Los candidatos y la corrupción - Petro, Hernández y la anticorrupción
Los candidatos y la corrupción en el 2022
Foto: Elaboración propia - Rodolfo Hernández y Gustavo Petro.

Petro, Hernández y la anticorrupción: el dicho, el hecho y el trecho

Compartir:

Gustavo Petro y Rodolfo Hernández han agitado la bandera de la anticorrupción y hoy encabezan las encuestas electorales. ¿Pero qué va del dicho al hecho en sus propuestas?

Vivian Newman*

Pocas ideas claras

Cuando faltan tres meses para las elecciones presidenciales, los candidatos no han dado a conocer programas contra la corrupción con propuestas específicas y bien fundamentadas.

Y cuando falta un mes para las elecciones legislativas, las bancadas tampoco han presentado programas coherentes contra la corrupción, tal vez porque la mayoría de los congresistas está a la caza del candidato presidencial que más pueda ayudarlos en su propia campaña.

Por eso, para determinar la posición de nuestros líderes políticos frente al mar de corrupción que nos inunda es preciso buscar y rebuscar en los debates, en las noticias y en las frases de campaña lo que ellos y ellas piensan, lo qué hacen y con quién se juntan.

En este escrito procederé entonces a exponer el dicho, el hecho y el trecho de los dos candidatos más destacados en las encuestas: Gustavo Petro y Rodolfo Hernández.

La corrupción en Colombia

Pero antes, aclaro un mínimo de conceptos y cifras, pues con la corrupción es fácil indignarse, pero difícil definirla e impedir que se enquiste.

Llamamos corrupta a cualquier operación que resulte del abuso de un poder delegado en beneficio personal o de un tercero y en detrimento de un interés público.  La falta de transparencia facilita las conductas corruptas: si no hay transparencia ni rendición de cuentas, se facilita el abuso de poder en beneficio personal, que además tiene múltiples formas y grados.

El Índice de Percepción de la Corrupción es una medida basada en encuestas y evaluaciones de organismos internacionales que califica el grado de corrupción en el sector público en una escala de 100 a 0 y donde una puntuación inferior a 50 se considera como “grave”. Pues bien: Colombia ha mantenido la misma calificación desde hace diez años: 39 puntos, y ocupa el lugar 92 entre los 180 países evaluados por Transparencia Internacional.

La corrupción implica destinar los recursos a usos no productivos, y por lo tanto es un obstáculo serio para el desarrollo económico; pero además la corrupción destruye la confianza en las instituciones, debilita la democracia y agrava la desigualdad porque sus víctimas son quienes menos acceso tengan al ejercicio del poder.

Ningún candidato ha explicado sus propuestas con un grado de detalle o claridad suficientes para poder evaluarlas seriamente.

Según la Comisión anticorrupción de Fedesarrollo de 2021, de la que fui parte, los principales agentes corruptores son las redes clientelares entre el sector público y el privado, los grandes intereses económicos y los grupos ilícitos que aprovechan los vacíos institucionales y normativos, así como los excesos de controles.  El panorama incluye un gran desequilibrio de los poderes, una cultura de incumplimiento y serias barreras al control ciudadano.

En este contexto, el sistema electoral es causa de la corrupción al tiempo que tiene la posibilidad de cambiar las reglas de juego para disminuirla. Por eso es de veras importante vigilar las propuestas de los candidatos para hacer frente a este círculo vicioso.

Puede leer: Radiografía de la corrupción en Colombia

El dicho

Primero que todo, ningún candidato ha explicado sus propuestas con un grado de detalle o claridad suficientes para poder evaluarlas seriamente.

Contamos con principios, ideas sueltas, “mandamientos” y frases muy generales que pueden ser atractivas, pero no se acompañan de medidas concretas para enfrentar el abuso de poder de los grupos ilícitos, las redes clientelares y/o los grandes intereses económicos.

Los 7 principios y 10 mandamientos de integridad y transparencia del movimiento Liga de gobernantes anticorrupción que lidera Rodolfo Hernández mencionan el compromiso de no mentir, no robar y no traicionar a los demás como un buen resumen del juego limpio, sin presentar un programa específico.

-En cuanto a la transparencia, la Liga se obliga a mantener permanentemente informados a militantes y simpatizantes; pero la rendición de cuentas, que también debería ser constante, se deja para cada vigencia fiscal.

El segundo mandamiento consiste en defender los recursos públicos como si fueran los de la propia familia, para lo cual el funcionario habría de ceñirse al código disciplinario. Acortar la distancia entre lo público y lo privado para cuidar los recursos es totalmente deseable, pero el código disciplinario, como se verá más adelante, parece incluirse como un canto a la bandera.

– Los enunciados de Gustavo Petro son todavía más genéricos. El programa de gobierno de la Colombia Humana propone un sistema judicial y órganos de control independientes, añadiendo la propuesta de un sistema electoral autónomo y la exigencia de “limpiar” la política. En este punto cabría pensar entonces en las recomendaciones de muchos estudiosos, incluyendo la Misión Electoral en 2017, sobre financiación exclusiva de las campañas electorales por parte del Estado o eliminación del control clientelista del presupuesto.

Nos falta, sin embargo, conocer cuáles son las herramientas que este grupo político quiere usar para cumplir su cometido, pues ni en la Colombia Humana ni en la página web  del Pacto Histórico se indica cómo podrán lograrse estas metas.

Los hechos

En la práctica, el liderazgo de Hernández afecta la credibilidad de los principios prometidos. Por un lado, la Fiscalía acusó formalmente en mayo de 2021 al exalcalde de Bucaramanga, a otros cinco excolaboradores de su administración y a un contratista, por presuntas irregularidades en la celebración de un contrato de consultoría para el manejo de basuras. Al parecer, su hijo también podría estar involucrado en el favorecimiento indebido.

Mientras esperamos avances de la Fiscalía, reconozco que los 34 procesos disciplinarios que alcanzó a tener Hernández por faltas de respeto o indisciplinas denotan abuso y desinstitucionalización. Pero resulta sobre todo preocupante la renuncia de Hernández horas después de conocer la investigación disciplinaria en su contra por injerencia indebida en política.

Este berrinche de patear el tablero sin acabar su mandato para evitar investigaciones demuestra el poco respeto que le merece la Procuraduría y en especial el código disciplinario que promete cumplir en su listado de principios.

Los políticos hacen muchas promesas para llegar al poder. Pero esto no es suficiente puesto que en el camino se tienen que acercar a otros representantes de poderes más locales y aglutinadores para sumar fuerzas.

En el caso de Petro ha circulado videos donde el recibe bolsas de dinero sin que con esto se hayan demostrado actos de corrupción, en un proceso que ya está archivado, al igual que una suspensión por el manejo a los contratos de basuras que tuvo que ser reversada por la Procuraduría.

Por otro lado, sus parientes políticos construyeron vivienda de interés social en el humedal de la Conejera. Aunque Petro se declaró impedido y dijo que, si había invasión del humedal, debía destruirse lo construido, la Secretaria de Ambiente no pidió que se suspendiera preventivamente la obra mientras se aclaraba la situación que afectaba a su superior jerárquico, e modo que la obra continuó en beneficio de la familia. Sin embargo, estos asomos de abuso aún no tienen entidad suficiente para afectar sustancialmente los principios propuestos por el candidato.

Los candidatos y la corrupción en colombia
Foto: Facebook: Rodolfo Hernández - Ningún candidato ha explicado sus propuestas con un grado de detalle o claridad suficientes para poder evaluarlas seriamente.

Le recomendamos: Un espectáculo de veras bochornoso: los otros “micos” de la ley anticorrupción

El trecho

Los políticos hacen muchas promesas para llegar al poder. Pero esto no es suficiente puesto que en el camino se tienen que acercar a otros representantes de poderes más locales y aglutinadores para sumar fuerzas.  Estos acercamientos pueden representar un mayor o menor grado de aceptación de la corrupción y del clientelismo según la calidad o la trayectoria de sus potenciales aliados.

Rodolfo Hernández ha dicho que no hará alianzas ya que quiere ser independiente hasta el final de las elecciones para tener las manos libres. Pero, según La Silla Vacía, una política de las maquinarias de la antigua contendora de Hernández encabeza su lista para el Congreso. Sin embargo, este paso no parece mayor frente a las historias de clanes familiares clientelistas en el poder en Colombia.

Por otro lado, los acercamientos del Pacto Histórico a las maquinarias sí abren un interrogante serio sobre los medios de Petro para llegar al poder. Petro ha dicho que las líneas rojas de la politiquería son los uribistas, los narcotraficantes y los corruptos que deben ir a la cárcel, pero sus alianzas con el reconocido político Luis Pérez le han traído críticas.

Pérez se acercó a la violencia de la fuerza pública bajo la dirección de Álvaro Uribe en la Operación Orión en Medellín, y además está acusado de crear una empresa fachada para desviar dineros del Instituto para el Desarrollo de Antioquia (IDEA). También circulan rumores sobre el supuesto cobró del 15% en contratos públicos.

Las alianzas dudosas de Petro siguen en aumento, pues hace poco el candidato de izquierda se sumó a la maquinaria liberal de Julián Bedoya en Antioquia exponiéndose a prácticas corruptas.

¿Qué dice la OCDE?

Según el informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentado la semana pasada, el problema de corrupción es especialmente grave en las regiones que reciben mayores transferencias y regalías, por lo que el cuidado de las alianzas debe ser máximo.

La OCDE reitera que los frentes para luchar contra la corrupción son la contratación pública, la protección de denunciantes, la regulación del financiamiento de campañas, los grupos de presión y la aplicación de la ley, incluido el funcionamiento del sistema judicial.  Sin embargo, las campañas, enredadas en la discusión de la mecánica, las consultas y las zancadillas, no se dan por enteradas.

Habrá una segunda parte de este texto analizando a los demás candidatos presidenciales.

0 comentarios

Vivian Newman

Escrito por:

Vivian Newman

*Abogada javeriana con maestría en derecho público, e investigadora asociada del Centro de Estudios DEJUSTICIA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Política y Gobierno

La Fiscalía de Eduardo Montealegre: la investigación como espectáculo

Política y Gobierno

Una oportunidad real para la Paz

Alvaro Corral
Política y Gobierno

Educación: el país que queremos y nos merecemos (Primera parte)

Javier_Duque_RazonPublica
Política y Gobierno

Presidente y Congreso 2012: conveniencia con tensiones estratégicas

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.