Más semillas y menos veneno para superar las crisis del sistema de salud
Foto: Alcaldía de Manizales

Menos veneno y más semillas para salir de las crisis del sistema de salud

Compartir:

El sistema de salud ya está operando bajo los lineamientos del gobierno Petro. Por eso en vez de alarmas y reclamos, es urgente dar los cinco pasos que encontrará en este artículo.

Claudia Vaca*

Lo que el gobierno ha hecho con la plata

El sistema de salud colombiano se sostuvo en un equilibrio muy débil durante décadas y se mantuvo a flote gracias a la voluntad política y a la inyección continua de recursos de anteriores gobiernos, aunque sin cierre de cuentas, sin mecanismos de transparencia, ni un control riguroso de su uso.      

Los problemas de financiación ―que todos los sistemas de salud enfrentan por las demandas crecientes del envejecimiento de la población, los cambios epidemiológicos, la presión de las tecnologías médicas y los abusos de los monopolios―; se agravan con las inequidades centro-periferia, urbano-rurales, étnicas, de género y otras desigualdades inaceptables.

Aunque ha inyectado más dinero al sistema, este gobierno lo hizo cambiando las prioridades, acelerando y ampliando el giro directo a los hospitales y asignando de manera arbitraria ( según la reciente decisión de la Corte Constitucional) recursos de la UPC a los equipos de salud que van a los territorios, mientras deja en visto deudas pendientes a las EPS.

La pelea

Ese discurso destructor llevó al gobierno a perder la pelea en el Congreso de la República.

La narrativa del gobierno para impulsar la reforma ha consistido en un discurso doble: el primero, transformador, para atender a los excluidos del sistema, y el segundo, destructivo, que señala a las EPS como la única razón de todos los males del sistema, para quitarles el manejo de los recursos y reducir su papel al mínimo.

Ese discurso destructor llevó al gobierno a perder la pelea en el Congreso de la República, donde se le reclamó la ausencia de un diseño claro sobre quién y cómo se realizaría la función de coordinar el financiamiento con la prestación de servicios, la gestión del riesgo en salud con la del riesgo financiero. Y lo más grave, la carencia de un plan de transición claro y realista.

Las crisis

La crisis más grave del sistema de salud es la falta de legitimidad de las propuestas y de las decisiones del gobierno. 

La suma de estas crisis se expresa en la cancelación o negación de autorizaciones de citas, cirugías y medicamentos que afectan a pacientes a lo largo y ancho del país.

Foto: Hospital Universitario del Caribe - El plan de la intervención de la Nueva EPS será el termómetro de lo que pase en lo inmediato.

Pero hay múltiples y simultáneas crisis – no todas derivadas de las decisiones del ejecutivo-, que se están manejando con capacidades técnicas muy limitadas y con liderazgos polémicos. Aquí tres de las múltiples crisis que vive hoy el país en salud:

  1.   La presión de más de 20 millones de personas afiliadas a las EPS intervenidas y de otros 4 millones de ciudadanos afiliados a SURA, que decidió retirarse del sistema.
  2.   Las atenciones pendientes de la población, derivadas de las visitas a los territorios, y la falta de recursos para cumplir las expectativas.
  3. Las movilizaciones de FECODE, y la renuncia del gerente de Fiduprevisora, por la improvisación y el manejo errático de la transformación del FOMAG.

La suma de estas crisis se expresa en la cancelación o negación de autorizaciones de citas, cirugías y medicamentos que afectan a pacientes a lo largo y ancho del país.

Para salir de la crisis

El sistema de salud como lo conocemos ya cambió con el giro directo generalizado, una porción mayoritaria de EPS en manos del gobierno y equipos extramurales operando en gran parte del territorio nacional, con los recursos girados a los departamentos y municipios. 

El plan de la intervención de la Nueva EPS será el termómetro de lo que pase en lo inmediato; en los hombros de los hospitales descansan la continuidad en la atención y la operación del sistema, y el modelo gobernanza será el determinante del futuro sistema de salud de Colombia.

Con estas consideraciones, estas son algunas recomendaciones para superar las crisis del sector:

  1. Para reducir la preocupación y el temor de la ciudadanía, los críticos técnicos, académicos y opositores políticos, deberían bajar la agresividad y la temperatura a sus declaraciones. Además, el Ministerio de Salud tendría que presentar el plan sectorial detallado para conjurar cada una de las crisis descritas. Vender miedo e incertidumbre aleja la oportunidad de espacios de diálogo efectivos. 
  2. Por la falta de legitimidad de la propuesta de transformación del sistema― y la poca  capacidad de gestión del gobierno―, es urgente iniciar una discusión sobre la rectoría y el diseño de la gobernanza del sistema de salud, entendida en su concepción más amplia. Esta discusión pasa por una puesta en común de las necesidades, del sistema de financiamiento y de las fuentes de financiación del sistema, como se señaló en el ciclo de conferencias del Seminario Permanente de Reforma a la Salud 2024, donde participamos profesores de distintas universidades
  3. El acuerdo nacional que promueven los partidos políticos, debería considerar la convocatoria de una cumbre o un encuentro amplio nacional, para discutir el derrotero del sistema de salud, a la vez que los mecanismos de constitución y funcionamiento de los consejos territoriales y del consejo nacional de salud que propone el gobierno; pero también la promoción y el reconocimiento de distintas formas de participación ciudadana, los mecanismos de rendición de cuentas y de transparencia, y el impulso de veedurías independientes. 
  4. Los resultados de dicho encuentro deberían establecer el horizonte, los mecanismos de evaluación de los planes de intervención de las EPS y los procesos de transformación de las que solicitaron su salida del sistema. Esto es, presentar en blanco y negro las implicaciones de la transformación de la Nueva EPS en la figura de aseguramiento central del sistema de salud por la incorporación de los afiliados de las EPS en retiro y en procesos de intervención.
  5. Con los insumos del encuentro es importante reiniciar la discusión formal de una propuesta de reforma en el Congreso de la República en la siguiente legislatura, que recoja el acuerdo inicial que firmaron las EPS con el gobierno. Esta propuesta debe incorporar un plan de transición factible, en tiempo y en recursos.

*Nota: esta contribución es parte del seguimiento a las discusiones de la reforma a la salud en el boletín «Flores, Tomates y Semillas»

1 comentarios

Claudia Vaca

Escrito por:

Claudia Vaca

*Profesora e investigadora del Centro de Pensamiento “Medicamentos, Información y Poder” de la Universidad Nacional de Colombia.

Comentarios de “Menos veneno y más semillas para salir de las crisis del sistema de salud

  1. Excelente análisis situacional y positiva propuesta. Dos puntos que no pueden quedar fuera son
    1. Si es un sólo modelo o si se tienen modelos diferenciales para población de alta ruralidad (Orinoquía, Amazonía, Costa Pacífica, Guajira), otro para las Zonas rurales dispersas de municipios categorías 3 a 6 y otro para las zonas urbanas.
    2. El papel de talento humano actual y futuro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Política y Gobierno

La reforma política: qué hacer con el Senado

Humberto de la Calle y Rafael Pardo, miembros del partido liberal y figuras centrales del proceso de paz.
Política y Gobierno

¿Hacia dónde va el Partido Liberal?

Política y Gobierno

¿El juicio contra Uribe le dará o le quitará fuerza en 2022?

Luis Sandoval
Política y Gobierno

Restitución de tierras: la mirada de un maestro

ISSN 2145-0439

Razonpublica.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en razonpublica.com.