EL OCASO DE LA TECNOCRACIA Y EL DEVENIR DE LA IDIOCRACIA

EL OCASO DE LA TECNOCRACIA Y EL DEVENIR DE LA IDIOCRACIA

Compartir:

La particular contienda electoral del 2016 en los Estados Unidos, que culminó con la elección de Donald Trump  como presidente, fue vista por algunos analistas políticos como la materialización en la vida real de una comedia de ciencia ficción escrita por Ethan Cohen y dirigida por Mike Judge, en el  2006, Idiocracia. Una producción que contaba con muy bajo presupuesto y con escenas tan mediocremente realizadas que rayaban en lo ridículo. Y, que, sin embargo, se convirtió en algo inquietantemente profético no solo para los Estados Unidos, sino para el mundo.

En la película, el cabo Joe Bauers, un militar estadounidense con una inteligencia promedio, es seleccionado junto con una prostituta, como conejillo de indias para un programa militar secreto de hibernación. El proyecto es olvidado y ellos despiertan en un futuro lejano donde la gente es tan increíblemente estúpida, que los protagonistas se convierten en las personas más inteligentes del mundo. En esta visión de un futuro distópico, Estados Unidos está controlado por grandes corporaciones. Las celebridades alquilan sus nombres a esas grandes marcas y la gente simplemente se deja llevar por lo que dictan una especie de  influenciadores.  El presidente de los Estados Unidos, un exluchador y estrella porno, es un títere de las corporaciones.

La llegada de Trump al poder y todo lo que ha venido sucediendo desde entonces, pasando por el infame 6 de enero del 2021, e incluida la actual campaña política, han convertido la película en un verdadero documental. El papel de los influenciadores en la construcción de las narrativas y la determinación de lo que es la “realidad”, la incapacidad de las personas para no ver lo evidente, así como el mismo lenguaje obsceno que emplean, no guardan distancia con lo que se muestra en la película. Pero ¿Cómo llegaron los Estados Unidos y otra buena parte del mundo a esto?

La tecnocracia fue vista durante mucho tiempo como la respuesta a los problemas de la humanidad. Durante décadas, economistas, científicos políticos y expertos en políticas públicas dominaron las esferas de influencia, ofreciendo soluciones meticulosamente elaboradas para los problemas más apremiantes. Estados Unidos y Europa eran ejemplos destacados de esta tendencia, con instituciones y líderes que valoraban el conocimiento técnico sobre la retórica vacía.

Sin embargo, en un mundo cada vez más complejo esto no fue suficiente. A medida que la tecnocracia se sofisticaba y se hacía menos asequible para el común de los ciudadanos, la desigualdad y la exclusión social aumentaban. Esto generó el descontento de la población y alimentó el resentimiento hacia las elites tecnocráticas.  Poco a poco se comenzó a culpar a la tecnocracia no solo por su incapacidad para dar respuesta a las necesidades, sino que también se le acusó de ser la causa del problema mismo.

Como resultado, en las últimas décadas, la toma de decisiones  basada en la evidencia científica se ha visto desplazada por la que se basa en temores, prejuicios y opiniones superficiales.  En una era de desinformación y polarización política esto ha encontrado terreno fértil y ha propiciado una forma de gobierno más impulsada por la emoción y la ideología que por la razón: la idiocracia.

En Estados Unidos, el ascenso de líderes políticos populistas como Donald Trump fue emblemático de esta transición. La retórica incendiaria y simplista de Trump resuena con una parte significativa de la población que desconfía de la élite tecnocrática y busca soluciones a problemas complejos en respuestas rápidas, sencillas y emocionales.

En Europa, se está viendo un fenómeno similar con el surgimiento de movimientos políticos nacionalistas y anti-establecimiento. Desde el Brexit en el Reino Unido hasta el ascenso del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania, el continente está experimentando cada vez más una ola de rechazo hacia las élites políticas y una creciente aceptación de la retórica simplista y emocional. Latinoamérica no ha sido ajena a esto, y cada vez aparecen más lideres populistas, tanto de derecha como de izquierda, que le dan la espalda a la tecnocracia para darle cabida a la emoción popular. Bolsonaro, Petro, Milei y Bukele son buenos ejemplos de esto.

Este cambio, sin embargo, tiene consecuencias preocupantes. Las decisiones impulsadas por la manipulación de las emociones públicas generalmente son incapaces de dar solución a los problemas reales. En un entorno donde las opiniones y los sentimientos tienen más peso que los hechos, la desinformación se propaga rápidamente, y la confianza en la verdad se desvanece porque ésta se convierte en algo personal. Y así caemos en un vórtice en el que cualquier cosa que dicte nuestras emociones y sentimientos parecerá posible por absurda que sea, y sin importar las consecuencias.

No obstante, no podemos dejar de lado que el futuro de la sociedad depende de nuestra capacidad para resistir el atractivo superficial de la idiocracia y abrazar la complejidad del mundo moderno con mente abierta y rigor intelectual. La tecnocracia puede haber perdido parte de su brillo, pero su importancia sigue siendo innegable en un mundo que enfrenta desafíos cada vez más urgentes y complejos.

Acerca del autor

Marcela Anzola

* Abogada de la Universidad Externado de Colombia, LL. M. de la Universidad de Heidelberg y de la Universidad de Miami, Lic. OEC. INT. de la Universidad de Konstanz, Ph. D en Estudios Políticos de la Universidad Externado de Colombia, consultora independiente.

1 comentarios

Marcela Anzola

Escrito por:

Marcela Anzola

* Abogada de la Universidad Externado de Colombia, LL. M. de la Universidad de Heidelberg y de la Universidad de Miami, Lic. OEC. INT. de la Universidad de Konstanz, Ph. D en Estudios Políticos de la Universidad Externado de Colombia, consultora independiente.

Comentarios de “EL OCASO DE LA TECNOCRACIA Y EL DEVENIR DE LA IDIOCRACIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA

¿Menos Democracia por más Seguridad?

COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA

DE LAS VERDADES Y LAS MENTIRAS EN EL FANGO DE LA POLÍTICA

COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA

PASAPORTES, IDENTIDADES, NEGOCIOS Y GRATITUDES

COLUMNA ESPECIAL DEL DÍA

La independencia

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.