Pensiones y cuidado no remunerado: el camino a la igualdad en América Latina - Razón Pública
Inicio TemasEconomía y Sociedad Pensiones y cuidado no remunerado: el camino a la igualdad en América Latina

Pensiones y cuidado no remunerado: el camino a la igualdad en América Latina

Escrito por Angie Paredes - Tatiana Gelvez
Tatiana-Gelvez
Angie-Paredes

Argentina reconoció el valor de las labores de cuidado no remunerado. Las cifras para Colombia muestran que es hora de seguir la iniciativa y reivindicar los derechos económicos de las mujeres.

Angie Paredes Vargas* y Tatiana Gélvez Rubio**

Trabajan sin que les paguen
El rol de la estética y el arte en comunidades en transición política" - Facultad de Ciencias Sociales y Humanas

El cuidado y la crianza de los hijas e hijas es un trabajo esencial para sostener la vida y para reproducir la fuerza de trabajo. Y sin embargo no se reconoce el valor de las tareas de cuidado.

Pero la situación está cambiando. Lentamente aparecen políticas de compensación en Europa y América Latina que reivindican los derechos económicos de quien cuida, una labor realizada mayoritariamente por las mujeres.

En América Latina, las mujeres destinan más tiempo al trabajo de cuidado no remunerado que los hombres. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), las mujeres destinan en promedio el 35,1 % de su tiempo a esta labor, mientras que los hombres dedican apenas el 14,7 %.

En Argentina, el trabajo no remunerado de las mujeres representaba para 2013 un 42,4 % de su tiempo y el de los hombres un 17,3 %. En Costa Rica, las mujeres empleaban el 39,6 % de su tiempo en labores no remuneradas en 2017, mientras que los hombre apenas un 17,4 %.

Gráfica 1. Tiempo total de trabajo remunerado y no remunerado de hombres y mujeres en América Latina.
Fuente: Elaboración propia sobre la base del Observatorio de Igualdad de Género de la CEPAL.

Sacrifican su pensión

Como lo expresa la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social: “La compensación del cuidado en los sistemas de Seguridad Social es entonces un imperativo de justicia porque las mujeres subsidian a los Estados, pero también porque su dedicación al trabajo no remunerado perjudica su trayectoria laboral y con ello su trayectoria previsional”.

Las mujeres cotizan menos y dedican más tiempo a las actividades de cuidado de los hijos e hijas.

Con respecto de las pensiones, según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), apenas 45 de cada 100 trabajadores están en algún modelo de protección social para la vejez en América Latina.

Las mujeres están en una situación más desfavorable que los hombres en la mayoría de los países de la región y sus dificultades persisten en la vejez, puesto que no pueden garantizar su autonomía económica.

Según un estudio de CEPAL, las mujeres que reciben pensiones contributivas o no contributivas a partir de la edad legal de jubilación en Argentina son un 81,3 %, mientras que los hombres alcanzan un 84 %.

En Bolivia la proporción de mujeres que recibe pensiones contributivas es del 52,5 %, mientras que para los hombres es del 66,6 %. En México la proporción de mujeres fue de 66,4 %, mientras que la de los hombres fue de 75,6% en el año 2015.

Un avance de Argentina

Con el Decreto 475 de 2021, el gobierno argentino incorporó nuevos artículos a la ley 21.241 y dio comienzo al programa “Beneficio de aportes por tareas de cuidado”, que incorpora cambios pensionales en búsqueda de la equidad de género. Para la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) de Argentina: “El reconocimiento de aportes por tareas de cuidado visibiliza y repara una desigualdad histórica y estructural en la distribución de las tareas de cuidado, reconociendo y valorando el tiempo que las mujeres destinaron y destinan a la crianza de sus hijas e hijos”.

Esta nueva legislación reconoce que la situación de quien cuida a los hijos —en su mayoría mujeres— hace difícil acceder al mercado laboral y a la pensión. Por eso:

  • Acredita el cuidado de los hijos en años de cotización de pensiones: 1 año por cada hijo, 2 años por cada hijo adoptado y 2 años por cada hijo con discapacidad.
  • Brinda oportunidades para las mujeres en edad de jubilarse (60 años o más), que no cuenten con los años de aportes necesarios, y también para aquellas que no tengan una jubilación ya otorgada o en trámite y sean madres.

