Petro y la movilidad en Bogotá: el diablo está en los detalles - Razón Pública
Inicio TemasRegiones Petro y la movilidad en Bogotá: el diablo está en los detalles

Petro y la movilidad en Bogotá: el diablo está en los detalles

Escrito por Germán Alfonso Prieto
German Prieto

German Prieto Con un modelo acertado sobre la movilidad, pero sin sustento técnico o argumental para sus propuestas y proyectos concretos, esta semana el Alcalde presentó un examen final ante los expertos. Buenas intenciones pero preocupantes realizaciones es el balance dudoso que nos aguarda.

Germán Alfonso Prieto *

Por fin habló

Por primera vez en sus casi cuatro meses de gobierno, la semana pasada tuvimos la oportunidad de escuchar al alcalde Gustavo Petro cuando habló largo y tendido sobre su visión y sus proyectos referentes a la movilidad de la ciudad para los próximos cuatro años.

En un evento de carácter académico — organizado por la Universidad de los Andes y varios medios de comunicación — el alcalde mostró cuáles serán sus prioridades de gobierno, cuál es el sustento filosófico para esas prioridades y cuáles serían los mecanismos para llevar a cabo sus principales proyectos.

German Prieto cicloruta
Los viajes a pie, en bicicleta y en transporte público suman más del 80 por ciento de los desplazamientos diarios en Bogotá.
Foto: Idu.

Entre la mayoría de los asistentes dejó una buena impresión con respecto al modelo de movilidad que propone para nuestra ciudad, pero también muchas dudas respecto de la forma como está adelantando esas iniciativas. 

Sobre la base de esa exposición, pero también de otras intervenciones y acciones del alcalde, resumo a continuación las líneas principales de la propuesta de Petro.

Un modelo excelente 

El alcalde ha dejado claro que la prioridad será mejorar las condiciones de los viajes dentro de la ciudad en el siguiente orden preciso: a pie, en bicicleta y en transporte público, mientras sugiere medidas para desestimular el uso del automóvil particular. 

La decisión de peatonalizar y establecer un carril para bicicletas en la Carrera Séptima, la meta de construir más de 300 kilómetros de ciclorrutas y carriles para bicicleta (muchos de ellos pintados sobre la calzada, según dijo), y el anuncio de un sistema de bicicletas, son sólo algunos de los impulsos del transporte sostenible. Entretanto, el alcalde habla de cobros por congestión para el carro, mayores costos de estacionamiento y escasa o nula construcción de nuevas vías.

Esta visión de la movilidad es acertada y totalmente necesaria para Bogotá. Aunque políticamente puede no ser tan rentable, pues muchos ciudadanos preferirían oír que se construirán más puentes o nuevas autopistas, en vez opciones como las de la movilidad en bicicleta o el cobrar más impuestos por el uso del carro.

De hecho, la principal –y casi única– figura de la política bogotana que ha defendido esta visión es Enrique Peñalosa, aunque muchos estudiosos de la movilidad del mundo entero estén de acuerdo en que éste debe ser el orden de las prioridades.

German Prieto puente
Sería todo un despropósito tener dos sistemas de transporte masivo sobre un mismo corredor, cuya demanda es relativamente baja, como la 7 y 10.
Foto: conconcreto.com.

Y precisamente por eso resulta muy valiente la decisión de Petro.Ya no es posible seguir calificando de “peñalosistas” a quienes insistamos en promover la movilidad en bicicleta, defender al Sistema TransMilenio o proponer desincentivos para el uso del carro. Por culpa de ese ánimo descalificador hemos dejado de avanzar en temas vitales para la ciudad. Si un ex alcalde defendió este discurso, no quiere decir que él posea un monopolio sobre estos conceptos, ni que la ciudad deba abandonar proyectos que la habían destacado como una ciudad líder en la movilidad sostenible.

Por su parte es importante que el ciudadano sepa que hay consenso mundial sobre el hecho de que ya no es posible querer lidiar con el problema de la congestión a punta de construir más vías. Ciudades como Barcelona o Nueva York ya desistieron de construir más carriles para carros —de hecho algunas ciudades están destruyendo esos carriles para dárselos al peatón o a la bicicleta— pues ampliar las avenidas sólo lleva a más carros y a peores trancones.

Además, no se debe olvidar que los viajes a pie, en bicicleta y en transporte público suman más del 80 por ciento de los desplazamientos diarios en Bogotá (según la Encuesta de Movilidad realizada en 2011).

Dar prioridad a estos modos es simplemente un tema de elemental equidad, donde el bien general debe primar sobre el particular.

Transporte multimodal

Apelando a una figura pedagógica — que seguramente martillará durante su mandato —Petro sostuvo que durante su alcaldía pasaremos del paradigma de la letra “o” al de la letra “y”. Es decir, el alcalde está invitando a no seguir enfrascados en debates excluyentes: TransMilenio o Metro, Tren Ligero o Tren de Cercanías, por ejemplo.

Ahora, deberíamos –dice el alcalde– abandonar el sistema basado únicamente en buses, para pasar a uno que articule varios modos, desde el cable aéreo hasta el metro pesado, como en Medellín. Todos ellos debidamente integrados en su operación y con una única tarifa.

Esta decisión también es acertada, aunque posiblemente el alcalde no la esté enfocando como debería. Porque una cosa es aprovechar las ventajas que cada medio de transporte ofrece y otra, muy distinta, es construir sistemas de transporte público distintos de TransMilenio sin un adecuado sustento técnico que demuestre por qué son la mejor alternativa para el corredor seleccionado. Mejor dicho, construir más bajo el criterio de la conveniencia política que de la factibilidad técnica.

German Prieto bicicletas
Ya no es  posible querer lidiar con el problema de la congestión a punta de construir más vías. Barcelona o Nueva York ya desistieron de  construir más carriles para carros.  Foto:http://sobrebarcelona.com

Tal es el caso de la meta de construir un tranvía por la Carrera Séptima, por encima de cualquier otra opción de transporte público. Aunque el alcalde considera que ese tema ha sido “muy estudiado”, lo cierto es que no presentó un solo documento que demuestre que la idea sea mejor que sus alternativas como el metro, un corredor de TransMilenio (bien sea en versión completa o en una versión simplificada) o un corredor del Sistema Integrado de Transporte Público.

Todo indica que Petro quiere ser “el alcalde que reconstruyó el tranvía”, aunque para ello tenga que decir, por ejemplo, que la ciudad necesita su línea de tranvía por el corredor de la Carrera Séptima y la Carrera Décima hasta el Portal del 20 de Julio, es decir, en paralelo y en forma redundante con la nueva troncal de TransMilenio (esa misma que nos ha costado tantos años para verla por fin en funcionamiento).

A mi juicio, sería todo un despropósito tener dos sistemas de transporte masivo sobre un mismo corredor, cuya demanda es relativamente baja, mientras que otras zonas de la ciudad no tienen cobertura de ningún medio digno para sus habitantes.

De manera similar, el alcalde manifiesta que los estudios del metro deberían analizar cualquier alternativa de corredor en la zona oriental de la ciudad, sin descartar el corredor de la Avenida Caracas.

Claramente, el alcalde insinúa que ante la inminencia de un futuro “colapso” en TransMilenio (como si no hubiera suficientes alternativas para mejorar el sistema de buses en ese corredor), la ciudad debería pensar en el metro subterráneo y destruir la troncal de TransMilenio por la Caracas.

¿Será que una ciudad con escasos recursos puede darse el lujo de estar construyendo sistemas de transporte masivo para destruirlos a los 12 años y reemplazarlos por otros? Si así fuera, sería una situación exótica e inaudita, por decir lo menos.

Sin sustento técnico

En resumen, si bien el auditorio de expertos en el tema sintió que por fin el alcalde Petro presentó un discurso coherente y una visión clara sobre la movilidad para Bogotá, también salió con la preocupación de que las propuestas y proyectos se formulan sin sustento técnico suficiente y sin un respaldo sólido por parte de sus entidades del ‘Sector Movilidad’ (¿A propósito, alguien sabe en dónde está la Secretaria de Movilidad o el gerente de Transmilenio? ¿Por qué no son ellos quienes están liderando la discusión profunda de estos temas?).

Y es que una cosa eran las propuestas de Petro en plena campaña política –donde de alguna forma estos anuncios ‘a la ligera’ podían ser al menos comprensibles – y otra muy distinta son las decisiones que comunica como alcalde en ejercicio. Ya pasó el tiempo de las promesas: sus técnicos ahora deberían estar elaborando esos estudios minuciosos o al menos el análisis de pre-factibilidad de las propuestas.

German Prieto Alcalde
Si Bogotá no estructura adecuadamente sus proyectos de transporte masivo podría perder el respaldo financiero del Gobierno nacional: advirtió el Ministro de Transporte.
Foto: Ministerio de Transporte.

Y guardar silencio en estos temas de largo plazo, para que en el momento de difundirlos cuente con todo el respaldo argumentativo, de tal manera que el pan no se le queme en la puerta del horno. Por ejemplo, si Bogotá no estructura adecuadamente sus proyectos de transporte masivo podría perder el respaldo financiero del Gobierno nacional, tal como lo manifestó recientemente el Ministro de Transporte.

Así pues, en materia de movilidad el alcalde está lleno de buenos propósitos, pero el diablo está en los detalles. Por el bien de los bogotanos, uno desea que el alcalde tenga éxitos, pero hasta el momento no parece que está estudiando el asunto con la seriedad que realmente requiere.

Y claro, la actitud de la gente es decisiva: sin el compromiso y el cambio de actitud por parte de cada bogotano, es poco lo que la ciudad puede lograr para mejorar su movilidad.

Combinando estos ingredientes, mucha suerte y un trabajo incansable, seguramente Bogotá logrará alcanzar realmente una movilidad más humana…algún día.

 

* Docente del Programa de Gestión del Transporte de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Ingeniero Civil, especialista en Finanzas y M.Sc. en Ingeniería de Transporte. Investigador en temas de movilidad y transporte sostenible. 

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Conoce la galería de obra gráfica de Razón Pública

Podrás adquirir obra gráfica de reconocidos artistas latinoamericanos a un excelente precio y ayudarnos a financiar este maravilloso proyecto periodístico