¿Qué pasó en la Convención Demócrata de Estados Unidos? - Razón Pública
Inicio TemasInternacional ¿Qué pasó en la Convención Demócrata de Estados Unidos?

¿Qué pasó en la Convención Demócrata de Estados Unidos?

Escrito por Marcela Anzola
Marcela Anzola

Balance de un evento decisivo para las próximas y también decisivas elecciones en la historia de Estados Unidos.

Marcela Anzola*

La convención

La semana pasada se celebró la Convención Nacional Demócrata en Estados Unidos. Allí los delegados del Partido eligieron a los candidatos que competirán por la presidencia y vicepresidencia el próximo 3 de noviembre. Este año será decisivo, pues se definirá si Donald Trump es reelegido o si los demócratas regresan al poder.

A causa de la pandemia, la Convención se llevó a cabo virtualmente, y no en Milwaukee (Wisconsin) como se había previsto en un principio.

Las convenciones forman parte del costoso y complejo proceso para escoger a los candidatos de los partidos Demócrata y Republicano.

Foto: Facebook Joe Biden - Los protocolos de bioseguridad disminuyen el riesgo; pero no controlan.

Cómo se escogen los candidatos

Los demócratas emplean dos sistemas para elegir los delegados a esa Convención: los «caucus» y las primarias. Los «caucus»—que este año se emplearon en Iowa, Nevada, Dakota del Norte y Wyoming— consisten en que los votantes se reúnen en Asamblea y hacen público su respaldo a uno o varios de los posibles candidatos, tratando de convencerse unos a otros. En las primarias, en cambio, cada ciudadano inscrito vota por el candidato de su preferencia.

Se trata de una elección indirecta, donde los votantes no escogen al candidato como tal, sino que determinan el número de delegados por estado que participarán en la Convención Nacional del Partido y escogerán al candidato del partido. Por lo general, los delegados son líderes políticos y activistas locales.

En total hay 4750 delegados, y para ser nominado por su partido, un candidato debe obtener el apoyo de 1991. En esta ocasión se presentaron más de veinte candidatos que incluían varias mujeres y miembros de minorías étnicas que, sin embargo, fueron retirándose poco a poco. A finales de febrero, quedaban solo cinco, y sobresalían dos: Joseph (Joe) Biden y Bernie Sanders.

Biden, de 77 años, cuenta con una larga trayectoria política como congresista y vicepresidente, y tiene una orientación de centro derecha. Sanders, de 79, también tiene una larga carrera como congresista independiente, pero ha mantenido relaciones estrechas con los demócratas. Es conocido por defender políticas progresistas y socialdemócratas. por oponerse a la desigualdad económica y al neoliberalismo.

En la votación final, Biden obtuvo 2687 votos, Sanders 1073, y otros candidatos 152. Después de ser elegido, Biden realizó un cuidadoso proceso de selección y finalmente escogió como fórmula vicepresidencial a Kamala Harris, una senadora demócrata californiana de 54 años, hija de padre jamaiquino y madre india.

¿Un Partido diverso o dividido?

La Convención y el proceso de escogencia han puesto en evidencia los problemas de fondo que aquejan a Estados Unidos y las profundas divisiones ideológicas y generacionales que existen dentro del Partido Demócrata. Si algo resulta llamativo es el gran apoyo que Sanders recibió por parte de los votantes más jóvenes a quienes conquistó con una agenda enfocada en la política social que resulta controversial desde la perspectiva del ‘mainstream’ americano, que equipara “lo social” con el socialismo.

El gran apoyo que recibió Sanders por parte de los jóvenes no es un fenómeno despreciable, pues como ocurrió en las elecciones de 2016, sus votantes podrían jugar un papel decisivo en las presidenciales de este año. Es posible que no se sientan identificados con Biden y decidan no acudir a las urnas. Sanders es consciente de este peligro y, por eso, el primer día de la Convención, les pidió a sus seguidores que apoyaran a Biden. Así mismo, manifestó que, pese a sus diferencias con el candidato demócrata lo que está en juego es la democracia y el Estado de derecho.

Además de escoger al candidato presidencial, la Convención sirvió para presentar las ideas y ‘la propuesta de valor’ del partido. Ese día, los demócratas subrayaron los rasgos que diferencian a Biden de Trump y señalaron los beneficios que Estados Unidos y sus ciudadanos obtendrían al escoger a Biden.

En vez de dificultar el desarrollo de la Convención, la virtualidad permitió que los demócratas presentaran de forma atractiva los diversos matices y posiciones que existen dentro del Partido. Todas sus presentaciones resaltaron la importancia de recuperar valores y principios que la administración Trump ha dejado de lado y que, desde la perspectiva demócrata, son característicos de la sociedad americana.

La amplia participación de miembros de minorías étnicas y personas de orígenes sociales y posiciones ideológicas diversas demuestra que el Partido Demócrata es inclusivo y respeta la diversidad.

Los demócratas se han esforzado por presentar a Biden como “un hombre de fe” comprometido con la religión católica, que tiene estrechos lazos familiares y es capaz de romper barreras partidistas. En efecto, Biden sostuvo una larga amistad con el senador republicado John McCain (QEPD), pese a militar en partidos antagónicos. El Partido Demócrata le apuesta a unir el país, mientras que Trump se empeña en dividirlo.

Foto: Facebook Donald Trump - El candidato a vencer para los demócratas es el presidente Trump, que ha hecho un manejo errático del coronavirus al que llama “el virus chino”

Temas tratados e ignorados

En el ámbito político, los demócratas resaltaron la importancia de que el presidente gobierne para todos los ciudadanos, y no solo para aquellos que lo respalden. Así mismo abogaron por recuperar la confianza internacional y estrechar las relaciones con los socios tradicionales que se han deteriorado por culpa de Trump.

Por otra parte, los demócratas criticaron duramente manejo de la pandemia por parte del presidente Trump, e insistieron en reformar el sistema de salud para universalizar de veras su cobertura. Sin embargo, los demócratas no han llegado a un acuerdo sobre qué tipo de reformas deberían llevarse a cabo.

El polémico tema del porte de armas que ha tenido un lugar central en la campaña de Trump fue mencionado someramente por Kamala Harris, pese a que los demócratas han insistido en medidas restrictivas que limiten la libre circulación de armas. Como este tema es decisivo para quienes abogan por mantener ese derecho, es posible que los demócratas hayan decidido abstenerse de entrar en debate por ahora.

Así mismo, obviaron por completo el tema del ‘MeToo’. Para algunos analistas, permitir la participación de Bill Clinton apoyando a Biden podría interpretarse como la negación de la importancia de este movimiento, lo cual podría resultar sumamente costoso en las elecciones teniendo en cuenta que es un tema fundamental para muchas mujeres.

Tampoco tocaron dos temas importantes para las mujeres que se han visto afectados por la administración actual: el aborto y el acceso a métodos anticonceptivos. Sin duda, estos temas son fundamentales para los grupos que se autodenominan ‘pro vida’ y para los cristianos. Estos últimos han mostrado su apoyo a Donald Trump, quien se opone férreamente al aborto y ha escogido varios jueces conservadores que respaldan su postura.

Esta semana tendrá lugar la Convención Republicana, y una vez ratificado Donald Trump como el candidato del partido, empezará la recta final de la carrera por la presidencia.
Para muchos, será una de las más decisivas de los últimos años. Como dijo Biden, se trata de una elección definitiva que determinará cómo será América por un buen tiempo.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

*Al usar este formulario de comentarios, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web, según nuestro Aviso de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Leer políticas Aceptar

Política de privacidad y cookies