En Colombia, el trabajo no remunerado de las mujeres representa el 32,9 % y el de los hombres el 11,40 %.

Con esta medida se espera que casi 155.000 madres accedan a una pensión, incluso si les faltan semanas de cotización, y se beneficien del reconocimiento de los aportes por tareas de cuidado.

Foto: PxFuel - Aunque la discusión de la equidad de género en Colombia avanza, el país aún no consolida mecanismos de compensación para las mujeres por el trabajo no remunerado.

La situación de Colombia

En Colombia, el trabajo no remunerado de las mujeres representa el 32,9 % y el de los hombres el 11,40 %. Sin embargo, en 2017 el trabajo remunerado de las mujeres fue del 19,8 % y el de los hombres fue del 43,10 %.

Por otra parte, los ingresos para el sustento propio de las mujeres limitan su autonomía económica. Según un estudio del DANE, el 75,9 % de las personas mayores de 60 años sin ingresos son mujeres. Asimismo, el 83 % de las mujeres mayores de 65 años se dedican al trabajo de cuidado no remunerado.

Como puede observarse en la Gráfica 2, la trayectoria de vida difiere entre hombres y mujeres. Puede distinguirse que el porcentaje de mujeres que se dedican al trabajo no remunerado en el hogar es mayor que la proporción de los hombres. Estas diferencias comienzan en la juventud, entre los 15 y los 20 años. La probabilidad de dedicarse al hogar es cuatro veces mayor entre las mujeres que entre los hombres.

Gráfica 2. Trabajo remunerado, no remunerado y años de jubilación en Colombia
Fuente: Elaboración propia con datos del DANE.

Según la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH), las mujeres también cuentan con una baja tasa de pensión: para el tercer trimestre de 2020 apenas alcanzaba el 22,9 % de las mujeres adultas mayores de 60 años, mientras que los hombres alcanzaban un 26,1 %. Igualmente, el valor de la mesada de las mujeres es en promedio un 8,6 % inferior que el de los hombres.

El Cuadro 1 ilustra el porcentaje de las mujeres que trabajan en la economía informal, no cuentan con prestaciones sociales y no pueden acceder a la pensión, un problema que se acentúa en la zona rural.

Tabla 1. Población afiliada al sistema de pensiones en Colombia.

Fuente: elaboración propia con datos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) 2018.

Aunque la discusión de la equidad de género en Colombia avanza, el país aún no consolida mecanismos de compensación para las mujeres por el trabajo no remunerado.

Por el contrario, parece que una alternativa similar a la de Argentina es imposible. En Colombia las discusiones en materia de reforma pensional contemplan el aumento en la edad de las mujeres o la unificación de la edad entre hombres y mujeres. Estos cambios no mejorarían el porcentaje de las mujeres que esperan pensionarse.

Pero estrategias como la de Argentina, aplicadas en Colombia, dejarían por fuera a más de la mitad de la población cuya ocupación se desarrolla en el sector informal, población que además concentra la mayor cantidad de horas en el trabajo de cuidado no remunerado. Se necesita urgentemente una reforma que garantice la sostenibilidad del sistema pensional en el país.

Con todo, el ejemplo de la nueva legislación en Argentina es importante. Los efectos sociales y económicos de esta medida pueden disminuir la brecha de cobertura en los sistemas de seguridad social y proveer una alternativa para las mujeres que se pensionarán pronto.

Colombia puede aprender de esta medida para dar un paso en la lucha por la igualdad, aunque no debe perder de vista que la mayoría de las mujeres que realizan actividades remuneradas en el país lo hacen de manera informal y no se verían beneficiadas por esta iniciativa.

* Este artículo hace parte de la alianza entre Razón Pública y la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia. Las opiniones expresadas son responsabilidad de las autoras.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies