuerza la descertificación de aquellos países — como Bolivia y Venezuela — que están en una posición distinta de la de Washington.

 

Nadege Porta politica drogas narcotic
Foto: 
www.unodc.org

El documento es un resumen de la tradicional política represiva de los gobiernos de Estados Unidos, e insiste por eso en temas como la tolerancia cero y  la militarización de las acciones, como ocurre actualmente en América Central, por ejemplo en Guatemala.

Su contenido está en línea con   las convenciones  de Naciones Unidas y su intención es verificar si los países actúan como niños buenos y son dignos de recibir la ayuda financiera estadounidense en relación con la lucha contra las drogas. Empezando por Colombia, que ha recibido más de siete mil millones de dólares, y a quien el Departamento de Estado   felicita pese al ligero aumento de cultivos de coca. Parece que la regla es usar una pantalla para justificar operaciones costosas y en realidad poco eficaces.

Además de estas informaciones, el reporte describe el rol de los países en relación con el tráfico de droga. Los países de América del Sur tienen la Palma de Oro, dado que incluyen países de producción y tránsito (Perú, Bolivia y Colombia), fuentes de químicos (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile y Colombia), y países de lavado de activos (Bolivia, Brasil, Colombia, Uruguay).  En cambio se registra una crítica a la falta de cooperación de los Estados boliviano y venezolano, que no cumplen con las metas dictadas por el Departamento de Estado.

Como última información crucial del reporte, se señala la creación en 2007 de un Centro Regional de Entrenamiento de la “International Law Enforcement Academy” en Lima, con el fin de completar la misión establecida en San Salvador, donde se dictan cursos especializados sobre temas críticos para toda Latinoamérica y la subregión andina. 

Estudio de la OEA sobre Políticas de Drogas.

En abril de 2012, los mandatarios reunidos en la VI Cumbre de las Américas encargaron a  la OEA explorar alternativas a la política actual contra las drogas. Esta comisión  consultó a numerosos expertos. Se espera que los resultados se presenten en la próxima reunión de la Asamblea General Guatemala (del 4 al 6 de junio de 2013). El presidente Pérez Molina ha pedido que el foco de atención sea el tema de narcóticos.

Un ejemplo del trabajo de un grupo de expertos consultados se puede descargar en la página web del Centro de Investigación Drogas y Derechos Humanos (CIDDH). No hay que hacerse muchas ilusiones, ante los resultados concretos de otras reuniones internacionales como la 56ª Sesión de la Comisión de los Narcóticos en Viena o la VI Cumbre en Cartagena.

Se agita el escenario

Resulta difícil entender la política actual en materia de drogas: un mundo en pleno movimiento, iniciativas, propuestas de alternativas, y algunos estados valientes o innovadores, pero la dirección oficial no cambia, el lenguaje diplomático oculta una ortodoxia hegemónica, cada vez más lejos de la transparencia propia de un sistema internacional que promueve la democracia.

 

Nadege Porta politica drogas prescripcion
Foto: 
www.catedu.es

Cabe destacar la presión sobre las “ovejas negras”, que se expresa en varios reportes  tradicionalistas. Muy pocas autoridades están dispuestas a cambiar ni una coma de un sistema costoso, ineficaz y que vulnera los derechos humanos de las personas que más necesitan el apoyo de la comunidad internacional.

Pero para Estados Unidos se trata de un tema de interés nacional y  busca obtener respaldo  en diversas plataformas regionales y mundiales, con el fin de afirmar su ideología y las cuantiosas inversiones que la respaldan.

La posición oficial de la comunidad internacional repite hasta el cansancio el leiv motiv: “queremos seguir matando y luchando de manera desproporcionada” contra un problema que podría ser arreglado de una manera mucho más respetuosa con respecto al bienestar de todos los actores, tal como se expresa en el reporte de la Comisión Global de Drogas.

*   Magister en derecho penal e internacional de la Universidad de Friburgo, estudiante de doctorado en ciencias políticas PUCP.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies