Petro, o la revolución cultural | Fundación Razón Pública
Revolución cultural Colombia 2022
Foto: Facebook: Gustavo Petro

Petro, o la revolución cultural

Compartir:

Sus apuestas son muy altas: Márquez o la igualdad étnica, de género y social; Ocampo o la cultura tributaria; Leyva o la paz total;

Hernando Gómez Buendía*

Más que cualquier otra cosa, el proyecto Petro-Márquez es una revolución cultural. Por eso pasamos de gobiernos de técnicos obtusos a un gobierno de intelectuales e idealistas.

Los técnicos son personas que conocen un oficio o un asunto especializado (transporte, minería, derecho…) y proponen o logran mejoras marginales en la gestión del sector. Los intelectuales parten de una visión global de la sociedad y aspiran a cambiar sus fundamentos.

Claro está que no todos los ministros del pasado fueron técnicos: hubo muchos ineptos y otros muchos políticos de oficio. Claro está que no todos los ministros de Petro son intelectuales: los hay ineptos y los hay politiqueros. Y claro está que Petro no es el primer presidente intelectual: hemos tenido algunos con mejor educación y mayor vuelo cultural.

La diferencia es que ahora se propone un cambio en la relación entre el Estado y la ciudadanía que abarca todos los espacios de esa relación y ha sido encomendada a personas con visiones del mundo muy distintas de las tradicionales: por eso la revolución cultural.

El contraste más obvio se da entre las cabezas de gobierno. Duque era un abogado metido a economista que trató de mantener las cosas como estaban y no logró entender que el país había cambiado. Petro es un economista de pregrado que sin embargo lleva años de conversar sobre problemas hondos del país y que por eso tiene un diagnóstico y un remedio propio para cada uno de los males del país.

Martha Lucía Ramírez es una abogada con carrera burocrática, Francia Márquez es la voz viva de una Colombia distinta y excluida.

Creo que un sueño mal conducido puede acabar en desastre.
Y sin embargo yo también tengo ese sueño.

No haré la lista de los ministros de Duque, algunos competentes, algunos desastrosos y todos o casi todos desconocidos antes y después de ser ministros. Tampoco haré la lista de ministros de Petro, algunos con posgrados de verdad, casi todos conocidos o curtidos en la defensa de las causas progresistas, “intelectuales” que aspiran a una Colombia que no es la que hemos tenido.

Sus apuestas son muy altas: Márquez o la igualdad étnica, de género y social; Leyva o la paz total; Corcho o la salud a cargo del Estado; Ferrari o los banqueros al banquillo; Osuna o la humanización de la justicia; Velázquez o la civilidad de los militares; Ramírez o los derechos del proletariado; Vélez o las víctimas de las mineras; Umaña o el no a los TLC; Muhamad o el ambiente por encima del petróleo; Velasco o la vivienda popular; Ariza o los artistas al poder, Urrutia o los deportistas al poder…Es la otra Colombia, la diversa, la que no cabía, la que sentía y resentía un Estado displicente o antagónico, la que reclama, necesita y merece una mejor manera de vivir y convivir.

Yo creo que Petro se equivoca en el diagnostico de los males del país, se equivoca en su manera de entender la democracia, se equivoca en la historia de la guerra y de la paz, se equivoca en la Constitución del 91, se equivoca en el lugar que ocupamos en el mundo. Creo que Francia Márquez se equivoca en su manera de entender la ciencia o en sus creencias sobre el medio ambiente.

Creo además que el gobierno Petro-Márquez tiene demasiadas prioridades y ha despertado demasiadas esperanzas. Creo que sus ministros tendrán grandes desacuerdos. Creo que subestiman seriamente las muchas restricciones que tendrán — empezando por los 10,6 millones de asustados que votaron contra Petro y por el déficit fiscal—.

Creo que un sueño mal conducido puede acabar en desastre.

Y sin embargo yo también tengo ese sueño.

Acerca del autor

0 comentarios

Hernando Gómez Buendía

Escrito por:

Hernando Gómez Buendía

* Director y editor general de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Para entender lo que pasa
Columna

Para entender lo que pasa

Columna

La reforma laboral: pasado como futuro

la Corte constitucional en colombia 2022
Columna

Un abuso de la Corte

Columna

Petro, los hechos frente a los dichos

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.