Netanyahu bajo la mira: el rol de la Corte Penal Internacional en Palestina
Foto: Wikimedia Commons

Netanyahu bajo la mira: el rol de la Corte Penal Internacional en Palestina

Compartir:

La Corte Penal Internacional ha solicitado órdenes de arresto contra el primer ministro israelí, Netanyahu, y el ministro de Defensa, Galant, por posibles crímenes de guerra en el conflicto en Gaza. ¿Qué significa?

Enrique Prieto-Ríos* y Juan Pablo Coy Jaramillo**

La orden de arresto

El 20 de mayo, el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, presentó una solicitud ante la Sala de Cuestiones Preliminares I para que se emitan las órdenes de arresto de Benjamín Netanyahu y su ministro de Defensa, Yoav Gallant. De igual forma, explicó que presentará otra orden de arresto contra Yahya Sinwar, líder de Hamás, y Mohammed Diab Ibrahim Al-Masri e Ismail Haniyeh, altos comandantes de la organización. 

Específicamente, la oficina de la Fiscalía acusa a Netanyahu y a Gallant de cometer crímenes de guerra, incluidos hacer morir de hambre a civiles; causar intencionalmente daño a la salud de los civiles; promover el trato cruel como crimen de guerra; dirigir ataques deliberados contra la población, entre otros.

De acuerdo con el fiscal, estas solicitudes son el resultado de crímenes internacionales (crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra) cometidos en el conflicto entre Israel y Palestina e Israel y Hamás, desde el 7 de octubre de 2023. 

Específicamente, la oficina de la Fiscalía acusa a Netanyahu y a Gallant de cometer crímenes de guerra, incluidos hacer morir de hambre a civiles; causar intencionalmente daño a la salud de los civiles; promover el trato cruel como crimen de guerra; dirigir ataques deliberados contra la población, entre otros. 

Es importante destacar que, si bien Israel no ha ratificado el Estatuto de Roma, el fiscal Khan pudo presentar la solicitud porque en el 2021 la Corte dictaminó que tenía jurisdicción sobre los atroces crímenes cometidos en Palestina. 

El artículo 58 del Estatuto de la CPI establece el procedimiento a seguir si se desea emitir una orden de arresto. Si el fiscal la solicita, una Sala de Cuestiones Preliminares deberá analizar si existen motivos razonables para creer que se ha cometido un crimen que le competa a la Corte, y, que la detención de los implicados asegurará el cumplimiento de uno o varios objetivos.  Por ejemplo, que realmente haya un juicio o que se impida que los implicados sigan cometiendo el crimen en cuestión. 

Sin embargo, hacer efectiva una orden de arresto no es propiamente un paseo en bicicleta. Al no tener un cuerpo policial, la CPI depende de la colaboración de los Estados Miembros y de la comunidad internacional. Por este motivo, el Estatuto de la CPI, en el artículo 89.1, obliga a que los integrantes cumplan con las solicitudes de detención que se emitan. 

Sin lugar a duda, la efectividad del proceso depende de la disposición y la capacidad de los Estados Miembros. Por esta razón, si la solicitud es aprobada por la Sala de Cuestiones Preliminares I, la CPI se enfrentará con un enorme desafío. 

Una dificultad adicional es el hecho de que Israel, al no haber ratificado el Estatuto de Roma, no tiene la obligación vinculante de hacer efectiva la orden de arresto en contra de Netanyahu y Yoav Gallant. Del mismo modo, se espera que países aliados de Israel (Alemania y Reino Unido), que sí han ratificado el Estatuto, se abstengan de arrestar al primer ministro por la inmunidad que gozan los jefes de estado, de acuerdo con el derecho internacional. 

Es evidente que este argumento es débil porque ignora lo señalado en el artículo 27 del Estatuto de Roma: las inmunidades no deberían restringir la capacidad de hacer efectiva las medidas adoptadas en contra de jefes de estado y jefes de gobierno.

Es importante señalar que no es la primera vez que la CPI enfrenta este problema. Desde hace varios años, se ha cuestionado la efectividad de las acciones de la Corte debido a su falta de eficacia. Países con un importante poder económico y militar como Estados Unidos, Rusia y China no aceptan su jurisdicción. Por este motivo, bajo el panorama internacional actual, probablemente, nada cambiará. 

Foto: Wikimedia Commons - Israel, al no haber ratificado el estatuto de Roma, no tiene una obligación vinculante de hacer efectiva la orden de arresto en contra de Benjamin Netanyahu, y su ministro de Defensa, Yoav Gallant,

Le recomendamos: El tratado bilateral de inversión entre Colombia y Venezuela

¿Por qué es importante?

Al respetar el principio de complementariedad, la Corte demuestra que está dispuesta a investigar a cualquier líder que cometa alguno de los crímenes estipulados en el Estatuto de Roma, sin importar su posición geopolítica a nivel internacional.

Desde que entró en funcionamiento, en el año 2002, la CPI ha investigado 31 casos de los cuales solo 4 han resultado en sentencias condenatorias en contra de los acusados. Teniendo en cuenta que buena parte de los investigados son ciudadanos de países africanos, la CPI ha sido percibida como un tribunal neocolonial que sólo impone justicia en los países en vía de desarrollo. 

En este contexto, las solicitudes de orden de arresto en contra de Vladimir Putin, Benjamín Netanyahu, Yoav Gallant y los cabecillas de Hamás envían un importante mensaje de reposicionamiento. Al respetar el principio de complementariedad, la Corte demuestra que está dispuesta a investigar a cualquier líder que cometa alguno de los crímenes estipulados en el Estatuto de Roma, sin importar su posición geopolítica a nivel internacional. 

Es necesario señalar que el proceso iniciado en la oficina del fiscal busca determinar la responsabilidad individual de Netanyahu y Yoav Gallant. Paralelamente, Sudáfrica inició un proceso ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para decidir si el estado de Israel es responsable de violar la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio. 

La CIJ, a diferencia de la CPI, no analiza las responsabilidades individuales, sino la actuación de un estado en específico. El 24 de mayo, emitió una medida provisional que le ordena a Israel detener todas las actividades militares en Rafah y permitir el ingreso de provisiones y asistencia humanitaria. 

La anterior medida se complementa otra emitida el 26 de enero. De ser condenado Israel, es probable que la CIJ ordene el cese definitivo de las actuaciones militares en Palestina y que el estado de Israel deba indemnizar a Palestina y a las víctimas civiles de este conflicto. 

Lea en Razón Pública: El teatro de Pedro Sánchez en España: ¿una fórmula para el éxito?

0 comentarios

Enrique Prieto-Ríos* y Juan Pablo Coy Jaramillo**

Escrito por:

Enrique Prieto-Ríos* y Juan Pablo Coy Jaramillo**

*Director del grupo de investigación en Derecho Internacional y director de investigación en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, doctor en Derecho de Birkbeck, University of London, máster en Derecho Internacional y abogado de la Universidad del Rosario. **Abogado con profundización en Derecho Penal y Política Criminal de la Universidad del Rosario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Internacional

Colombia y Venezuela: huérfanas de padre y madre

La Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo de la República Argentina.
Internacional

Tiembla el kirchnerismo en Argentina

Internacional

Estados Unidos al borde de una guerra civil

Mara Paula Romo
Internacional

Ecuador: las nuevas reglas electorales o los dados cargados

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.