Perú: ¿cómo entender las increíbles elecciones? - Razón Pública
Inicio TemasInternacional Perú: ¿cómo entender las increíbles elecciones?

Perú: ¿cómo entender las increíbles elecciones?

Escrito por César Ferrari

Fachada del Palacio de Gobierno en la Plaza Mayor de Lima, en Perú.

César FerrariPese a la sombra -y a la cárcel – de su padre, Keiko Fujimori ganó en la primera vuelta de las presidenciales. ¿Cómo explicarlo? ¿Qué está pasando en la política peruana? ¿Quién ganará en la segunda vuelta?   

César Ferrari*

La primera vuelta

El 10 de abril los peruanos votaron en primera vuelta para elegir presidente, dos vicepresidentes, legisladores al Congreso unicameral y representantes al Parlamento Andino. Como ninguno de los candidatos presidenciales alcanzó la mayoría absoluta, habrá segunda vuelta el próximo 5 de junio.

Como ya habían pronosticado las encuestas:  

  • Keiko Fujimori de Fuerza Popular, heredera de Alberto Fujimori, triunfó con el 39,8 por ciento de los votos válidos.
  • Pedro Pablo Kuczynski, de Peruanos Por el Kambio, quedo en segundo lugar, con el 21 por ciento  de los votos, seguido por
  • Verónika Mendoza, del Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad, con 18,8 por ciento.

En esas circunstancias, la elección presidencial se decidirá entre Fujimori y Kuczynski.

Esta es la cuarta elección democrática a la Presidencia de la República desde que en noviembre de 2000 el Congreso destituyó a Alberto Fujimori por “incapacidad moral”, después de su huida al Japón y su renuncia por fax.

El gobierno de Fujimori, iniciado en julio de 1990, convertido en dictadura a partir del auto golpe de abril de 1992 y reelegido en 1995, concluyó con un escándalo gigantesco de corrupción, asesinatos, persecuciones y represión cuando se hicieron públicos los videos filmados por su asesor Vladimiro Montesinos. Actualmente está en la cárcel purgando varias condenas.

Lo sucedieron Valentín Paniagua como presidente transitorio (2000-2001), Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016)

Los tres punteros

El candidato por el partido Peruanos por el Cambio, Pedro Pablo Kuzcynski.
El candidato por el partido Peruanos por el Cambio, Pedro Pablo Kuzcynski.
Foto: TV PERÚ

Los candidatos que en la primera vuelta llegaron en los tres primeros lugares representan tres ideologías y tres posiciones políticas distintas.

Habrá segunda vuelta el próximo 5 de junio.
  • Keiko representa a la derecha, que defiende la seguridad a cualquier precio, el neoliberalismo en lo económico, el neo-conservadorismo en lo cultural y social y, también, la tradición clientelista del fujimorismo. Su programa básicamente consiste en reivindicar el legado de su padre, combatir la inseguridad que preocupa a los peruanos, mantener el modelo económico de los últimos 15 años, y replicar el asistencialismo que utilizó Alberto Fujimori.
  • Kuczynski, conocido como PPK, representa a la centro-derecha, educada y liberal, cuya referencia es Mario Vargas Llosa. Sus preferencias son la tecnocracia, el neoliberalismo en lo económico y el liberalismo en lo cultural y social. Su programa económico es parecido al de Fujimori: mantener el modelo económico de los últimos 15 años, aunque sin los ribetes asistencialistas de Keiko.
  • Mendoza, conocida como “Vero”, representa a la izquierda y a la centro izquierda. Su agrupación recuerda al Frente Amplio uruguayo que llevó a la presidencia primero a Tabaré Vázquez, reelegido en 2015, y luego a Pepe Mujica. Su programa es el único que plantea un cambio en el modelo económico peruano, que si bien logró tasas de crecimiento importante en varios años es inestable y concentrador de ingreso. Verónika sostiene la necesidad de volver a las manufacturas, a la producción agropecuaria y al turismo receptivo, intensivos en mano de obra, como motores del crecimiento en sustitución de la minería, intensiva en capital.  

Keiko fue primera dama durante el gobierno de su padre y su principal actuación política ha sido la de congresista, al igual que Mendoza. PPK, con mucha más experiencia política, fue ministro de Energía y Minas, ministro de Economía y Finanzas y presidente del Consejo de Ministros bajo el gobierno de Alejandro Toledo.

Un país diverso

Los tres candidatos representan también tres extracciones étnicas y tres historias que expresan la gran diversidad cultural, tal vez la principal riqueza del Perú:

  • Keiko, de 40 años, la “china”, es descendiente de japoneses por padre y madre. Curso sus primeros estudios en Lima, su pregrado en Administradora de Empresas de la Universidad de Boston y su maestría en la Universidad de Columbia.
  • Pedro Pablo, de 77 años, el “gringo”, es hijo de un médico alemán de ascendencia judío-polaca y de una maestra franco-suiza. Comenzó su educación en Lima, complementó la secundaria en Inglaterra y estudió música en el Royal College of Music. Luego estudió filosofía, economía y política en la Universidad de Oxford,  y obtuvo una maestría en economía de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos.
  • Verónika, de 35 años, la “francesa”, es hija de padre cuzqueño y madre francesa. De los tres es la única fluente en quechua, la otra lengua oficial peruana. Hizo sus estudios básicos en el Cuzco y sus estudios universitarios en Francia, primero en la  Universidad de París VII Denis Diderot donde se licenció como psicóloga, y luego obtuvo el máster en Ciencias Sociales de la Sorbona Nueva-París III.

Esta variedad cultural ha sido valorada crecientemente a partir de la profunda Reforma Agraria (1968-1980) que erradicó el latifundio y cambió la estructura socio-política del Perú permitiendo la emergencia de grupos sociales tradicionalmente postergados.

Dos cambios importantes

Las elecciones del 10 de abril demostraron dos hechos notables:

1. El más importante fue el avance sorpresivo de la izquierda: como posición política logró una representación legislativa propia y una candidata presidencial con una votación muy grande. Durante los últimos 25 años, esta corriente no tuvo representantes ni candidatos propios, y hace un par de meses las encuestas le daban a su candidata alrededor del uno por ciento de la preferencia electoral.

Este avance se logró sin recursos financieros, empleando las redes sociales, con la oposición cerrada de casi todos los grandes medios de comunicación y enfrentando innumerables intentos de desprestigio, en particular la de ser expresión doméstica del “castro-chavismo” (ataque que el fujimorismo utilizó sin éxito contra Ollanta Humala en las elecciones de 2011).

El apoyo a Verónika revela un marcado interés de gran parte de los peruanos en lograr  cambios de fondo en la economía y en la política. Según una encuesta del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica del Perú  del pasado mes de  marzo, el 40 por ciento del electorado quiere cambios radicales en la política económica, 52 por ciento considera que la mayor intervención del Estado es la única forma de desarrollar al país  y solo 36 por ciento piensa que el mejor camino es la economía privada de mercado.

2. La otra consecuencia de los resultados es el casi entierro político del dos veces presidente Alan García, de su partido, el APRA, y de su aliado, el Partido Popular Cristiano, así como el del expresidente Toledo y su agrupación Perú Posible. Esto sugiere  que los peruanos quieren gente nueva en el manejo del Estado o que ninguno de los dos  expresidentes logró disipar los cargos de corrupción que los persigue desde hace años.

Lo increíble y sus explicaciones

La congresista por la coalición Frente Amplio, Verónika Mendoza.
La congresista por la coalición Frente Amplio, Verónika Mendoza.
Foto: TV PERÚ

La señora Fujimori cohonestó la conducta de un presidente deshonesto, lo acompañó en sus acciones de gobierno como primera dama y se benefició de esa posición. Dados sus  antecedentes, resulta increíble que haya sido candidata presidencial en dos oportunidades – y más increíble aún que haya obtenido el respaldo de más de un tercio de los peruanos en ambas ocasiones-.  

¿Cómo entender que el presidente que destruyó las instituciones, causó innumerables tropelías, huyó del país ante los escándalos de su gobierno, renunció por fax y fue destituido del cargo pueda ser recordado con afecto y que ese afecto sea trasladado a su hija, cuyo único interés es reivindicar y amnistiar al padre?

Es muy probable que el próximo presidente peruano sea Pedro Pablo Kuczynski.

Por supuesto que los hijos no tienen por qué pagar las culpas de los padres. Pero en este caso es evidente que Keiko fue cómplice de su padre Alberto y que utiliza sus mismos métodos. Peor todavía, resulta impresentable que estando el padre en la cárcel por delitos gravísimos, la hija pretenda ser presidenta para reivindicarlo y amnistiarlo. Quizá la explicación de este exabrupto es simple, como el analista amigo José Luis Acevedo me escribiera:

“Durante 10 años la prensa de Montesinos sometió a diario a la población a mensajes subliminales sobre el terrorismo, los violentistas, los comunistas, poniéndose como «los que derrotaron al terrorismo» luego de la captura de Abimael Guzmán. Al mismo tiempo que ejecutaban crímenes desde el Estado (las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, el atentado contra el Canal 2, etc.) protegidos con la coartada de Sendero Luminoso, promovían a los informales (ambulantes, taxistas, comerciantes) como su base social, mientras machacaban el miedo sobre las generaciones adulta”.  

“El temor como principal arma política no admite una respuesta racional ni se le puede enfrentar con argumentos o razones. Serán las nuevas generaciones quienes entierren ese pasado, siempre que seamos capaces de dejarles las lecciones que nos han dejado la historia y la memoria colectiva”.

Es cierto también que Fujimori padre construyó carreteras y colegios en regiones donde el Estado nunca había llegado y para los peruanos de esas zonas apartadas eso es lo que cuenta. Además, siguiendo la tradición del padre, durante los últimos 5 años, desde su derrota por Ollanta Humala (con quien compitió en la segunda vuelta presidencial en el 2011), la señora Fujimori se dedicó a hacer campaña presidencial recorriendo todo el Perú y regalando “cocinas en todos los cerros”.

Lo que sigue

Para tener la mayoría absoluta en segunda vuelta se necesitan por supuesto las alianzas. Cabe recordar que el triunfo en primera vuelta no garantiza ganar en la segunda: por ejemplo, en 2006 Ollanta Humala ganó en la primera vuelta con un tercio de la votación pero Alán García fue elegido presidente en la segunda.

En estas alianzas formales e informales el anti-fujimorismo jugará un papel importante. Se trata de una fuerza muy militante y muy presente en la izquierda, en la derecha liberal, en los partidos de los expresidentes y en Acción Popular, el otro partido tradicional (sorprendentemente recuperado), cuyo candidato Alfredo Barnechea llegó en cuarto puesto con el 7 por ciento de los votos.

Según la encuesta de IPSOS Perú realizada entre el 22 y 24 de marzo, el 49 por ciento de los electores definitivamente no votaría por Keiko Fujimori, mientras que la resistencia a votar por Kuczynski era de 37 por ciento. Un 53 por ciento de quienes definitivamente no votarían por Fujimori no lo harían a raíz de la gestión presidencial de su padre, y 38 por ciento, a causa de sus propuestas o (falta de) capacidades.  

Desde hace meses, cuando la segunda vuelta comenzó a considerarse inevitable, las encuestas empezaron a mostrar que en ésta Kuczynski derrotaría a Fujimori por un margen más amplio que Verónika. Posiblemente estas revelaciones hicieron que Verónika perdiera fuerza sobre PKK, al primar en los votantes el anti-fujimorismo sobre el izquierdismo.

Dicen los peruanos que en la primera vuelta votan por quien quieren y en la segunda vuelta votan contra quien no quieren. Así, en junio, la mayoría de los peruanos, seguramente preferirá al candidato de centro-derecha y es muy probable que el próximo presidente peruano sea Pedro Pablo Kuczynski.

 

* Ph.D. en economía. Profesor titular de la Pontificia Universidad Javeriana.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies

Conoce la galería de obra gráfica de Razón Pública

Podrás adquirir obra gráfica de reconocidos artistas latinoamericanos a un excelente precio y ayudarnos a financiar este maravilloso proyecto periodístico