¡Pilas con el Concejo de Bogotá! | Columna especial del Día
Inicio COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA ¡Pilas con el Concejo de Bogotá!

¡Pilas con el Concejo de Bogotá!

Escrito por Carlos Acero Castellanos

Desde el inicio de su gobierno Petro ha marcado semana a semana la agenda política, fenómeno que no desapareció con la llegada de las campañas electorales. Las reformas, las declaraciones polémicas, el exceso de publicaciones en X y los escándalos de corrupción como el de Armando Benedetti han opacado los grandes debates electorales sobre la política, la economía y la sociedad bogotana.

Las y los electores hemos perdido la oportunidad de escuchar y evaluar en esta contienda el fondo de las propuestas que ofrecen los candidatos a la alcaldía. A su vez, casi nada se ha mencionado sobre la identidad programática de cada candidato con Claudia López -quien sale de su periodo con alta desfavorabilidad- o quiénes respaldan al candidato que puntea en las encuestas.

Aunque la gente no lo sepa, que la agenda política no se haya concentrado en los temas de la ciudad y las elecciones favorecerá a Carlos Fernando Galán, quien en términos generales continuará con la política claudista pero sin asumir su desprestigio. Si bien Galán no ser el único heredero de la alcaldesa López, también lo es Oviedo, las encuestas y las no muy politizadas calles anuncian su victoria.

Como Claudia, Galán no tiene reparos sobre si la primera línea del metro deba ser elevada y privatizada como Transmilenio. Aunque solicitó no adjudicar el Transmilenio por la carrera séptima, el candidato está de acuerdo en términos generales con esa obra, además continuará con la ampliación de Transmilenio, herencia peñalosista que Claudia no prometió pero que luego sí ejecutó defraudando a quienes la elegimos.

En materia social Galán mantendrá la política de Jóvenes a la U como la implementó la alcaldesa. Esta iniciativa se originó en los acuerdos de campaña de Claudia López con el movimiento educativo bogotano en la campaña de hace cuatro años, pero entonces tenía un tinte distinto. En su momento se propuso como un mecanismo para aumentar la cobertura en educación superior pública brindándole los recursos necesarios a las universidades Distrital, Nacional y Pedagógica.

Sin embargo, Jóvenes a la U terminó replicando el esquema de Ser Pilo Paga, en el que los recursos públicos terminan fortaleciendo significativamente a instituciones educativas privadas, mientras que, por ejemplo, la Universidad Distrital tiene un déficit presupuestal de casi 116 mil millones de pesos y de casi 70 mil metros cuadrados de infraestructura.

En materia política a la campaña de Galán se han sumado importantes representantes de la política tradicional de Bogotá. Para no ir lejos, el partido Liberal, del que supuestamente se alejaba el Nuevo Liberalismo, está en la primera fila de sus apoyos.  También tiene respaldos de ex ministros de Uribe, Santos y Petro, así como de varios de los candidatos al Concejo menos progresistas del Partido Alianza Verde.

Esculcando las cuentas de campaña se encuentra que los principales financiadores de Galán son grandes constructoras, especuladores del suelo, empresas del sector financiero e incluso petroleras[1]. Con el afán de ganar la independencia de Galán se desdibuja en los ojos de incautos.

Con base en diversos sondeos electorales, Galán podría contar con entre 30 y 35 concejales (de 45) que apoyen el grueso de sus iniciativas en la máxima corporación de la ciudad.

El anterior panorama nos invita a prestar atención a las elecciones al Concejo de Bogotá. En esta corporación se deberá realizar el control político a un alcalde que llega con amplios apoyos por parte de los grandes poderes económicos y políticos de la ciudad, no tanto de la gente de a pie.

En el Concejo serán fundamentales las posturas críticas sobre el modelo de ciudad que tendremos los próximos cuatro años y sobre la transparencia en la contratación pública. Esas voces serán la clave para evitar corrupción y nuevos procesos de privatización o capturas de rentas públicas por privados que ejerzan las funciones sociales que debería ejecutar el distrito.

Personalmente, considero que la persona que mejor puede representar ese rol de control político y defensa del modelo de ciudad que ponga primero a la gente es Liliana Castañeda Morales, la número 2 del partido Dignidad y Compromiso.

Liliana es una mujer joven experta en los asuntos de Bogotá. Desde sus estudios de ciencia política y urbanismo, pero también desde su experiencia probada en el movimiento estudiantil, ambiental, feminista y de las causas barriales siendo edilesa de Teusaquillo, Liliana ha entendido el funcionamiento de la ciudad e identificar las necesidades de la gente.

Con Liliana los y las moradoras afectadas por procesos de renovación urbana diseñados para las rentas de pocos, las mujeres, el sector universitario, el ambientalismo bogotano y en general la ciudad tendrá una opción para renovar las luchas en el Concejo de Bogotá.

[1] Ver: https://app.cne.gov.co/fondo/public/descargar/informesAnexos?id=2&cand=10959&id_proceso=7&tipo_organi=1&organi=14&rol=candidato&idCorporacion=3&idCircunscripcion=1&idDepartamento=16&idMunicipio=1001

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies